Emprender es el proceso de fundar una empresa o mejorarla con el objetivo final de generar ingresos. A menudo entraña riesgos y mucha incertidumbre, pero también es una oportunidad para superar esos desafíos y aprender a administrar diversos aspectos de una operación comercial. Desde el marketing y la contabilidad hasta la logística y otros sectores, los emprendedores conocen todas las facetas de un negocio.

<< Descarga gratis el kit para crear un plan de marketing para tu start-up >> 

Sin embargo, esto no es tarea fácil. Los datos revelan que el 90 % de las startups fracasan: 21,5 % en el primer año, el 30 % al segundo año, 50 % al quinto año y el 70 % al décimo año. 

A pesar de esta cifra desalentadora, la idea de convertirse en emprendedor sigue resultando muy atractiva. Al igual que otras actividades de alto riesgo, atrae a amantes de la adrenalina que, lejos de verlo como una advertencia, se sienten estimulados ante este desafío.

Después de todo, un emprendedor es alguien arriesgado; sabe identificar una necesidad comercial y desarrolla un producto o servicio para satisfacerla. Como lo afirma Howard Stevenson, profesor de la Facultad de Negocios de Harvard, «el emprendimiento es la búsqueda de oportunidades que va más allá de los recursos disponibles».

Esto significa que los emprendedores dedican tiempo, energía y recursos para crear una oferta única que despierte el interés de los consumidores. Siguen adelante a pesar de cualquier limitación (por ejemplo: falta de presupuesto, capital activo, instalaciones para la producción, etc.).

Y no olvidemos que todo riesgo tiene su recompensa. Emprender un negocio es una de las actividades comerciales más creativas, y puede traer muchísimas satisfacciones a nivel personal.

Tendencias y estadísticas para los emprendedores

En general, algo es seguro acerca de la tendencia emprendedora: crece cada vez más. De acuerdo con la revista NEO:

  • el 71 % de las mujeres encuestadas consideran que generar un ingreso adicional es uno de los principales beneficios de emprender;
  • el 69 % de los encuestados menores de 35 años preferirían tener un negocio relacionado con ecommerce;
  • el 58 % de las mujeres encuestadas ven las ventas directas como una oportunidad para comenzar un negocio;
  • el 77 % de los encuestados mayores de 35 años consideran el trabajo independiente como la principal opción para emprender un negocio nuevo;
  • el 64 % de los encuestados consideran que obtener el capital necesario para invertir es uno de los tres principales retos a la hora de querer emprender.

En el caso de España, a pesar de la situación vivida por la pandemia de la COVID-19, el emprendimiento también creció: 

emprendimiento espana 2020

Imagen de La Vanguardia

Aquí tienes algunos datos interesantes: 

  • Si bien las habilidades y la experiencia son fundamentales para el éxito de una nueva empresa, ignorar las necesidades del mercado y la falta de capital son dos de las principales razones por las cuales un negocio puede fracasar. 

por que fracasan las nuevas empresas

Imagen de Nubo

  • Más del 40 % de los emprendedores en 35 de 50 países tiene una motivación en común: lograr una diferencia en el mundo. (HubSpot)
  • Los emprendedores buscan lograr un mayor impacto social y económico positivo a través de la resolución de problemas o necesidades sociales. (El Financiero)
  • El 70 % de las pequeñas empresas son operadas y son propiedad de una sola persona. (Review42)
  • 33 % de los propietarios de estos negocios trabajan unas 50 horas a la semana. (Business Efforts)
  • Algunos emprendimientos nuevos no cuentan con un presupuesto regular. Si bien 58 % poseen un presupuesto específico anual, otro grupo muy relevante (42 %) debe solicitar recursos ad hoc para funcionar cada año. (IDB)
  • Los 6 niveles más altos de TEA (Total Early-stage Entrepreneurial Activity) se encuentran en América Latina y el Caribe. (HubSpot)
  • A raíz del COVD-19, América Latina experimentó un crecimiento total de 230 % del comerció electrónico, destacándose Perú y México. (Statista)
  • A pesar de recibir menos financiación, las empresas emergentes fundadas por mujeres generan el doble de rentabilidad, y han demostrado ser mejores pagadoras. (Forbes Centroamérica)

Para crear una empresa, se deben seguir algunos pasos iniciales. Analicemos cada uno de ellos.

1. Determina el marco legal de tu empresa

Para empezar, debes decidir el tipo de empresa que quieres tener desde una perspectiva legal. Esto podría cambiar a medida que tu empresa crece. Las opciones más populares incluyen:

  • Empresa unipersonal. En una empresa constituida por un solo individuo, que es el único responsable desde el punto de vista legal e impositivo. Si bien esta opción es fácil de organizar, puede resultar problemática a la hora de conseguir fondos, ya que implica pedir a los financistas que inviertan en una persona, en lugar de una empresa. Además, el propietario es  el único responsable en caso de deudas o pérdidas.
  • Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL). Las SRL son sociedades mercantiles con un determinado número de socios. Estas son más difíciles y costosas de conformar, pero tienen algunas ventajas impositivas y protegen a sus propietarios de ser responsables únicos (de ahí viene su nombre).

2. Elige y registra tu nombre comercial

Seleccionar y registrar el nombre de tu empresa puede parecer divertido pero, en la práctica, es un proceso legal que requiere mucha documentación y que podría tener repercusiones importantes en el futuro.

Si vas a fundar una SRL, tu nombre quedará inscrito automáticamente cuando registres tu empresa ante el estado. Primero, haz una búsqueda de marcas registradas; en México puedes hacerlo en el servicio de consulta externa del IMPI y en España puedes verificar esta información en el portal de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Esto es importante porque debes corroborar que el nombre que quieres para tu marca está disponible. Puedes registrar tu nombre y logotipo por aproximadamente 300 USD.

3. Asegúrate de contar con las licencias y permisos correspondientes

Ahora tienes que asegurarte de contar con todos los permisos y licencias para operar legalmente. Si vendes «bienes tangibles» (es decir, productos físicos) necesitarás un permiso de venta. Esto te habilitará para cobrar un impuesto a las ventas a tus clientes. En algunos países, este permiso también se requiere para empresas que ofrecen servicios.

Asesórate en la página de economía del gobierno y en el sitio web del ente recaudador de impuestos correspondientes a tu país. Seguramente, allí también hallarás otros recursos y herramientas útiles para la conformación de tu empresa.

4. Decide cuál será tu declaración de misión y visión

¿A qué se dedica tu empresa? ¿Qué valores tiene? ¿Qué problema ayudas a resolver? ¿Cómo planeas hacer del mundo un lugar mejor? La misión y visión responderán estas preguntas.

Este paso será clave en tu estrategia de marketing. Las marcas con una identidad clara y una misión y visión sólidas producen contenido más auténtico y relevante, que comunica eficazmente sus valores principales. Si necesitas inspiración, echa un vistazo a los sitios web de tus startups favoritas. ¿Cuál es su misión? ¿Cómo comunican su visión?

5. Consigue financiamiento para tu nuevo negocio

Quienes hayan fundado una o varias empresas te dirán que siempre hay dinero para los proyectos relevantes. Si tienes ideas valiosas, las ejecutas con eficacia y comunicas claramente tu propósito, no deberías tener problemas para conseguir financiación. Pero, si careces de estas cualidades básicas, ni todo el dinero del mundo podrá ayudarte.

En lugar de preocuparte, céntrate en determinar qué estrategia de financiación sería la más adecuada para tu negocio. Piensa cómo puedes ofrecer valor a tus clientes y a tus posibles inversionistas. Echa un vistazo a las opciones más comunes:

Autofinanciamiento

El autofinanciamiento tiene muchas ventajas sobre las demás formas de financiación: no genera intereses y te permite mantener el control de tu empresa y sus acciones, entre otras cosas.

El autofinanciamiento es precisamente eso: no depender de fondos externos para impulsar el crecimiento del negocio. En lugar de pagar créditos y préstamos, los ingresos se vuelven a invertir. Las empresas que se autofinancian mantienen costos bajos y crecen a un ritmo sostenible. Son muchos los ejemplos de empresas multimillonarias, como Apple, que comenzaron en una cochera o un sótano. 

Algunas de las estrategias de autofinanciamiento incluyen: ahorros personales, préstamos o tarjetas de crédito.

El financiamiento con recursos propios ofrece algunas ventajas menos evidentes: requieren pocos trámites (llenar una solicitud y presentar una aval),  no existe un objetivo específico para el dinero (puedes utilizar el efectivo en lo que quieras o necesites) y puedes pagar tu crédito en parcialidades.

Si eliges este esquema de financiación, recuerda que internet ofrece recursos gratuitos para emprendimientos, las redes sociales son una alternativa de marketing muy asequible y las ventas en línea cuestan una fracción de los gastos generales de las tiendas físicas. Para generar ingresos en las primeras etapas de tu negocio, revisa tu modelo comercial y usa un esquema que permita generar ingresos recurrentes; por ejemplo, suscripciones, en lugar de ventas por única vez.

Préstamos para pequeñas empresas y capital de riesgo

Los préstamos para pequeñas empresas proporcionan una fuente de financiación que favorece los modelos empresariales más tradicionales: prometen sumas de dinero importantes, pero, a menudo, con muchas implicaciones. Si estás pensando en esta opción, debes estar preparado para presentar un plan comercial claro y meticuloso, y para dar cuenta de cada centavo que gastas.

En el otro extremo, tenemos el capital de riesgo. Los inversionistas de capital de riesgo destinan importantes cifras a ideas que prometen un crecimiento rápido y masivo. Muy pocos emprendimientos cumplen con estos requisitos. Los que lo logran, deberán negociar parte del control del negocio (ceder un porcentaje de las acciones) y una porción de las ganancias a cambio de este tipo de financiación.

Un cheque por varios millones parece emocionante hasta que te das cuenta de que vas a trabajar para tu inversionista. Pregúntate: ¿lo que me ofrecen vale un 25 % - 75 % de mi negocio? Es fundamental hallar a alguien que comparta tu visión y te ofrezca apoyo, experiencia, distribución, asesoría o cualquier beneficio extra, además del dinero.

Recurrir al financiamiento externo también es válido. Significa que alguien creyó lo suficiente en lo que haces como para invertir en ti. Además, la entrada de dinero cuando recién comienzas establece una diferencia enorme a la hora de consolidar tu empresa.

Socio silencioso

Otra opción es trabajar con un socio silencioso. Al igual que los inversionistas de capital de riesgo, es alguien que destina grandes sumas de dinero a un proyecto y espera ganancias significativas. Pero a diferencia de ellos, los socios silenciosos no desean participar en tus decisiones comerciales. Como no tienen voz en tus negocios, se consideran inversionistas.

Financiación colectiva

Los sitios de financiación colectiva, como Venturize y Conecta Financiación, son un nuevo tipo de financiamiento que ofrecen muchas ventajas a los emprendedores. La financiación colectiva proporciona dinero sin tomar participación ni quitar autonomía. Estas plataformas te permiten dirigirte directamente a tus seguidores y usuarios potenciales. Esto promueve el crecimiento a futuro y, al mismo tiempo, aumenta el capital.

Los sitios de financiación colectiva también funcionan como plataformas de marketing. Tu contenido, branding y misión atraerán a los usuarios a tu campaña y, con suerte, los motivará a respaldar tu proyecto.

Como los inversionistas de este modelo no tienen participación accionaria ni puestos en la junta directiva de tu empresa, tienes que darles algo a cambio. Las campañas en estas plataformas suelen ofrecer premios o recompensas a cambio de su contribución; por ejemplo, acceso anticipado a tu producto, boletos para un evento, algún taller, recursos, etc. Aquí tienes otra oportunidad de aprendizaje: diseñar una campaña para financiación colectiva te obliga a considerar el valor que de los productos o servicios que ofreces a tus clientes.

Amigos y familiares

Seguramente tus padres no tienen tanto dinero como una empresa de capital de riesgo o un banco, pero pueden creer en ti y ofrecerte términos mucho más flexibles. Los amigos y familiares pueden ser una excelente fuente de capital inicial; en especial, si eres joven e inexperto. Es más probable que tus conocidos inviertan en tu potencial y en tu ética de trabajo (porque te conocen) que un inversionista que quiere ver pruebas que aún no tienes.

Programas especiales

Hay industrias enteras dedicadas a ayudar a quienes quieren empezar un emprendimiento: desde los espacios de trabajo compartido hasta los software de CRM y las subvenciones del gobierno.

El reciente crecimiento exponencial de los emprendimientos ha llevado a que gobiernos locales, estatales y nacionales, universidades e incubadoras de negocios atraigan y fomenten el desarrollo comercial. Las incubadoras y los aceleradores de startups son programas altamente competitivos que ofrecen capital inicial a las nuevas empresas. Quienes participan en ellos reciben, además de financiación, tutoría y recursos educativos que, de lo contrario, estarían fuera de su alcance. En HubSpot, contamos con algunos programas especiales:

  • HubSpot para Startups ofrece software, educación y asistencia técnica para empresas nuevas y en desarrollo.
  • HubSpot Academy proporciona educación gratuita en ventas, diseño, marketing y mucho más.

6. Redacta el plan de marketing

Cuando tengas la licencia para operar y el nombre de tu empresa, deberás empezar a crear una presencia online y contar tu historia. Primero, piensa en el consumidor objetivo. Haz preguntas como:

  • ¿Quién quiere lo que vendo?
  • ¿A quién le parecerá útil?
  • ¿Quiénes promocionarían mi producto o servicio?

Piensa en quiénes son estas personas y con qué mensaje se sentirían más identificadas. Piensa en sus intereses, objetivos y problemas, su rango de edad, a qué se dedican y qué redes sociales utilizan, entre otras cosas.

Usa las respuestas para crear buyer personas con la ayuda de nuestras plantillas gratuitas. Se trata de perfiles detallados diseñados para ayudarte a entender mejor las necesidades de tu cliente objetivo. A la hora de tomar decisiones, siempre debes tener en cuenta a tus buyer personas.

plantillas buyer persona para iniciar tu negocio

Consejos para emprender un negocio con éxito 

No hay una receta infalible para el éxito que se aplique a todas las empresas, porque gran parte de emprender un negocio gira en torno a crear nuestro propio camino y hacer lo que nadie ha hecho. Dicho esto, hay algunas características y buenas prácticas clave que los mejores emprendedores tienen en común:

Elige los motivos correctos

No empieces queriendo ser un millonario. Identifica una necesidad o un problema y busca maneras de resolverlo. Concéntrate en el proceso, no en el posible resultado.

Patricia Armendáriz, una de las mujeres más poderosas e influyentes en México, según la revista Forbes, aconseja que lo primero que se necesita para ser un buen emprendedor es la pasión interna y lo segundo, una vez identificada la actividad que más te mueve, es preguntarte si dicho interés tiene un efecto social. 

Prioriza el aprendizaje por sobre los ingresos (al menos al principio)

Tu experiencia previa (tanto en tu trabajo diario como en emprendimientos pasados) suele ser fundamental. El 98 % de los fundadores de empresas encuestados dijo que su experiencia laboral previa fue «extremadamente importante» para alcanzar el éxito. De acuerdo con un estudio del Reino Unido, al menos el 50 % de las ideas para startups proviene de experiencias obtenidas en empleos anteriores.

Según el empresario mexicano Arturo Elías Ayub, algo que debes conocer (y tener gusto por ello) son los números para saber qué es lo que está pasando en tu negocio. Cuando aprendes a manejar y conocer tus números puedes tener la certeza de dónde estás vendiendo más, dónde estás gastando mucho y dónde necesitas gastar menos. 

Prepárate para tener suerte

La suerte es un factor importante que nadie puede predecir totalmente. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para que la fortuna esté de tu lado:

  • Las personas afortunadas sociabilizan
  • Las personas afortunadas dan discursos continuamente
  • Las personas afortunadas planifican (y ponen en práctica sus planes)

Entiende que la ejecución es todo

Guy Kawasaki dijo, y con mucha razón: «Tener ideas es fácil, lo difícil es implementarlas».

Si eres el primero que ejecuta una idea en el mercado, puedes aprovechar la «ventaja del precursor». En pocas palabras: si eres el primero que incursiona en el mercado con una buena idea, tu competencia tendrá que alcanzarte. Factores como el reconocimiento de marca y costos de cambio trabajan a tu favor y dificultan a otros la tarea de replicar tu éxito.

El ejemplo por excelencia es Amazon. Para cuando su nivel de popularidad llevó a la competencia a fundar sus propias tiendas de libros online, Amazon ya había acaparado gran parte del mercado, lo que hacía que competir con ella fuera casi imposible. Fue su ejecución (y no su brillante idea) lo que cambió la manera de comprar en el mundo.

La ejecución es un hábito que puedes infundir en el ADN de tu negocio. Conviértela en tu prioridad para desarrollar una cultura de acción y ejecución.

Acepta la incertidumbre y el riesgo

Crear tu propia empresa es, esencialmente, un camino hacia lo desconocido. Si no puedes manejar la incertidumbre, tal vez no tienes lo que se necesita para ser un emprendedor. El riesgo no solo es un elemento fundamental en todo emprendimiento, sino que también suele relacionarse directamente con el éxito: cuanto más grande es el riesgo, mayor podría ser la recompensa.

Pero ¿a qué tipo de riesgos se enfrenta un emprendedor? A continuación profundizamos acerca de los 4 riesgos principales: 

1. Riesgo de demanda

¿Los consumidores tienen interés en tu producto o servicio? El riesgo de demanda es el deseo de los clientes de comprar o adoptar una oferta.

2. Riesgo tecnológico

Los emprendedores corren riesgos cuando necesitan recurrir a la ingeniería o la investigación científica para crear un producto. Por ejemplo, si planeas encontrar la cura para una enfermedad, deberás asumir los riesgos si el desarrollo científico fracasa.

3. Riesgo de ejecución

Para tener éxito como emprendedor, también debes ser un líder fuerte. El riesgo de ejecución se usa para describir la capacidad del emprendedor a la hora de crear un equipo de empleados y socios fuertes para llevar a cabo los planes.

4. Riesgo financiero

Todos los emprendedores corren riesgos financieros, y es muy común que usen fondos personales para impulsar el crecimiento de sus empresas. Deben operar confiados en que serán capaces de acceder a capital externo de otras fuentes de financiación, como inversionistas, inversores de riesgo y financiación colectiva.

No temas el fracaso: aprende de él

Los estudios demuestran que uno de los indicadores más claros del éxito futuro para los emprendedores son los fracasos pasados. Puede parecer contradictorio, pero considera el fracaso como una herramienta de aprendizaje. En la actualidad, el mantra de las startups es: «persevera y triunfarás». Muchas empresas de la talla de Airbnb y Uber tuvieron que intentarlo varias veces hasta tener éxito.

El fundador de Waze, tras analizar los retos a los que se enfrentan los emprendedores de América Latina, destacó algo muy importante sobre el fracaso: «Si aceptas el fracaso como parte del viaje, entonces vas a decir “bueno, voy a intentar ciertas cosas, unas van a funcionar, otras no. Pero la mejor forma de tener éxito, es fracasando, pero rápido. Si fracasas rápidamente, tienes tiempo para intentar otra y probar otra cosa”, entonces fracasar rápido es crítico».

A la larga, es mejor centrarse en desarrollar un producto con prestaciones mínimas, y basar su lanzamiento y optimización en la opinión de los usuarios, que tratar de tener éxito a la primera con la idea no probada de un producto «perfecto».

Los riesgos que puedas asumir dependerán del tipo de empresa y tus circunstancias. Por ejemplo, comprar un nombre de dominio no implica el mismo nivel de compromiso que crear un prototipo. Lo importante es que crezcas a partir de tus fracasos y estés dispuesto a probar ideas que podrían no funcionar.

Si necesitas un poco más de inspiración no dejes de leer la historia de los emprendedores que cambiaron el mundo

Emprender es un proceso de aprendizaje y, al mismo tiempo, un camino de descubrimiento. No tienes que saber todo para animarte a dar el primer paso, y cuando empiezas a crear tu propia empresa, casi todo se aprende haciendo. Ya tienes las herramientas y la información que necesitas para empezar. ¡Manos a la obra!

Si necesitas más información para dar el primer paso para ser tu propio jefe o jefa, también puedes consultar nuestra Guía completa para el emprendimiento en Latinoamérica

Cómo crear un plan de marketing donde podrás desarrollar tus esfuerzos de marketing, tu equipo, tu estrategia y el mensaje de tu marca.
 Startups Guía

Publicado originalmente el 02 de noviembre de 2021, actualizado el 02 de noviembre de 2021

Topics:

Emprendimiento