Cuando buscas impulsar o cambiar el rumbo de tu trayectoria laboral hay muchos aspectos a considerar para lograr buenos resultados.

Nuestras cualidades profesionales son elementos que están en constante evolución, por ello siempre pueden mejorar con el trabajo adecuado. Si consideras que en este momento tu perfil profesional tiene carencias o puntos débiles sigue leyendo.

 

<< Descarga gratis la guía para desarrollar una cultura organizacional que  atraiga top talent >> 

 

En este artículo te daremos claves y estrategias para cultivar las aptitudes y habilidades laborales que te llevarán a mejorar tu desempeño como vendedor.

 

Las 3 diferencias entre las aptitudes y las habilidades

Tal vez piensas que las habilidades y las aptitudes son exactamente lo mismo. Mira cómo diferenciarlas:

 

1. Una habilidad puede adquirirse y una aptitud es innata

Las habilidades suelen especificar el grado de eficacia porque son cualidades aprendidas y mejoradas.
Las aptitudes, por otro lado, son características con las que nacemos, cualidades en las que destacamos sin necesidad de haber adquirido una formación en ello. Pese a esto, las aptitudes también pueden potenciarse.

2. Las habilidades destacan después de mucha práctica; las aptitudes siempre destacan

Normalmente, las habilidades se mencionan como tales después de mucho tiempo, cuando las personas que desarrollaron esas habilidades destacaron en ellas.

Por su parte, las aptitudes son cualidades positivas que se observan desde un principio. Debido a esto son cualidades que suelen manifestarse desde la infancia, a diferencia de las habilidades que pueden expresarse hasta etapas más avanzadas de la vida.

3. Las habilidades dependen de las oportunidades de desarrollo y las aptitudes no

Ya que las habilidades son cualidades que requieren del aprendizaje, también dependen de las oportunidades de desarrollo y formación que tenemos a disposición. En el caso de las habilidades laborales, el entorno laboral es el que puede facilitar o dificultar la adquisición de habilidades y un buen desarrollo de las mismas.

Las aptitudes, por su parte, no precisan de recursos de educación especiales o de un entorno específico. Ya que son cualidades naturales, suelen desarrollarse en la vida cotidiana de las personas que las poseen.

Aunque el hecho de que las aptitudes sean cualidades con las que se nacen, no debes preocuparte por ello. Si sientes que no eres adecuado para un puesto de ventas y que no hay nada que puedas hacer, descarta esa posibilidad. Quizá se deba a que no estás utilizando tus aptitudes del mejor modo o que debas potenciarlas con un enfoque distinto al que ahora le estás dando.

Por eso, y para ayudarte con tu desarrollo profesional, te dejamos una lista con las aptitudes más consideradas para el área de ventas y cómo puedes potenciarlas.

 

 

1. Escucha

La escucha es una de las aptitudes más importantes que tienes como vendedor. Si has potenciado esta cualidad lo suficiente serás capaz de ofrecerle al cliente los productos o servicios que más se adapten a lo que busca. Esto sin duda te ayudará a concretar más ventas.

Si quieres potenciar tu escucha, que también involucra tu capacidad de comprender, puedes ver películas, series o leer libros. Y, claro, salir con amigos y escucharlos atentamente también puede ayudarte a potenciar esta cualidad, aunque parecerá que no, por lo mucho que te divertirás en el proceso.

2. Comunicación

De la mano de la escucha, la capacidad de comunicarte con tus clientes te ayudará a marcar la diferencia entre un servicio aceptable y uno excelente. Aunque la comunicación puede considerarse también como una habilidad, vista como aptitud no solo involucra que seas claro y eficiente o que tengas una buena capacidad de comprensión, significa además que a nivel corporal y gestual le inspiras confianza a tus clientes

Para potenciar tu aptitud comunicativa puedes visitar familiares o ir a actividades grupales como talleres, clubes de lectura y otras actividades sociales.

3. Organización

La organización es una aptitud indispensable en los vendedores porque les permite brindar un servicio al cliente más eficiente. Si no tienes una buena organización te costará esfuerzo encontrar ciertos productos. Además es posible que atiendas a clientes que llegaron después que otros y esto puede llevarte a perder clientes de forma periódica.

Si quieres llevar tu aptitud de organización más lejos, realiza listas de pendientes por hacer o planea organizar tu armario con una configuración diferente cada semana o cada mes.

4. Aptitud financiera 

Los vendedores necesitan tener la cualidad de las finanzas; de otro modo pueden llegar a alucinar con los procesos de ventas, el cierre de cajas y las transacciones económicas que implica el proceso de ventas. No solo debes ser bueno con los números: también debes tener facilidad y olfato para detectar oportunidades de inversión, rendimientos y riesgos.

Potencia tu aptitud financiera con algún curso básico o intermedio en finanzas y economía

5. Negociación

La negociación es una aptitud que los vendedores deben tener muy presente en su día a día laboral. Va de la mano con la aptitud financiera porque para negociar se requiere un detector de oportunidades que pueda decidir en qué momento y con qué personas es conveniente aplicar ciertas ofertas.

Para potenciar tu cualidad de negociación puede ser de utilidad que realices un análisis de las ofertas de fin de año en tu empresa o un comparativo del incremento de precios a principios del año.

6. Extroversión

Aunque esta cualidad puede variar de acuerdo con el rubro de ventas, no es lo mismo un vendedor de librería que uno de zapatos. Indudablemente es necesaria la extroversión para hacer de la convivencia entre clientes y vendedores una experiencia amena. Si el vendedor se siente incómodo al entablar la comunicación es posible que el cliente pierda interés en seguir con el proceso de venta.

Para potenciar esta aptitud laboral puedes practicar distintas maneras de abordar al cliente de frente a un espejo. Un balance que te muestre relajado y abierto es el mejor nivel de extroversión que puedes adoptar.

7. Persuasión

La persuasión no tiene muy buena fama, pero cuando es una aptitud que se ha desarrollado desde una buena perspectiva no implica mentiras ni engaños. Persuadir no necesariamente significa que convencerás a tus clientes de comprar algo que no necesitan. Persuadir puede ser hacerle ver a tus clientes potenciales las cualidades que tiene tu marca, mostrarles los productos que cuadran con sus valores y dejarles la puerta abierta para que vuelvan cuando lo consideren conveniente.

Si quieres practicar tu persuasión, prueba contigo mismo. Cambia la marca de algún producto de uso cotidiano, pero no lo hagas solo para probar. Haz una investigación y convéncete antes de la compra con los motivos por los cuales crees que es una buena opción de marca y producto.

8. Creatividad

La creatividad va de la mano de la persuasión. Un buen vendedor sabe pensar en las mejores estrategias para concretar sus compras y lo hace gracias a su creatividad. Implica desde el acomodo de productos hasta la elección de los horarios para aplicar promociones y descuentos.

Para potenciar la creatividad, cambia la manera en la que llegas a lugares conocidos y muy frecuentados: toma otra ruta, usa un transporte distinto, combina varios medios, planea destinos intermedios y ve de qué manera puedes conectar tu punto de partida con tus escalas y tu punto de llegada.

9. Proactividad

Un vendedor no proactivo va a enfrentar mucho estrés cuando el proceso de venta comience a desarrollarse de un modo distinto a como lo había planeado. Cuando veas que un prospecto no está reaccionando como lo habías pensado no dejes que el pánico te rebase. Lo mejor que puedes hacer es tomar la iniciativa y abordar distintas alternativas de resolución para el conflicto que te haya planteado el cliente.

Si quieres potenciar tu proactividad acude a actividades grupales en las que el trabajo en equipo sea fundamental, como en un rally recreativo.

10. Resiliencia

La resiliencia va de la mano de la proactividad. Un vendedor resiliente no solo sabrá tomar iniciativa sino que también podrá sobreponerse al fracaso que supone una venta perdida o una resolución poco satisfactoria.

Para mejorar tu resiliencia no hay nada mejor que las artes o deportes. Estas actividades te ayudarán a mejorar y te demostrarán también que la paciencia, que es prima de la resiliencia, es tu mejor aliada.

11. Empatía

¿Recuerdas la comunicación y la escucha? La empatía es la tercera aptitud de la tríada del servicio al cliente. Un vendedor empático tiene la capacidad de ponerse en el lugar del cliente y por eso tiene muchas más posibilidades de generar una verdadera conexión entre un producto o marca y el cliente.

Para ser más empático puedes entrar en algún taller de arte, en tanto que las actividades artísticas ayudan a comprender las emociones y enriquecer las experiencias.

 

 

Para que tengas una mejor idea sobre las aptitudes personales que más te ayudarán en el entorno laboral, te dejamos una lista con las aptitudes personales que más contribuyen a mejorar en el área de ventas.

1. Disciplina

Como te comentábamos, la disciplina es una aptitud personal y quizá por muchos sea considerada la más importante de esta categoría. Contar con ella podrás desarrollar habilidades y obtener conocimientos y formaciones en temas de una manera mucho más sencilla.

Aunque es cierto que las aptitudes no pueden adquirirse, una de las habilidades que mejor pueden ayudar a quienes carecen de disciplina es la constancia. Del mismo modo, la creación y seguimiento de hábitos son excelentes herramientas para aquellos que carecen de disciplina, que les traerá beneficios muy similares a los de quienes poseen la aptitud de la disciplina.

2. Capacidad para colaborar o trabajar en equipo

Esta es una aptitud que puede ayudarte en cualquier ámbito profesional, pero si trabajas en ventas quizás se la aptitud que más te apoyará en tus labores cotidianas. Quienes tienen esta habilidad interpersonal no solo saben ser parte de un equipo de trabajo y colaborar para llevar a cabo una actividad, también son buenos líderes que saben reconocer, organizar y gestionar los recursos (materiales, humanos o financieros) que tienen a disposición.

3. Inteligencia emocional

Esta última no es en sí una aptitud sino un conjunto de aptitudes que también son bastante útiles en el área de las ventas y negocios. Dentro de las aptitudes profesionales que contempla la inteligencia emocional están la empatía, la escucha y la comunicación. Y en las aptitudes personales también incluye el trabajo en equipo o colaboración.

Quienes tienen inteligencia emocional cuentan con un conjunto de aptitudes personales y laborales que potencia sus capacidades de trabajo y los hace líderes naturales.

 

Estrategias para identificar tus aptitudes profesionales y personales

Para finalizar, ponemos a tu disposición algunas estrategias y sugerencias para que puedas conocer con más detalle las aptitudes laborales con las que cuentas. Es importante que sepas que la manera en que los reclutadores pueden identificar o poner a prueba tus aptitudes laborales es a través de tres instrumentos: entrevistas, pruebas o exámenes escritos y dinámicas grupales.

Si ahora te encuentras en uno o más procesos de reclutamiento tal vez puedes estar nervioso por estos procedimientos. Por eso te dejamos unas cuantas preguntas para que realices una autoevaluación que te dará una idea de las aptitudes en las que necesitas trabajar más. Si eso no te convence también puedes realizar un test de inteligencia emocional para medir aptitudes como la comunicación, la escucha y la empatía.

1. Practica juegos de mesa

Sobre todo los que implican procesos de compraventa. Aunque parezca un poco infantil o increíble, puedes medir tus aptitudes comerciales con juegos porque muchas veces es útil recrear el ambiente a fin de ver cómo se comportan las personas en ese tipo de escenarios.

De hecho muchas veces las dinámicas que se realizan como parte del proceso de selección no son otra cosa que juegos llevados a un ámbito más cercano a la realidad para medir cómo te comportas y cuáles de las aptitudes que mencionas en tu currículum son reales, así como el grado de desarrollo de tus habilidades, formación y conocimiento.

2. Ve a salas o cuartos de escape

Es parecido a los juegos de mesa, pero si buscas replicar de una manera más exacta las dinámicas a las que te pueden poner a prueba en una entrevista, ve a una sala o cuarto de escape. Dependiendo de la temática podrás evaluar aptitudes como la proactividad, creatividad, negociación y organización. Además puedes pasar un buen tiempo con tus amigos o colegas.

3. Agenda una cita con un especialista

Si te preocupa mucho mejorar tu perfil laboral, lo mejor que puedes hacer para conocer tus aptitudes laborales es visitar a un especialista. Los psicólogos con especialidad en área laboral son los más capacitados para este fin. Ellos podrán ayudarte a hacer un perfil completo que te muestre tus aptitudes, habilidades técnicas, fortalezas y debilidades. También te puede otorgar estrategias para fortalecer las áreas que necesitan más ayuda.

 

¡Ahora estás listo para añadir en tu currículum algunas de estas valiosas aptitudes profesionales y personales! Confía en quién eres como vendedor y como persona, y pon en práctica estos consejos para sobresalir en cualquier entrevista con tus clientes o con un empleador.

 

Cultura Organizacional

 Cultura Talento

Publicado originalmente en marzo 10 2020, actualizado marzo 10 2020

Topics:

Desarrollo Profesional