Actualmente uno de los principales problemas que enfrentan las empresas es buscar mercados en los que la rivalidad por ganarlos sea menor. Por esa razón, queremos compartirte la estrategia del océano azul que te orientará a encontrar nuevas oportunidades para tu marca, ampliar los horizontes del mercado y generar valor con innovación.

W. Cham Kim y Renée Mauborgne, profesores de la escuela de negocios INSEAD, son los autores del libro Blue Ocean Strategy (Estrategia del Océano Azul), publicado en 2005, cuya teoría lleva el mismo nombre.

 

<< Descarga gratis la guía para aplicar las teorías de marketing más populares  >> 

 

Esta estrategia se basa en la teoría de que los límites del mercado y la estructura de la industria, denominados como océanos rojos, pueden transformarse. Y sirve como una fórmula que pueden aplicar las empresas cuyos productos o servicios son similares a otros y que ofrecen al mismo mercado. ¿Cómo podría tu marca hacer frente a este problema?

Kim y Mauborgne mencionan que para llegar a esos océanos la mejor herramienta es la innovación. Así, en estos espacios se puede redefinir el sistema de representación clásica de la estrategia de desarrollo para describir la manera en que una empresa puede librarse de la competencia y continuar por un camino de evolución.

Cuál es la diferencia entre la estrategia del océano azul y del océano rojo 

Mientras que los océanos rojos simbolizan todas las áreas de comercio existentes, los azules representan las ideas de negocio que aún no han sido exploradas. Pero ¿cuáles son las características que los diferencian?

En los océanos rojos, como las reglas del juego competitivo ya están preestablecidas, se cree que los límites de las industrias son inamovibles. En cambio, en los océanos azules se busca la creación de mercados en áreas que signifiquen nuevas oportunidades de crecimiento rentable y sostenido a largo plazo. 

Los océanos rojos también cobran importancia en el terreno de la economía mundial y siempre existirán. A pesar de que muchas veces los océanos azules emergen de estos océanos rojos, logran traspasar las barreras para buscar nuevos horizontes.

Un detalle interesante es que mientras más océanos azules aparezcan en la escena comercial, la competencia se volverá inminente y, por tanto, las compañías estarán obligadas a ceñirse a nuevas reglas para controlar sus movimientos.

Cuál es el esquema de 6 caminos de la estrategia del océano azul 

Ahora conoce cuáles son los seis caminos que se proponen en la estrategia del océano azul y ponlas en práctica si deseas salir del océano rojo y convertirte en uno azul.

1. Camino de la industria

Analiza todas las alternativas dentro y fuera de la rama de la industria o negocio. Para ello necesitarás maximizar las opciones de ideas creativas que puede ofrecer tu compañía.

2. Camino con un grupo estratégico

En esta vía necesitarás estudiar los factores que influyen en las decisiones de los clientes para continuar optando por atender al mismo grupo o cambiar de opción.

3. Camino con un grupo de compradores

Analiza quiénes integran la cadena de compradores de tu marca y decide si debes redireccionar o replantear las estrategias en alguno o todos los participantes.

4. Vía por alcance de la oferta de productos o servicios

Piensa en el trayecto del comprador y sus hábitos de compra para crear productos o servicios alternativos que también resulten atractivos al consumidor o usuario.

5. Orientación funcional-emocional

Replantea la manera en que la marca apela a la dualidad función-emoción que el mismo producto o servicio ofrece. Puedes realizar ajustes en este balance según convenga a los intereses de tu empresa.

6. Vía orientada a través del tiempo

Determina las tendencias externas que afectan al negocio a lo largo del tiempo y genera un plan que te ayude a enfrentar el entorno cambiante del comercio, la economía, el mercado u otros factores predominantes.

 

3 ejemplos de estrategias del océano azul 

Ahora te presentamos los casos de aquellas las marcas que encontraron un océano azul.

1. Caterpillar

Desde el año 1925 Caterpillar se consolidó como la empresa creadora de maquinaria útil en todos los campos industriales, especialmente en la construcción. Años después enfrentaría a su primer gran competencia, la empresa Komatsu, y lo hizo ignorándola. CAT decidió evitar ver a su competencia para centrarse en fortalecer sus valores históricos de gestión y en cimentar nuevas iniciativas comerciales.

Al poco tiempo, introdujo una nueva línea de productos bajo una estrategia diferente de fabricación, ingresando en otros sectores de moda e incluso juguetería. Además se reorientó hacia la diversificación global evitando desaprovechar sus recursos para ofrecer un mejor servicio a sus clientes.

CAT aplicó más ingenio y tecnología para optimizar su inversión, por eso amplió su mercado llegando a países en vías de desarrollo.

2. Nintendo Wii

Otro ejemplo que podemos darte es el de la marca Nintendo, que gastaba millones de dólares para continuar a la par de sus rivales en tendencias y evitar salir de la competencia. Renovaba la calidad de sus productos tanto como podía, hasta que volteó la mira hacia un mercado que nunca había considerado, pues su principal target eran los sectores más jóvenes del mercado.

Cuando Nintendo puso su atención e interés en personas de un rango de edad diferente, diseñó una nueva consola que incluyera al resto de los miembros de una familia; y por esta razón creo Nintendo Wii: Wii like to play!

3. Little Cesar´s Pizza

La cadena de comida rápida, Little Cesar´s Pizza, inició su proyecto desde 1959; sin embargo, no conseguía expandir el negocio debido a la alta competencia con otras cadenas que tenían el mismo concepto. 

Fue hasta 1997 que decidió cambiar el concepto gracias a la observación de su propio mercado, pues se centró en atender a las necesidades del no cliente que no elegía estas pizzas debido al tiempo que tardaban en entregar la orden. Entonces el concepto cambió a Hot-N-Ready: pizzas listas y calientes al instante, y así comenzó a multiplicar las sucursales a nivel internacional.
 

Cómo implementar la estrategia del océano azul en tu empresa

La estrategia océano azul indica que en la tarea de hallar nuevas oportunidades y explorar nuevos mercados, antes que nada, es importante seguir cuatro principios:

1. Redefine las fronteras del mercado para ampliarlas

Crea nuevos espacios de consumo, para ello puedes utilizar cualquiera de las seis vías presentadas anteriormente.

2. Ten en cuenta la idea global por encima de los números

Más que invertir los esfuerzos de mercadeo en obtener estadísticas para tomar decisiones, repara en realizar un trabajo de campo para observar la dinámica global del sector al que pertenece tu empresa y analiza las respuestas obtenidas por medio de un cuadro estratégico de comparación, como el siguiente:

curva de valor océano azul

Imagen de: Javier Megias

3. Ve más allá de la demanda existente

Al intentar esta estrategia deberás dejar de hacer una segmentación intensa de los mercados para personalizar la oferta. Piensa no sólo en encontrar nuevos, sino especialmente en aquellos que pasan a ser no clientes: ¿qué les hizo no tomar tu oferta?

4. Asegura la viabilidad comercial del océano azul

Valida la estrategia para reducir los riesgos que conlleva entrar en terrenos comerciales poco conocidos. Para ello cuestiónate sobre la utilidad que recibirán los clientes y la existencia de posibles obstáculos para la propuesta de valor.

Para lograr la estrategia del océano azul debes tener claro cuál es el mercado que queda fuera de las fronteras de tu industria o sector para replantear los valores, las maneras de deleitar a los clientes, así como los modos de posicionamiento y de distribución con los que entrarás en el nuevo terreno.

Si ya estás listo, ahora solo ejecuta la estrategia y evalúa los resultados de la aplicación.

 

Teorías de Marketing

 Teorías Marketing Guía

Publicado originalmente en octubre 1 2019, actualizado octubre 01 2019

Topics:

Estrategia Empresarial