«Marca personal» puede parecer un oxímoron. La palabra «personal» se refiere a un individuo, mientras que «marca» se asocia comúnmente con empresas o colectivos. Ciertamente, parece que esos términos no deberían ir juntos.

<< Descarga gratis la guía con consejos para vender en las redes sociales >> 

Pero al consultar el Diccionario de la Lengua Española vemos que marca es la «señal que se hace o se pone en alguien o algo, para distinguirlos, o para denotar calidad o pertenencia».

Desde esta perspectiva «una marca personal» simplemente significa el esfuerzo de un profesional para sobresalir. Es algo sencillo, inteligente y esencial en el mercado ultracompetitivo de hoy.

Todos conocemos los beneficios de una marca exitosa en las organizaciones. 77 % de los especialistas afirma que el reconocimiento de marca es su meta principal, y una marca consistente aumenta la rentabilidad en 23 %, de acuerdo con los datos recopilados por Venngage. Además de impulsar las ventas, una marca efectiva puede atraer talento de calidad.

Al construir una marca personal sólida te vuelves más visible en la industria. Además de que mejora tu reputación entre los reclutadores y directores, deja una impresión mucho más duradera en el networking tanto presencial como online, y te ayuda a vender más. 

A continuación, verás los componentes esenciales de una marca personal sólida y los ejemplos de personas que han dado en el clavo en el manejo de su propia marca.

¿Por qué es importante hacer una marca personal?

Como vendedor profesional, cultivar tu imagen personal conlleva beneficios tanto para ti como para tus clientes. Considera los siguientes 4 puntos a favor de tu comenzar tu marca personal:

1. Tus prospectos decidirán fácilmente si quieren trabajar contigo

Un perfil genérico de LinkedIn no brinda una sensación de familiaridad ni confianza en tus compradores potenciales. De hecho, es posible que al leerlo les surjan más preguntas que respuestas: ¿es esta una persona en la que puedo confiar? ¿Trabajará conmigo de la forma que prefiero? ¿Cuál es su postura respecto a los problemas en la industria? Y la pregunta más importante: ¿cómo puede ayudarme a mejorar mi negocio?

Al comunicar abiertamente tu punto de vista para que el mundo lo conozca, los prospectos que se detengan a ver tus perfiles de redes sociales podrán decidir más fácilmente si se ven trabajando contigo.  

2. Te distinguirán de la competencia con más facilidad

Si decides definir y reforzar tu marca personal, sobresaldrás entre los vendedores que no cuentan con una imagen fuerte o llamativa, sobre todo en los sectores de competencia alta.

3. Estarás listo para iniciar tu propio negocio

Si tienes aspiraciones de emprendedor, una marca personal fuerte puede hacer más fácil tu transición del campo de las ventas a tener tu propio negocio. La diferenciación representa más de la mitad de la batalla con un nuevo producto o servicio y la gente comúnmente asocia una empresa emergente con su fundador. Cuanto más refuerces tu imagen personal, mejor.

4. Venderás más

De acuerdo con la estratega de ventas Jill Konrath, el representante es el diferenciador primordial en las ventas hoy en día. Sin importar lo que compren, los clientes saben que pueden obtener un producto o servicio similar en cualquier lugar. Lo que no pueden conseguir en otro lugar es la misma experiencia de compra con el vendedor.

Por tanto, al presentar una marca personal distintiva harás que los compradores te elijan fácilmente a ti y a tu compañía sobre otros vendedores.

4 características de una marca personal exitosa

1. Demuestra tu pericia

Ya que la idea es que tu marca personal te ayude a posicionarte como profesional experto en un tema o mercado, es importante que eso se evidencie en la manera en que comunicas tu contenido. Considera cómo puedes educar o guiar a tu audiencia, los consejos que beneficiarán sus actividades y cómo podrán acercarse a ti para saber más.

2. Tiene propósito

Cuando hablamos de propósito nos referimos a que existe una misión con la que te identificas y que deseas compartir con las personas que se acerquen a ti para inspirarlas. Es decir, que tiene un componente emocional que te lleva a una dirección de forma consistente, porque es acorde a tus valores y a tus creencias.

3. Posee una historia atractiva

¿Qué acontecimiento o situación están detrás de tu marca personal? ¿Por qué decidiste tu actividad o camino de vida? El storytelling es una herramienta poderosa que ayuda a crear una narrativa que le da lógica a un proyecto, y que muchas veces surge a raíz de un problema que debía resolverse. Todos tenemos una historia, así que vale la pena que explores la que contarás a tu audiencia.

4. Tiene una propuesta de valor

Así como la marca de un negocio o empresa debe transmitir el beneficio que lo hace resaltar entre la competencia, tu marca personal tiene una propuesta de valor que atraerá a la audiencia adecuada, esa que se identificará de inmediato con tus valores y que encontrará algo nuevo que aprender gracias a ti. ¿Cómo puedes encontrar tu propuesta de valor? Piénsala como la declaración de tu marca, que explique el qué y el porqué de tu labor.

Estas son las bases esenciales para una marca personal, no importa el enfoque que quieras darle. Es decir, existen otras características a tomar en cuenta, porque también hay diferentes tipos de marca personal, pero todas comparten los cuatro puntos que arriba mencionamos.

Si quieres conocer los tipos a los que nos referimos, mira esta lista.

1. Altruistas

Son personas que se distinguen por dedicar su tiempo y conocimientos a proyectos de caridad u organizaciones sin fines de lucro. Su mayor objetivo es dar visibilidad a acciones que no están vinculadas con los negocios (propios o ajenos), gracias a que tienen cierta prominencia en el público, por lo que son la puerta de entrada para sumar más interesados.

2. Arribistas

Se trata de personas que están enfocadas en el logro de objetivos personales y crecimiento profesional. Son las que se convierten en líderes de opinión o pensamiento dentro de sus propias industrias, y en muchas ocasiones obtienen un beneficio económico impresionante.

3. Hipsters

Cuando se mezclan características altruistas con arribistas obtienes las marcas personales hipsters, que más que tomar acciones en específico, comparten información. Están al tanto de las últimas tendencias, los acontecimientos más valiosos acerca de un tema o mercado, y es a quienes acudes para estar actualizado.

4. Búmerans

Cuando el objetivo de compartir información es encender la conversación a través de controversias, entonces estás frente a marcas personales búmerans. Generalmente son personas que se mueven en el mundo de las noticias y que tienen una fuerte base de credibilidad y seguidores, por lo que se convierten en opinadores relevantes en un medio de comunicación, o por su propia cuenta.

5. Conectoras

Las personas que buscan crear comunidades son conectores. Están enfocados en congregar personas que comparten intereses comunes, a veces por el simple hecho de disfrutarlos. Un influencer de actividad física es un claro ejemplo.

6. Selectivas

Finalmente, este tipo de marca personal se relaciona con las personas que se convierten en curadores de información, porque lo que comparten es muy específico y atraen a un audiencia de nicho. Son quienes encuentran datos importantes, poco conocidos o que no tienen difusión amplia, por lo que se convierten en fuentes clave para quienes se dedican a esa industria.

¿Cómo crear una marca personal?

Una vez que decidiste trabajar en tu marca personal, ¿por dónde debes empezar? Aquí te damos 5 pasos clave para crear tu marca personal de manera efectiva.

1. Declara tu posicionamiento

Si estás en ventas, es probable que conozcas las declaraciones de posicionamiento de marca. Los representantes suelen tener bajo la manga una declaración de posicionamiento breve sobre su producto o servicio para responder la pregunta del cliente: «¿de qué se trata esto?».

Cuando elabores tu declaración de posicionamiento personal, mantén a tu público objetivo en mente. Tu propuesta de valor es sobre ti, pero no es para ti. Exprésale a tu audiencia lo que te distingue de otros en tu industria, profesión o rol. Si no estás seguro de qué te diferencia, invierte tiempo en investigar a tus colegas y reflexiona sobre tus creencias individuales y pasiones.

Mira dos declaraciones, antes y después de inyectarles marca personal:

  • Antes: «Soy un ejecutivo con más de 15 años de experiencia en compañías globales de manufactura».
  • Después: «Soy un ejecutivo experimentado en el sector de manufactura, que implementa nuevas tecnologías para empresas globales en búsqueda de eficiencia y mejores ingresos».

La versión revisada es mucho más descriptiva, lo que ayuda a la audiencia objetivo de este especialista (en este caso, los reclutadores de compañías grandes) a diferenciarlo de otros candidatos similares.

En términos de formato y estructura, apégate a estas pautas:

  • Cuanto más corto, mejor. Una oración concisa es ideal.
  • En lugar de usar sustantivos para explicar lo que haces (puesto en la compañía), usa verbos para ilustrar cómo lo haces.
  • Evita el uso excesivo de palabras como «motivado», «estratégico» e «impulsado».
  • Evita la jerga industrial y las siglas.

2. Utiliza palabras clave

Tan importante como definir y capturar lo que te hace diferente es asegurarte de que te puedan encontrar fácilmente en línea. Después de todo, no tiene mucho sentido escribir una declaración de posicionamiento si nadie la lee.

Por esta razón, investigar sobre las palabras clave es una parte esencial de cualquier iniciativa de marca personal. En lugar de pensar en las palabras clave que más asocias contigo, piensa en las palabras o frases que tu público objetivo podría buscar para encontrarte. 

Las frases de palabras clave pueden estar relacionadas con la industria («recursos humanos»), asociadas con el rol («gerente de adquisición de talento») o vinculadas a los resultados («reducir los costos de contratación»). Si tienes dificultades para pensar en palabras clave, consulta la aplicación gratuita Keyword Tool para inspirarte.

Una vez que hayas seleccionado una o dos palabras clave (es mejor que te enfoques solo en un par), insértalas en tu perfil de LinkedIn, biografía de Twitter, blog, currículum, sitio web y cualquier otro espacio en línea o de redes sociales en los que estés involucrado. 

Asegúrate de hacerlo de forma natural. A la acción de insertar una frase repleta de palabras clave en una página web (por ejemplo: «Recursos humanos, recursos humanos recursos humanos, recursoshumanos.com») se le conoce como «relleno de palabras clave» y será tu pase directo al final de la lista de Google

Una regla útil es incluir tu palabra clave en los encabezados en negritas, y escribirla de 3 a 7 veces en el cuerpo del texto (dependiendo de su longitud).

3. Crea un perfil de LinkedIn

LinkedIn debe estar en el núcleo de tu marca personal. Ten por seguro que tu público objetivo te investigará en esta red antes de decidir si trabajará contigo. Por lo tanto, es crucial no solo completar tu perfil, sino hacerlo convincente.

Para crear un perfil exitoso, ten en cuenta estos tips:

  • Sube una foto adecuada. Como bien sabes, una imagen vale más que mil palabras. Piensa en quién intentes atraer y cómo trates de diferenciarte, y en consecuencia elige una imagen que te muestre con cierto matiz. ¿Buscas dar entrenamiento o coaching? Publica una foto de ti hablando y enseñando a otros. ¿Intentas atraer a compradores en una industria de vestir formal? Un traje sastre y una mirada directa y segura harán la magia. 

Independientemente de tus objetivos específicos, una imagen de alta resolución, actual y relativamente profesional es imprescindible.

  • Optimiza tu título. No solo enumeres tu título y compañía. Considera usar tu declaración de posicionamiento, que vimos anteriormente, como tu título.

  • Redacta tu resumen. Craig Rosenberg, Analista de Gartner, apuesta por resúmenes de 3 x 3 en LinkedIn: 3 párrafos con 3 oraciones cada uno, máximo. Enfatiza en ellos los resultados que has obtenido en tu empresa y con tus clientes, lo que te distingue de los demás en tu profesión o industria, así como las cosas que te apasionan. 

Asegúrate de incluir información de contacto en el párrafo final y considera agregar una llamada a la acción (por ejemplo: «Sígueme en Twitter», «Visita mi sitio web para obtener más información», etc.).

  • Presenta contenido visual en tu galería. Incluye contenido visual en tu galería que sea llamativo para tu público objetivo. Selecciona piezas que refuercen la visión establecida en tu declaración de posicionamiento. Por ejemplo, si crees firmemente en el poder de incorporar tecnología para obtener candidatos de alta calidad, publica una presentación de SlideShare o una infografía sobre el tema.

4. Crea entradas de blog

No se trata de un sitio para dar a conocer tus pensamientos y emociones algunas veces por semana, sino de publicaciones relacionadas con tu especialidad.

Una de las mejores maneras de explicar cómo tu enfoque difiere del de tu competencia es escribirlo para que todos lo vean. Tu declaración de posicionamiento arroja algo de luz sobre tu perspectiva, pero como solo consiste en una oración, probablemente tengas más que decir.

Escribe una entrada de blog en LinkedIn, en el blog de tu empresa o en un sitio web personal que explique tu postura sobre lo que le interesa a tu público objetivo. Piensa en una tendencia de la industria o en un desarrollo reciente del mercado.

Si bien tu publicación de blog no debe ser un infomercial, puedes usarlo como un vehículo de marca personal al darle el ángulo correcto.

Aquí hay unos ejemplos de títulos que puedes retomar:

  • Todo el mundo dice «X» sobre la tendencia «Y». He aquí por qué no estoy de acuerdo.
  • «N» errores que cometen la mayoría de los profesionales al hacer «Z».
  • La forma singular en la que planeo abordar «X» en mi organización.

Cada uno de estos temas se suma a una conversación más amplia y al mismo tiempo te da espacio para diferenciarte de los demás.

Si eres blogger primerizo, consulta algunos consejos útiles para tu primera entrada.

5. Pide recomendaciones

Decir que has ofrecido resultados increíbles a una empresa es una cosa; lograr que la persona que se vio beneficiada con estos resultados fenomenales lo diga públicamente, es otra.

Si bien la marca personal es en gran medida un ejercicio individual, obtener recomendaciones de clientes, gerentes o colegas puede legitimar tus aseveraciones y fortalece tu personalidad. 

La prueba social es increíblemente poderosa en la compra, contratación y en una gran cantidad de decisiones profesionales. Con esto en mente, publicar en LinkedIn, en tu sitio web o blog una recomendación de una persona con la que hayas trabajado estrechamente le da vida a tu declaración de posicionamiento.

4 recomendaciones adicionales para tu marca personal

En el momento en que tengas los componentes esenciales y quieras expandir tu marca aún más, sigue estas recomendaciones:

1. Crea tu perfil de Twitter y de otras plataformas sociales

Aunque Twitter no se usa en todas las industrias, mostrar tu punto de vista es importante. «Eres lo que tuiteas», dice la experta en redes Jill Rowley. Tuitea, retuitea y dale «Me gusta» a aquellas publicaciones que van de acuerdo con tu declaración de posicionamiento. Esto te ayudará a conseguir seguidores, aumentar tu alcance social y fortalecer tu marca personal.

Twitter también te da los beneficios de la escucha social. Busca hashtags y palabras clave relevantes para que descubras los temas de actualidad en tu sector, y hagas que tu voz sea reconocida.

Si es relevante, podrías comenzar en otras redes sociales profesionales como XingAbout.me o Yammer.

2. Crea tu sitio web personal

Según sean las personas que quieres atraer y el rol en el que te encuentras, puede ser útil tener un sitio web personal que ilustre más tu visión profesional o muestre tu trabajo.

3. Comienza un blog personal

LinkedIn es una plataforma ideal para quienes harán entradas de blog ocasionales, pero si quieres crear una audiencia, te beneficiarías de escribir un blog propio. También te ayudará a exponer tu marca visual, lo cual será un diferenciador más frente a tus competidores.

4. Diseña una marca visual

Aunque un logo es más recomendable para quien encabeza un negocio, sí que puedes tener uno o dos iconos, así como emplear un esquema de colores consistente en todos los elementos relevantes, ya sea tu currículum, sitio web, blog, contenido descargable, tarjetas de negocio y demás. Esto te ayudará a consolidar el componente visual de tu marca personal.

Aciertos y errores comunes en la marca personal

Puede ser difícil trazar la línea entre «no suficiente» y «demasiado» cuando se trata de la marca personal. Si aún tienes dudas, consulta estas pautas.

Aciertos en la marca personal

  • Aprovecha el lenguaje: WordReference puede ser tu amigo para buscar sinónimos.
  • Cuenta una historia: envuelve tu propósito y lo que te hace diferente en una narración.
  • Hazlo personal: muestra tu pasión.
  • Pide prestado el valor de marca: ¿has trabajado para una empresa con una sólida reputación? ¿Fuiste a una escuela reconocida? Asóciate con otras marcas fuertes para hacer brillar la tuya.
  • Repite tu declaración de posicionamiento: tendemos a considerar lo que nos es familiar como bueno, así que logra que tu audiencia recuerde tu declaración de vez en cuando.
  • Sé consistente: elige una o dos ideas que estés tratando de transmitir sobre ti y haz referencia a ellas en tus perfiles sociales y en línea.
  • Investiga: no sabes lo que te hace diferente si no investigas tu entorno. ¡Haz tu tarea!

Errores comunes en la marca personal

  • Referirte a ti mismo como una marca o en tercera persona: hacerlo dejará desconcertado a más de uno.
  • Convertir tu declaración de posicionamiento en un eslogan: la repetición es algo bueno, pero hacerlo demasiadas veces te hará parecer un robot.
  • Hablar mal de tus competidores: el objetivo de una marca personal es separarte del resto, pero no tienes que hacerlo mostrando desdén hacia los demás. Concéntrate en lo que haces y no en lo que otros no hacen.
  • Hacer que toda la conversación sea sobre ti: expresa tu valor en términos de tu público objetivo. Tu historia debe tratarse de ti, tanto como de ellos.
  • Cambiar tu declaración de posicionamiento cada semana: para que tu marca personal sea memorable, debes apegarte a un solo mensaje. Siéntete libre de modificarlo, pero no tan a menudo como para confundir a las personas.
  • Robar valor de marca: si trabajaste en Apple, por ejemplo, puedes tomar prestado un poco del brillo de la marca. Pero si no tienes ninguna conexión con la compañía, compararte con Steve Jobs no te ayudará, sino que te hará parecer arrogante o será innecesario.

4 ejemplos de marcas personales exitosas

¿Necesitas inspiración? Estos son excelentes modelos a seguir en la marca personal:

1. Vilma Núñez

Su expertise en el marketing en redes sociales no es en vano: toda su experiencia se ve reflejada en su marca personal que mantiene fresca, dinámica y siempre actualizada.

Cuenta con un blog repleto de recursos útiles que tanto empresas como emprendedores pueden usar. Sus redes y sitio web tienen un objetivo y un mensaje claro, y están perfectamente alineados. Su imagen ha creado tal reputación que hoy en día es un referente en el marketing digital.

Vilma Núñez, ejemplo de branding personal

Imagen de Vilma Núñez

2. Neil Patel

Es otro referente del mundo del marketing digital que ha creado una fuerte reputación y una gran marca personal. Es cofundador de compañías multimillonarias como QuickSprout o HelloBar. Su blog cuenta con artículos de gran utilidad para quien busca consejos de marketing digital, sobre todo para quienes se inician en este mundo.

Neil Patel, ejemplo de marca personal

Imagen de Neil Patel

3. Tim Ferriss

Sin duda, es uno de los referentes en el mundo del podcast: fue una de las primeras figuras en sobrepasar los 200 millones de descargas alrededor del mundo. Tim Ferriss ha logrado generar ingresos gracias a su fuerte imagen online. Actualmente es inversionista de varias startups tecnológicas.

Ejemplo de branding personal Tim Ferriss

Imagen de Tim Ferriss

4. Jordan Belfort

Es un controvertido personaje que aprovechó su salto a la fama gracias a su historia retratada en la película protagonizada por Leonardo DiCaprio, Lobo de Wall Street, nombre que inteligentemente utilizó para su sitio web.

Con un pasado delictivo, entre ellos su involucramiento en el lavado de dinero, hoy en día se ha reformado totalmente: es conferencista y consultor en ventas. En sus cursos y seminarios enseña a su público objetivo a vender más, hacer más dinero y vivir una vida más empoderada y feliz.

Ejemplo de marca personal Jordan Belfort

Imagen de Jordan Belfort

Con esta información y ejemplos, seguro tienes toda la decisión para lanzarte al mercado. Recuerda incorporar las técnicas que te hemos compartido, pues crear una buena imagen personal te dará más y mejores negocios.

Cómo incrementar las ventas de tu negocio usando LinkedIn

 Nuevo llamado a la acción

Publicado originalmente el 13 de enero de 2022, actualizado el 14 de enero de 2022

Topics:

Social Selling