Objetivos financieros en empresas: qué son y 5 ejemplos

Plantilla para objetivos SMART: define todas tus metas efectivas
Nancy Rodrigues
Nancy Rodrigues

Actualizado:

Publicado:

Los objetivos financieros de una empresa son una pieza fundamental para su crecimiento, pues fortalecen los elementos clave del negocio, promueven un mejor control de costos y presupuestos, y mantienen a todos los miembros de la organización enfocados hacia la misma meta.

Objetivos financieros de una empresa

Si una compañía se prepara para crecer en su futuro y determina todo aquello que necesita para lograrlo, podrá llegar a su destino más rápido y sin tantos contratiempos.

Crea objetivos de marketing SMART

Establece objetivos de marketing claros y alcanzables utilizando el método SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y basados en el tiempo) para mejorar la efectividad de tus estrategias de marketing.

Más información

    Descargar ahora

    Todos los campos son obligatorios.

    ¡Listo!

    Haz clic en este enlace para acceder a este recurso en cualquier momento.

    Definir los objetivos financieros de una empresa no es una tarea sencilla, pero en este contenido hemos reunido información para que logres comprender su importancia y también cómo debes estructurar los tuyos.

    El análisis y la preparación son la clave para que un negocio prospere. De esta manera una empresa puede determinar qué espera para su futuro y, con base en ello, establecer las herramientas y estrategias más adecuadas para hacerlo realidad. 

    Los objetivos comerciales no solo deben ser claros para los directivos de una organización, sino para todos aquellos que forman parte de la operación diaria. Solo así tendrán el mismo propósito en la mente y sabrán hacia dónde tienen que ir y qué deben realizar en el camino. 

    ¿Por qué deben definirse los objetivos financieros de una empresa? 

    Los objetivos financieros de una empresa ayudan a explicar de mejor forma la propuesta de mercado y son un poderoso medio de comunicación para informar a toda la organización qué se está haciendo, por qué y cómo. Además, cada objetivo comercial es una oportunidad continua para examinar las operaciones y reafirmar la inversión en la empresa. 

    Es importante establecerlos porque, a medida que una empresa crece, los objetivos financieros se convierten en una buena herramienta de seguimiento que garantiza que el negocio prospere y mejore con el tiempo. Ayudan a identificar fortalezas y áreas de mejora para implementar las estrategias que mejoren el desempeño de los miembros de la organización en general.

    1. Establecer un fondo de emergencia

    La mayoría de las empresas pasan al menos una vez por alguna crisis financiera que puede influir de manera negativa en sus operaciones. Por ello, uno de los objetivos financieros más importantes es crear un fondo de emergencia que establezca una diferencia entre un gran endeudamiento o tener el soporte necesario para salir adelante. 

    Un fondo de emergencia es justamente una reserva de dinero que las empresas tienen dedicado a situaciones urgentes. Este apartado permite que una organización se mantenga a flote en diferentes tipos de imprevistos, por ejemplo: robos, extorsiones, pérdida de negocios y hasta desastres naturales. 

    Además de este sostén, un fondo de emergencia también evita que la empresa se endeude de más al tener que verse en la necesidad de pedir un préstamo a alguna entidad bancaria. De igual manera, supone el no tener que vender acciones a costos poco convenientes para la organización.

    2. Garantizar la sostenibilidad financiera

    Este es uno de los objetivos financieros de una empresa más común y por el cual todas están en la búsqueda. Cuando se habla de sostenibilidad financiera nos referimos a la capacidad de asegurar los recursos financieros estables y suficientes a largo plazo y que estos puedan distribuirse en tiempo y forma. 

    Este puede ser un objetivo financiero bastante desafiante, sobre todo para las empresas que recién comienzan con sus actividades. Muchos negocios deben establecer un objetivo con metas de apoyo financiero para mantener las ganancias de forma efectiva.

    3. Reducir la rotación de empleados 

    No lograr que los colaboradores de una empresa estén satisfechos en sus puestos de trabajo resulta bastante costoso. Un estudio realizado por Bersin by Deloitte reveló que la inversión asociada con reemplazar a un trabajador de cargo medio le puede significar a una compañía hasta el 400 % del salario mensual. Este porcentaje se incrementa si la persona a reemplazar tiene una posición gerencial o directiva.

    Por lo tanto, un objetivo financiero importante para muchas empresas es lograr la satisfacción de los empleados por medio de salarios competitivos, oportunidades de crecimiento, ventajas únicas y horarios flexibles. 

    4. Diversificar y aumentar las fuentes de ingreso

    Algunas empresas establecen el objetivo financiero de aumentar los ingresos en diferentes áreas para garantizar su estabilidad financiera. Esta es una buena manera de no limitarse o quedarse sujetos a una sola fuente de ingresos que, en caso de algún aspecto negativo o crisis, pueda comprometer su equilibrio.

    5. Hacer un balance de presupuesto

    Este es uno de los objetivos financieros más importantes para una empresa, pues lograr un presupuesto equilibrado será el reflejo de una operación responsable y bien planificada. Esto evita caer en situaciones de gastos mayores o incontrolables, así como garantizar que los gastos de un negocio sean justo los que deben realizar y que no haya gastos innecesarios. 

    << Determina tus objetivos de marketing SMART con esta plantilla gratuita >> 

    Cómo definir un objetivo financiero de tu empresa

    Para definir tus objetivos financieros es esencial que hayas realizado previamente un análisis económico y financiero para examinar el estado en que se encuentra tu negocio. Para ello, debes conocer tu modelo de ingresos y de costes, que sirven para generar las cifras exactas que revelen si tu empresa está avanzando, o se encuentra estancada o decayendo. 

    Una vez que tengas esta información, te recomendamos hacer uso de la metodología de objetivos SMART, la cual te ayudará a definir los puntos específicos a los que tu empresa quiere y necesita llegar. Estos te ayudan a identificar los objetivos eficaces de aquellos que no lo son. 

    Para elegir objetivos SMART estos deben ser: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y a tiempo. Aquí verás cómo adaptar esta técnica para definir los objetivos financieros de tu empresa.

    1. Establece un objetivo financiero específico

    En primer lugar, un buen objetivo tiene que ser específico; de lo contrario, podrías perderte entre su generalidad. Así, es indispensable que a la hora de definir los objetivos financieros de tu empresa estos establezcan qué quieres lograr, cómo quieres lograrlo y quiénes serán los responsables de alcanzarlos.

    Por ejemplo, el objetivo financiero «reducir la rotación de personal en la empresa» es muy general y no te da información suficiente de dónde partir ni siquiera cómo y cuándo lograrlo. Pero cuando dices «mi objetivo financiero es reducir la rotación de personal en un 20 % en dos años» estás incluyendo más detalles importantes.

    Los objetivos incluso pueden ser más específicos que eso, por ejemplo: «reducir la rotación de personal del área de operaciones en un 20 % en un periodo de dos años para reducir los gastos de reemplazo de los trabajadores y así ocupar dicho ahorro en el mejoramiento de equipos y tecnología para el área». Considera que un objetivo SMART nunca es lo suficientemente «largo»; simplemente, debe plantear todo lo necesario para que tus objetivos financieros sean específicos. En este último ejemplo está claro lo siguiente:

    • ¿Qué quieres lograr? (específico): reducir la rotación de personal
    • ¿Cuánto quieres reducir la rotación de personal? (medible): 20 %
    • ¿Es posible alcanzar este objetivo? (alcanzable): sí, al enfocarse en el área en donde se presenta mayor rotación de empleados
    • ¿Por qué quieres alcanzar este objetivo? (relevante): para ocupar la inversión ahorrada en el mejoramiento de dicha área de trabajo
    • ¿En cuánto tiempo vas a realizar este objetivo? (temporal): 2 años

    2. Define un objetivo financiero medible

    Es importante considerar que ningún objetivo se cumple de un momento a otro. La técnica de objetivos SMART recomienda usar porcentajes de avance para que al momento de establecer tus objetivos sepas desde dónde partir.

    Usa los indicadores que te ayuden a analizar el avance o cumplimiento de los porcentajes determinados tras ciertos periodos. Por ejemplo, si tu objetivo es reducir la rotación de personal en un 20 % en dos años, no debes esperar a que pase este tiempo para saber si llegaste a la meta o no. Lo mejor es establecer etapas mensuales, bimestrales o anuales con las que puedas comprobar cómo están avanzando tus estrategias. 

    Tal vez haya pasado un año y no has alcanzado el 5 % de avance en tu objetivo. Determinar esto a tiempo te permite hacer modificaciones oportunas para que en el año siguiente te concentres en reducir ese 15 %.

    3. Determina un objetivo financiero alcanzable

    Para alcanzar tus objetivos financieros es vital que conozcas muy bien lo que sucede en tu empresa y sobre todo en el área donde te concentrarás. Si el objetivo es la reducción de rotación de personal en al área de operaciones de tu negocio, entonces debes saber con qué recursos cuentas y así establecer qué te falta para mejorar.

    Cuando conoces las áreas de oportunidad y las deficiencias podrás crear objetivos ambiciosos, pero realistas. Por ejemplo, si has determinado que el principal problema por el que ocurre la rotación de personal es el horario poco flexible, esto no significa que tus empleados que entren y salgan de trabajar a la hora que más les plazca. Esto no es realista. 

    En cambio, infórmate sobre las necesidades y estilos de vida de tus empleados. Quizá este problema se resuelva entrando una hora antes y así los trabajadores tengan oportunidad de salir más temprano de sus labores, evitar el tráfico y llegar a tiempo a casa.

    Recuerda que varios factores pueden incidir en que las personas no permanezcan en tu negocio, pero no todos son prioritarios. Estudia lo más posible esta área y determina el objetivo más realista conforme con la situación.

    4. Elige un objetivo financiero relevante

    Pensar en relevancia es tener en cuenta las oportunidades que se abrirán con este objetivo cumplido. En el ejemplo que te dimos al principio, se quiere reducir la rotación de personal para aprovechar los recursos ahorrados y utilizarlos en el mejoramiento de la misma área, ya sea invirtiendo en nuevos equipos o tecnología, mejorar el nivel de mantenimiento o incluso aportar más beneficios a los empleados con un aumento de sueldo o algún bono.

    Necesitas pensar si realmente podrás permitirte dicho objetivo. En esto radica la importancia de mantener periodos de seguimiento para no solo saber cuánto estás avanzando en el alcance de tu meta, sino también, en este caso en particular, conocer si conforme pasan los dos años realmente tu empresa está ahorrando. 

    Al ir conociendo este aspecto, puedes modificar tu objetivo, ya que puede ser posible que estés viendo un ahorro considerable que te permita adelantar cambios y mejoras en tu área, o tal vez no se esté percibiendo el ahorro esperado y el objetivo tendrá que sufrir algún cambio oportuno.

    5. Establece un objetivo financiero temporal

    Por último, pero no menos importante, determinar el tiempo en que vas a lograr tus objetivos financieros te da la oportunidad de pensar a futuro. Por ejemplo, si te has propuesto reducir en dos años la rotación de personal, eso significa que tras ese tiempo tu empresa debe continuar con cierto porcentaje de los empleados que tienes ahora.

    Muchas empresas definen objetivos financieros sin plazos, pues quieren evitar una presión sobre sus operaciones. No obstante, un objetivo con plazo ayuda a focalizar y establecer las estrategias correctas, así como el seguimiento más adecuado para su cumplimiento. 

    Recuerda que, sea cual sea el objetivo financiero de una empresa, este debe ser lo más específico, medible, alcanzable y realista posible, así como determinar un tiempo para su cumplimiento. De lo contrario, los beneficios que esperas lograr se quedarán suspendidos en una fecha que no sabes cuándo llegará.

    Ahora que ya sabes qué son los objetivos financieros de una empresa y cómo definirlos correctamente, esperamos que establezcas los tuyos con éxito.

    Cómo definir tus objetivos de marketing SMART

    Artículos relacionados

    Pop up para PLANTILLA PARA OBJETIVOS SMART: DEFINE TODAS TUS METAS EFECTIVAS PLANTILLA PARA OBJETIVOS SMART

    Determina tus objetivos de marketing SMART con esta plantilla gratuita.

      Pop up para PLANTILLA PARA OBJETIVOS SMART: DEFINE TODAS TUS METAS EFECTIVAS PLANTILLA PARA OBJETIVOS SMART

      Powerful and easy-to-use sales software that drives productivity, enables customer connection, and supports growing sales orgs

      START FREE OR GET A DEMO