La clave para que cualquier relación funcione y se puedan prevenir conflictos es la comunicación. Esto es verdad en diferentes sentidos de la vida diaria; tanto en relaciones interpersonales como en el aspecto empresarial. En especial este último, porque es aquí donde se pueden encontrar a muchos individuos involucrados que requieren comunicarse día a día. 

Lo maravilloso de la comunicación es que está en constante evolución y puede adaptarse a las necesidades de cada empresa. Sin embargo, para que sea funcional, se requiere el desarrollo de un plan de comunicación empresarial, donde se describan los valores de la organización y las estrategias para manejar situaciones cotidianas o crisis dentro de ella. 

<< Descarga gratis el kit de comunicados de prensa inbound >> 

A continuación te hablaremos un poco más acerca de la comunicación empresarial y cómo lograr que sea efectiva; de esta manera lograrás mantener un entorno empresarial que mejore el rendimiento de colaboradores y obtendrás mejores resultados.

Comunicar es algo que se hace en todo momento, pero para que nada interfiera en este proceso dentro de una empresa, se precisa de una estrategia de comunicación corporativa que favorezca la ejecución de los objetivos de la compañía y la correcta función de cada uno de sus colaboradores dentro de ella. Por ello, lo primero para lograr este objetivo es entender el funcionamiento de la comunicación empresarial y los elementos que la componen. 

Los 9 elementos de la comunicación empresarial 

La comunicación debe ser una prioridad para las empresas, ya que si se realiza correctamente, aumenta la posibilidad de potenciar los resultados y materializar los objetivos. Para lograr esto, es vital conocer los elementos básicos.

La comunicación no es un fenómeno simple, pese a ser algo cotidiano, depende de múltiples acciones y limitaciones del entorno que pueden interferir con su proceso. Al ser una actividad básica, pero interpretativa, suelen surgir muchas fallas y errores si no se lleva a cabo de manera asertiva. 

Los elementos de la comunicación diaria, conocida para todos, consisten en: 

  1. Emisor: quien inicia la acción de comunicar y emitir información; el emisor decide de qué manera realizar la acción. 
  2. Receptor: quien recibe el mensaje o información, ajustándolo e interpretando con base en el lenguaje utilizado y otros elementos como la comunicación no verbal o la entonación; la interpretación determina la capacidad de emitir una respuesta al emisor si el receptor así lo desea. 
  3. Mensaje: es el contenido o información que se transmite; puede ser transmitido cara a cara o por medio de un correo electrónico, mensaje escrito o hasta en redes sociales. 
  4. Canal de comunicación: es el medio por el que se transmite la información o mensaje. 
  5. Código: elemento fundamental en la comunicación, es el lenguaje hablado o escrito que el emisor usa para crear el mensaje que desea transmitir.
  6. Contexto: el medio o entorno que rodea al emisor y al receptor en el momento de efectuarse la comunicación.

    Sin embargo, cuando hablamos de comunicación empresarial surgen otros tres elementos que deben considerarse en el momento de emitir un mensaje. 
  7. La relación empresarial: los trabajadores y colaboradores deben conocer su función dentro de la empresa.
  8. El factor humano: la comunicación empresarial debe hacerle saber a los empleados su importancia dentro de la empresa. Que a un empleado se le tome en cuenta y se sepa valorado, es un motivo que impulsará su rendimiento dentro de la empresa. Además, los clientes también buscan sentirse valorados como individuos y no como un número más en las estadísticas.
  9. La cultura de la empresa: transmitir apropiadamente la cultura de la empresa a los empleados te permitirá reforzar el sentido de pertenencia y la integración del empleado a su entorno laboral.

Los elementos anteriores sirven para ejecutar un mensaje de manera más asertiva, pero dentro del proceso hay que considerar otros seis elementos más para su ejecución efectiva.

Una empresa utiliza diferentes canales de comunicación. Sean tradicionales o tecnológicos, las interferencias dentro del entorno (como ruido, mala señal, distractores, errores humanos, entre otros) pueden afectar el resultado final y conllevan consecuencias no deseadas. Por ello los siguientes aspectos son esenciales al ejecutar una comunicación empresarial asertiva:

  • Planificación estratégica: para tener un mejor entendimiento del público interno y externo es fundamental que cuentes con un plan de acción que defina lo que necesita la empresa, cómo reaccionará ante crisis y qué identidad y e imagen que quieres transmitir.
  • Profesionales de comunicación: idealmente sería aconsejable que contrates a diferentes profesionales de comunicación que cubrirán las diferentes necesidades dentro de las variantes de la comunicación, conforme a los lineamientos de tu empresa. Estas personas garantizarán la correcta ejecución de sus especialidades (relaciones públicas, publicidad, periodismo, entre otras).
  • Públicos: es conveniente que identifiques y conozcas a los diferentes públicos a los que te quieres dirigir; también sería aconsejable que conozcas a tus trabajadores y sus diferencias, así podrás descubrir lo que esperan y cumplir con sus expectativas.
  • Objetivos: antes de transmitir un mensaje es importante que entiendas los objetivos de la empresa a nivel externo e interno.
  • Canales de comunicación: según las necesidades de la empresa, deberás seleccionar los canales de comunicación que resulten más efectivos para cada uno de tus requerimientos. Un exceso de canales de comunicación puede ser perjudicial, por ello debes considerar los canales adecuados que permitan el correcto flujo de información.
  • Medición de resultados: es un elemento que debes considerar y que te será mucho más útil si utilizas el ciclo PDCA (Actuar, Planificar, Revisar, Hacer), ya que así podrás medir los resultados del plan de comunicación interna, saber si está funcionando apropiadamente e identificar errores.

Las 5 funciones de la comunicación empresarial 

Una vez familiarizados con los elementos de la comunicación, te explicaremos las funciones de la comunicación empresarial y cómo influye cada una de estas dentro de la empresa.

1. Motiva

Todo directivo de una empresa quiere el máximo rendimiento de sus empleados, aunque muchas veces busca esto y no considera el contexto de sus colaboradores. No preocuparse por las condiciones de los empleados limita el esfuerzo y por consiguiente sus resultados.

Si deseas que los empleados tengan buen rendimiento, que se comprometan con la empresa y que mantengan un entorno laboral agradable, debes proporcionar a los empleados los incentivos necesarios para que efectúen mejor su trabajo y premiar a los destacados. Con la estimulación correcta, los resultados y el rendimiento laboral empezarán a ser notorios.

2. Facilita el control

Es importante motivar a los trabajadores y establecer una relación de confianza con ellos, pero siempre debes dejar claros los límites para que no haya un exceso en las libertades del entorno laboral. Después de todo, el propósito del empleado es cumplir los propósitos de la empresa según su cargo.

Un buen plan de comunicación empresarial te servirá para que todos conozcan las políticas a seguir en el trabajo y así será mucho más sencillo que mantengas el control. Describir bien el tipo de trabajo a realizar, cómo hacerlo y aclarar las dudas que puedan existir, ahorra inconvenientes y malos entendidos. Además, lograrás que los empleados interactúen entre ellos de un modo mucho más ameno y que ejecuten su trabajo correctamente.

3. Mejora la interacción

La comunicación es primordial para definir las pautas de interacción entre los empleados y distintos departamentos; también para establecer un contacto a nivel externo con los clientes. Definir las funciones que ejecuta cada uno de tus colaboradores evitará malos entendidos, creando una interacción fructífera y la fluidez de trabajo esperada.

Además, con los clientes, tu empresa se mostrará de la manera en la que desea ser percibida, garantizando comunicar la esencia y controlando las situaciones de crisis con resoluciones adecuadas a los problemas que puedan surgir.

4. Mejora el flujo de información

Es importante definir la manera en la que se proporcionará la información a nivel interno y externo. Opta por un plan de comunicación que difunda información relevante de manera más convencional como gacetas o anuncios por escrito. Con la manera más efectiva y adecuada evitarás una mala comunicación en la empresa. 

5. Brinda una buena retroalimentación

Más allá de los canales y mensajes utilizados, la única manera de saber si las estrategias de comunicación están siendo efectivas es confirmando que los colaboradores han entendido todos los mensajes emitidos y que reaccionan de la forma esperada. En ocasiones, puede suceder que el conocimiento especializado o los tecnicismos sean limitantes en tu plan de comunicación, debido a que no permiten que todas las áreas comprendan la información compartida.

Para dejar en claro cualquier tipo de mensaje, es recomendable que utilices un lenguaje apropiado para el entendimiento de todos, así lograrás romper las barreras de comunicación. Además de esto, puedes dejar abierto los canales para resolver dudas que surjan en el futuro, con lo cual también garantizarás la retroalimentación que esperabas.

Tipos de comunicación empresarial 

Dentro de las empresas se dan diferentes tipos de comunicación, entre las principales están la comunicación interna y la externa. Una empresa debe considerar ambos tipos de comunicación dentro de su plan de comunicación empresarial, pero cuántos tipos de comunicación se usen es algo que dependerá del propósito y necesidad de las estrategias de comunicación de cada caso

La comunicación interna es la clave para la correcta gestión de áreas como Recursos Humanos, y la comunicación externa es el elemento más importante para que una empresa se dé a conocer y proyecte una buena imagen. De cualquier manera, dentro de ambos tipos de comunicación se suman comunicaciones más específicas que abordaremos en los siguientes párrafos para conocer más a fondo.

Comunicación interna

La comunicación interna se compone por los distintos canales y mecanismos de información que existen dentro de una organización. El propósito de la comunicación interna se centra exclusivamente en tus trabajadores y quienes conforman la empresa. Esta establece los diferentes canales y medios de comunicación entre las cúpulas directivas y tus trabajadores o viceversa, así como entre los compañeros del mismo departamento.

La comunicación interna se distingue por manejar información que no sale a la luz para nadie que no sea parte de la organización, manejando un margen de confidencialidad. Los objetivos principales de la comunicación interna suelen ser: organizar y mejorar el intercambio de información entre áreas, promover el conocimiento de la gerencia y de los trabajadores, generar una identidad corporativa y fomentar la participación interna.

Dentro de la comunicación interna se encuentran los siguientes tipos:

  • Comunicación descendente: viene de los niveles altos de la jerarquía en tu empresa y se dirige hacia los trabajadores de menor nivel; es decir, de jefes o gerentes a trabajadores. Es unidireccional y es mayormente utilizada para dar notificaciones, instrucciones, información o hacer partícipes de decisiones a los empleados.
  • Comunicación horizontal: este tipo de comunicación se da entre iguales: colegas de la misma área de trabajo de tu empresa, coordinadores del mismo nivel, o entre jefes de los diferentes departamentos. Este tipo de comunicación no tiene carácter jerárquico y se utiliza para compartir información, atender solicitudes entre iguales, entre otras. 
  • Comunicación ascendente: es la comunicación que se establece entre los trabajadores de nivel más bajo a sus superiores. Esta comunicación en tu empresa es la que brinda la retroalimentación de empleados a superiores y es utilizada para proporcionar ideas, solicitudes a necesidades, sugerencias y cualquier otra petición formal.

Comunicación externa

La comunicación externa es la cara visible que brinda la empresa y el contacto que establece con el público, los clientes y cualquier individuo ajeno a la organización. Las empresas se pueden entender como un ente social; por lo tanto, no hay que desatender esta área, ya que garantiza una correcta proyección de la empresa, permite transmitir una buena imagen y crea cierta transparencia que se interpreta como fiabilidad ante los clientes.

Los propósitos principales de la comunicación externa son: crear una buena imagen, sostenerla y manejar las crisis. Está conformada por diferentes tipos que abordan distintos tipos de necesidades y áreas:

  • Comunicación externa estratégica: el propósito de este tipo de comunicación es conseguir información relevante de tus competencias para establecer una posición competitiva.
  • Comunicación externa operativa: está vinculada con la actividad y desarrollo cotidianos de la compañía. Se produce con todos los públicos de la organización día con día. Es una de las más importantes, pues engloba las comunicaciones públicas externas de la empresa hacia proveedores, clientes, competidores, etc.
  • Comunicación externa de notoriedad: es la forma en la que la empresa se proyecta como marca, tanto en imagen como en sus productos o servicios. Se encarga de la promoción, marketing, publicidad, patrocinios y otras actividades que hacen conocida a la empresa con su audiencia.

Flujos de comunicación empresarial 

Una vez conocidos los tipos de comunicación empresarial, es importante conocer y comprender el funcionamiento de los flujos de información en las empresas, así podrás prevenir y ser capaz de detectar cualquier falla en los procesos de comunicación. El éxito empresarial yace en que tu estructura de comunicación esté bien organizada; por eso es clave fortalecer las relaciones entre tus empleados para cumplir las metas de la empresa.

Conocer los flujos de comunicación te permitirá establecer correctamente esas relaciones entre directivos, gerentes, empleados y demás trabajadores. Dentro de las empresas, la comunicación se ramifica en todas direcciones y sentidos, permitiendo que el flujo de conocimiento e ideas circulen por todos lados. 

Para que conozcas mejor estos flujos, lee a continuación sus características: 

  • Flujo de comunicación ascendente: por medio de este flujo la información por parte de los subordinados puede llegar a sus supervisores o superiores encargados de trabajadores de menor nivel jerárquico. Así se pueden conocer las impresiones de los trabajadores sobre las acciones administrativas que se han llevado a cabo en tu empresa.
  • Flujo de comunicación descendente: este tipo de flujo es vertical, parte del superior al subordinado y principalmente es de carácter oficial. En este flujo se comparten las normas, orientaciones, atribuciones, metas, prácticas organizacionales y noticias institucionales de tu empresa.
  • Flujo de comunicación horizontal: se da entre personas de un mismo nivel jerárquico, permite la unión de esfuerzos y contribuye a fomentar las interacciones entre colegas. Es importante que mantengas este flujo presente entre todos los sectores de tu empresa y que te asegures de que no interfiera en el desempeño individual de cada colaborador.
  • Flujo de comunicación transversal: en este tipo de comunicación el flujo recorre todas las direcciones, sin distinción de niveles jerárquicos. Es mayormente utilizado en organizaciones modernas, descentralizadas y flexibles, que mantienen una administración más participativa e integral. Si tu empresa forma parte de estas organizaciones seguro ya tendrás familiaridad con él.
  • Flujo de comunicación circular: es común en empresas pequeñas o que recién inician operaciones y cuentan con una cantidad reducida de colaboradores. En el flujo de comunicación circular, la información repercute libremente entre todos los colaboradores y es un flujo al que te enfrentarás si tu compañía forma parte de alguno de los dos grupos que mencionamos al inicio de la definición.

Una vez que conoces los diferentes flujos de información, puedes proceder a identificar y aplicarlos de la manera más conveniente, de acuerdo con las necesidades de tu empresa, así será más fácil que obtengas los resultados que esperas.

Una buena planeación de flujo de comunicación puede traer beneficios como estimular el espíritu de equipo y mejorar el desempeño general de todos los involucrados dentro de tu empresa: los subordinados recibirán indicaciones claras y orientación de los superiores, los líderes serán informados sobre lo que ocurre en las líneas inferiores y será más sencillo crear la reciprocidad necesaria para alcanzar cualquier meta.

Los 3 medios de comunicación corporativa 

Claro que conocer todos los elementos que te hemos presentado no es suficiente, hay que saber elegir los canales de comunicación que mejor se adapten a las necesidades de tu empresa. Con base en la cantidad de personal, el trabajo a realizar, el contexto económico y los factores a gestionar, podrás elegir lo más adecuado para tu caso.

Existen una gran cantidad de medios, pero si los usas de manera asertiva será más fácil que alcances los objetivos y metas planteados en tu plan de comunicación empresarial. Te dejamos a continuación una lista con los medios principales para llevar a cabo la comunicación corporativa.

1. Canales escritos

Son los más tradicionales y te ofrecen una excelente oportunidad para crear una retroalimentación más personal con los empleados. Los medios más comunes son el buzón de sugerencias, encuestas anónimas entre los empleados y los comunicados escritos. 

2. Canales hablados

Los canales hablados u orales, como las reuniones personales o grupales, son fundamentales y casi involuntarios. Mantener un contacto físico, visual y auditivo entre los diferentes interlocutores dentro de tu empresa garantizará las relaciones humanas.

3. Canales tecnológicos 

Este medio de comunicación abre nuevas posibilidades a la comunicación interna. Se conforma por un grupo mucho más amplio de medios que incluye: intranet, blog interno, correo electrónico, chat interno, videollamadas y redes sociales corporativas. 

Además de los medios de comunicación, dentro de los medios de comunicación en las empresas podemos encontrar las siguientes interacciones: 

  • Reuniones: son una forma de establecer un contacto personal entre empleados y grupos de trabajo de la organización.
  • Intranet: una de las herramientas más utilizadas dentro de la comunicación empresarial. Tiene como propósito la interactividad y gestión en tiempo real. Este canal suele aglutinar muchos otros y se espera que potencie el sentimiento corporativo y motivante en los trabajadores.
  • Correo electrónico: este medio de uso diario es indispensable y uno de los más utilizados para gestionar tareas y transmitir información, que además queda registrada en las plataformas usadas. Los newsletters o boletines corporativos, tanto internos como externos, también entran en esta categoría.
  • Eventos sociales: mediante eventos como convenciones, congresos, cenas o empresariales se activan y establecen relaciones personales entre compañeros de diferentes departamentos y se refuerzan las relaciones ya existentes. Además, también son un lugar en el que puede generarse un primer contacto o un refuerzo de la relación con clientes.
  • Chats internos: permiten agilizar el intercambio de información entre compañeros y equipos de trabajo, siempre y cuando establezcas claramente las condiciones y normativas de uso.
  • Redes sociales corporativas: las redes sociales corporativas son una opción de los procesos de digitalización. Permiten el intercambio de información entre tu organización y los empleados de manera continua, flexible e inmediata.
  • Videoconferencias: cuando hay limitantes geográficos, o si las empresas son internacionales, las videoconferencias son bastante útiles y necesarias para los trabajadores y equipos. También brindan una opción más para conectarse con los clientes sin importar dónde estén.
  • Blog: los blogs corporativos internos son una buena forma de transmitir información como noticias corporativas, formaciones o contenido de interés relacionado con el trabajo. El éxito del uso de este medio recae en la calidad del contenido que generes y la retroalimentación que obtengas.
  • Buzón de sugerencias: si bien es tradicional, constituye un elemento fundamental dentro de una empresa. Es la manera en la que el empleado puede hablarle a la compañía; solo es cuestión de motivar y dar confianza a los trabajadores para que den su opinión de manera anónima. También puedes considerar usarlo con clientes si tu empresa tiene una o varias tiendas físicas.
  • Comunicados por escrito: si bien actualmente se encuentran en desuso por la aparición de las nuevas tecnologías, sigue siendo un canal efectivo si lo atiendes y usas de la manera adecuada. 
  • Televisión corporativa: no obtiene mucha retroalimentación y requiere mayor inversión. Puedes usarlo en conjunto con otras tecnologías para su difusión, utilizando canales como intranet, blog, redes sociales, entre otros.
  • Teléfono: uno de los medios más tradicionales pero aún vigente en uso y funcionalidad. Es un buen medio de control y eficaz que puedes utilizar para establecer contacto y comunicación de manera más personal, a diferencia del email u otro medio escrito. Lo tienes disponible para su uso interno y externo.

7 buenas prácticas de comunicación empresarial 

Una vez que estás más familiarizado con los conceptos de comunicación empresarial, su importancia, funciones, tipos y medios, puedes tener una idea más generalizada de su utilidad y ejecución a nivel interno y externo. Pero el éxito de todo plan de comunicación recae en que se lleve a cabo. Por ello, te hablaremos de buenas prácticas dentro de la comunicación empresarial para que obtengas los resultados esperados. 

1. Conoce bien a la empresa y a tus trabajadores 

Si esperas lograr una integración entre los empleados y los objetivos de la organización, debes conocer y estudiar ambas partes para implementar el plan de comunicación más adecuado, dependiendo los atributos de la empresa y tus trabajadores.

Conocer los valores de la organización, objetivos a alcanzar, historia de la empresa y datos de mercado, te permitirá tener la información necesaria para definir lo que compartirás con los colaboradores y con qué propósito.

Por otro lado, estar al tanto de los trabajadores y comprenderlos, según su experiencia profesional, valores, personalidades y niveles de formación, permitirá que definas la manera en la que transmitirás la información así como los canales que utilizarás.

2. Planifica un plan de comunicación empresarial 

La planificación es necesaria para que establezcas una estrategia de comunicación empresarial organizada y funcional, que te permitirá alcanzar los objetivos establecidos.

Deja definida de manera clara los objetivos que desea alcanzar tu empresa, según tu necesidad y áreas de oportunidad; así podrás determinar y planificar el plan de acción más adecuado —ya sea que se trate de comunicación interna o externa.

3. Establece una comunicación clara y accesible 

Sin importar jerarquías o niveles, el éxito de la comunicación empresarial está en la sencillez y funcionalidad de la información comunicada. En especial, si esta información debe ser comprendida por todos los receptores. Nunca olvides que el uso de un lenguaje más didáctico y detallado reduce la posibilidad de errores en la interpretación de la información comunicada.

4. Contacto flexible entre departamentos

Limita impedimentos entre las diferentes áreas de la empresa, así evitarás la creación de grupos apartados y la retención de información. Ten en cuenta que mantener distancia entre empleados y superiores a través de formularios o la programación de citas, impide el flujo de información y retrasa resultados.

Mantén procesos sencillos, rápidos, elimina barreras físicas y facilitar canales de comunicación más inmediatos; esto favorecerá el intercambio de ideas e información entre todos los involucrados y te permitirá establecer espacios abiertos para la conversación.

5. Escucha opiniones internas 

El hecho de que un empleado constate que sus opiniones son recibidas, consideradas y reconocidas por sus superiores refuerza el sentimiento de pertenencia a la empresa.

Escuchar a tus colaboradores, que son quienes experimentan más la parte táctica y operativa de la empresa, te permitirá identificar las fallas y facilitará la búsqueda de mejoras en tus procesos internos.

Mantén abiertos canales como encuestas internas de opinión para recibir las ideas y críticas de tus empleados, interpretarán que tu empresa es receptiva, que está dispuesta a escuchar sus necesidades y demandas; así ellos podrán hacer mejor su trabajo.

6. Reconoce el esfuerzo de los colaboradores

Corrige en privado, felicita en público. Reconocer y recompensar públicamente los esfuerzos y buenos resultados de un equipo o un empleado incentivan el espíritu participativo de los colaboradores y crean la disposición para esforzarse en pro de la empresa. Puedes utilizar medios como eventos internos, publicaciones en las redes sociales de la empresa o cualquier otro medio que sea visto por todo los trabajadores de la organización.

7. Muestra los resultados obtenidos 

La mejor motivación de los colaboradores es mostrar los avances y logros obtenidos en sus proyectos. Mantenlos informados acerca del desempeño, metas alcanzadas y nuevos logros; es un incentivo moral que mantendrá el interés constante y su espíritu de superación vivo.

Utiliza recursos de la comunicación visual en espacios comunes donde todos puedan ver los resultados obtenidos, es una buena manera de motivar a todos los colaboradores. Por ejemplo, hay empresas que hacen comunicados por escrito y los colocan en zonas estratégicas (como elevadores o pasillos) que permiten que reconozcan y feliciten al área o equipo con mejor desempeño. 

Otra idea para anunciar los resultados obtenidos es escribir un correo electrónico con copia a todas las áreas u organizar una videollamada o junta interna en la que hagas reconocimientos públicos. Sin duda, las felicitaciones y aplausos son una gran herramienta para que los colaboradores se sientan motivados, sean más eficientes, productivos y tengan mayor sentido de pertenencia.

4 errores comunes en la comunicación empresarial 

Así como existen buenas prácticas, también podemos encontrar mala comunicación empresarial. Detectar las malas prácticas y evitarlas hace que los planes de comunicación no se vean afectados. Revisa y corrige cualquier actitud o actividad en tu empresa que pueda entorpecer la comunicación corporativa.

1. Comunicar malas noticias por correo electrónico

Evita utilizar este canal para dar mensajes delicados para la empresa o algún equipo. Al no contar con señales no verbales que suavicen el mensaje, pueden provocar reacciones negativas o confusas. Las malas noticias deben darse personalmente y de forma privada, a través del mensaje correcto para minimizar malestares o malentendidos. 

2. No ser asertivo 

Expresar opiniones sin considerar las afectaciones a los demás crea problemas graves de comunicación. Para que exista la asertividad debes ser empático. De esta manera, podrás manifestar el mensaje deseado sin provocar una reacción negativa en la otra persona. El ser asertivo facilita la comunicación y resuelve cualquier controversia.

3. Mostrar reacciones negativas 

Dentro de la comunicación empresarial se debe tener especial cuidado en la reacción emocional intensa (como enojos, desesperación, tristeza), ya que puede dañar la interacción entre los trabajadores. Por ejemplo, una reacción agresiva por parte de Recursos Humanos o directivos crea la impresión de falta autocontrol e inteligencia emocional y pone en riesgo el respeto de los trabajadores hacia los superiores.

Cuida estas reacciones y busca que tu plan de comunicación tenga un apartado con sugerencias para gestionar las situaciones que pueden inspirar estas reacciones.

4. No estar bien preparados para emitir un mensaje 

Los comunicados, correos electrónicos y mensajes escritos ineficazmente pueden frustran a la audiencia y, con el tiempo, la pérdida de interés y formalidad de los remitentes. Prepara a fondo lo que vas a comunicar, usa herramientas que ayuden a crear mensajes creíbles, inteligentes y convincentes. Verás que de este modo lograrás obtener la seriedad y forma que esperas y reducirás considerablemente las interferencias posibles en la interpretación final de la información proporcionada.

¡Ya estás listo para mejorar la comunicación empresarial entre tú y tus colaboradores! Recuerda que, como lo mencionamos en un principio, la comunicación evoluciona constantemente y es recomendable que realices un seguimiento de cómo se van dando las interacciones entre tus empleados y clientes. De esta manera, podrás garantizar que tu plan sigue marchando de forma positiva o si necesitas implementar algunos cambios. 

Plantillas para Comunicados de Prensa

 Kit Relaciones Públicas

Publicado originalmente en diciembre 21 2020, actualizado diciembre 21 2020

Topics:

Comunicación  Empresarial