Cuando compramos un producto o servicio generalmente lo hacemos motivados por una necesidad. Esa necesidad le da un valor diferente al producto o servicio y puede hacer que el coste varíe de acuerdo con el proveedor. Este enfoque representa el valor percibido en la estrategia de marketing. 

La estrategia de precios de acuerdo con el valor percibido ayuda a las empresas a fijar los precios de sus productos y servicios conforme el valor que los clientes les dan. Los especialistas en marketing usan la publicidad para mejorar el valor percibido en la mente de los consumidores, ya que, por lo regular, no son conscientes de cuánto cuesta para la empresa producir sus productos, y piensan más bien en el uso que le darán a ese producto.  

<< Calcula los ingresos que obtendrías con cada modelo de fijación de precios  >> 

Este concepto se podría aplicar a muchas facetas de la vida, ya que entre la percepción y la realidad hay una línea muy delgada. Afortunadamente los especialistas de marketing han sabido aprovechar esto, ya que para el mercado lo que realmente importa es el valor percibido por el cliente. 

¿Cómo afecta el valor percibido a tu estrategia de precios?

El valor percibido no siempre es el coste real de un producto o servicio, ya que este puede valer diferente para ciertas personas; es decir, no existe un valor objetivo. La oportunidad de maximizar su valor depende de la estrategia de precios que estés utilizando. 

En algunos de los casos el valor percibido puede afectar la estrategia de precios cuando los clientes sospechan que se ha exagerado sobre la calidad o los servicios que ofrece un determinado producto. También ocurre cuando los consumidores suelen prestar más atención a los precios y no están dispuestos a pagar más por un producto. 

Por tanto, el valor percibido de un producto o servicio determina el precio que el cliente está dispuesto a pagar por él y se basa en factores emocionales, sociales y culturales. Este concepto revela los deseos de los consumidores, a quienes no les importa pagar una cantidad más alta si lo que van a recibir a cambio es calidad y prestigio. Ahora bien, si el producto o servicio por el cual están pagando no es lo que esperaban, utilizar esta estrategia de precios puede ser muy arriesgada. 

En general, como consumidores damos valor a los productos por lo que representan para cada uno de nosotros; por ejemplo, la comida o la forma en que viajamos. Nos definen las elecciones que hacemos al adquirir los productos o servicios; así, la relación que tenemos con las marcas se basa en el valor que damos a lo que nos ofrecen: de hecho, 64% de los consumidores confía en las marcas con las que comparten valores.

Como lo mencionamos al principio de este artículo, las emociones juegan un factor fundamental en cuanto al valor percibido de un producto o servicio. Si el precio fijado representa una molestia en el consumidor y no genera ningún tipo de satisfacción, es muy probable que tu estrategia de precios se vea afectada. Considera que los beneficios percibidos de un producto se dan en tres niveles: físico, lógico y emocional

Por ejemplo, si es invierno y necesitas comprar un abrigo para cubrirte del frío estás percibiendo el valor físico de ese producto; si el abrigo te hace ver bien y es de buena calidad, entonces percibes un valor lógico; y si además el abrigo lo promociona tu artista favorito, entonces ya tiene un valor emocional. Todos estos valores percibidos están incluidos en el precio y, por tanto, vas a pagar por ellos, sin importar lo que cuesten.

¿Cómo manejar el valor percibido en tu estrategia de precios?

Aumentar el valor percibido no debería ser tan difícil. Pero para saber si es la estrategia de precios adecuada, primero debes analizar la información con la que cuentas para evaluar si es factible aplicarla en tu empresa. Para ello te dejamos algunos consejos que te pueden ayudar a manejar el valor percibido en tu estrategia de precios:

1. Evalúa tu producto o servicio

Tal vez no estás vendiendo nada que tus clientes necesitan, por lo que no estarán dispuestos a pagar precios altos para adquirirlo. Analiza qué necesidades y deseos de los consumidores está cubriendo tu producto, de qué manera lo ven tus clientes y cuál es el valor que estarían dispuestos a pagar por él. 

Para ello, es importante que conozcas a tus clientes, cuáles son sus puntos de dolor y de qué manera tu producto resuelve sus problemas. Replantea los beneficios de tu producto y asegúrate de que sea realmente lo que tus clientes necesitan. De esta manera el valor percibido aumentará. 

2. Evalúa a tus clientes 

Las preferencias y los gustos de los clientes son muy importantes para generar una estrategia de precios que sea efectiva. Si puedes hacer que tu producto o servicio satisfaga esas necesidades específicas es posible que aumente el valor percibido. Los gustos y las preferencias de tus clientes dicen mucho sobre la forma en la que te perciben.

3. Ajusta tus precios

El valor percibido de tu producto o servicio depende de cuánto ganan tus clientes potenciales al obtenerlo. Los precios que suelen ser más altos representan para los consumidores calidad y, por tanto, pagarán más por ellos, ya que los consideran una opción superior a otras, incluso premium. Tal vez es momento de mostrar a tus clientes potenciales todos los beneficios que van a obtener cuando tengan tu producto. 

4. Enfócate en tu propuesta de valor

Cuantas más opciones existan en el mercado parecidas a la tuya, menor será la disposición de pagar para los consumidores. Esto se debe a que tendrán la oportunidad de compararte con otros y tal vez no elegirán tu producto o servicio. Una manera efectiva de utilizar esto a tu favor es resaltando tu propuesta de valor y haciendo que tu producto o servicio se distinga de los demás. Solo ten cuidado en no marcar una diferencia abismal, ya que correrás el riesgo de salir completamente del mercado.

5. Muestra una garantía 

Generar confianza a través de la garantía que ofrece tu marca o producto ayudará a aumentar el valor percibido y te diferenciará de la competencia. Los materiales, la fabricación o incluso las devoluciones podrían hacer una diferencia en la decisión de compra y, sobre todo, en el valor percibido de tus productos o servicios. 

4 ejemplos de valor percibido

Como mencionamos, el valor percibido es uno de los conceptos que afecta de manera directa la estrategia de precios y las conversiones. A continuación te damos algunos ejemplos de valor percibido:

1. Relojes de lujo

En este caso la percepción de valor es lo que realmente separa una marca de otra. Rolex es un gran ejemplo: el coste de producción de un reloj suele ser más bajo que el precio final; incluso vende a los minoristas sus relojes aproximadamente a un 40% menos que el precio fijado.

Esto se debe a que el valor percibido de este producto a ojos de los consumidores es alto, y los clientes pagan por la marca más que por el coste de fabricación del producto. Lo que están adquiriendo junto con un reloj es estatus social y experiencia única. Así, lo que significa tener un reloj de lujo está relacionado con el valor percibido de un cierto prestigio social y esto justifica su precio tan elevado. 

Ejemplo de valor percibido: Rolex

Imagen vía Uppers

2. Starbucks

Desde su aparición, Starbucks ha cambiado el valor percibido que tenemos por el café. Aproximadamente 1 USD es lo que a Starbucks le cuesta preparar un café; sin embargo, el precio fijado para su venta en sus sucursales alcanza hasta los 20 USD. Comprar un café en Starbucks es adquirir una experiencia, que hace que el valor percibido por sus clientes sea mayor. 

Desde el lugar con un ambiente relajado, buen servicio al cliente y un espacio en donde se puede, trabajar, leer y hasta tomar un desayuno, esta cadena de cafeterías ofrece la experiencia de marca para sus consumidores. Ellos perciben que tiene un valor alto y es por eso que no les importa pagar lo que sea por uno de sus cafés: saben que el precio incluye más beneficios que pueden disfrutar.

Starbucks, marca que maneja el valor percibido a la perfección

Imagen vía Dinero en Imagen

3. Levi’s

Esta marca sigue siendo pionera en la fabricación de jeans desde el siglo XIX. Sus jeans se venden en unas 50 mil tiendas minoristas en más de 110 países, y ha logrado marcar su personalidad tanto en sus productos como en su estrategia de precios. Por ello, el valor percibido que los consumidores tienen de esta marca se debe a la calidad de sus productos y, sobre todo, al prestigio que ha adquirido durante todo este tiempo. El catálogo que tiene actualmente ha crecido al igual que sus ventas alrededor del mundo. 

Ejemplo de valor percibido: Levi's

Imagen vía Oink Oink

4. Apple 

Apple usa la estrategia de diferenciación que ofrece atributos únicos en sus dispositivos, los cuales son percibidos por los consumidores como mejores o diferentes a los de la competencia. Esta marca se ha posicionado con cierto tipo de clientes que perciben sus productos como irresistibles, y pese a sus precios altos los adquieren porque les aporta elegancia y prestigio. 

Ejemplo de marca que usa el valor percibido: Apple

Imagen de Apple

Como pudimos ver en los ejemplos anteriores, el valor percibido y el valor real de cualquier producto van de la mano. Cuanto mayor sea el valor que los clientes perciban de tu producto o servicio, más estarán dispuestos a pagar y, por tanto, tus ganancias serán más altas. Crear valor de tu marca te ayudará a obtener más conversiones y resultará ser un negocio beneficioso tanto para ti como para tus clientes. 

Precios de ventas
 Calculadora precios ventas

Publicado originalmente en octubre 12 2020, actualizado octubre 12 2020

Topics:

Estrategias de precios