En algún momento todos sueñan con ser sus propios jefes para tomar las decisiones y encaminar su negocio hacia el éxito. Sobre todo, en el aspecto económico. Sin embargo, si estás comenzando un negocio y quieres que tu proyecto prospere, debes tener en cuenta la gestión de riesgos empresariales. 

Algo que debes mantener en mente es que los riesgos te van a acompañar en toda tu carrera de negocios, pero la diferencia radica en cómo los manejas y resuelves.

<< Evalúa y mitiga los riesgos de tus proyectos [Plantilla gratis] >> 

Para que tengas más probabilidad de éxito en tu negocio hemos creado este artículo especialmente para ti. Aprovecha la información para cosechar el éxito y no abandones tu sueño a la mitad del camino. 

Comencemos por definir con exactitud este concepto fundamental en los negocios.

¿Qué es el riesgo empresarial?

Como bien lo indica la palabra, este concepto se refiere precisamente al riesgo que tu compañía puede tener en cualquier momento desde que comienza su operación.

Los riesgos pueden ser muy variados, pero, como ya lo mencionamos, estarán presentes. Por ejemplo, a la hora de expandir tu mercado o hacer una gran inversión. 

Para las empresas esto se traduce como incertidumbre de lo que suceda antes o después de tomar una decisión sobre el futuro del negocio. Además, los riesgos son persistentes, ya que puedes no obtener los resultados esperados e incluso sean adversos a los que tenías como meta en tu nueva propuesta.

Por lo tanto, tener impactos muy significativos en tu empresa puede atrasar o impulsar tus planes debido a que ese riesgo se cumplió por diversas circunstancias. Incluida una crisis sanitaria que no tenías contemplaba y cambió todos los planes para tu compañía. Por ello, es importante mantenerte alerta y estar listo ante cualquier adversidad. 

En esto no solo aplica la parte externa, sino también la interna. Tu compañía podría estar en riesgo si no cuenta con los suficientes fondos para invertir, pagar al personal o cubrir cuotas para el funcionamiento general.

Una empresa sin capital puede debilitarse rápidamente, y sin un flujo positivo de productos o servicios se enfrentaría a la clausura de operaciones. 

Por todo esto es muy importante tener presente la gestión de riesgos empresariales. Veamos en qué consiste.

¿Qué es la gestión de riesgos?

Es la suma de estrategias que abarcan todos los aspectos operativos, financieros y administrativos de una empresa con la finalidad de identificar, prevenir y, en caso necesario, responder ante los eventos que ponen en riesgo la operación del corporativo.

La gestión de riesgos también busca analizar, identificar y apoyar a las empresas a no cometer errores o tomar decisiones que puedan llevarlas hacia el camino incorrecto. Estas situaciones se deben detectar antes de que tomes acciones hacia algo que no te va a retribuir de alguna forma. 

Para esto se necesita planificación de lo que deseas lograr. Es necesario organizar tus objetivos y tener el control de tu compañía para saber los pros y contras de cómo van a impactar tus decisiones en el futuro de tu empresa. 

Puede que haya veces en las que no es fácil darte cuenta de que podrías cometer algún error, por lo que apoyarte de un especialista en gestión de riesgos es una gran idea. De esta forma, te ayudará a conocer al 100% el funcionamiento de tu compañía y tu objetivo, y presente un esquema de los beneficios y desventajas de tu proyecto. 

La gestión de riesgos permite que tu negocio perdure por mucho más tiempo, sobre todo en los primeros años de funcionamiento, pues algunos estudios revelan datos que deberías tener en cuenta: 

  • 33% de las compañías no logran sobrevivir a su primer año 
  • 65% cierran antes de cumplir 5 años activos

Esto se debe a la mala gestión de su capital y a no tener objetivos claros a alcanzar. Sin embargo, la gestión de riesgos no solo ve el lado negativo, también se enfoca en las oportunidades que tu empresa tiene. 

Recuerda esto: un riesgo también puede ser una oportunidad,  un parteaguas para implementar estrategias para un mayor crecimiento

Dicho esto, pasemos a los objetivos concretos de la gestión de riesgos empresariales.

6 objetivos de la gestión de riesgos

La gestión de riesgos para una empresa tiene diferentes objetivos que sirven para tomar mejores decisiones sobre lo que debes hacer en caso de que un eventos adverso interno o externo afecte a tu compañía.

Los principales, como ya mencionamos, son identificar esos riesgos y crear un plan para saber cómo te puede favorecer o perjudicar la decisión que quieres tomar. 

No obstante, este tipo de gestión tiene otros propósitos que te mencionamos a continuación: 

1. Fortalecer las respuestas ante los riesgos 

Cuando se crea un plan para gestionar los riesgos de tu compañía, lo que se busca no solo es conocer los pros y contras, sino también responder ante situaciones de la forma más eficaz posible. 

En este sentido, el especialista en gestión de riesgos empresariales es el encargado de crear el plan, buscar los mecanismos para que tu empresa pueda solventar los riesgos a los que está expuesta y que así no resulte afectada, principalmente en materia económica. 

2. Estipular niveles de riesgo óptimos a la compañía

Al hacer el análisis de los riesgos que vas a enfrentar, es importante medirlos y que estos sean acordes a tu empresa y a tu estructura financiera.

Si eres una pequeña o mediana empresa con ingresos bajos o moderados, no es conveniente hacer una inversión en un proyecto donde arriesgues todo tu capital. Esto podría afectarte más que beneficiarte. 

3. Mejorar la asignación de capital 

En ocasiones el dinero a invertir es poco para maniobrar de manera libre. Principalmente si estás comenzando. Por lo que otro objetivo de la gestión de riesgos empresariales es mejorar la asignación del capital a las áreas primordiales para el crecimiento de tu empresa. 

Esto es útil también para compañías con un presupuesto más amplio, ya que ayuda a no destinar recursos a áreas que no lo necesitan o tienen recursos suficientes. Al identificar y asignar mejor el dinero, tienes mayores oportunidades de invertir en áreas que propicien el crecimiento de tu negocio. 

4. Identificar múltiples riesgos y reducir las pérdidas 

La gestión de riesgos tiene también como objetivo identificar los múltiples riesgos por los que tu compañía puede tener pérdidas.

A veces los aspectos mínimos son los que más afectan y reducen el crecimiento. Es por ello que al analizar los peligros pueden reducirse las pérdidas que sí puedes sufrir, pero en menor cantidad. 

En este sentido puede inclusive agregarse una crisis sanitaria mundial que afecte tu negocio y con un análisis de riesgos tomarás mejores decisiones para sobrellevar la situación. 

5. Aprovechar las oportunidades 

El objetivo de la gestión de riesgos empresariales es analizar lo que podría suceder con tu compañía. Sin embargo, este tipo de análisis no significa que no puedas operar libremente, sino que al conocer los pros y contras sabrás aprovechar las oportunidades que se te presenten. 

De esta manera, puedes actuar más rápido ante los efectos de tus decisiones empresariales y evitar una desestabilización económica. 

6. Cuidar la imagen de tu empresa 

La gestión de riesgos empresariales también involucra el cuidado que tengas hacia tu marca o compañía. Tal vez una de tus metas sea ampliar tu mercado o atraer más personas a comprar tu producto, pero si no tienes una gestión y objetivo claros corres el riesgo de que tu imagen sea mal vista.

Esto puede ser por efecto de una mala operación, temas legales o hasta aspectos políticos que ensucien el prestigio que tenías con ciertos rubros. Con consecuencias como problemas económicos, financieros y de fiabilidad. 

7 tipos de riesgos que pueden afectar a tu empresa

Existen diferentes tipos de riesgos para las empresas, los cuales detallaremos a continuación.

Estos son generales, pues las compañías están propensas a sufrirlos independientemente del tipo de negocio e industria a la que pertenecen. Por lo que es ideal pensar en ellos al momento de iniciar la compañía o tomar nuevas decisiones. 

En esta sección hablaremos de siete riesgos, según una clasificación bastante amplia que te ayudará a tener en cuenta las causas y efectos relacionadas con ellos.

1. Riesgos operacionales

En este tipo de peligro se engloban todos aquellos relacionados con la actividad que realiza la compañía; son errores que pueden provocar pérdidas, desde fallas humanas, malos procesos, sistemas mal estructurados hasta una estrategia mal implementada. 

2. Riesgos económicos 

Este es el más común que se observa y existe siempre que se toman decisiones dentro de la empresa. Si deseas invertir debes estar consciente de que ese dinero quizá no lo recuperes. De igual manera, el riesgo económico interno debe ser considerado. 

Para que opere de manera óptima, debes diferencias el capital que destinarás para tus colaboradores, así como para los negocios y propuestas para impulsar y llegar a más público. 

3. Riesgos financieros 

Aquí es donde se integran todas aquellas gestiones financieras de tu empresa y el mercado general. Los riesgos que puedes tener están relacionados con cambios en las tasas de interés, riesgos de créditos para tu compañía o cambios en el mercado, es decir, con otras compañías de tu mismo giro o la demanda de productos en tu industria. 

Todo tipo de riesgo relacionado con la expansión de tu empresa y lo que sucede con las acciones que fluyan en tu sector se encuentran en este rubro. 

4. Riesgos ambientales o fortuitos 

Los riesgos que debes considerar también son aquellos que no puedes controlar o pueden tomarte por sorpresa. Por ejemplo, riesgos climáticos, sísmicos, sanitarios como la epidemia del año 2020 cuyos efectos nos afectarán a largo plazo. Debes prepararte para evitar contratiempos y responder de acuerdo a tu plan de gestión de riesgos empresariales. 

5. Riesgos sociales 

El lugar donde te encuentras también es un factor a tomar en cuenta. Debes analizar la sociedad y su poder adquisitivo, pues si tu producto es de un precio elevado o comienzas en una zona con rezago económico, corres el riesgo de no obtener el número de ventas que esperadas. 

6. Riesgos legales

Ten en cuenta que la ley puede restringir algunos aspectos de tu producto o servicio, por lo que debes analizar este riesgo para evitar problemas legales con alguna comisión, institución reguladora o directamente con el gobierno nacional o internacional.

Dependiendo de tu giro, tus productos deben tener certificación que avalen que cumples todo tipo de acuerdos para su funcionamiento, distribución y venta. 

No solo debes contemplar este riesgo hacia tus clientes, sino también de tus clientes hacia tu compañía. Si el producto no les convence o buscan aprovecharse de algún fallo o reacción secundaria, pueden surgir otro tipo de problemas legales para tu empresa, como las demandas. 

7. Riesgos políticos

La política es un factor a considerar dependiendo del esquema de negocio y la industria a la cual pertenece tu compañía.

Tu empresa quizá tenga éxito durante una administración, pero debes tomar en cuenta los cambios de gobierno y que algunos brindan más apoyo que otros, por lo que es un riesgo que te puede dejar un año o más sin los ingresos a los que estabas acostumbrado. 

Debes tener en mente los tipos de riesgos empresariales listados cuando analices cuáles pueden afectar tu negocio. Ya que no todos aplican directamente a tu compañía, pues dependen del sector o industria.

Como una forma de garantizar la seguridad de tu empresa, te recomendamos que consultes a especialistas en la gestión de riesgos empresariales para que realicen una evaluación de peligro y detecten cuáles tienes que tomar más en cuenta que otros. 

Así como un especialista resulta de gran ayuda, los métodos y herramientas de gestión de riesgos son esenciales para una empresa que ha optado por la prevención, que generalmente resulta más económica que la reparación.

8 métodos y herramientas de gestión de riesgos empresariales

Ya conoces qué es un riesgo y su clasificación. Ahora podrás identificar fácilmente los riesgos a los cuales está expuesta tu empresa.

El siguiente paso consiste en las herramientas o métodos que pueden serte útiles para tener una mejor gestión de riesgos empresariales. Estos pueden parecer sencillos, pero representan una ventaja competitiva y adaptativa en un mercado cada día más cambiante. Veamos cuáles son.

1. Análisis preliminar de riesgos 

La metodología de este análisis sirve principalmente para identificar posibles riesgos que tu compañía puede correr antes de empezar a operar. Este tipo de detección busca dividir por fases los riesgos que podrías tener en un cierto periodo, como un año o hasta cinco. 

Permite conocer los primeros riesgos generales en diferentes etapas por las que puede atravesar tu empresa. De esta forma, estás consciente de las causas y consecuencias de cada uno de los peligros que tienes para poder salir adelante con mejores decisiones. 

Análisis preliminar de riesgos empresariales

Fuente de imagen

2. Método AMEF

El Análisis del Modo y Efecto de Fallas (AMEF) es un análisis en el que identificas, clasificas y eliminas de forma anticipada las fallas que surjan en tu proyecto empresarial. Lo que hace este método es priorizar los riesgos y clasificarlos según su gravedad, por lo que requieren una atención inmediata. 

También detecta las posibles consecuencias de que un error o riesgo puedan ocurrir, preparándote de mejor manera posible ante cualquier situación. 

Ejemplo de método AMEF para identificar fallas empresariales

Fuente de imagen

3. Método FODA 

Este método es uno de lo más conocidos y te permite reconocer tus fortalezas; detectar tus oportunidades para mejorar y dónde puedes tener aciertos; visibilizar tus debilidades para evitar cualquier tipo de sorpresa con el fin de tener una mejor acción de respuesta; y determinar las amenazas que tiene tu negocio de forma externa e interna. 

Análisis FODA para gestión de riesgos

Fuente de imagen

4. Árbol de decisiones

El árbol de decisiones es una herramienta que te ayuda a analizar y facilitar la toma de decisiones. Este esquema permite hacer un diagnóstico de los conflictos o riesgos que tenga tu negocio y te lleva a una búsqueda minuciosa de posibles soluciones a los problemas que te enfrentes. 

La ventaja del árbol de decisiones es que plantea el problema desde distintas perspectivas con diferentes acciones. A su vez, analiza las posibles soluciones y cuantifica los resultados que hayas obtenido, así como las suposiciones de lo que pasaría si tomas cierta acción.

 

Árbol de decisiones para gestión de riesgos

Fuente de imagen

5. Matriz de probabilidad-impacto 

Esta herramienta es un análisis de la gestión de riesgos empresariales que establece por prioridad aquellos peligros que se presenten en tu negocio o proyecto en caso de ocurran. De esta forma, tienes la posibilidad de eliminar primero los que repercutan más negativamente. 

El funcionamiento de esta herramienta es el siguiente: se realiza una tabla con dos ejes (X - Y); en el lado vertical se establece la probabilidad de que un riesgo en particular acontezca en tu empresa y en el lado horizontal se destaca el impacto que el riesgo puede generar en tu negocio. 

La escala principia en cero, que señala la imposibilidad de que suceda, hasta cinco o más dependiendo del indicador que utilices. Sin embargo, lo más común es limitarlo hasta cinco, que indica el extremo del riesgo para tu proyecto. En esta herramienta se utilizan matemáticas para conocer las cifras.

Estas se consiguen del resultado de multiplicar la probabilidad de que ocurra ese riesgo sobre el impacto que tenga para ti. Dependiendo de esos números, posicionarás de mayor a menor los riesgos que tenga tu empresa para saber cuáles atender más rápido.

Matriz de probabilidad - impacto

Fuente de imagen 

6. Método de los 5 porqués

Para la gestión de riesgos empresariales es importante que te preguntes en repetidas ocasiones los motivos por los cuales quieres tomar ciertas decisiones. Es aquí donde una estrategia, que si bien puede parecer sencilla, te ayuda a obtener la claridad sobre lo que estás buscando. 

El método de los 5 porqués, tal como lo indica su nombre, consiste en preguntarte por qué quieres realizar ciertas acciones. Se trata de un proceso en retrospectiva, es decir, cuestionarte, por ejemplo, por qué quieres abrir una nueva sucursal. Tras responder esa pregunta, vuelve a cuestionarte por qué: quizá quieres abrirla porque tienes pocos ingresos. 

Cuando obtienes tu respuesta, la cuestionas también hasta llegar a la raíz del problema, el cual se volverá más evidente y tienes más posibilidades de saber cuál es tu finalidad. 

Si durante el proceso de estas preguntas te estancas puede ser señal de que aún no tienes bien planteados tus objetivos, por lo que tus riesgos pueden ser mayores. Esto te llevaría a cometer errores que perjudiquen la inversión de tu compañía. 

Si a todas las cuestiones les das una respuesta positiva, es buena señal. Sin embargo, no te confíes demasiado y ayúdate de otros métodos complementarios para detectar otros riesgos que tal vez no estás viendo fácilmente. 

Método de los 5 porqués

Fuente de imagen

7. Diagrama de Ishikawa 

Es conocido también como diagrama de Causa y Efecto o diagrama de Espina de Pescado. El objetivo de este método es que detectes la raíz de un problema analizando los factores involucrados que están relacionados con el conflicto y puedas evitar un riesgo para tu compañía. 

Así logras definir el problema, en este caso el efecto; debes ser específico para plantear todos los obstáculos que tengas. Haz una línea horizontal y en el extremo derecho un rectángulo donde englobes el problema. A lo largo de la línea agrega guiones perpendiculares donde tienes que escribir las causas del conflicto. 

En tu recorrido hacia la izquierda de tu línea desarrolla los temas de tu problema, los cuales pueden ser: material, método, medida, máquina, medio ambiente y mano de obra; es decir, cualquier aspecto que esté causando retrasos o problemas en la operación de tu negocio.

Con la ayuda de una lluvia de ideas podrás tener la oportunidad de solucionar el conflicto (efecto) al detectar el motivo que le da origen (causas). 

Diagrama de Ishikawa para gestión de riesgos empresariales

Fuente de imagen

8. Método del ¿Qué pasaría?

Este método es de los más sencillos y funciona principalmente para la etapa preliminar de tu compañía. Al ser tus primeros pasos, los especialistas son quienes toman las riendas de tus riesgos o visualizan todos los peligros para tu negocio. Es por ello que se hace el análisis de ¿Qué pasaría? si tomas cierta decisión o rechazas alguna oportunidad. 

La finalidad es aterrizar bien tus objetivos y hacer la gestión de riesgos empresariales para detectar causas, consecuencias y acciones a tomar para eventos futuros. Estos pueden ser de corto, mediano o largo plazo. 

Como has podido observar, analizar los riesgos de tu compañía es de suma importancia para evitar cualquier tipo de situación que pueda perjudicar tus objetivos y metas.

Es un proceso que debes realizar cada cierto tiempo (de acuerdo a tus necesidades empresariales) y, una vez más, te recomendamos apoyarte en un especialista, sobre todo para la realización de análisis o métodos más complejos

Ten en mente que los riesgos siempre van a estar presentes. Sin embargo, con preparación, análisis y buenos pronósticos puedes lograr que tu camino sea más sencillo y cumplas con tus objetivos. 

Análisis de riesgos

 Análisis riesgos

Publicado originalmente el 08 de enero de 2021, actualizado el 08 de enero de 2021

Topics:

Gestión de riesgos