Este contenido lo he realizado y actualizado para mostrar la importancia de crear un plan estratégico para cualquier tipo de empresa. Existen diversos aspectos del mercado que no se pueden controlar para garantizar el éxito al momento de crear una empresa, y ante ellos lo único que queda es adaptarse.

Sin embargo, es posible hacerse cargo de factores que sí están bajo nuestro control, como un plan estratégico empresarial: la base de cualquier modelo de negocio.

Kit Gratis

Kit de planificación estratégica para empresas

Cuéntanos un poco de ti para acceder al kit

Aumentar la rentabilidad de la empresa, optimizar la calidad de nuestros servicios, implementar una nueva línea de productos, entre otros, son propósitos que solo pueden cumplirse cuando todos los directivos, ejecutivos y colaboradores tienen una directriz como referencia a partir de la cual ejecutar sus labores.

Por ello, te mostraré qué es el plan estratégico de una empresa, cuál es su importancia, cómo podrías elaborar un plan adecuado para cualquier negocio y algunos ejemplos reales.

La creación de un plan estratégico es un ejercicio que forma parte de la planeación estratégica, el cual le permite a una organización saber qué quiere conseguir en el futuro y cómo lo va a lograr por medio de recursos, procedimientos y acciones. Para idear, proyectar, decidir y realizar los objetivos es necesario valerse de la experiencia y de herramientas cualitativas, como la investigación, la experiencia, el análisis DAFO, entre otras.

Por el lado cuantitativo, es vital precisar cuáles son los recursos con lo que se cuenta para cumplir los objetivos. Es importante realizar un presupuesto maestro que abarque todos los aspectos necesarios para llevar a cabo el plan estratégico. A la vez, es imprescindible fijar los tiempos para cada etapa del desarrollo. Cuanto más específico sea, mejor. 

Para qué sirve el plan estratégico de una empresa

El valor de un plan estratégico reside en determinar el rumbo de una empresa. Es un documento que establece las medidas futuras que se van a realizar para disminuir los riesgos e incertidumbre en el mercado. Una vez que esté clara la situación actual y cuáles son los próximos objetivos será mucho más fácil conducir a la organización a un crecimiento potencial.

Además de indicar la dirección de una empresa, un plan estratégico sirve para detectar las oportunidades de negocio y aminorar considerablemente los factores negativos externos que puedan contrarrestar sus beneficios. De igual modo, este plan ayuda a impulsar las fortalezas de la organización y a reducir sus puntos débiles. 

1. Define propósitos de la empresa

Primero debes sentar las bases para saber de qué es la empresa, a qué rubro pertenece, cuáles son sus principios y qué es lo que quiere lograr. Para esto debes definir los siguientes puntos.

Misión: es la razón de ser de una empresa, es decir, para qué ofrece determinado producto o servicio y qué intenta aportar al mercado y al cliente. Al definir estos aspectos también está determinando quién es.

Visión: es una visualización del futuro de la empresa; por medio de ella proyecta sus objetivos, sus ganas de crecer y su motivación para seguir avanzado. La visión tiene que ser alcanzable y objetiva.

Valores: son el cúmulo de principios éticos con los cuales una empresa se rige para llevar a cabo sus actividades en todas las áreas que la componen y que prevalecen en el tiempo. 

2. Haz un análisis interno y externo

En esta etapa corresponde hacer una averiguación profunda de la organización. Es importante examinar los procesos internos e investigar qué está pasando alrededor y ahondar en los asuntos que tengan que ver con la compañía. En este caso puedes usar el análisis DAFO (que mide debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades).

Para los factores internos es necesario que prestes atención a las diferentes áreas de la empresa, los colaboradores y las finanzas. Una vez que los hayas detectado, divídelos en:

  • Fortalezas: son los aspectos positivos de la empresa que te ayudan a destacar entre los demás y, por lo tanto, son parte de las ventajas competitivas; pueden ser materias primas de gran calidad, un servicio excelente, entre otras. 
  • Debilidades: son los procesos dentro de la empresa que requieres mejorar, ya que pueden entorpecer el desarrollo de la misma; por ejemplo, demasiados procesos administrativos, poco control de calidad, retraso en las entregas, etc.

Respecto a los factores externos puedes apoyarte en un estudio de mercado, así investigarás los principales competidores y te informarás sobre los cambios legales y políticos pertinentes a tu sector. Los puedes dividir en:

  • Oportunidades: son situaciones del entorno que no están a cargo de la empresa, pero la benefician de manera directa o indirecta; por ejemplo, nuevos mercados. 
  • Amenazas: corresponden a los aspectos externos a la empresa que pueden llegar a perjudicarla; están muy relacionadas con los competidores, la economía, las leyes, etc.

<<Descarga aquí 3 plantillas para hacer análisis de competidores (GRATIS)>>

 

3. Puntualiza objetivos y estrategias

Una vez que tengas un diagnóstico de cómo se encuentra la empresa interna y externamente, puedes determinar cuáles serán los principales objetivos de negocio; por ejemplo: aumentar la rentabilidad, mejorar la administración de los recursos, desarrollar el branding y la publicidad digital, cimentar una ventaja competitiva, construir una fuerte organización empresarial, entre otros.

Además, con base en el análisis DAFO determinarás qué estrategia es la mejor para alcanzar el éxito.

  • Estrategia ofensiva o de crecimiento. Aprovecha las fortalezas y oportunidades.
  • Estrategia de supervivencia o retirada. Optimiza las debilidades y evita las amenazas.
  • Estrategia de reorientación o refuerzo. Aprovecha las oportunidades y trasciende las debilidades.
  • Estrategia defensiva. Se protege de las amenazas.

Para profundizar en este aspecto, echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo hacer un análisis DAFO y los tipos de estrategias que se derivan de él.

Cómo se definen los objetivos SMART

Una vez que tenemos claro nuestro punto de partida, definimos los objetivos que queremos alcanzar a largo plazo. Estos objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo determinado (SMART). Aquí te explico cómo hacerlo:

  • Específicos (Specific): Los objetivos deben ser claros y precisos en cuanto a lo que se quiere lograr. Para sacar objetivos específicos, pregúntate: ¿Qué quiero lograr?, ¿quiénes están involucrados?, ¿dónde y cuándo sucederá? Por ejemplo, en lugar de decir "Aumentar las ventas", un objetivo específico sería "Aumentar las ventas en un 15 % durante el próximo trimestre en la región X".

  • Medibles (Measurable): Los objetivos deben ser cuantificables para poder evaluar su progreso y éxito. Para sacar objetivos medibles, pregúntate: ¿Cómo sabré si se ha logrado el objetivo?, ¿qué indicadores o métricas utilizaré para medir el progreso? Por ejemplo, si el objetivo es mejorar la satisfacción del cliente, se puede medir a través de encuestas de satisfacción o índices de retención de clientes.

  • Alcanzables (Achievable): Los objetivos deben ser realistas y alcanzables con los recursos y capacidades disponibles. Para sacar objetivos alcanzables, pregúntate: ¿Es este objetivo realista dadas las limitaciones de tiempo, recursos y habilidades?, ¿tenemos los recursos necesarios para lograrlo? Por ejemplo, establecer un objetivo de aumentar las ventas en un 100 % en un mes puede no ser alcanzable, pero aumentarlas en un 10 % puede ser más realista.

  • Relevantes (Relevant): Los objetivos deben estar alineados con la visión, misión y estrategia de la empresa, y ser importantes para su éxito a largo plazo. Para sacar objetivos relevantes, pregúntate: ¿Este objetivo contribuye a los objetivos estratégicos de la empresa?, ¿es importante para el crecimiento y la sostenibilidad del negocio? Por ejemplo, mejorar la eficiencia operativa puede ser relevante si la empresa está buscando reducir costos y mejorar la competitividad.

  • Con tiempo definido (Time-bound): Los objetivos deben tener un plazo definido para su logro, lo que ayuda a crear un sentido de urgencia y establecer expectativas claras. Para sacar objetivos con tiempo definido, pregúntate: ¿Cuándo se debe lograr este objetivo?, ¿cuál es la fecha límite para su cumplimiento? Por ejemplo, establecer un plazo de tres meses para aumentar la cuota de mercado en un 5 %.

4. Calcula el presupuesto

Como en cualquier actividad empresarial es necesario hacer una estimación de los recursos que se van a destinar para llevar a cabo el plan estratégico. En este documento es necesario registrar cada uno de los costos que conlleva y los posibles ingresos que se generarían. A partir de entonces se determina también la viabilidad del proyecto. Descarga nuestras plantillas para crear un presupuesto enfocado en crecer.

<< Kit de planificación estratégica para empresas [Descarga gratis] >>

 

Mira en este video cómo se puede crear un presupuesto empresarial

 

 

 

5. Desarrolla un plan de acción

Aquí es fundamental crear un programa que contenga la línea de las acciones a seguir para conseguir el éxito de la estrategia empresarial. Se debe precisar también quiénes son los responsables de llevar a cabo esas tareas y cuál es el tiempo que tienen para desarrollarlas.

<< Kit de planificación estratégica para empresas [Descarga gratis] >> 

Asimismo, se requiere una hacer una jerarquía de las actividades que resultan más prioritarias que las demás. En esta etapa te puedes ayudar perfectamente de un diagrama de Gantt o un mapeo de procesos. Adicionalmente, puedes ayudarte de otro tipo de herramientas de planeación estratégica.

 

Mira este video y aprende a hacer un plan de trabajo:

 

 

 

6. Implementa el plan

Cubiertos los pasos anteriores, es momento de inaugurar el plan estratégico empresarial para alcanzar los objetivos propuestos. La motivación y la disciplina serán los ingredientes principales para cumplir con cada una de las actividades que planeas. Los directivos y colaboradores de cada área desempeñarán un papel fundamental para obtener los resultados esperados

El plan estratégico ofrece una serie de beneficios significativos para una empresa, entre los cuales destacan:

1. Claridad en los objetivos del negocio

El plan estratégico ayuda a establecer objetivos claros y específicos para la empresa, lo que brinda a todos los miembros del equipo una comprensión clara de hacia dónde se dirige la organización y qué se espera de ellos para alcanzar esos objetivos.

2. Enfoque y dirección

Proporciona una guía clara sobre las acciones y decisiones que deben tomarse para avanzar hacia los objetivos establecidos, lo que ayuda a enfocar los esfuerzos y recursos de la empresa en las actividades más importantes y prioritarias.

3. Mejora la toma de decisiones

El plan estratégico implica un análisis exhaustivo de la situación actual y futura de la empresa, así como del entorno en el que opera. Esto proporciona una base sólida para la toma de decisiones estratégicas.

4. Alineación organizacional

Ayuda a alinear todas las funciones y departamentos de la empresa hacia un objetivo común, lo que fomenta la colaboración y la coordinación entre los diferentes equipos, lo que mejora la eficiencia y la efectividad general de la organización.

5. Identificación de oportunidades y amenazas

El plan estratégico implica un análisis detallado del entorno externo de la empresa, lo que ayuda a identificar tanto las oportunidades como las amenazas que puedan surgir, lo que le permite a la empresa anticiparse a los cambios del mercado y tomar medidas proactivas para aprovechar las oportunidades y mitigar las amenazas.

6. Mejora el desempeño empresarial

Al establecer objetivos claros y medibles, el plan estratégico proporciona un marco para evaluar y mejorar el desempeño de la empresa a lo largo del tiempo. Esto facilita la identificación de áreas de mejora y la implementación de medidas correctivas cuando sea necesario.

Sin duda, el plan estratégico es una herramienta poderosa que proporciona dirección, enfoque y claridad de objetivos para una empresa, lo que conduce a una toma de decisiones más estratégicas, una mayor alineación organizativa y un mejor desempeño general.
 

<<Descarga la plantilla y construye tu plan de negocios (GRATIS)>>

En mi experiencia, he aprendido que esta decisión no debe tomarse a la ligera. Desde mi perspectiva, hay varios factores a considerar antes de comenzart el proceso de hacer un plan estratégico. Aquí comparto contigo lo que considero pueden ser los momentos oportunos para desarrollar un plan estratégico que impulse el crecimiento y la sostenibilidad de la empresa:

1. Al iniciar un nuevo negocio

Si estás empezando un nuevo emprendimiento, es fundamental desarrollar un plan estratégico desde el principio. Esto te ayudará a establecer una dirección clara y a definir los pasos necesarios para alcanzar los objetivos empresariales.

2. Ante un cambio significativo en el negocio

Si la empresa está experimentando cambios importantes, como la entrada a nuevos mercados, la introducción de nuevos productos o servicios, o cambios en la estructura organizativa, es un buen momento para revisar y actualizar el plan estratégico.

3. Después de una crisis o desafío

Después de enfrentar una crisis o desafío importante, como una recesión económica, la pérdida de un cliente importante o un cambio repentino en la industria, es importante revisar el plan estratégico para adaptarte a las nuevas circunstancias y asegurar la viabilidad a largo plazo del negocio.

4. Periódicamente

Incluso si no estás experimentando cambios significativos, es importante revisar y actualizar el plan estratégico periódicamente. El entorno empresarial está en constante evolución, por lo que es crucial asegurarse de que el plan siga siendo relevante y efectivo en la consecución de tus objetivos a largo plazo.

3 ejemplos de planes estratégicos reales de empresas

1. Comisión Interamericana de Derechos Humanos

En este ejemplo puedes ver un plan estratégico muy completo, ya que abarca varios años, de 2017 a 2021. Es un documento esencial para las acciones que ejecutó este organismo. Observarás cómo realiza un resumen ejecutivo y establece un contexto sobre la Comisión y la construcción del plan, lo cual te servirá para reforzar los puntos que hemos visto sobre cómo realizar uno. Posteriormente presenta su plan muy esquemático, en el cual destaca el manejo de los objetivos.

ejemplo de plan estratégico

2.  Refinadora Costarricense de Petróleo S.A. (RECOPE S.A.)

La Refinadora Costarricense de Petróleo es una gran empresa con más de 5 décadas de operación; se especializa en la importación y distribución de hidrocarburos. En su plan estratégico 2016-2021 podrás observar un documento de gran valía para esta compañía, ya que establece las directrices de diferentes aspectos, como el financiero, procesos, viabilidad, clientes, responsabilidad social, entre otros; cada directriz está acompañada de sus respectivos objetivos. Además realiza un análisis de riesgos, así que puedes verificar cómo un plan estratégico ofrece orden, control y visibilidad de lo que se tiene, lo que se busca y cómo lograrlo.

ejemplo de plan estratégico de una empresa

3. Universidad de Cantabria

Como hemos mencionado, un plan estratégico puede variar en cuanto a su diseño y presentación, ya que cada empresa o institución les da un formato distinto, aunque los elementos principales estarán presentes. En este sentido, aquí tienes un ejemplo de plan estratégico de la Universidad de Cantabria 2019-2023 que utiliza un diseño muy particular. Observa cómo maneja sus objetivos en el apartado de ejes estratégicos y transversales..ejemplos de cómo hacer un plan estratégico institucional

Ahora ya sabes que un plan estratégico es una de las bases del éxito de cualquier empresa. Es una herramienta que nos ayuda a organizar, proyectar y desarrollar nuestras ideas de negocio. Existen diferentes tipos de planes y para diversos propósitos; basta con definir cuál es el objetivo para que comiences a crear el tuyo.

Cómo crear un plan estratégico para tomar mejores decisiones en tu negocio.

 Guía planificación

Publicado originalmente el 14 de febrero de 2024, actualizado el 18 de febrero de 2024

Topics:

Planeación estratégica