Cuando un emprendedor comienza un negocio, está consciente de que las ganancias llegan tras enfocarse en brindar una calidad superior en sus productos y servicios. Así logra satisfacer las necesidades de su público objetivo.

Después, debe definir el margen de contribución para conocer sus gastos operativos y también la rentabilidad del producto o servicio. Esto es vital para calcular el punto de equilibrio de la empresa, pues las compañías tienen que hacerse la pregunta de cuánto tienen que vender para cubrir esos gastos y costes, y cuál es el valor en ventas que deben alcanzar para cubrir los gastos operativos y el proceso productivo. 

<< Descarga gratis la plantilla para elaborar un plan de ventas para tu empresa  >> 

Si estás por emprender o quieres dirigir tu organización correctamente, mira todo lo que necesitas saber sobre el punto de equilibrio empresarial. De esta manera, conocerás la rentabilidad de tus servicios o productos y hacia dónde dirigirte para comenzar a obtener ganancias. 

 

Qué es el punto de equilibrio empresarial 

El punto de equilibrio es un término que sirve para definir el momento en que una empresa cubre sus costes fijos y variables. En otras palabras, es cuando los ingresos y los egresos están al mismo nivel y, por tanto, no hay ganancias ni pérdidas.

Es necesario destacar que el punto de equilibrio no es una línea de meta. Más bien es un nuevo punto de partida del que las empresas pueden partir con mayor confianza en sus productos o servicios. También es de considerarse que este cálculo no se hace solo una vez, puesto que el cálculo de ingresos y el margen de contribución anual son medidas periódicas.

De igual forma, el punto de equilibrio puede ser calculado a un corto plazo (semanal, mensual, bimestral o trimestral). Esto ayuda a mantener una estabilidad durante todo el año de proceso productivo y llegar a la meta. 

Por qué es importante el punto de equilibrio

Calcular el punto de equilibrio empresarial te permitirá evaluar la rentabilidad de un negocio. Así tu empresa sabrá cuánto es lo que necesita vender para generar ganancias.

También funciona para confirmar si tu idea de emprendimiento convendrá en términos financieros, por lo que es fundamental en todo plan de negocios. 

Otro punto a favor es que tendrás la base de un plan de contingencia en caso de que se presenten temporadas bajas. Gracias a este análisis, las sorpresas negativas se disminuyen o se pueden enfrentar con mayor rapidez y eficacia. Además, observarás el crecimiento de tu empresa a lo largo del tiempo.

Además de esta fórmula general, existen algunas variantes con las que puedes obtener tu punto de equilibrio. Las compartimos a continuación. 

Fórmulas para calcular el punto de equilibrio 

Los dos factores principales que debes conocer son tus gastos fijos y variables, con los que se obtendrán los costes totales. 

  • Gastos fijos: no cambian mes con mes y su valor siempre es el mismo. 
  • Gastos variables: varían de acuerdo con lo facturado mes con mes. Su relación es directa con el número de ventas, por lo que si estas aumentan, las variables también lo harán. 

Para entender de mejor forma el concepto, algunos ejemplos de gastos variables pueden ser las comisiones de ventas, la mano de obra, la materia prima, entre otros. 

  • Costes totales: es la suma de los gastos fijos y variables. Con esto se puede deducir el punto de equilibrio, en otras palabras, cuando los ingresos son iguales a los costes totales. 

Una de las formas de cálculo del punto de equilibrio es por unidad, en la cual debe obtenerse el precio variable unitario dividiendo los costes variables entre el número de unidades vendidas en un periodo determinado. 

La fórmula es la siguiente:

Precio variable unitario = precio variable / unidades vendidas

Para la obtención del punto de equilibrio: Punto de equilibrio unitario = Costes fijos / (Precio de venta – Precio variable unitario)

Al resultado de esta fórmula se le llama «margen de contribución», es decir, la diferencia entre el volumen de ventas y los costes variables, o de igual forma, los beneficios de una empresa sin considerar los costes fijos. 

Por ejemplo, si una empresa vende un producto con un valor de $50, el precio variable unitario es de $25 y los costes fijos suman $12 500, el cálculo debe ser:

Punto de equilibrio unitario = 12.500 / (50 – 25) = 500

Lo que esta operación deduce es que la empresa debe vender 500 unidades (productos) para obtener su punto de equilibrio unitario.

Ejemplo de cálculo del punto de equilibrio 

Cuando se calcula por primera vez, el punto de equilibrio de una empresa puede parecer más complicado de lo que verdaderamente es. ¡Todo es cuestión de práctica! Para ayudarte, te compartimos un ejemplo de cómo utilizar esta operación cuando debas presentarla en un reporte:

Una empresa que se dedica a la comercialización de carpetas fija el precio de cada una en $60. El coste variable por cada una es de $20 y los costes fijos de la compañía ascienden a $40 000. Entonces, para saber cuánto tiene que vender la empresa para cubrir sus gastos totales, se dividen los costes fijos entre lo que surge del precio menos los costes variables:

Ejemplo para calcular el punto de equilibrio

Como puedes ver más adelante, el resultado es 1 000, lo que significa que el punto de equilibrio de la empresa se logrará al vender 1 000 unidades. Para comprobarlo, obtuvimos las utilidades con la siguiente fórmula: 

= (Precio*Punto de equilibrio) – (Costes variables*Punto de equilibrio) – Costes fijos

Pasos para calcular el punto de equilibrio

El resultado será 0, ya que la empresa no obtiene ni ganancias ni pérdidas. En otras palabras, la compañía ha logrado llegar a su punto de equilibrio.

Cómo graficar el punto de equilibrio 

Para representar gráficamente estos resultados, creamos una tabla de cuatro columnas en una hoja de cálculo. Contienen el número de unidades (columna A), ventas (B), costes (C) y utilidades (D).

Multiplicamos las unidades y las ventas por el precio unitario con la fórmula =A9*$B$2

Los costes se obtienen con la suma de los costes fijos variables correspondientes a las unidades producidas con la fórmula =$B$1 + (A9*$B$3)

Por último, conoces las utilidades con la diferencia entre las ventas y los costes. Con estos datos listos, es momento de graficar. Para hacerlo únicamente selecciona la tabla con los datos, dirígete al menú «Insertar» y elige el gráfico que creas más conveniente para proyectar eficazmente los resultados. 

Cómo graficar el punto de equilibrio empresarial

Con esta gráfica se representa claramente que:

  1. La línea de «Ventas» y «Costes» se intersectan y en ese punto las ventas aumentan.
  2. La línea de «Utilidades» cruza horizontalmente e indica que a partir de las 1 000 unidades vendidas se comienza a obtener una ganancia.

 

Y cuando una empresa ha llegado al punto de equilibrio, seguro te preguntarás: ¿qué es lo que sigue? Verás si el negocio está obteniendo ganancias. Ten en cuenta que los costes variables aumentan, por lo que los valores en diferentes momentos pueden variar. Esto es importante considerar para que no se tenga una idea equivocada del valor de la ganancia.

Para evitar estas confusiones, recomendamos calcular nuevos puntos de equilibrio cada vez que los costes variables sean muy diversos entre sí.

 

Recuerda que la planificación y la buena organización son las claves para que tu empresa se dirija a un camino exitoso. Esta herramienta de gestión te ayudará a prever la pérdida de dinero y crear planes de acción en caso de cualquier eventualidad. Así mantendrás la estabilidad financiera para crecer de forma sostenida.

plan de ventas

 Plan de ventas CTA

Publicado originalmente en diciembre 2 2019, actualizado diciembre 02 2019

Topics:

PYMES