Si una imagen vale más que mil palabras, una imagen de producto impresionante dará más de mil visitas a tu sitio web.

No tengo datos para respaldar esa afirmación (todavía). Sin embargo, la fotografía de productos será así de valiosa en tu estrategia de comercio electrónico.

 

<< Descarga gratis la guía para ejecutar y medir campañas de email marketing  eficaces >>     

En América Latina, el comercio electrónico tiene un gran potencial de crecimiento, estimado en más del 15 % anual; mientras que en España aumentó un 29 % con respecto de 2018. A pesar de las buenas cifras, una parte del público aún se siente más cómodo al comprar ciertas cosas en las tiendas físicas, donde puede ver, tocar y probar los productos antes de pagar.

La comodidad del comercio electrónico no lo es todo para cada uno de los clientes que hay allá afuera. Navegar una tienda en línea desde el sofá es apenas una parte del atractivo de las compras por Internet. Para llegar a ese público que prefiere comprar en línea, debes ofrecerle fotografías claras y llamativas de tus productos; de lo contrario, podría no tener confianza de tus ofertas: esa confianza que todavía tiene en los medios donde ve el artículo en persona.

Ten en cuenta que la fotografía de productos no es tan simple como enfocar y hacer clic. Incluso los productos más simples necesitan el equipo, la iluminación y el espacio adecuados para producir imágenes agradables que inciten a la compra desde el primer momento.

No te preocupes, pues no deberás comprar tantos instrumentos como piensas. ¡Utilizarás algunos que probablemente ya tengas!

Mira esta lista de tips y herramientas para comenzar, junto con fotografías reales que ejemplifican los consejos a la perfección.

 

6 tips para hacer fotografías de productos que vendan (con ejemplos)

1. No tengas miedo de usar la cámara de tu smartphone

Esta es la parte donde se supone que debo convencerte de invertir en una cámara de gama alta de 50 megapíxeles (MP) con una lente de rosca de 100 milímetros. Pero no voy a hacer eso. Si ya posees una cámara con esa descripción, aprovéchala. No obstante, para muchos tipos de productos, es completamente aceptable tomar fotografías con un smartphone. 

Algunos de los primeros teléfonos inteligentes tenían cámaras que funcionaban con menos de 4 megapíxeles, lo que dificultaba fotografiar los elementos visuales de productos con detalles importantes.

Pero los teléfonos inteligentes más nuevos como el iPhone XS, Google Pixel 3 y Samsung Galaxy A cuentan con lentes desde 12 MP hasta 48 MP junto con numerosas configuraciones para optimizar tus tomas de acuerdo con los tipos de luz disponibles (ahondaremos en la iluminación más adelante).

Aquí hay una fotografía de producto que Andrew Griswold logró con ayuda de un iPhone y su lámpara de escritorio:

 

Imagen de Andrew Griswold

2. Usa un trípode para mantener la coherencia visual

Antes de saber más acerca de los trípodes, ten en cuenta esta regla fundamental: no apoyes tu teléfono contra cualquier objeto. Corres el riesgo de que se deslice durante la sesión y eso causará inconsistencias en la apariencia de tus imágenes. Si descansas tu cámara, por ejemplo, en una pila de libros, fíjate en que esta disposición no cambie en el transcurso de la sesión.

No tiene nada de malo que sostengas tu cámara cuando tomas pocas fotografías para tu tienda electrónica, pero a medida que tu negocio crezca y necesites las imágenes de más productos, puede ser difícil mantener una orientación homogénea sin usar herramientas.

Para garantizar la coherencia visual entre tus productos, necesitarás un trípode. Afortunadamente, comprar uno ya no es la gran inversión especializada que solía ser. Aquí hay dos tipos de trípodes que te serán útiles y un accesorio que necesitarías al disparar desde un smartphone.

Trípodes tradicionales vs. trípodes flexibles

fotografías de producto: uso de trípodes

fotografía de productos: uso de trípodes

Imágenes de AmazonBasics y Sunpak

El primero es un trípode tradicional y extensible, y el de la derecha es un soporte más corto pero flexible con patas que puedes doblar para alcanzar el ángulo de cámara que necesites.

El trípode flexible mide aproximadamente 30 cm de altura, por lo que es considerablemente más corto que un trípode tradicional, que puede extenderse a más de 1.5 metros.

Soporte de cámara para móviles

Notarás que hay un tornillo en la parte superior de los trípodes con el que sujetas tu cámara y la mantienes en su lugar. La base de las cámaras de nivel profesional tiene un orificio para tornillos con este fin, pero puedes utilizar un adaptador para tu smartphone:

fotografía de producto con un smartphone: adaptador para trípodes

Imagen de Vastar

Este adaptador se ajusta a tu smartphone y puede atornillarse en cualquier tipo de trípode, lo que te permite operar los controles de la cámara con la pantalla del teléfono frente a ti. Una vez que determines qué montura necesitas, pon el trípode frente a tu producto. Como consejo adicional, puedes pegar tres trozos de cinta en el suelo y así marcar la posición del trípode durante toda la sesión.

3. Elige la iluminación de la fotografía de tus productos: ¿natural o artificial?

Nunca subestimes cómo ciertos tipos de luz pueden mejorar (o empeorar) tus fotografías de producto. Recuerda que si los compradores pueden ver mejor un artículo en persona, la iluminación adecuada te ayuda a enfatizar las características de tu producto en Internet. Es la manera en que los visitantes de tu sitio web decidirán si comprar o no. 

No hay una sola disposición de la luz que funcione para todos los productos, pues la que resulte favorecedora para unos, puede ser inadecuada para otros. Hay dos tipos de luz que puedes escoger como fuente de luz principal.

Fotografías de producto con luz natural

La luz natural se refiere a la luz solar: así de simple. También se conoce como luz suave porque el sol proyecta un rango de luz más amplio y sutil que, por ejemplo, una lámpara directamente sobre un producto. Utiliza la luz natural para tus productos si:

  • Harás tomas afuera o si su uso está diseñado para exteriores.
  • Quieres que aparezca una persona para usar, vestir o manejar tu producto (las personas se ven mejor con luz natural).
  • Deseas enfatizar el entorno del producto, en lugar de sus atributos específicos.

A continuación verás una atractiva imagen tomada con luz natural. El sol que entra por la izquierda ilumina perfectamente el maletín, mientras proyecta una suave sombra en las piernas del hombre que lo lleva y enfatiza el producto.

ejemplo de fotografía de producto con luz natural

Imagen de WP Standard

Fotografías de producto con luz artificial

Algunas fuentes de luz artificial son las velas, el fuego y, más comúnmente, las lámparas incandescentes. También se conoce como luz dura porque produce una superficie iluminada más pequeña, pero más enfocada. Este tipo de luz es ideal para los productos con detalles que debes destacar para que impresiones a tus compradores en línea.

Aquí hay una imagen atractiva tomada bajo luz artificial, donde la textura y el diseño del reloj son las características que destacan y llaman a la compra.

ejemplo de fotografía de producto con luz artificial

Imagen de Modahaus

Como regla general, utiliza un solo tipo de luz por toma: natural o artificial. Añadir luz natural a una fotografía iluminada artificialmente puede hacer más tenues las características de un producto que debería verse nítido; a la vez que agregar luz artificial a una imagen iluminada naturalmente puede agudizar la imagen de un producto que debería verse delicado. Evita producir un efecto contrario al que deseas.

4. Utiliza la luz para suavizar las sombras

Ya sea que prefieras la iluminación natural o artificial, es necesario que suavices las sombras de generadas por cualquier proyección de luz dura en la parte trasera de un producto. Hay tres maneras de hacer esto:

La luz de relleno

Incluye otra fuente de luz menos intensa para complementar tu iluminación principal. Esta luz adicional se denomina luz de relleno y se utiliza como contrapeso para suavizar la sombra que produce la luz principal detrás de un objeto. Para hacer esto, sitúa la luz de relleno frente a la luz principal para que tu producto esté entre ambas.

Las tarjetas de rebote para flash

Una tarjeta de rebote, o tarjeta reflectora, es una tarjeta pequeña que refleja la luz principal en la superficie debajo de tu producto para reducir la aparición de sombras.

Algunas tarjetas de rebote se conectan con el flash de lámpara y así difundir su luz, con lo que iluminará con más suavidad al producto, desde arriba de tu set, en lugar de hacerlo directamente. Así no saldrán sombras largas detrás del objeto.

Conoce estas dos versiones de las tarjetas de rebote: las pantallas blancas (izquierda) y de aluminio (derecha) pueden difuminar el flash.

fotografía de productos: tarjetas de rebote

Imagen de Andoer

Reflectores independientes

Si utilizas un smartphone, una tarjeta de rebote para flash no es la opción, ya que no tiene un dispositivo físico al que puedas conectarla. En su lugar, haz tu propio reflector ubicado frente a tu fuente de luz principal. Así reemplazarás efectivamente la luz de relleno, que contrarresta la luz dura del flash de la cámara o de la lámpara que está orientada hacia la parte frontal de tu producto.

Mira cómo puedes hacer un reflector de bajo coste (puedes adaptarlo a cualquier tamaño que necesites):

Crédito: The Slanted Lens

No importa qué tipo de rebote utilices, ya que tu objetivo es reducir la sombra y al mismo tiempo resaltar las cualidades que llaman la atención de los visitantes de tu sitio web. Si haces la toma correcta, verás una gran diferencia:

fotografía de productos: uso de luz suave o dura

Imagen de GetMeAShop

5. Emplea un papel de fondo o el modo retrato para enfatizar tu producto

No hay una sola forma correcta de acomodar tu producto, luces y tarjetas de rebote: pueden variar dependiendo del fondo que utilices, pero no es conveniente que hagas únicamente lo más fácil. El fondo debe integrarse al efecto que deseas despertar en tus compradores cuando vean tu producto en línea.

Decide si emplearás un fondo blanco o uno más dinámico y real. Aprende cómo utilizar cada uno:

Papel para fondos blancos

Lograr un buen fondo blanco implica hacer más que poner una mesa frente a una pared blanca. Incluso las cámaras de los smartphones detectan las pequeñas imperfecciones que no notarías a simple vista. Para obtener una superficie perfecta sin bordes ni imperfecciones, usa un papel de fondo.

fotografía de productos con papel de fondo

Imagen de Taylor Mathis

Esta es una hoja de papel flexible (conocida como sweep o papel de fondo) que funciona como la superficie debajo de tu producto y luego se curva en una pared blanca detrás. La curva del papel es invisible en cámara, enfatiza los detalles clave del producto y hace que el artículo tenga toda la atención de tus visitantes. Aquí hay una comparación lado a lado que muestra por qué es importante un barrido:

fotografía de productos: uso del papel de fondo

Imágenes de Taylor Mathis

Modo retrato para fondos reales

Los fondos dinámicos del mundo real son muy atractivos cuando fotografías productos que tienen un uso específico o donde alguien los modela, como viste en la imagen del maletín. Sigue estos consejos para que evites que el fondo sea más llamativo que tu objeto, y así dejes en claro cuál es el elemento que vendes.

Dale profundidad y énfasis a tu producto con el modo retrato, que está disponible en la mayoría de las cámaras profesionales y también en muchos smartphones. Esta configuración de imagen difumina el fondo, por lo que el contexto del producto es claro, pero no compite con el producto en sí.

Mira esta fotografía súper increíble, obtenida con un Google Pixel 2 en modo retrato, de un bolígrafo de HubSpot (sí, la tomé yo). Puedes ver que el objeto está en un escritorio con una laptop detrás, pero no deja de ser el punto focal para los espectadores.

fotografía de producto con fondo en modo retrato

(Seguramente piensas: «Es una foto increíble. Ahora quiero mi propio bolígrafo HubSpot». ¡Consigue uno aquí!).

6. Ofrece varias imágenes

Mi último consejo para las imágenes de tu tienda electrónica es que no hagas solo una fotografía por producto. Al igual que tus clientes miran, sostienen, usan e incluso prueban productos en una tienda, tu sitio web necesita de varias imágenes para simular esta experiencia.

Si fotografías ropa, por ejemplo, muestra la prenda sola, es decir, extendida sobre una superficie blanca, así como en un maniquí cuyo color contraste con el color del producto. Luego, para las imágenes adicionales, muestra a alguien que modele la ropa en poses y ángulos distintos.

 

No es necesario que hagas todo lo que te recomendé desde tu primera sesión fotográfica. Mejor, utiliza estos consejos de fotografía de productos de manera gradual para que los adaptes a las necesidades de tu tienda, así como cambiará tu enfoque a medida que desarrolles tus habilidades fotográficas.

 

introducción a email marketing

 Introducción a Email Marketing   

Publicado originalmente en octubre 11 2019, actualizado octubre 11 2019