Empezar una empresa puede ser un proceso muy solitario para los emprendedores que se enfrentan por primera vez a un proyecto: hay mucho trabajo, autodisciplina, retroalimentación limitada sobre las prioridades y un proceso que, aunque se haga con cuidado, tiene muchas posibilidades de dejar lagunas o huecos. Y enmendar estas fallas es crucial para lograr que un emprendimiento tenga éxito.

En la última década, fundadores de empresas y startups han recurrido a incubadoras y aceleradoras de negocios para escalar el crecimiento y desarrollo de sus negocios.

<< Descarga la guía completa de emprendimiento en Latinoamérica >>

Cuando se trata de emprendedores en etapas tempranas, las incubadoras son muy útiles para impulsar a equipos que quieren alcanzar un nivel determinado en su proyecto, con el fin de alcanzar el éxito y llegar a ser un emprendimiento sustentable. Pero ¿qué es una incubadora de negocios?

Las incubadoras suelen ser patrocinadas por diferentes tipos de organizaciones, como empresas privadas, organismos gubernamentales de desarrollo económico y universidades.

Tipos de incubadoras de empresas

Algunas incubadoras se enfocan en un cierto tipo de empresas (por ejemplo, startups de tecnología financiera), mercados verticales (como el mercado energético) o en zonas geográficas específicas (por ejemplo, todas las empresas en Córdoba).

Si tenemos en cuenta otras clasificaciones podemos encontrar otras clases de incubadoras de acuerdo con las instituciones que las respaldan: incubadoras privadas, universitarias y gubernamentales.

Pero si consideramos las incubadoras de acuerdo con su especialización, encontramos las siguientes:

  1. Tradicionales: suelen dirigirse a negocios de servicios o comercios.
  2. De tecnología intermedia: son incubadoras que apoyan a empresas tecnológicas. 
  3. De alta tecnología: al igual que las incubadoras anteriores, se enfocan en empresas de tecnología, pero le dan prioridad a la tecnología de la información y otras tecnologías de innovación.

Es importante señalar que el periodo de duración se determina por la necesidad u obligación que tenga tu empresa y las capacidades de la incubadora. Una de las ventajas más valiosas de las incubadoras es que crea una experiencia de aprendizaje compartida y apoya el modelo de colaboración entre varios equipos de trabajo para potenciar el éxito de un proyecto.

¿Qué es una incubadora de pequeñas empresas?

Muchas incubadoras de empresas admiten pequeñas empresas. Por lo tanto, si estás buscando una «incubadora de pequeñas empresas», es probable que simplemente estés buscando una incubadora que brinde apoyo para la infraestructura empresarial, la capacitación y el capital.

Ten en cuenta que las incubadoras de empresas son diferentes de las aceleradoras de empresas. Si bien existen incubadoras para fomentar el crecimiento de un nuevo negocio, las aceleradoras generalmente están orientadas a ayudar a los empresarios a transformar sus ideas en productos o servicios que estén listos para el mercado rápidamente en tan solo unos pocos meses.

Es importante saber la diferencia entre estos dos modelos y discernir cuál es el adecuado para tu empresa o idea.

Cómo funciona una incubadora de empresas

Las incubadoras de empresas funcionan al dar diversos beneficios a los emprendedores y coordinadores de startups, entre los que se encuentran:

  1. Proveer oficinas físicas. Algunas incubadoras ofrecen oficinas físicas de manera gratuita o a un coste reducido comparado con las opciones que están en el mercado inmobiliario. Esto resuelve varios problemas para las startups. Principalmente les permite encontrar un espacio profesional para reunir a sus empleados y brindarles un espacio de trabajo sin tener que firmar un contrato de arrendamiento. Esto es bastante útil sobre todo cuando la empresa no tiene tan claras las tasas de crecimiento en la producción.
  2. Ofrecer equipo especializado. Algunas incubadoras invierten en equipo especializado como software de modelado, impresoras 3D, equipo para crear prototipos o laboratorios de desarrollo de software. Tener esto a disposición representa una gran ventaja para que las empresas, dentro del proceso de incubación, escalen y crezcan en sus primeros años. Acceder a equipo costoso y crear programas de estímulos puede ser fundamental.
  3. Guiar con ayuda de expertos. Es importante para las startups limitar ciertos errores si quieren crecer. La mayoría de incubadoras cuentan con un departamento con empleados experimentados y con gran conocimiento como ejecutivos en empresas, para ayudarle al equipo de tu negocio a mantenerse centrado en lo relevante y evitar los errores más significativos. Las incubadoras usualmente envían a los guías o mentores que tienen experiencia específica en las startups para que les expliquen los procesos, métodos de planificación y el criterio que pueden considerar para tomar decisiones. Todo esto mientras alejan a los nuevos emprendedores de errores costosos.
  4. Dar entrenamiento grupal y formación. Muchas incubadoras de negocios ofrecen formación y entrenamientos importantes en el área empresarial: desde consejería legal para la documentación de startups, hasta capacitaciones para resolver retos generales en las empresas; por ejemplo, empacar un producto para envío, crear una cultura de calidad o establecer procesos de venta y marketing funcionales.
  5. Ofrecer descuentos en software. Las incubadoras normalmente ofrecen un catálogo de software a las empresas que les ayuda a elevar su crecimiento, en áreas como la contabilidad o la gestión de proyectos. Las tarifas y planes de formación son normalmente elementos que se negocian y evalúan para mantener una tasa que les permita a las empresas trabajar y no preocuparse por esos gastos. HubSpot ofrece este tipo de tratos para más de 8.000 startups en todo el mundo.
  6. Contar con servicios de negocio compartidos. Así como se elimina la carga por la disponibilidad y selección de software eficiente, muchas incubadoras ofrecen servicios de contaduría, finanzas, marketing y manufactura para ayudar a que las empresas escalen en su crecimiento y desarrollo.
  7. Integrar una comunidad. Uno de los mejores atributos de las incubadoras son los elementos intangibles. Trabajar con un grupo de emprendedores que tienen ideas innovadoras, conectar con las personas adecuadas para llegar a más clientes y aprender de otros con más experiencia son elementos invaluables que vienen de la convivencia y ayuda de las incubadoras.

¿Es mi negocio buen candidato para una incubadora?

De acuerdo con Christian Mongillo, Manager en HubSpot for Startups: «El elemento más importante es encajar. Encontrar una incubadora que funcione económicamente y permita que se expanda tu equipo. Elige una incubadora que tenga un proceso de selección y que esté buscando un tipo de empresas similares a la tuya. No solo se trata de que encuentres un lugar para tus áreas de trabajo. Las mejores incubadoras ofrecen una gran red de mentores y generan buenos resultados. También tienen Wi-Fi gratis.»

¿Todos los negocios son aptos para entrar en una incubadora? «No necesariamente», dice Mongillo. «Buscar apoyo en una incubadora quizás no sea adecuado para ti si tienes una lifestyle company, eres un emprendedor de medio tiempo, ya tienes acceso a una oficina física o quieres construir tu propia cultura empresarial. Algunas incubadoras les piden a los negocios tener participación accionaria, por lo que si no necesitas los servicios especiales que ofrecen, probablemente estés mejor trabajando por tu cuenta.»

¿Cómo hacer que mi negocio reciba apoyo de una incubadora de empresas?

Lograr que tu empresa entre en el programa de alguna incubadora puede ser un procedimiento largo. La mayoría de incubadoras de empresas tienen procesos de admisión y les solicitan a todos los negocios aplicar a una convocatoria para aceptarlas dentro de sus programas.

El criterio para la aceptación dentro de una incubadora puede variar, pero muchas veces te solicitan presentar una idea concreta y profesional de tu empresa, así como un plan de negocios claro y establecido. Te dejamos unos cuantos pasos para que comiences a buscar una incubadora que se adapte a las necesidades de tu empresa.

  1. Revisa las alternativas locales o verticales. Debido a la cantidad de incubadoras disponibles, es conveniente que tengas contemplada más de una sola opción para elegir. Al hacer una investigación regional, podrás entender y ordenar las incubadoras que serían mejores para tu empresa. Para que puedes tener un panorama completo de cada una de las incubadoras siempre revisa su sitio web y pide referencias a negocios exitosos que han sido ayudados por las incubadoras, así como a empresas que han abandonado los programas de incubación.
  2. Revisa los requisitos de admisión. Casi todas las incubadoras tienen un criterio definido que establece el tipo de empresas o negocios que están buscando para ofrecerles apoyo. Algunas piden haber cumplido con ciertos hitos o requisitos especiales, como un capital específico, experiencia empresarial, ganancias, contexto o ajuste del producto a ciertas características. Otras exigen obligaciones contractuales a las empresas a las que van a ayudar. Así que revisar los formularios de aplicación y entender lo que es fundamental para obtener beneficios de la incubadora es, cuando menos, lo que te corresponde hacer.
  3. Prepara un plan de negocios. Aunque tal vez no te lo soliciten durante el proceso de aplicación a sus programas, es bastante útil y ayuda a determinar si la incubadora es adecuada a las necesidades de tu empresa. Te recomendamos tener preparado un resumen ejecutivo de tu plan de negocios para esta ocasión, más que un plan íntegro de varias cuartillas. Puedes diferenciar a tu empresa de otros negocios que busquen colaborar con las incubadoras con una visión general que presente el nombre de tu negocio, quiénes son parte de tu equipo base, una propuesta de valor, la ventaja competitiva de tu negocio, el posible mercado al que se dirigen, la estrategia de salida al mercado, la descripción del producto o servicio y un pronóstico de 12 meses.
  4. Prepárate para trabajar con un comité de selección. En la mayoría de los casos, las incubadoras aceptarán las solicitudes iniciales para las empresas que cumplan con los requisitos básicos anotados en su convocatoria. Algunas otras podrían pedirte que envíes una solicitud en video explicando el modelo de negocio básico, misión y visión de tu empresa. La segunda fase normalmente es reunirse con representantes de la incubadora y discutir tus metas, planes, puntos fuertes y debilidades con un comité de selección. Esto puede desenvolverse como una solicitud, un discurso o una entrevista y una serie de juntas en las que se establecerán las expectativas de cada uno de los participantes en el proceso de incubación.

1. Incuba UC

De las múltiples incubadoras de empresas en América Latina, esta se destaca a nivel internacional porque su enfoque busca potenciar a empresas que se encuentran en un proceso de desarrollo avanzado y que buscan internacionalizarse y abrir sus servicios o productos al mercado.

Surgió de la unión de las dos incubadoras de la Pontificia Universidad Católica de Santiago de Chile en 2009 con la intención de unificar los esfuerzos de incubación.

2. Wayra

Esta es una incubadora fundada en 2011 proveniente de la iniciativa de Telefónica, la compañía de telecomunicaciones española. Esta filiación, seguramente, es la que la ha encaminado a ser incubadora para múltiples proyectos del sector de las tecnologías de la información y la comunicación, como SocialGest o Hitmap.

Tiene sedes también en Argentina, Colombia, Chile, México, Perú y Venezuela.

3. Chrysalis

Chrysalis está dentro de las 25 mejores incubadoras de empresas a nivel internacional. Como Incuba, se fundó en 2009 en Chile (Valparaíso). Es resultado del esfuerzo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y busca potenciar a startups de alto impacto social en etapas tempranas.

Atiende a diversas industrias, pero tiene un especial interés por aquellas que contribuyen al desarrollo económico como la tecnología, acceso a la salud y mejoramiento en la calidad de vida.

4. Seedrocket

Esta incubadora española no solicita a las empresas tener participación o proporción dentro de las acciones de los proyectos.

Fundada en 2008, en Barcelona, su especialidad está en la asesoría para negocios que se encuentran en las primeras etapas de existencia. Ofrece consejería, entrenamiento y una amplia gama de contactos que pueden ayudar a las pequeñas empresas que están empezando para consolidarse en el mercado local.

5. NXTP Labs

Es una incubadora argentina con presencia fuerte en toda América Latina. Con sedes en Chile, Colombia, México y Uruguay, ha apoyado a las startups a través del otorgamiento de ayuda y asesorías en gestión de marketing, estrategias de crecimiento y modelos de negocio.

Debido a su presencia en toda la región, busca impulsar negocios que tengan un mínimo viable de sus productos y que busquen generar un impacto a nivel regional (toda América Latina) cuando menos.

6. Startup Chile

Esta incubadora de empresas chilena con fuerte presencia en América Latina fue una de las primeras que surgió gracias al apoyo estatal de la Corporación de Fomento. Aunque ha impulsado a cientos de empresas en Chile, también fomenta la participación de proyectos extranjeros, pues uno de sus objetivos es atraer inversión externa a Chile.

Entre las ventajas más atractivas está el monto que puede llegar a alcanzar su financiamiento (que llega hasta los $ 45.000) y también la cartera de contactos locales e internacionales, entre los que se pueden encontrar socios para la inversión.

7. Ruta N

Esta incubadora colombiana impulsa proyectos con orientación hacia las industrias científicas, tecnológicas y de innovación, pero sobre todo a aquellos proyectos que tengan impacto social. Buscan mejorar la calidad de vida de los habitantes de Medellín a través de los emprendimientos que puedan surgir de iniciativas empresariales o académicas.

Aboga por la multiplicación de este modelo, pues se plantea impulsar a la mayor cantidad posible de proyectos y espera que, al motivar al desarrollo de nuevas incubadoras, estas puedan concentrarse en atender de forma más personalizada a otros emprendimientos.

8. INNPulsa

Es otra incubadora de empresas colombiana y fue fundada en 2012. Forma parte de la Red de Agencias de Innovación de la Alianza del Pacífico y apoya diferentes emprendimientos con un enfoque en atender a la formación, financiamiento y creación o conexión con una red de contactos adecuada.

Ha recibido varios reconocimientos a nivel nacional y regional desde que comenzó sus actividades. Cuenta con un esquema completamente independiente para acceder y participar en sus programas.

9. Centro de Incubación de empresas de Base Tecnológica

Esta incubadora mexicana fundada en 1995 es una iniciativa del Instituto Politécnico Nacional de México. Busca promover e impulsar diversos proyectos, pero tiene especial interés en apoyar a los emprendimientos de las áreas tecnológicas y de innovación con impacto social.

Desde el año 2000 aplica un Modelo de Incubación Robusta (MIR), que incorpora nuevas metodologías y técnicas para impulsar su trabajo como incubadora. Esto la ha convertido, desde entonces, en una de las mejores incubadoras del país.

10. UNINCUBE

Esta incubadora de empresas está vinculada con la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla. Fue fundada en 2007 y tres años después fue premiada como la mejor incubadora de alta tecnología de México. Aunque no es su único enfoque, puede ayudar a los interesados a internacionalizar su negocio.

Tiene un plan con tres etapas que busca concentrar su apoyo primero al emprendedor; en segundo lugar, al proyecto de negocio y, por último, a la ejecución del emprendimiento en marcha o la empresa en acción. En sus más de diez años ha apoyado a más de 130 empresas que han logrado consolidarse y salir al mercado.

11. CREAME

Es una incubadora y aceleradora colombiana que ofrece varios programas de formación para emprendedores. Busca impulsar con ellos a las empresas y proyectos apoyados para que se abran al mercado internacional.

Tiene más de 20 años de experiencia y ha contribuido al crecimiento de más de mil empresas. Tiene acuerdos con el Banco Interamericano de Desarrollo, la Organización de Estados Americanos, el Banco Mundial, entre otros organismos. Mantiene los apoyos abiertos para instituciones gubernamentales, universitarias, fundaciones y otras.

12. Incubadora de empresas ITESM

Surge como una iniciativa del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, en México. Ha apoyado a múltiples emprendimientos y cuenta con varias sedes en el país, así como con aceleradoras.

Busca impulsar a negocios con asesorías y también al dar estructura a los proyectos de empresas pequeñas para generar un impacto económico y social.

13. Conector

Esta incubadora de empresas española impulsa a emprendedores y sus startups en la fase inicial o seed. Apoya a los negocios seleccionados con formación, búsqueda de personal adecuado para completar los equipos y ayudarlos a asentarse para que tengan un funcionamiento óptimo como colegas dentro del proyecto.

Se mantiene bastante abierta con respecto al tipo de emprendimientos que acepta. Puede ofrecer servicios muy focalizados (como asesorías administrativas para manejar métricas o facturación) o más generales, si se trata de proyectos de innovación en el área tecnológica. Cuenta con espacios de oficinas públicas, financiamiento, asesorías, consolidación de equipos y formación.

14. Grupo Intercom

No podíamos dejarla fuera porque fue una de las primeras incubadoras de proyectos tecnológicos y, más específicamente, de proyectos que se desarrollan y consolidan en el mundo en línea.

Fue fundada en 1995 en España y tiene como casos de éxito a sitios como InfoJobs, iVoox, Emagister, Softonic, entre otros. Tiene 11 sedes en todo el mundo.

15. Socialab

Esta incubadora de empresas, con presencia en Argentina, Chile, Colombia, México y Uruguay, apoya a compañías dentro de sus primeras etapas. Se enfoca en proyectos que busquen generar un impacto social masivo para mejorar el bienestar y calidad de vida.

Promueve la innovación y sostenibilidad de los emprendimientos a los que apoya mediante talleres, bootcamps, consultorías y acceso a una plataforma web, así como a una serie de contactos importantes para potenciar el crecimiento, consolidación y desarrollo.

 

Elegir la incubadora de empresas adecuada es una decisión muy importante. Ten en cuenta los parámetros que ahora conoces y empieza tu camino hacia el éxito del mejor modo.

Guía Emprendimiento

 Guía Emprendimiento

Publicado originalmente en junio 22 2020, actualizado junio 22 2020

Topics:

Emprendimiento