Existió una época en la que los términos «emprendimiento» o «emprendedor» eran acompañados de mensajes en los que se pintaba una vida relajada, sin horarios fijos, oficinas a la orilla del mar y la libertad de hacer negocio únicamente con peces gordos. 

La vida real nos demostró que la vida de un emprendedor no es, ni por asomo, las vacaciones que muchos imaginaron. Al contrario, consta de superar el miedo al fracaso, trabajo duro, muchas horas de desvelo y una gran fortaleza para continuar. Pero todo vale la pena.

Así que queremos compartirte una guía para que tu emprendimiento, independientemente de su tamaño, empiece con algunos consejos valiosos.

Guía Gratis

Descubre los aspectos básicos para iniciar un negocio en Latinoamérica

Cuéntanos un poco de ti para acceder a la guía

Como verás, comenzar un negocio no debe tener como única meta obtener dinero. Incluso, un estudio realizado por la organización Recon indica que el 83,3 % de los emprendimientos busca generar un impacto social positivo, mientras que un 53 % se concentra en contenidos ambientales y un 19,3 % se enfoca en solo resultados económicos. 

Este aspecto es una de las filosofías del emprendimiento, ya que es más fácil adoptar nuevos modelos si se abandona la idea del dinero por el dinero, para darle preponderancia al bienestar común. 

La importancia de los emprendimientos

Se ha visto que los negocios y compañías que surgen de emprendimientos ayudan a que exista una creación de empleos constante en distintos países de América Latina y en España, con lo cual apoyan también la economía local y nacional donde se establecen. Así que su importancia va mucho más allá del triunfo individual.

Existen distintas maneras de iniciar, desarrollar y ofrecer una solución, de acuerdo con los tipos de emprendimiento, el objetivo detrás de su creación o el tamaño.

Gracias al emprendimiento no solo se apuesta por el talento local y nacional, sino que también se promueve la investigación y el desarrollo. Algunos de los proyectos buscan mejoras y propuestas innovadoras en las que se relacionan la tecnología y la ciencia, los acercamientos humanistas y, por supuesto, la diversidad de opiniones.

1. Innovación

Una innovación puede surgir del conjunto de ideas para emprender un negocio de una o más personas. Su objetivo es brindar un servicio o producto que aporte una solución a alguna problemática actual. Por lo tanto, al hacerse realidad brinda valor para aquellos a los que se dirige el proyecto. 

2. Adaptabilidad

Una de las características de un emprendimiento es su adaptabilidad y flexibilidad, pues al ser una idea nueva, esta pueda irse modificando y optimizando con el tiempo hasta convertirse en algo más sólido y estable. Sin embargo, como todo negocio, conforme crezca y pase el tiempo, continuará transformándose para adaptarse al momento en que se encuentre. 

3. Determinación 

La persona que se decide a hacer un emprendimiento debe tener una gran determinación para hacer de su visión una realidad. De lo contrario, su proyecto puede convertirse en una de las 8 de 10 empresas que fracasan en los dos primeros años

4. Paciencia 

Ningún emprendimiento será veloz. Como cualquiera requiere de tiempo para asentarse y lograr la rentabilidad esperada. Emprender no puede (ni debe) apresurarse, pues todo lleva un proceso para que el producto o servicio sea justo lo necesario que el emprendedor quiere entregar al usuario final. 

5. Escalabilidad 

Un emprendimiento debe tener la capacidad de crecer para que los ingresos comiencen a ser más altos que los costos. Además, junto con la característica de adaptabilidad, un nuevo proyecto debe encontrar la manera de escalar a largo plazo y seguir siendo rentable en el mercado en el que se encuentre. 

1. Emprendimiento pequeño

Generalmente estos negocios son creados en un ambiente familiar y se concentran en satisfacer sus propias necesidades económicas. Tienen además una oferta orientada a un entorno inmediato, como una peluquería de barrio o tiendas de abarrotes, por lo que no están pensados para que se conviertan en algo más grande.

2. Emprendimiento escalable

Aunque la mayoría de los emprendimientos son pequeños al comenzar, algunos tienen la mira puesta en metas y horizontes más amplios. De tal manera que crean las condiciones para que se puedan expandir, gracias a un modelo de negocio replicable, como las franquicias o los de índole tecnológica.

3. Emprendimiento social

El enfoque de estos proyectos está dirigido a ayudar en causas ambientales, culturales o sociales y se vincula con organizaciones sin fines de lucro. Debido a que ninguna de sus finalidades es generar ganancias, recibe donaciones para mantenerse, pero su meta más importante es crear conciencia en la sociedad para sumar esfuerzos.

4. Emprendimiento empresarial

Al contrario del social, el emprendimiento empresarial está en la búsqueda de la venta de productos o servicios que ofrezcan un valor agregado a sus consumidores, esperando recibir ganancias por ello.

5. Emprendimiento cultural

Se concentra en la promoción y la procuración de una oferta artística para ponerla al alcance de la sociedad; y que los artistas o autores tengan un espacio para difundir su trabajo. Proporciona entretenimiento y arte a la población a la que se dirige.

6. Emprendimiento tecnológico

Quizá sea el más conocido, aparece con mayor frecuencia en los periódicos y noticias del día a día. Desde Silicon Valley hasta el estudiante universitario que comienza una app con sus compañeros, el emprendimiento tecnológico logra hacer un buen cruce con la innovación, una forma creativa de resolver un problema y obtener ganancias. Es también el emprendimiento que lleva más propuestas a las incubadoras de empresas.

7. Emprendimiento innovador

Este emprendimiento se relaciona con lo tecnológico o lo científico. Puede iniciar como un proyecto de investigación que, después de meses de experimentaciones, llega a valiosas conclusiones y encuentra la oportunidad de resolver un problema, por lo que necesitará una considerable inversión para desarrollarse.

8. Emprendimiento incubador

Este modelo se utiliza en empresas de reciente creación. Si no se crean los productos en una compañía ya existente, se potencian gracias a la infraestructura y apoyo de una institución (como una universidad).

También existen las aceleradoras de empresas, que brindan programas intensivos de crecimiento a empresas que ya cuentan con un MVP (producto mínimo viable).

9. Emprendimiento de imitación

Si ya existe un producto que ha tenido éxito es obvio que nacerán otros negocios que querrán seguir dicho modelo para sus propios proyectos. Sin embargo, esto no quiere decir que únicamente se haga una copia y listo: el nuevo emprendimiento ofrecerá tendrá una ventaja considerable frente a su competencia. Su ventaja debe buscarse en otros aspectos como el precio, las facilidades de pago, la sencillez, mejor diseño, más funcionalidades que atienden necesidades específicas, etc.

10. Emprendimiento privado

Aquí hablamos del origen del capital para el emprendimiento. El dinero puede venir del bolsillo del emprendedor mismo, de sus inversores o de un programa creado por un grupo de empresarios; por lo cual no depende de estímulos públicos.

11. Emprendimiento público

Al contrario del privado, el emprendimiento público se nutre de los apoyos que se crean en las iniciativas gubernamentales, que además estimulan la economía a nivel local, regional y nacional, ya sea gracias a una convocatoria o un programa permanente.

Ya hemos mencionado la importancia del emprendimiento en el mundo, pero existen más datos que nos ayudan a comprender cómo se mueve y de qué manera afecta a las sociedades donde se establece. 

Datos estadísticos sobre emprendimiento 

Cambiar el mundo 

El emprendimiento femenino tiene por principal motivación cambiar el mundo con un 30 % de mujeres españolas con esa intención, seguido de un 28 % para crear altos ingresos y un 18 % por tradición familiar. Mientras que los hombres tienen como mayor motivación convertirse en sus propios jefes

América Latina y el Caribe en el emprendimiento 

Chile, México, Costa Rica y Colombia ocupan los primeros cinco lugares en el Ranking de Emprendimiento de América Latina

El estudio «Soft Landing in Latin America» reveló que México es el país más atractivo de Latinoamérica para los emprendimientos, pues tiene mayor vocación por crecer internacionalmente. Entre los sectores que más se han expandido se encuentran el tecnofinanciero, el comercio electrónico y el transporte y logística.  

Ecuador es uno de los países que lidera la tasa de emprendimiento en América Latina, pues de acuerdo con un estudio del GEM, un 15 % de su población adulta tiene un negocio establecido. Sin embargo, también tiene una tasa del 10 %  en descontinuación de negocio. 

La perseverancia y la paciencia son claves para sobrevivir 

Según la Asociación Mexicana de Capital Privado, solo el 35 % de los emprendimientos sobreviven los primeros 5 años. Esto puede deberse a errores en su gestión, la falta de una estrategia fuerte para incursionar en el mercado, una mala administración en la inversión y métricas mal calculadas. En general, varios de estos problemas se reflejan en una prisa que no permite pensar con calma el siguiente paso.

Las mujeres cada vez emprenden más

Según el Monitor de Emprendimiento Global (GEM) el 80 % de las mujeres participan en el emprendimiento un 80 % más que los hombres. Sin embargo, se enfrentan a muchos más desafíos que los hombres al momento de decidirse a emprender un negocio y hacerlo crecer. En el caso de España, este comportamiento es todavía más evidente: 9 mujeres tiene un emprendimiento por cada 10 hombres, superando la media de toda Europa.

Edades de quienes emprenden 

Aquellos que se deciden por realizar un emprendimiento cada vez son más jóvenes, pues rondan entre los 18 y los 35 años. Esto deja entrever el gran interés de la juventud por generar cambios en los modelos de negocio y el desarrollo integral de sus países de origen. 

Cuando inicies tu emprendimiento, te darás cuenta de que existen más obstáculos que respuestas. Pero no debes desanimarte, seguramente encontrarás muchos ejemplos de personas y equipos que forjaron su propio camino. Esto también es un indicador de la importancia de la creatividad y la paciencia en un emprendedor o emprendedora: Roma no se construyó en un día.

1. Synapbox

Synapbox ejemplo de emprendimiento exitoso

En 2015, la mexicana Cristina de la Peña junto con otros socios crearon la aplicación Synapbox. Esta plataforma de inteligencia artificial analiza las reacciones de las personas a través del uso de datos biométricos y permite a las marcas leer a los consumidores para conocer su reacción ante ciertos tipos de videos. 

Cristina, consciente del poder del video en las masas, decidió aprovechar este formato para ayudar a las marcas a sumarse a dicha tendencia de manera eficaz. Sin embargo, uno de los objetivos de Synapbox es eliminar por completo la complejidad en la forma en que las empresas obtienen las reacciones de sus audiencias tanto en comerciales, trailers, películas o cortometrajes. 

Con el paso del tiempo, esta aplicación se ha hecho de clientes de talla internacional, pues les ha funcionado como una especie de «focus group» evolucionado, ya que la tecnología permite reducir sesgos naturales y físicos, así como recolectar información de valor en tiempo real. 

Este es un gran ejemplo de emprendimiento, pues Cristina de la Peña brindó una idea novedosa al mercado con la intención de resolver una problemática actual de las marcas. La emprendedora mexicana ha sido reconocida por la revista Forbes en Estados Unidos como una de las promesas (menores de 30 años) dentro del mercado del marketing y la publicidad. 

2. Sinba 

Sinba ejemplo de emprendimiento exitoso

Sinba o «Sin basura» surgió con el objetivo de encontrar solución al problema de los millones de toneladas de alimento que se tiran año con año. La propuesta de este emprendimiento peruano es reciclar las sobras para utilizarlas como alimento porcino. 

Esta idea nació en 2015 mientras los creadores Bitia Chávez, Andrea Rivera y Philip Reiser comían en un restaurante en Lima. En ese momento se percataron de que los meseros retiraban los platos de comida con sobras y se preguntaron qué hacían con dichos restos. 

En su investigación descubrieron que tan solo un restaurante peruano puede llegar a generar entre 30 y 400 kilos de residuos de alimentos al día, por lo que en 2016 lanzaron un servicio de tratamiento de residuos orgánicos de restaurantes. 

Actualmente, Sinba asesora a diversos restaurantes sobre cómo gestionar sus residuos orgánicos y comercializa el alimento a porcicultores, quienes también reciben asesoramiento para el manejo de sus residuos. 

Para el año 2021 este emprendimiento logró reciclar más de 2000 toneladas de residuos orgánicos y ha abierto una red de recolección en hogares también. De igual manera, educa sobre el aprovechamiento del 90 % de la basura generada y ha capacitado a más de 3000 personas sobre el tema. 

Gracias a su impacto social y ambiental positivo ha logrado convertirse en una empresa B Certificada y en 2020 fue seleccionada por parte de la ONU como una de las 28 organizaciones más innovadoras del mundo para lograr Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

3. Crehana

ejemplo de emprendimiento exitoso: Crehana

Crehana es una plataforma de aprendizaje en línea desarrollada en Perú en 2015 por los emprendedores Diego Olcese Díaz y Rodolfo Dañino. Actualmente ofrece más de 800 cursos en 22 diferentes categorías. Además, cuenta con certificaciones de 4 meses avaladas por universidades. Tienen más de 500 graduados y esperan cerrar el 2022 superando esta cifra en más de 3000. 

<< Descarga la guía completa de emprendimiento en Latinoamérica >>

En 2021 la plataforma educativa concretó un récord en la región tras obtener de forma exitosa 70.000.000 USD en una ronda de inversión serie B, en alianza con General Atlantic. Este gran avance ha ido cumpliendo con los objetivos propuestos por sus creadores de consolidarse como una de las «EdTechs» más importantes a nivel regional y en países clave como México, Perú y Colombia. 

Entre los últimos planes de expansión para este emprendimiento, los creadores se proponen potenciar su unidad de negocio con la creación de «Crehana for business», que tiene por objeto impulsar la capacitación de startups. Se dirige a empresas de América Latina para brindar paquetes de producto especializados, a fin de cubrir necesidades específicas en sus líneas de negocio. Esperan que esta alternativa siga en crecimiento y represente más del 85 % del total de ingresos para la compañía.  

4. Mamotest 

ejemplo de emprendimiento exitoso: Mamotest

Mamotest es una organización de telerradiología especializada en la detección de cáncer de mama, que brinda servicios asequibles y de alta calidad en lugares vulnerables en Latinoamérica. Este emprendimiento fue ideado por Guillermo Pepe en Argentina con el gran e impactante objetivo de reducir drásticamente la mortalidad de esta enfermedad. 

Actualmente Mamotest tiene presencia en 12 centros en toda América Latina en donde han sido atendidas más de 350.000 mujeres con servicios como mamografía digital, mamografía 3D, ecografía mamaria y biopsia por estereotaxia. 

En este año 2022, Mamotest ganó el Premio de Sostenibilidad Zayed en la categoría «Salud» en Abu Dhabi. Este premio fue otorgado por su solución basada en telemamografía que trasciende barreras socioeconómicas y geográficas al aumentar el acceso de las mujeres al diagnóstico temprano del cáncer de mama. 

Este emprendimiento es la primera pyme de América Latina en ganar este reconocimiento y planea escalar sus operaciones a más de 1.000.000 de personas en un periodo de 5 años. 

6 consejos para tener un emprendimiento exitoso

Ahora que has conocido esta lista de emprendimientos inspiradores, te daremos algunos consejos para convertir tu idea novedosa en una realidad rentable, que impacte en la sociedad y el mundo en general. 

1. Mantén un aprendizaje constante

Una clave de un emprendimiento exitoso es conocer y reconocer que una idea puede seguir modificándose hasta perfeccionarla, y que el o los emprendedores deben mantenerse en constante aprendizaje para potenciar sus objetivos.

A nadie le gusta equivocarse, sobre todo cuando existe una inversión de recursos y esfuerzos de por medio. Pero este ejercicio de humildad será más positivo que incómodo, porque gracias a él podrás aceptar tus puntos fuertes y localizar tus oportunidades de mejora.

Del mismo modo, cada nuevo reto te dejará un nuevo aprendizaje: ya sea uno que tú adquiriste y que robustecerá tu experiencia profesional, o uno que te obligó a contactar a otra persona con el conocimiento que necesitabas y así logras una colaboración valiosa. 

2. Establece un objetivo y propósito claros 

La diferencia entre un propósito y un objetivo radica en que el primero está más ligado con una aspiración en la que se puede involucrar toda una comunidad y su calidad de vida: no se puede medir con números y es una inspiración, incluso para momentos complicados.

El objetivo, al contrario, es medible. Nos muestra si las decisiones que tomamos ayudan a alcanzar el propósito y, por lo tanto, es ajustable. Si damos una vuelta equivocada cambiamos el rumbo. Al emprender sin rumbo, será sencillo perdernos.

Muestra tus objetivos en tus grandes planes e incluso en las cuestiones cotidianas, como una reunión de negocios.

3. Abraza tu paciencia 

Algunos negocios pegan de inmediato y se convierten en un éxito legendario. Pero la mayoría, no. Líneas arriba te señalamos que muy pocos emprendimientos cruzan la barrera de los dos años, principalmente por la voracidad y la prisa con la que toman decisiones.

Si lo que esperas es hacerte millonario de la noche a la mañana, quizá es mejor que compres un boleto de lotería. Un emprendimiento tendrá muchos tropezones antes de despegar, pero todo lo que aprendas será en beneficio de tu proyecto. Ve paso a paso y no quites tus ojos del objetivo.

4. Trabaja en equipo

Aunque tengas la fortuna de estar respaldado por un inversionista generoso o una fortuna familiar, lo que hace a un emprendimiento un proyecto sólido es la suma de los talentos involucrados. Siempre hay alguien que tiene más experiencia en un tema, o que tiene un punto de vista distinto y enriquecedor: búscalos en cada oportunidad que tengas e inclúyelos en tu equipo.

Súmalos por etapa, proyecto o de manera permanente, dependiendo de lo que el negocio requiera. Sin embargo, nutrirte de la experiencia de otros puede ser una de tus mejores inversiones.

5. Dedica tiempo «a lo aburrido» también

Nos referimos a todo lo que tiene que ver con procesos legales y administrativos, que quizá no sean lo que más motivación te dan para levantarte por las mañanas. Aun así, son clave para que un negocio funcione. Registrar la marca, pagar impuestos, poner en orden contratos, solicitar permisos de operación… hazlo tan pronto como puedas. Es algo inevitable y te quitará dolores de cabeza cuando sea momento de auditorías o visitas de inspectores.

6. No concentres toda tu atención solo en las ganancias

Eso suena fácil cuando no hay que pagar rentas de locales, licencias de software, sueldos, impuestos, servicios y otros. Y siempre debes tener en cuenta el margen de utilidad. Pero llega un momento en que cualquier empresa se enfrenta ante un obstáculo para su propio desarrollo: la zona de confort. Si no eres capaz de tomar riesgos, tu proyecto se estancará.

Seguro tienes una entrada de dinero para que tu emprendimiento se mantenga, pero no hay espacio para innovar, para aprovechar tu creatividad o para abrir nuevas puertas. Trata de encontrar un balance entre lo que te genera dinero y lo que te genera inspiración. Verás que no es tan complicado y tu proyecto te lo agradecerá.

Cuando tengas un plan en mente, puedes explorar un simulador de negocios para animarte a hacer algo diferente. Recuerda que los pasos clave para crear una empresa pueden variar según tus objetivos, pero toma en cuenta estos consejos para mantenerte en el camino correcto. 

¿Necesitas más inspiración? Qué tal si les preguntamos a los que ya han probado las mieles del éxito y las lecciones del fracaso.

8 frases de emprendimiento que te inspirarán 

Si necesitas más inspiración para llevar a cabo ese emprendimiento que tienes en la cabeza, puedes consultar las frases de aquellos que lograron llegar a la meta. La experiencia y la sabiduría de los que han hecho de sus ideas un negocio altamente rentable pueden ser un gran motivador para ti en estos momentos. 

1. El mundo le pertenece a aquellos que se deciden a dar el siguiente paso

Frases de emprendimiento: Phil Libin

2. Enfócate en tu camino y no dejes que los obstáculos te distraigan de lo que quieres

Frases de emprendimiento: Steve Jobs

3. Con paciencia y esfuerzo verás los frutos de tu trabajo tarde o temprano

Frases de emprendimiento: Biz Stone

4. Las ideas más locas pueden llegar a convertirse en la innovación que el mundo espera

Frases de emprendimiento: Josh James

5. Cuando te enfocas en la esencia de tu idea, la ganancia llegará por sí sola

Frases de emprendimiento: Tony Hsieh

6. Trabaja duro para que aquello que tienes en tu mente se vuelva una realidad

Frases de emprendimiento: Estée Lauder

7. Los errores son parte del camino, pero superarlos y aprender de ellos es parte del éxito

Frases de emprendimiento: Arianna Huffington

8. El emprendimiento puede ser solitario, pero en el camino encontrarás a aquellos que te ayudarán a hacer realidad tu idea

Frases de emprendimiento: Sophia Amoruso

Conoce más inspiración por parte de los emprendedores de éxito.

Sabemos que el primer paso es el más difícil. Pero puedes encontrar mucha información para arrancar de manera más fuerte. Pon atención a lo que sigue, porque tal vez encuentres una respuesta para el empuje inicial.

Algunas ideas para comenzar tu propio emprendimiento

Mira y escucha lo que pasa a tu alrededor

A veces, las oportunidades están ahí afuera, esperando que alguien se dé cuenta. Una de las grandes ventajas de un emprendimiento es que resuelve un problema que los demás han pasado por alto. Concéntrate en un sector específico, tal vez uno en el que tú te mueves diariamente (ya sea por tu profesión, nivel socioeconómico, género, situación civil, etc.) y escucha cuáles son los retos que otras personas como tú enfrentan diariamente. Quizá ahí está tu nicho. Además, evalúa cuanto antes tus factores críticos de éxito.

Pon los pies sobre la tierra

Si te conviertes en un emprendedor, incluso en uno con éxito, no vas a saborear las ganancias de inmediato. Tendrás que desvelarte y decirle adiós a tu tiempo libre, a los gastos que ahora puedes permitirte y a una vida libre de estrés.

Por supuesto, no queremos desanimarte. Al contrario: solo esperamos que no veas de manera romántica este viaje. Te aseguramos que será divertido y tendrás muchísimos aprendizajes, pero tampoco será como un paseo en el parque.

Una gran ayuda para ti puede ser el growth hacking, que explora formas de hacer crecer tu negocio con menos esfuerzo y menor cantidad de recursos invertidos.

Busca apoyos

A nivel gubernamental o en el sector privado existen distintas maneras de hacerse de un capital inicial que te ayude a despegar. A veces hay oportunidad de mezclarlos, ya que el emprendimiento favorece a la economía local, por eso busca las distintas convocatorias que haya en tu estado o localidad.

Únicamente te recomendamos buscar asesoría y asegurarte de contar con todos los documentos y requisitos necesarios para solicitar y beneficiarte de estos apoyos, y no perder estas oportunidades.

Crea un nombre y compártelo donde sea posible

Antes de cualquier cosa, una vez que ya tengas tu gran idea y su propósito principal, vas a necesitar un nombre. Con él podrás presentar tu proyecto y tendrás una marca con la que podrán identificar tu producto o servicio. 

No lo tomes a la ligera, porque tendrás que registrar ese nombre para que nadie más lo tome y no te confundan con otro proyecto. Es con el que identificarán tu página web, redes sociales, tu razón social, bueno: es a quien le escribirán cheques y harán transferencias bancarias.

Así que contrata a un especialista para que te ayude a seleccionar o crear el mejor nombre para tu marca (como una agencia de marketing) para que sea fácil de recordar, registrar y utilizar en el mundo digital. También puedes inspirarte en algunos nombres exitosos para negocios y ver cómo algunas empresas estructuraron los suyos. 

Acércate a los que podrán darte un soporte

Tal vez, al iniciar, tengas que pedirle ayuda a tus amigos o familiares. Si cuentas con alguien en tu círculo social más cercano, aprovéchalo. No hay colaborador más ferviente que aquel que cree en tu proyecto, y si lo tienes cerca, mejor aún.

Si además encuentras una persona o dos que aporten su experiencia para los primeros pasos de tu negocio, no las rechaces. Paga su tiempo en la medida de tus posibilidades, pero no trates de convencerlas de trabajar contigo gratis. 

Busca conocimiento de manera continua

Inscríbete a cursos, diplomados o capacitaciones en temas como emprendimiento, creación de negocios, administración, creatividad y estrategias para atraer inversionistas, entre otros. Acércate a profesionales que presten servicios u ofrezcan charlas en las que compartan consejos o estrategias útiles para tu negocio.

Si al hacer una investigación encuentras a otros profesionales que están en tu mismo campo y buscan colaboraciones, contáctalos. Ahí puedes armar tu primer gran equipo, experimentar y aportar un legado importante.

Como sea que decidas iniciar, de acuerdo con tu tipo como emprendedor, recuerda que tu esfuerzo rendirá frutos si lo diriges de manera adecuada.

No hay una fórmula mágica para emprender un negocio de forma exitosa, pero sí existen muchos libros de liderazgo, webinars, conferencias y artículos que pueden nutrirte en distintos niveles. Si todo sale bien, serás uno de los casos de éxito que citaremos en un futuro no muy lejano.

Cuáles son aspectos básicos para emprender y poner en marcha un negocio exitoso en los distintos países de Latinoamérica.

 Guía Emprendimiento

Publicado originalmente el 26 de abril de 2022, actualizado el 29 de abril de 2022

Topics:

Emprendimiento