Mantener en buen estado las dinámicas de trabajo dentro de una organización es fundamental para asegurar la productividad de sus miembros y para alcanzar las metas que se han trazado. Asimismo, una de las tareas más importantes de una empresa consiste en crear una imagen de marca positiva que haga que los clientes se sientan cómodos consumiendo nuestras ofertas comerciales. Lo que muchas personas quizá pasan por alto es que estos dos factores están íntimamente relacionados con la cultura organizacional de una empresa.

Los empleados y los consumidores siempre buscarán empresas que tengan sólidos valores, buenas prácticas, así como hábitos y creencias que vayan de acuerdo con sus ideales. Es por ello que cada vez son más las empresas que invierten tiempo y esfuerzos en diseñar una cultura organizacional que refleje sus objetivos.

Este proceso debe comenzar con un análisis de las condiciones en las que se encuentra la cultura de la organización. Solo a través de una valoración podremos identificar las áreas de oportunidad (que debemos trabajar) y los aciertos en las prácticas de la empresa. Pero ¿cómo llevar a cabo dicha valoración?

En este artículo hablaremos de algunas recomendaciones para que realices un diagnóstico extenso de la cultura de tu organización y la importancia que tiene llevarlo a cabo.

    << [Plantilla gratis] Identificar y elabora el ambiente laboral de tu  empresa >>   

Importancia del diagnóstico de cultura organizacional

Todas las empresas tienen objetivos a corto, mediano y largo plazo. Sin embargo, alcanzar estos fines no depende solamente de los empresarios ni de los líderes de departamento. Por el contrario, las organizaciones requieren sumar esfuerzos de cada uno de sus miembros para obtener esas metas. Esto solo es posible si todos comparten una misma cultura que los impulse a remar en la misma dirección.

Al diagnosticar el estado de la cultura organizacional de tu empresa puedes reconocer fácilmente aquellas divergencias o intereses que impiden el crecimiento de tu compañía. Asimismo, podrás cuestionar y calificar las estrategias y formas de trabajo que has implementado en tu organización.

Lo primero que debes considerar es que la cultura de una organización es multifactorial, y que en ella se ven involucrados actores de distintos niveles: clientes, público, mercados, empleados, inversionistas, proveedores, líderes y trabajadores, entre otros. Al realizar un diagnóstico de la cultura de tu empresa comprenderás mejor el papel que cada elemento desempeña en la vida productiva de tu compañía y lograrás identificar cómo consolidar la relación con cada uno.

Estos factores te ayudarán a:

  • Reducir costos operativos, ya que todos sabrán qué tienen qué hacer, por qué lo hacen así y cómo deben realizarlo.
  • Evitar problemas administrativos y legales futuros derivados de conflictos de intereses o de malas experiencias en el trabajo.
  • Elevar la productividad de tu organización, ya que una cultura laboral robusta permite el surgimiento de mejores ambientes de trabajo y, por tanto, mayor motivación.
  • Atraer talentos humanos que desearán formar parte de una empresa como la tuya.
  • Impulsar a tu marca como un referente en el mercado y que sabe hacer negocios de manera humana y responsable.

Ahora es momento de revisar los pasos necesarios para llevar a cabo esta evaluación.

1. Identifica los objetivos, valores y hábitos que has establecido en tu organización

Una evaluación no puede llevarse a cabo sin parámetros sobre aquello que se pretende estudiar. Por ello, antes de aplicar pruebas y evaluar el desempeño de tu empresa, es vital reflexionar sobre qué esperas obtener de un diagnóstico de la cultura organizacional de tu compañía y hacia dónde dirigirás tus esfuerzos.

Si tu organización se guía por ciertos valores, objetivos y formas de trabajo, deberás tener claros estos parámetros para determinar el punto de partida. Si la vida dentro y fuera de tu empresa no se ajusta a esa cultura, no te angusties. Justamente llevarás a cabo un diagnóstico integral para identificar las causas y generar estrategias para mejorar dichos aspectos.

2. Haz un mapa de las partes relevantes de la vida de tu empresa

Hacer un diagnóstico de la cultura organizacional no solo requiere poner atención en los trabajadores (aunque ellos son el pilar de tu organización, no son los únicos elementos que la integran). Considera que una empresa consta simplemente de un grupo de personas que realizan acciones vinculadas entre sí. Hazte la siguiente pregunta: ¿qué aspectos de la vida interna intervienen en la percepción externa de mi marca?

Un listado preliminar debe tomar en consideración, al menos, los siguientes actores:

  • Empleados
  • Líderes de departamento
  • Mesas directivas
  • Inversionistas
  • Proveedores
  • Prestadores externos de servicios
  • Clientes
  • Público en general

En este listado deberás identificar aquellas partes que influyen en la cultura de tu empresa, las particularidades y relaciones con cada uno de estos grupos: ¿colaboras con alguna entidad gubernamental?, ¿exportas tus productos?, ¿cuál es tu público ideal?

Ten presente que estas partes también poseen una jerarquía. Puedes emplear algunas herramientas como el modelo del octógono para hacer un borrador de la estructura de tu organización y para visualizar qué partes inciden directamente en ella.

A continuación revisaremos los procesos que puedes llevar a cabo para diagnosticar cuatro de las partes más relevantes en la conformación de tu cultura organizacional: los clientes, el público, los líderes de tu empresa y los trabajadores.

3. Solicita comentarios a tus clientes y consumidores

¿Alguna vez te ha pasado que quieres comunicar una idea y tus interlocutores entienden algo completamente diferente? En el caso de la vida empresarial esto es un problema serio. Por lo cual siempre se requiere un experto en comunicación que acompañe el desarrollo de ofertas de mercado.

La percepción de los clientes es fundamental para conocer la imagen que tu público primario tiene de tu empresa, por lo que solicitar comentarios, sugerencias y revisiones es un excelente medio para conocer más sobre su opinión. Más del 45 % de los expertos afirman que la experiencia del consumidor debe ser la prioridad de las empresas.

Al pedirles que evalúen la calidad de tu servicio al cliente o el desempeño de tus vendedores podrás comprobar si están cumpliendo con los códigos de conducta de la organización y si su forma de comportarse obedece a los valores, creencias y hábitos de tu empresa. Si el cliente es primero para la cultura de tu compañía, eso debe hacerse patente en todas tus relaciones comerciales.

4. Realiza un estudio sobre la percepción pública de tu marca

La opinión de tus consumidores puede ser muy buena, pero algo que es todavía más importante es conocer la opinión del público en general, sea o no tu audiencia ideal. Solo así obtendrás una mirada objetiva de tu empresa, fuera del encanto de tus productos o de la lealtad de tus consumidores.

Cuando una empresa lleva a cabo acciones acordes a su cultura organizacional, ya sea con programas de responsabilidad social, campañas en favor del ambiente o grandes beneficios laborales para sus empleados, el público en general reconocerá los méritos de la empresa, aun si no consume sus productos. Esto atraerá a otros prospectos y, a su vez, a talentos humanos. Recuerda que casi la mitad de los consumidores eligen marcas en las que confían.

Estas evaluaciones se pueden llevar a cabo mediante estudios de mercado o baterías de entrevistas directamente en las calles.

5. Entrevista a los líderes de tu organización

Los líderes empresariales son quienes mejor conocen las directrices de tu empresa y son los intermediarios entre los directivos y los empleados. Por ende, estos jefes, gerentes y directores pueden generar una visión más panorámica y comprensiva de lo que está pasando dentro de tu empresa. 

Su percepción es fundamental para saber si la operatividad de la compañía está cumpliendo con la cultura que se ha establecido y, si no es así, sabrán distinguir las tendencias, prácticas e ideales que están detrás del trabajo de los miembros del equipo. Además, esta evaluación te ayudará a saber si tus líderes están cumpliendo adecuadamente con sus funciones. Algunos estudios afirman que el 50 % de las personas han dejado sus trabajo por problemas con sus superiores. Eso es un índice de una mala cultura organizacional.

Las entrevistas personales y en pequeños grupos son la mejor alternativa para recopilar información sobre la cultura de la organización. Puedes designar a un representante de recursos humanos como el encargado de recabar estos datos para su futura interpretación.

6. Aplica baterías de evaluación a tu plantilla

Este es probablemente el factor en el que las empresas ponen mucha mayor atención. A fin de cuentas, los trabajadores conforman la mayor población que activamente influye en la conformación de la cultura organizacional. Ya sea de forma consciente o inconsciente, las formas en que se relacionan entre ellos y en la que trabajan conforma el ambiente laboral y los valores que están detrás.

Las encuestas son el mejor medio para recopilar información que puede ser útil tanto cualitativa como cuantitativamente. La ventaja de estas herramientas es que pueden utilizarse para evaluar muchos factores: el nivel de satisfacción laboral, su percepción del clima en el espacio de trabajo, sus necesidades o exigencias laborales o hasta la forma en la que experimentan su vida en la empresa.

A fin de cuentas solo los empleados podrán informarte si los hábitos, ideales, creencias y valores que has establecido para tu organización se están cumpliendo, o bien te ayudarán a redirigir tus esfuerzos y encontrar un punto en el que todos estén de acuerdo.

7. Analiza tus resultados

El diagnóstico de la cultura organizacional no termina con la recopilación de datos. Un estudio de OfficeVibe sugiere que hasta un 30 % de los empleados no ven resultados ni cambios tras la aplicación de una encuesta. Esto se debe a que muchos creen que aplicarla es suficiente para identificar problemas, pero no los lleva a la acción.

Es importante que una vez que hayas aplicado estas herramientas hagas un atento estudio cuantitativo y cualitativo. Como hemos mencionado, lo mejor es dejar que los expertos en psicología organizacional interpreten y procesen estos datos.

Al llevar a cabo el diagnóstico obtendrás, entre muchas otras cosas, esta información:

  • Cuáles son los valores que dirigen el trabajo de tus empleados
  • Qué problemas identifican tus colaboradores dentro del espacio
  • Qué cosas positivas y negativas encuentran en la compañía
  • El nivel de satisfacción laboral
  • Las áreas de oportunidad de la organización
  • Qué percepción tienen los consumidores de tu marca
  • Cómo se relacionan los públicos con tu empresa
  • La imagen pública de tu organización

¿Recuerdas el primer paso para llevar a cabo tu diagnóstico? Es establecer lo que esperas obtener de un diagnóstico de la cultura organizacional de tu compañía y determinar qué acciones emprenderás.

Al obtener el resultado de tu diagnóstico sabrás si la realidad se parece a aquello que tenías en mente. Si no es así, es momento de reformular tus estrategias para generar una mejor cultura organizacional. Si, por el contrario, tu empresa está consolidando una buena cultura empresarial, sigue así.

Te recomendamos inspirarte en la cultura de algunas organizaciones exitosas para saber cómo mejorar la imagen de tu marca y la forma en la que se vive dentro de tu empresa.

New Call-to-action
 Descarga esta plantilla gratis y construye tu cultura organizacional

Publicado originalmente el 17 de agosto de 2022, actualizado el 12 de septiembre de 2022

Topics:

Cultura organizacional