12 min remaining

El proceso de selección para un nuevo trabajo empieza con tu curriculum vitae u hoja de vida. Cuando te interesas por un puesto, envías a tu posible empleador un documento que le da la información y los argumentos necesarios para considerarte un buen candidato y contratarte. Sin embargo, al igual que tú, muchos aspirantes intentarán convencer al empleador de que ellos son la mejor opción.

    << [Descarga gratis] Plantillas para crear tu curriculum vitae >>   

Entonces ¿cómo hacer un curriculum vitae que destaque? No se trata solamente de contar con credenciales impresionantes o de un buen diseño. Existen otros factores a tomar en cuenta para que tu potencial se vea reflejado de inmediato. Sigue leyendo.

Empecemos por lo más sencillo: ¿qué debes incluir en tu curriculum vitae? Te tenemos algunas sugerencias.

Elementos básicos del curriculum

1. Tus datos personales

Lo primero es decir quién eres y cómo contactarte. Así que escribe tu nombre completo, proporciona tu correo electrónico, número telefónico. Como datos opcionales (si tu te sientes cómodo con ello) añade una fotografía reciente y nítida, lugar de residencia y si tienes posibilidades de viajar.

En la mayoría de los casos no es necesario mencionar tu edad, ya que se ve reflejada en las fechas de tu formación académica y experiencia laboral. Respecto a tu estado civil y si tienes hijos o no, esas son cuestiones que no se deben especificar, ya que esos datos tienden a crear sesgos y realmente no son relevantes para la vacante.

2. Formación académica

Este dato es indispensable: menciona con qué preparación cuentas y qué conocimientos puedes aportar a la plaza que quieres ocupar.

Generalmente es ideal incluir estudios técnicos (diseñador de sitios web), universitarios (ingeniería en robótica) y maestrías, especializaciones o grados (doctor en economía). También puedes añadir diplomados, cursos y certificaciones, así como los idiomas y software especializado que manejas. Lístalos del más reciente al más antiguo, pon las fechas y coloca el título obtenido.

¿Es importante para tu posible empleador saber que tomaste un curso de macramé? Si es así, pon la información. De lo contrario, omítelo.

3. Tus redes sociales

Hace diez años esto no era importante, pero ahora es básico. Por supuesto, nos referimos a aquellas plataformas que ayudan a mostrar tu perfil profesional y tu trabajo como LinkedIn, BehanceContently o cualquier plataforma en donde sea posible hallar tus artículos, ensayos, traducciones, copys, fotografías y videos publicitarios o cualquier material que hayas elaborado.

Es ideal que todo el material se encuentre en un portafolio dentro de una sola plataforma. Si añades demasiadas redes puedes distraer a tu empleador.

4. Experiencia profesional

Es buena idea compartir en qué lugares has trabajado, sobre todo aquellos que tienen relevancia para el puesto que estás buscando. Empieza desde el más reciente, especifica el puesto que tuviste, incluye las fechas en las que fuiste parte de ese equipo, tus responsabilidades y logros (evita colocar empleos en los que has estado menos de un año, pues unos meses no son una referencia de experiencia suficiente).

Si aún no tienes experiencia profesional, resalta tus habilidades y actividades escolares relevantes.

5. Habilidades blandas o soft skills

Aquí menciona lo que agrega valor a tu formación, quizá tienes facilidad de palabra o eres hábil para dirigir proyectos; tal vez te desenvuelves bien trabajando bajo presión, eres proactivo, puntual, innovador, organizado, etc.

Una vez que ya tengas la información que quieres incluir en tu CV, es momento de elegir el formato más adecuado a tu experiencia.

3 tipos de curriculum vitae

1. Curriculum vitae básico o cronológico

Ejemplo de curriculum vitae cronológico

Imagen de Enviar Currículum

La idea de este formato es presentar la información como si fuera una línea de tiempo. Después de escribir tu título y datos personales, haz las listas de tu experiencia profesional y estudios, organizadas por fechas. Conviene que este sea de lo más reciente a lo más antiguo, para que los seleccionadores se hagan una idea de lo que has hecho sin tener que buscar al final de la página. 

Ventajas del CV cronológico:

  • Muestras el avance de tu carrera.
  • Quieres reflejar que te has mantenido en una línea de trabajo que ha evolucionado.
  • Puedes señalar tu punto más fuerte si trabajaste en alguna empresa prestigiosa.

Puntos débiles del CV cronológico:

  • Muestra tus periodos de inactividad y cambios de trabajo.

2. Curriculum vitae funcional o temático

Ejemplo de curriculum vitae funcional

Imagen vía Pinterest

Este tipo de curriculum, suele ser más visual y atractivo; y te ayuda a resaltar lo más importante, sin seguir una sucesión de estudios o empleo. Ayuda bastante en tres casos:

1. Tienes bastante experiencia profesional y mencionar todas las actividades que has realizado en cada trabajo se vuelve repetitivo.

2. Eres un profesional independiente y has colaborado en muchos proyectos.

3. Cuando recién empiezas y tienes poca experiencia, pero quieres destacar tu potencial y habilidades.

Ventajas del CV funcional:

  • Resaltas las funciones y tu adaptabilidad a distintos empleos.
  • Funciona muy bien si has trabajado de manera autónoma y quieres ingresar a un ambiente laboral más tradicional.

Puntos débiles del CV funcional:

  • Como su formato no es convencional, dejas en segundo plano la línea del tiempo y un empleador conservador pensará que la información está incompleta.
  • No das importancia a empresas o puestos, así que puede ser más complicado revisar y verificar las referencias.

3. Curriculum vitae mixto

Ejemplo de curriculum vitae mixto

Imagen de Plantillas Curriculum Vitae

En este se pueden aplicar elementos del curriculum cronológico y del funcional o temático. Lo importante es que haya un balance de tus puntos fuertes, la experiencia y formación que posees y las habilidades que puedes ofrecer en el puesto que quieres conseguir.

Ventajas del CV mixto:

  • Toma lo bueno del cronológico (referencias, tiempo de inactividad) y del funcional o temático (énfasis en habilidades)
  • Por lo tanto, hasta el más tradicional de los reclutadores se sentirá cómodo al leerlo.

Puntos débiles del CV mixto:

  • Según sea el puesto que busques, tendrás que modificarlo para que se adapte al empleador.

Una vez que elegiste cuál se ajusta más a la información que deseas presentar, puedes comenzar a elaborarlo. Para que te sea más fácil, te mostraremos algunas imágenes de cada paso. En esta ocasión usaremos Canva, pero hay muchos más creadores de curriculum increíbles que puedes utilizar.

1. Elige un diseño compatible con la vacante

Una cosa es segura: buscas que tu CV destaque. Por eso es tan importante que selecciones un diseño que vaya bien con tu perfil profesional y con la industria donde te desenvuelves. 

Por ejemplo, si es una vacante relacionada con el entretenimiento o la creatividad puedes optar por diseños coloridos, con formas orgánicas, efectos e iconos. Si es una vacante ejecutiva, de finanzas o de puestos directivos te conviene más un diseño un tanto sobrio, formal, elegante, incluso minimalista. A su vez, tu elección también depende de tu personalidad.

Hay algunas plantillas de curriculum vitae realmente creativas para distintos propósitos. Cuando integres tu información en la plantilla, revisa que no haya márgenes sin alinear o líneas de texto incompletas.

2. Verifica que aparezcan correctamente tus datos de contacto

Es esencial que estén tus datos de contacto como nombre, correo y teléfono de contacto. De otro modo, el reclutador no podrá contactarte y perderás la oportunidad, aunque resultes ser la mejor opción.

Cómo llenar un CV: datos básicos

 

Por otro lado, si la naturaleza del puesto así lo exige, especifica si cuentas con automóvil propio, licencia para conducir, permiso de trabajo para extranjeros, entre otros. 

3. Coloca tu experiencia laboral y escolaridad

Asegúrate de que al describir tu experiencia previa y responsabilidades lo hagas de forma breve y clara. Haz énfasis en lo que sea significativo para el puesto que solicitas.

Respecto a la formación académica debes precisar la preparación que posees relevante al sector en el que te has desempeñado o buscas desarrollarte.

Cómo llenar un CV: experiencia y formación

Pero ¿qué deberías hacer si todavía no tienes mucho qué compartir en este apartado? Tal vez no tienes antecedentes laborales, pero quizá realizaste trabajos escolares que merecieron algún reconocimiento, o te involucraste en una ONG o proyectos sociales que te permitieron poner en práctica tus conocimientos y capacidades que serán valiosos en cualquier empresa.

También puedes empezar ofreciendo tus servicios como becario, interno o hacer prácticas profesionales. Estos esquemas de trabajo no remunerado te permiten adquirir experiencia; y cuando menos te lo esperes habrás aprendido y afinado habilidades. 

No te desanimes. Todas las personas empiezan desde cero.

4. Añade tus habilidades e información complementaria

Según el tipo de CV elegido, podrás dar más peso a otras secciones como las habilidades, objetivos profesionales o intereses  que puedan ser relevantes para tus reclutadores.

Cómo llenar un CV: habilidades e intereses

Las habilidades e intereses son clave para un mejor manejo de la carga de trabajo y la colaboración efectiva. Así que no las dejes fuera.

Cerciórate de que se relacionan con el trabajo que buscas o la industria a la que pertenece, por ejemplo, si buscas un puesto de diseño gráfico, las habilidades podrían ser creatividad, flexibilidad, trabajo en equipos multidisciplinarios, responsabilidad; mientras que en los intereses puedes incluir actividades que te atraen o que te gustaría desempeñar: diseño editorial, fotografía, ilustración, arte.

Asimismo, es de gran provecho que agregues datos complementarios que tengan relación con las habilidades fijadas para la vacante que añadan valor a tu perfil. Por ejemplo, si una persona va solicitar un puesto de gerencia y cuenta con un diplomado en liderazgo y gestión estratégica, es un plus que le dará ventaja. 

5. Revisa el documento y guarda la versión final

Haz una última lectura para comprobar tu redacción, ortografía y gramática. La atención a los detalles habla muy bien de una persona. Dale tu currículum a alguien de confianza para comprobar que la información es clara y que no hay errores en el texto.

Finalmente, guarda tu currículum en un formato que todos puedan abrir y leer sin que se pierda la configuración, las tipografías o las imágenes. El PDF es la mejor opción pues no se puede modificar por error, es ligero y puede ser leído en cualquier dispositivo o sistema operativo.

Recuerda guardar una versión para ti, en la que puedas actualizar o modificar la información cada vez que lo necesites.

¡Así quedó el nuestro!

Cómo hacer un currículum vitae: ejemplo básico

Hacer un buen curriculum vitae no es una tarea sencilla, la experiencia ayuda a reconocer aciertos y errores. Si es viable solicita retroalimentación de los reclutadores para que puedas mejorar tu hoja de vida. Por nuestra parte, queremos compartirte algunos consejos extra.

7 tips para hacer un curriculum que destaque

1. Sé veraz y básate en tus competencias

Mucha gente suele exagerar o mentir cuando elabora su curriculum pues teme mostrar que lleva tiempo desempleado, que tiene poca experiencia o que ha durado poco en sus trabajos. Lo cierto es que ese tipo de cosas se descubren tarde o temprano. El mundo es muy pequeño y tus jefes o colegas podrían conocer a las personas o empresas a las que hiciste referencia y sabrán que mentiste.

Actualmente, los reclutadores ponen menos atención en detalles como las fechas y se enfocan más en situaciones reales. Por ello basan la selección y reclutamiento en las competencias, es decir, qué actividades realizó la persona, qué propuso, cómo resolvió cierta situación. 

2. Apunta a la brevedad

Un reclutador recibe muchas solicitudes y tiene que revisar documentos de todos los candidatos. Si no quieres que desechen tu curriculum vitae, revisa que su extensión no pase de dos páginas. Trata de ser tan específico como sea posible, así que ve al grano en cada sección. En una entrevista podrás ahondar más en tu experiencia, expectativas y propuestas.

3. Da prioridad al contenido antes de su apariencia

El formato o plantilla que elijas debe ayudar a leer tu información y a resaltar tus habilidades más fuertes. Si es difícil descifrar la información el orden de tus empleos o sus secciones, entonces cambia de formato para su fácil lectura y entendimiento.

4. Cuenta lo que desean saber de ti

Es posible privilegiar la información de tu currículum para cumplir con los requisitos del empleo que aspiras. Si has tenido experiencia en varios sectores, presenta la que tiene más relación con la empresa a la que te estás postulando. Si la posición implica trato directo con clientes, habla de las ocasiones en las que realizaste esa labor.

La idea es que al leer tu CV se den cuenta de que eres todo lo que estaban esperando (puedes lograr a través de tu carta de presentación).

5. Presume tus logros y números

No tiene nada de malo mencionar esas victorias que has tenido en otros trabajos, especialmente si son comprobables, como métricas que favorecieron a proyectos anteriores que además son fáciles de revisar. Eso quiere decir que eres consciente de que hay metas que cumplir y mides tu desempeño sin temor alguno. 

6. Considera las prácticas del país donde te presentas

Hay países como Inglaterra donde no se considera conveniente añadir una fotografía en el curriculum para evitar que la apariencia juegue un papel relevante en la selección. Por otra parte, algunos reclutadores señalan que les es más fácil identificar al candidato cuando hay una imagen que les sirve como recurso mnemotécnico. Nuestra sugerencia es que la incluyas solamente si consideras que refleja tu imagen profesional.

Otro elemento que podrías considerar es el idioma de tu documento. Si la información de la vacante no lo especifica, puedes elegirlo tomando en cuenta dos elementos: el idioma en que se publicó el puesto o el país donde está la empresa. También lee con atención las instrucciones de las solicitudes, porque a veces mencionan si debes agregar documentos como pasaportes, visas de trabajo o certificados de estudios de lengua extranjera.

7. Súbelo a una plataforma en línea

Existen muchas plataformas de atracción de talento que permiten que tu curriculum vitae sea visible a empresas y reclutadores locales. Algunas de estas plataformas te envían vacantes, boletines, ofrecen seguimiento, cursos, mentorías, ejemplos de curriculum entre otras herramientas para ayudarte a despegar en tu carrera y encontrar el trabajo ideal.

Ahora es momento de hablar de lo que te conviene evitar.

6 errores comunes al hacer un curriculum

1. Incluir una dirección de correo electrónico poco adecuada

Nos referimos a esas direcciones que creaste cuando eras más joven: patito_feo, ositodefelpa, lucybonita, pero que ahora te provocan vergüenza si te la preguntan. Dicen que parte de ser adulto es elegir tu nombre completo para tu correo, así que si todavía no lo tienes, este es el momento. 

2. Ser rebuscado con las palabras

Es verdad que una buena redacción y ortografía son detalles que no debes descuidar. Aun así, de nada sirve que utilices un lenguaje complicado que no deje clara tu información. Olvídate de abreviaturas, muchos tecnicismos o neologismos.

3. No verificar los datos

Antes de incluir un teléfono de contacto de un antiguo empleador o el sitio web del proyecto en el que participaste hace un año, revisa que no hayan sido modificados y que funcionen correctamente. Esto podría establecer la diferencia entre una llamada de seguimiento o no. 

Esto también aplica al momento de colocar las fechas en tu experiencia profesional y académica. Si la empresa las intenta corroborar y te has equivocado en alguna de ellas por descuido, las considera como datos falsos, lo que automáticamente hace que te descarten para la vacante. Así que si no recuerdas bien, corrobora las fechas con documentos, contratos o incluso con correos electrónicos pasados.

4. Crear un perfil genérico

Un perfil genérico es aquel que no incluye los datos, habilidades y expectativas para un área de trabajo en específico, por lo tanto no está enfocado a ninguna vacante en particular y no suele atraer al reclutador. Para que esto no te suceda, en la medida de lo posible incluye tus habilidades, conocimientos y experiencias que sean compatibles con el perfil; de igual modo usa palabras clave o keywords relacionadas con el puesto. 

5. Formatos descuidados

Para una lectura más fluida, además de un diseño organizado y óptimo, es indispensable que tus tipografías o fuentes de letra sean legibles, como lo son la Times New Roman, Arial, Roboto, Montserrat, entre otras. Opta por un tamaño adecuado, de entre 11  y 12.5 puntos. Asimismo, evita usar colores claros o fluorescentes que no permitan distinguir bien las palabras. Añade un interlineado de 1.5 o 2 puntos que permita distinguir los renglones y justifica los párrafos para darle una mejor presentación.

6. Lenguaje informal

Al hacer un curriculum vitae es importante que cuides las palabras que eliges; en la medida de lo posible utiliza un tono formal, conciso y respetuoso. De igual modo, hay que mantener este profesionalismo para cualquier contacto que se establezca con el área de recursos humanos de la empresa, ya sea correos electrónicos, llamadas o mensajes de chat.

Si quieres saber cómo acompañar tu documento con las palabras adecuadas, consulta cómo escribir un correo para enviar un curriculum. O inspírate con nuestros ejemplos de CV para diferentes personalidades y enfoques.

¡Suerte en tu búsqueda!

Plantillas gratuitas para crear tu curriculum vitae
 Plantillas para crear tu curriculum vitae

Publicado originalmente el 31 de agosto de 2022, actualizado el 02 de septiembre de 2022

Topics:

Curriculum Vitae