¿Alguna vez te preguntaste cómo logran algunas empresas superar los mismos obstáculos a los que tu empresa se enfrenta con dificultad? Cuando analizas sus resultados descubres que no tenían más recursos financieros ni acceso a un secreto oculto. Tienen buenas ideas, pero entre pensarlas y ejecutarlas con éxito hay un gran trecho ¿De qué se trata?

Tal vez tienes que poner atención en las personas que forman parte de sus equipos: tienen algo que los distingue. Es lo que se conoce como equipos de alto rendimiento, y pueden ser una de las fortalezas más valiosas para cualquier organización.

<< Descarga gratis la guía para desarrollar una cultura organizacional que  atraiga top talent >> 

El día de hoy te explicamos en qué consisten los equipos de alto rendimiento, cómo crearlos en tu empresa y también te mostraremos algunos ejemplos notables.

Suena como el equipo de ensueño, ¿cierto? Eso también quiere decir que resaltan de entre otros grupos, ¿cómo lo logran? Primero hay que aprender a reconocer los aspectos que los convierten en este tipo de equipo, porque si una cosa es cierta es que no existen por arte de magia.

7 características de los equipos de alto rendimiento

1. Tienen un buen líder

Todos los equipos necesitan una persona al frente que ayude a planear los procesos y que conozca muy bien lo que la empresa necesita lograr para llegar a las metas que tiene planteadas. Además de estos conocimientos, quien está al frente reconoce las fortalezas y debilidades de los integrantes de su equipo; por lo tanto, puede ayudarles a progresar para su crecimiento profesional y para toda la organización.

Un buen líder está al pendiente de lo que ayuda al equipo a dar su mejor trabajo, es empático, accesible y aprende cosas nuevas junto a las personas que están a su cargo. Sin embargo, no se trata de limitar las decisiones o las buenas ideas. Lo que nos lleva al siguiente punto.

2. Mantienen buen grado de autonomía

Aunque tienen uno o varios líderes, los integrantes de este tipo de equipos tienen libertad de trabajar con cierta flexibilidad, porque es esta la que ayuda a que su productividad e ingenio se mantengan despiertos; siempre y cuando lleguen a la fecha de entrega y a los objetivos en conjunto no hay restricción alguna. Después de todo ya han probado que son capaces de hacer un gran trabajo, así que lo siguen haciendo sin tantas restricciones.

3. Conocen los roles y los objetivos de cada quien

Para ser un equipo de alto rendimiento, todos los que lo integran deben conocer a la perfección cuál es el rol que tienen de manera individual y de qué manera se relacionan con el del resto de sus compañeros. Esto significa que todas sus dudas se resuelven de manera oportuna pues tienen la seguridad de que no existen preguntas inválidas.

Así, son capaces de ver cómo funciona la maquinaria completa y la función que cada una de las personas cumple para que no haya interrupciones ni trabas.

4. Cuentan con comunicación eficiente y transparencia

La comunicación es un elemento crucial para que un equipo funcione en su máximo potencial. Nos referimos a la que existe entre los líderes y los integrantes del equipo, pero también a la que existe entre todos los miembros de este grupo de trabajo. No hay espacio para competencias internas que dañen la dinámica, ni malos entendidos entre las órdenes que se reciben y los objetivos establecidos.

Las personas que ya lo experimentaron, saben lo dañino que puede ser comunicar una instrucción a medias o ignorar una pregunta, porque esto lleva a otros malentendidos o incluso a desanimar a las personas que desean resolver más dudas. Por eso es importante contar con uno o más canales de comunicación claramente definidos y disponibles para todos; además es importante que el flujo se mueva en ambas direcciones para permitir una conversación saludable y valiosa.

5. Saben la importancia de cada integrante

Este aspecto permite dar el valor que cada persona merece en el trabajo diario. Si se reconocen los talentos de los compañeros, se crea un ambiente de respeto mutuo que promueve dinámicas de apoyo sólidas y todos estarán conscientes de que el talento de una persona tiene un impacto positivo en los demás. Si alguien no está en su mejor momento los demás también experimentarán un mal día, así que conviene ayudar a resolver ese problema para beneficiar al equipo completo.

6. Implementan la creatividad y la innovación

Gracias al buen liderazgo y la confianza que está depositada en sus integrantes, estos equipos de alto rendimiento pueden explorar soluciones más allá de los procesos comunes. Esto quiere decir que hay espacio para el juego y para analizar con mayor profundidad: saben que es posible experimentar con nuevas herramientas y estrategias para hacer mejor su trabajo.

Necesitarán tiempo y espacio en ocasiones, pero no se desviarán de los objetivos porque conocen bien de lo que son capaces, confían en sus compañeros y tienen muy claras las metas establecidas.

7. Su buen trabajo se recompensa

Finalmente, los equipos de alto rendimiento obtienen el reconocimiento que merecen. La empresa no ignora sus logros, pero sobre todo sabe muy bien el tipo de esfuerzo que inyectan a sus labores cotidianas: ese desempeño tiene que seguir motivando. Lo mejor que puede hacer una organización es premiarlo de manera acorde, no con una pizza al final de una jornada que se extendió más de lo programado, sino con aquello que los líderes podrán sugerir basándose en lo bien que conocen a su equipo (como un bono sorpresa o unos días extras de vacaciones).

Sin este componente, las personas que integran el equipo no encontrarían muchas razones para seguir esforzándose (y si no tienen a un líder que garantice que su trabajo se reconozca adecuadamente, no mantendrán su alto nivel de rendimiento).

Dicho todo esto, es momento de planear cómo conseguir tener uno de estos equipos.

¿Cómo crear equipos de alto rendimiento en tu empresa?

1. Revisa la cultura laboral de tu empresa

Antes de armar a tu equipo ideal es importante que hagas una pequeña auditoría a la cultura de trabajo de tu organización: ¿cómo es la colaboración entre equipos? ¿Se promueve de alguna manera en todas las áreas?, ¿es más común el individualismo? Esto es clave, porque al momento de construir un equipo con personas que ya están acostumbradas a crecer sin compañerismo, o que una vez dentro se den cuenta de que no es un ambiente que nutre las colaboraciones entre personas, la dinámica se verá entorpecida por esas incongruencias.

Esta revisión te ayudará a reconocer las actitudes que se promueven dentro de tu empresa y podrás hacerte cargo de cambiar aquellas que dañaría el trabajo en equipo. Verás que es muy útil hacer cambios en ese aspecto, incluso si no consigues un equipo de alto rendimiento rápidamente.

2. Encuentra líderes que inspiren y sepan trabajar en equipo

Como ya te mencionamos, un gran equipo necesita un gran líder: es quien constituye el apoyo principal, quien tiene más experiencia que transmitirles y quien se encargará de que todos los miembros reciban lo que necesiten para desempeñarse bien.

Necesitas encontrar personas que no busquen el éxito individual sobre el de los demás, porque el trabajo en equipo es el que se encargará de encontrar soluciones gracias a la suma de talentos. Por eso debe haber un poco de humildad en quien vaya a liderar a los integrantes, pero también mucha seguridad en sus decisiones. Al fin de cuentas, será quien diga si alguien debe retirarse del equipo o continuar, dará luz verde a las sugerencias o ideas que surjan y será el principal responsable de los aciertos y los fallos.

Por otro lado, tu líder debe ser capaz de comunicarse claramente con el resto: inspirar confianza y ser una persona a la que se le puede hablar con honestidad sin temor a represalias.

3. Busca integrantes con potencial, aunque no sean perfectos

Es cierto que deberías elegir a las personas que tengan un buen grado de conocimiento en su área, pero eso no quiere decir que estás buscando gente infalible. Para empezar, eso no existe. Lo que necesitas son personas que sean buenas en su trabajo, pero que también sean capaces de aprender de sus errores, que no le tengan miedo a equivocarse, que siempre hagan un buen esfuerzo a pesar de los obstáculos y que les guste colaborar con otros. 

Una de las ventajas de trabajar en equipo es que se tiene la oportunidad de aprender de los demás; si esto no está en el radar de la persona que elegiste, quizá no sea una combinación conveniente. Recuerda que la diversidad en tus integrantes puede traer muchas ventajas gracias a sus distintos puntos de vista, experiencias y aproximaciones para resolver problemas.

Tanto en líderes como en integrantes del equipo, te conviene seleccionar personas con un buen nivel de inteligencia emocional, ya que se enfrentarán en muchas ocasiones a obstáculos o frustraciones que, si no se gestionan correctamente, dañarán la dinámica.

4. Procura otorgar las herramientas necesarias

Es verdad que los equipos de alto rendimiento logran sus objetivos a pesar de las circunstancias la mayoría de las veces. Sin embargo, no es necesario dejarlos a la deriva con apenas lo básico. Una muestra de la fe que se le tiene a los colaboradores empieza con darles las herramientas que les ayudarán a facilitar su trabajo. 

Las instalaciones que ocuparán en la empresa o los dispositivos que necesitan para conectarse si laboran de forma remota son apenas el primer paso para lograrlo. Quizá sea necesario un software que automatice ciertas tareas para que se concentren en otras labores más importantes o el acceso a un curso para dominar una nueva estrategia de negocio. Incluso (y eso dependerá de las personas que integren tu equipo) deberás hacer un breve análisis sobre sus necesidades para dar lo mejor de su trabajo: traslados a su hogar, facilidades para el cuidado de sus hijos, flexibilidad para elegir desde dónde trabajar, entre otros.

Claro está, además de las prestaciones que por ley deberás darles, como al resto de tus colaboradores.

5. Establece metas y roles claros

La transparencia te permitirá eludir los errores de comunicación. Desde el principio explica para qué creas tu equipo de alto rendimiento y lo que esperas que alcance. Comparte fechas de entrega, objetivos, el beneficio que esperas obtener, quién se encargará de cuáles tareas, cómo se relaciona el trabajo de todos y qué tipo de recompensas pueden esperar después de un buen trabajo.

Esto debe conocerlo quien tendrá el puesto de liderazgo, pero también conviene que esté registrado en un documento al que todos tengan acceso para que no queden dudas. Además, si con el paso del tiempo es necesario adaptar algunos aspectos de este acuerdo, tendrán oportunidad de revisarlo cada vez que lo necesiten.

6. Promueve la comunicación en ambas vías

Por supuesto que existen métodos para medir el desempeño de tus equipos de alto rendimiento. Aun así te recomendamos que no te bases solamente en esos indicadores, sino que escuches las opiniones de los integrantes y de sus líderes. Esto es importante porque así conoces de primera mano las experiencias que tienen a lo largo de los proyectos y aprendes qué puede mejorarse, qué necesita transformarse y cuáles han sido los aciertos.

La idea es que todos entiendan que este tipo de retroalimentación es para beneficio mutuo, que se puede llegar a buenas ideas que hagan el trabajo mucho más eficiente y estimulante.

Cuando el resto de la organización note que este tipo de aproximaciones brinda buenos resultados, podrán ponerse en marcha en más equipos para que, dentro de poco, todos sean de alto rendimiento.

¿Ya conoces cómo son esos equipos en una empresa real? Si no es así, mira los siguientes ejemplos de los que puedes obtener inspiración.

5 ejemplos de empresas que consiguen el éxito con equipos de alto rendimiento

1. Mr. Wonderful

Mr. Wonderful nació como una empresa de diseño gráfico de productos con mensajes positivos para regalar en cualquier ocasión. Eso fue en 2012, y ha tenido tanto éxito que ahora ofrece una gran variedad de artículos para el hogar, la oficina, la escuela que vende en línea y en tiendas físicas en España, Italia, Inglaterra y muchos países del continente americano.

Uno de sus aciertos para su éxito es trabajar con personas que comparten el aspecto emocional que transmiten en su oferta. Debido a que sus productos están pensados para compartir sonrisas, la conexión que crean se debe percibir desde las marcas con las que colaboran (como Oysho, Nestlé, Chicco) hasta la personalidad de sus equipos, a quienes podemos conocer gracias a sus redes sociales y contenidos en su sitio web.

 

Video de Mr. Wonderful

Mantener la calidad de sus productos, así como la creatividad para crear líneas especiales para otros clientes (además de las propias) definitivamente necesita de una colaboración eficiente, creativa y con un buen liderazgo: en resumidas cuentas, de un equipo de alto rendimiento.

2. Mercedes-Benz en la Fórmula 1

Equipo de Mercedes Benz F1

Imagen de Mercedes-Benz

El ejemplo del trabajo que una escudería hace en una carrera de la Fórmula 1 ilustra cómo debe funcionar un equipo para que se considere de alto rendimiento. 

Pero además, si se cuenta con un buen registro de carreras ganadas, es fácil reconocer por qué Mercedes es la empresa que mejor brilla en este circuito. Mercedes se lleva el mejor lugar aunque Ferrari tiene más trofeos, porque cuando se trata del desempeño en el asfalto Mercedes no deja lugar a dudas del desempeño.

Según un conteo realizado recientemente, «cuando ha estado en pista, Mercedes ha sido más efectivo que nadie, 102 victorias sobre 210 carreras, una tasa de éxito que ha venido en evidente aumento durante las últimas seis temporadas». Al tener en cuenta que en una carrera es importante el automóvil, quien lo conduce, los mecánicos y técnicos que están al pendiente del desempeño de la máquina y el bienestar de la persona que pilotea, hablamos de un equipo de alto rendimiento que se pone a prueba en cada vuelta, pero que está en constante trabajo antes y después de que la bandera a cuadros aparezca.

3. Gori Gori

Equipo de alto rendimiento de Gori Gori

Imagen de Gori Gori

Esta es una empresa más pequeña, pero es un buen ejemplo de lo que un buen liderazgo y el equipo correcto pueden alcanzar. Gori Gori es un restaurante de ramen bajo el formato dark kitchen que se creó en Ciudad de México durante la pandemia de la COVID-19. Suena a que eligieron el peor momento para emprender un negocio, ¿cierto?

Sin embargo, gracias a la experiencia y carisma en redes sociales de uno de sus fundadores, Sergio Su, sus clientes crecieron más allá de sus amigos y conocidos, lo que los llevó a consolidar la oferta de opciones de ramen para llevar con su toque en especial. En un año creció 200 % y, ya que no cuenta con un sitio web ni un local físico, se gestiona todo desde sus redes sociales. Si se considera eso, puede decirse que es uno de los restaurantes de ramen más grande del mundo por sus 20 mil seguidores.

4. Southwest Airlines

Equipo de Southwest Airlines

Imagen de Southwest Airlines

Esta aerolínea de bajo costo es un hito en el negocio de los vuelos en Estados Unidos, y quizá también en todo el mundo.

Fue la primera en ofertar sus vuelos a través de internet, a finales de los años 90 y desde el principio ha tenido más rutas cortas (dentro del territorio estadounidense). Además aterriza en aeropuertos secundarios para ahorrar en recursos y tiempo pese a contar con un solo tipo de avión. Por esto es considerada pionera en rotaciones rápidas, al mantener sus naves en tierra por solo 20 minutos.

Su modelo de negocio se convirtió en un ejemplo a seguir y en otros países ha sido modelo por su rentabilidad porque es accesible para más viajeros y porque abre un mercado nuevo en el territorio a donde llega. A esto se le conoce como «efecto Southwest».

5. CaixaBank

Equipo de alto rendimiento de Caixa Bank

Imagen de CaixaBank

Este año, CaixaBank recibió un reconocimiento por ser el banco más innovador en Europa Occidental 2021 en los premios «The Innovators» (otorgado por la revista estadounidense Global Finance). Con este premio se reconocen los esfuerzos que la empresa financiera hace para tener una presencia omnicanal con una gran variedad de productos para sus clientes.

No sorprende que CaixaBank se está convirtiendo en uno de los grandes referentes financieros en Europa y líder en España, con más de 19 millones de clientes en el país. Sin embargo, fue gracias a las nuevas necesidades que la pandemia de la COVID-19 impuso al sector durante al año pasado, que el banco brilló por su desempeño. Su app y su chatbot encontraron soluciones para atender preguntas y consultas de sus clientes, además de ofrecer transacciones habituales de forma sencilla y paneles de control personalizables.

Un esfuerzo que solo pudo tener éxito con equipos de alto rendimiento dedicados a sus metas.

Invierte tiempo y recursos en reclutar a las personas ideales para ese equipo de alto rendimiento que tu empresa busca. Confía en nosotros: no te vas a arrepentir cuando veas los resultados.

Cómo desarrollar una cultura organizacional que atraiga top talent

 Cultura Talento

Publicado originalmente el 13 de julio de 2021, actualizado el 13 de julio de 2021

Topics:

Mejora de procesos