Construir un producto no es tarea de un día, ni siquiera de una semana. Requiere de esfuerzos con enfoque y un plan flexible e infalible, además de un gran número de tareas logísticas que hay que tener en cuenta.

A esta planificación alrededor del desarrollo de un producto se le conoce comúnmente como roadmap.

<< Guía completa de product management para empresas tecnológicas >> 

Si eres nuevo en este proceso, has llegado al lugar correcto. En este post, trataremos de cubrir las diferentes aproximaciones para construir un roadmap, con el fin de tener un producto exitoso, y algunos de los templates que se usan comúnmente para este propósito. ¡Vamos!

También conocido como «hoja de ruta», un roadmap de producto efectivo incluye las respuestas a todas las preguntas que pudieran surgir al momento de desarrollar un producto. De lo contrario, debe ser lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios que aparezcan durante el proceso para hacer un producto exitoso.

Su utilidad radica en que, de esta manera, te resultará más fácil planear los plazos de entrega, disminuyendo al mismo tiempo las sorpresas negativas que pudieran surgir en el camino.

Tipos comunes de roadmap de producto

Como en casi toda la gestión de productos, las dos variantes más populares del roadmap son ágiles y fluidas. Un roadmap de producto fluido muestra un compromiso a largo plazo al construir características específicas en una línea de tiempo preestablecida.

Un roadmap ágil, en cambio, previene los cambios, que considera inevitables, sin descuidar el compromiso central del trabajo. Comunica un plan a corto plazo para lograr los objetivos del producto, con la flexibilidad de ajustarse al plan de acuerdo con el valor del cliente.

La mayoría de los negocios están interesados en optar por un marco de trabajo ágil. Esto se debe a la flexibilidad que viene con una planificación de este tipo, que puede representarse así:

Ejemplo de roadmap ágil

Imagen de Aha!

¿Qué es un roadmap ágil?

Los roadmaps de producto ágiles ayudan a determinar las estrategias del desarrollo del producto para equipos ágiles. Es comúnmente usado cuando se desarrolla un producto y los equipos están trabajando en aspectos diferentes del producto, y las prioridades y estrategias están sujetas a cambio.

Estos son los componentes básicos de un roadmap de producto con los que debes familiarizarte mientras construyes tu negocio:

  1. Productos: puede ser un objeto, servicio o un método que satisface la necesidad o demanda actual del cliente. Tiene una combinación de atributos tangibles e intangibles (beneficios, características, funciones y usos, entre otros).

  2. Objetivos: los objetivos son medibles y están sujetos a tiempos, así como tienen indicadores asociados. Están incluidos en un roadmap de producto para enseñar los logros críticos requeridos para hacer de la visión del producto una realidad.

  3. Lanzamientos: se trata del lanzamiento de un nuevo producto o características que ofrecen valor a un cliente. Por lo regular contienen epopeyas o características diversas que son liberadas en un solo momento.

  4. Epopeyas: son las historias de usuarios que no pueden ser entregadas en una sola versión. A menudo se dividen en pequeñas características o «historias» que pueden entregarse de forma gradual.

  5. Características: una característica representa una nueva y mejorada funcionalidad que le ofrece valor a los usuarios. Las características ofrecen información más detallada sobre una nueva funcionalidad.

  6. PMV: el producto mínimo viable es una técnica de desarrollo de producto. Con las funciones básicas de tu producto o servicio, puedes obtener retroalimentación de tus clientes y mejorar tu producto sin haber invertido tiempo y dinero en desarrollar el producto final.

  7. Historias de usuario: una historia de usuario define una nueva característica del software desde la perspectiva del usuario final, incluyendo lo que quiere y por qué. Las palabras «características» e «historias de usuarios» a menudo se usan indistintamente.

  8. Línea del tiempo: los roadmaps de producto incluyen fechas para mostrar cuándo los productos nuevos (o las actualizaciones de productos ya existentes) estarán completos y listos para el lanzamiento.

Para construir un roadmap, los product owners tienen en cuenta la trayectoria del mercado, la propuesta de valor y las limitaciones de ingeniería. Una vez que estos factores están bien analizados, aparecen en un roadmap como iniciativas y líneas de tiempo. Para crear cualquier roadmap, el product owner necesita reunir a todos los interesados para compartir las ideas y diseñar el nuevo plan.

Este es un ejemplo básico de cómo podría lucir:

Cómo hacer un roadmap de producto- elementos

Imagen basada en Roman Pichler

Durante las reuniones que realices, debes obtener las ideas y sugerencias de todas las partes interesadas y plasmarlas en una pizarra.

Recopila las ideas finales para que todos puedan analizarlas. Puedes dividir el proceso en pasos y etapas, dependiendo del producto, las necesidades del negocio, los interesados y las líneas de tiempo.

Un roadmap puede ser tan detallado como quieras: a corto plazo o ser una proyección de varios años. Solo ten por seguro que es una herramienta que siempre servirá para organizar el desarrollo de un producto, las pruebas a realizar y las posibles direcciones a seguir.

A continuación, mira los pasos para comenzar.

Cómo hacer un roadmap en 7 pasos

1. Define los objetivos del proyecto

Tienes que ser muy claro en tu objetivo cuando estés pensando en construir roadmaps de producto. Puede haber muchas posibilidades alrededor de él, dependiendo de cuál es el propósito de tu roadmap; por ejemplo: ¿es un nuevo producto?, o ¿estás renovando un producto existente?

En el caso de un nuevo producto, tienes que comenzar con la creación y definición de un PMV, para que tus clientes lo utilicen y prueben la funcionalidad de tu producto. Los PMV son herramientas muy importantes para los roadmaps, por lo tanto deben estar bien definidos.

Por ejemplo, si estás creando un página de acceso para que tus usuarios entren a tu plataforma, entonces el ID y contraseña son elementos cruciales del PMV. Por el contrario, la función «Olvidar contraseña» no es indispensable y podría desarrollarse en un paso siguiente.

2. Mantén tu roadmap claro y conciso

El desarrollo del producto es más sencillo cuando todos en tu equipo están alineados hacia el mismo objetivo. Pero esto solo sucede si el equipo entero entiende el producto, así como su rol en el desarrollo de este.

Mantén un roadmap sencillo para su mayor comprensión. Puedes pensar que un plan complicado detalla cada paso de tu éxito; sin embargo, irte por esa línea solo terminará en una mala comunicación y plazos vencidos. Un roadmap claro y conciso es la clave para mantener a los empleados enfocados y motivados hacia el mismo objetivo.

Si quieres planear cada detalle de tu plan, pon esa información en tu pila de producto. Distingue entre las funciones del roadmap y la pila:

La diferencia entre el roadmap y la pila de producto

Imagen basada en Roman Pichler

3. Mapea las historias de tus usuarios

Una vez que hayas establecido el objetivo, puedes iniciar con el mapeo de las historias de usuarios.

Muchas veces es difícil decidir por dónde empezar y en qué enfocarse. Mapear al usuario es una actividad que te conecta con él, y todos los interesados deberán estar involucrados en el proceso de creación de la pila de productos, lo cual es mucho mejor que escribir un documento de requisitos con más de 100 páginas.

El mapeo es una aproximación que se hace partiendo de los aspectos más generales, hasta llegar a los aspectos más particulares para la recopilación de estos requisitos, y se representa como un árbol. Esto es liderado ya sea por un gerente de producto o cualquiera de los product owners con todas las partes interesadas, diseñadores, desarrolladores y el área de finanzas para asignar el presupuesto para un producto.

Un enfoque en el usuario ayuda a identificar los requerimientos desde su perspectiva: por ejemplo, compradores, vendedores y administradores. El mapa entonces estaría estructurado así: Usuario > Objetivos > Recorridos del usuario > Acciones > Historias.

Por ejemplo, para cumplir con el objetivo «Encontrar producto» hay muchas maneras de hacerlo, tales como buscar en el árbol de categorías de producto, usando la búsqueda de texto libre, mirando productos promocionados, etc.

Tomemos la aproximación «Buscar por medio del árbol de categorías de producto» para crear un mapa de historia. Para completar esta actividad, el usuario necesita desarrollar ciertas tareas que serán grabadas y convertidas en historias para el desarrollo de software.

Debes pensar desde la perspectiva del usuario, teniendo en cuenta las sugerencias de todas las partes interesadas sobre lo que el producto debería ser capaz de hacer y en qué tiempo. Después recopila todas esas sugerencias en una pizarra, como en el ejemplo a continuación, donde aparecen las actividades, tareas y subtareas a realizar:

Ejemplo de historias de usuario para un roadmap

Imagen de Kateřina Mňuková en Medium

4. Determina las características del producto y sus prioridades

Construir un roadmap de producto requiere tener en consideración todas las características que podrían estar conectadas al núcleo del producto. Por ejemplo, cuando creas un nuevo producto SaaS, algunas características relacionadas pueden ser «nueva campaña» y «clonando nueva campaña».

También debes considerar la prioridad de cada característica y qué tan pronto necesita estar terminada durante el proyecto. Si alguna es más esencial para lograr la función del producto, debes realizar ese proyecto primero. De esta forma, puedes perfeccionar las funciones principales de tu producto que son imprescindibles para las necesidades y objetivos de tu cliente.

5. Categoriza las tareas en epopeyas

Lo siguiente es decidir la línea del tiempo y separar todas las tareas en partes y convertirlas en pasos más realizables. Puedes usar una hoja de Excel o una herramienta similar. Al armar el roadmap final en un solo documento, integra todas las epopeyas dentro de una línea de tiempo definida.

Los proyectos grandes pueden requerir hasta 6 niveles en la línea del tiempo. En cambio, para proyectos más pequeños suelen ser suficientes 3 niveles. Haz tu propio juicio basado en qué tan avanzado y amplio es tu producto. Este es un ejemplo de una epopeya para un producto amplio:

Epopeyas en un roadmap de producto

Imagen de ScrumDesk

6. Crea un panel de visión

El siguiente paso es poner todo en un panel de visión que sea accesible para todos los interesados. Esto permite que los involucrados rastreen el progreso del desarrollo del producto. Divide las epopeyas o características para cada sprint en función de los recursos disponibles.

En un marco de trabajo ágil, las pruebas de producto pueden suceder en cualquier nivel: no necesitas tener el producto terminado para hacerlas. Esto te da una idea de cuánto tiempo llevará hacer cada tarea con los recursos disponibles, y si debes agregar más recursos en alguna etapa de la línea del tiempo.

Cuando estás creando un roadmap ágil tienes que ser adaptable para todos los cambios inesperados que se presentan en tu camino, y lidiar con ellos para hacer del producto un éxito.

7. Revisa tu roadmap de producto

Lo más probable es que el roadmap de tu producto no será perfecto, y eso está bien. Surgirán obstáculos inesperados y tendrás que alentar a tu equipo para cumplir los plazos. Todo esto es parte del proceso. Aun así, puedes salvaguardar tu roadmap revisándolo cada vez que experimentes un problema. Pregúntate cosas como: ¿anticipamos este problema? ¿Tenemos una solución a largo y corto plazo? ¿Qué recursos necesitaré para resolver este problema?

Tu roadmap puede no ser perfecto, pero puedes ajustarlo para asegurarte de que tu producto salga exactamente como lo visualizaste.

Plantillas y ejemplos para tu roadmap de producto

Anteriormente, Excel y PowerPoint eran herramientas comunes para realizar plantillas y construir un roadmap de producto. 

Con ellos era fácil capturar y comunicar los planes. Ahorraban mucho tiempo y eran un excelente punto de partida. Ofrecían una amplia gama de ejemplos, y podías adaptar cada plantilla para un roadmap específico.

Ahora existen muchas otras herramientas disponibles para crear estos roadmaps: Asana, Trello, Venngage, ProductPlan, Aha! y ProdPad son algunas.

Hay incontables formas de crear un roadmap y escoger la estrategia correcta dependiendo de tu producto. No obstante, su apariencia es consistente. Aquí te mostramos un ejemplo de hoja de ruta:

Ejemplo de roadmap de producto

Imagen de ProductPlan

Casi todas las herramientas cuentan con plantillas listas para usarse. Algunas cuentan con planes libres o pruebas gratuitas, mientras que en otras necesitas adquirir un plan.

Si estás en una etapa temprana de tu negocio y no tienes el presupuesto para invertir en herramientas como Asana o Trello, aquí hay algunas plantillas con las que puedes iniciar:

 

¡Ya tienes todo para comenzar tu roadmap de producto! Sigue estos pasos y crea la hoja de ruta que te garantizará el éxito.

Product Management

 Guía Product Management

Publicado originalmente en junio 4 2020, actualizado junio 04 2020

Topics:

Product Management