¿Cuándo fue la última vez que hiciste una limpieza a profundidad? Seguramente recuerdas haber encontrado algún objeto, como una vieja cámara fotográfica o un reproductor de CD. Estos productos han pasado por un ciclo de vida que los llevó de ser nuevos e innovadores a obsoletos. Cada año se introducen en el mercado 30.000 nuevos productos y su éxito depende de la duración de su ciclo de vida.  

Los cambios constantes en el mercado han llevado a que las empresas experimenten diferentes procesos en cuanto a la venta de sus productos. Cuando un producto ingresa al mercado, incluso sin que el consumidor lo sepa, comienza su ciclo de vida que lo llevará indudablemente, ya sea en un tiempo largo o corto, a su declive. 

<< Guía completa de product management para empresas tecnológicas >> 

Como todo en la vida, los productos también pasan por diferentes etapas a lo largo de su existencia. Se trata de un proceso de evolución necesaria en cualquier producto y tiene que ver con la satisfacción de las nuevas necesidades de los consumidores y el progreso de las industrias. 

En este artículo vamos a analizar cuáles son las etapas del ciclo de vida de un producto y veremos algunos ejemplos para que veas mejor su significado e importancia en los procesos de comercialización. 

¿Cuál es la importancia del ciclo de vida de un producto?

Al igual que sucede con los seres vivos, los productos evolucionan para adaptarse a los nuevos tiempos. En este caso, todos los productos tienen un ciclo de vida. Un ejemplo son las máquinas de escribir mecánicas cuya última fábrica productora en la India cerró en 2011, y es que la llegada de las nuevas tecnologías hizo que solo los coleccionistas de reliquias y nostálgicos cuenten con este tipo de productos en desuso

Para las empresas es crucial conocer la importancia del ciclo de vida de un producto, ya que no es lo mismo dirigirse a un público que lleva años consumiendo sus productos o a alguien que acaba de convertirse en nuevo cliente. Su importancia está en que:

  • Permite la planificación de estrategias.
  • Ayuda a administrar los esfuerzos de marketing, promoción y publicidad.
  • Facilita la visualización a largo y corto plazo de los objetivos.
  • Ofrece un mejor control de procesos.
  • Permite el análisis de los resultados de las campañas y estrategias implementadas.

El ciclo de vida de un producto se divide en diferentes etapas que permiten a los especialistas en marketing encontrar las estrategias adecuadas para cada una y, de esta forma, prolongar el ciclo de vida antes de que se deteriore y mejorar las ventas.

Guía Gratis

Guía completa de product management para empresas tecnológicas

Cuéntanos un poco de ti para acceder a la guía

Las 5 etapas del ciclo de vida de un producto

Es importante optimizar el comportamiento de las ventas de los productos a través de su ciclo de vida o permanencia en el mercado. Aunque cada producto evoluciona de manera diferente todos tienen el mismo ciclo de vida. 

Las etapas del ciclo de vida de un producto son las siguientes:

1. Introducción

Se refiere al punto de partida del producto, es el momento cuando comienza su vida comercial y entra en el mercado. Esta es una etapa crítica en el ciclo de vida de cualquier producto, ya que por ser nuevo en el mercado corre el riesgo de que, debido a su novedad y desconocimiento por parte de los consumidores, las ventas sean bajas en un inicio. El objetivo de esta etapa es la expansión del mercado y tratar de llegar al mayor número de clientes posible, por lo que es necesario implementar estrategias de publicidad y mercadotecnia eficaces, así como estrategias de distribución. 

Esta primera etapa del ciclo de vida está llena de incertidumbre y riesgos, ya que es la primera vez que el producto será presentado a los consumidores. Todo el trabajo previo de investigación de mercado y desarrollo de producto es clave para que haya éxito en la siguiente etapa. 

2. Crecimiento

Una vez que se ha superado la introducción del producto en el mercado comienza la etapa de crecimiento del producto. En esta parte del ciclo de vida del producto se pueden ver reflejados aumentos en las ventas. Gracias a los esfuerzos establecidos en la primera etapa de introducción, los consumidores han sido atraídos de manera positiva al producto y lo están consumiendo favorablemente. 

En esta etapa del ciclo de vida del producto también aumenta la competencia, por lo que es importante implementar estrategias para diferenciar el producto y posicionar la marca. Esta etapa se caracteriza por la rentabilidad positiva pero también por la competitividad, por lo que suele ser un momento muy intenso, en el que es necesario impulsar el producto y adaptarlo de modo que continúe creciendo en el proceso. 

3. Madurez 

Cuando el producto llega a la etapa de madurez significa que está en un punto de estabilidad. Es la etapa más larga del ciclo de vida de un producto y representa también mayor dificultad para colocar el producto, ya que los competidores también han llegado al mismo lugar. Aunque las ventas siguen creciendo, los beneficios empiezan a descender al igual que los precios. En este punto es importante centrarse en conseguir la lealtad de la marca y nuevos usos al producto, para alargar su ciclo de vida. 

4. Declive

Esta es la etapa del ciclo de vida del producto antes de su desaparición. Las ventas disminuyen de manera considerable, al igual que la competencia, lo que significa que hay poca demanda del producto. Los precios tienden a estabilizarse e incluso aumentar si la demanda se incrementara de nuevo. Es importante darse cuenta de que se ha llegado a esta etapa y eso se puede notar cuando han aparecido productos similares a un precio más bajo o por los avances tecnológicos que han vuelto obsoleto el producto

La clave en esta etapa es mantener la lealtad de los clientes que continúan adquiriendo el producto y tomar la decisión comercial de renovarlo o desaparecerlo.

5. Desaparición

Cuando se llega a esta etapa final del ciclo de vida de un producto es porque se ha tomado la decisión comercial de desaparecer el producto ante su bajo rendimiento en el mercado, normalmente por la sustitución del mismo, que por lo regular es más rentable. Esta etapa representa para las empresas una oportunidad para encontrar nuevos productos para introducir al mercado. 

1. Analiza la situación actual del mercado

Puedes definir el ciclo de vida de un producto en un inicio al valorar la situación actual del mercado. Cuando existe una variabilidad de cambios en cierta industria, el ciclo de vida de los productos que pertenecen a ese mercado suele ser muy limitado, ya que los productos antiguos se sustituyen por productos nuevos y mejorados rápidamente. 

2. Evalúa la aceptación del consumidor

Otro de los aspectos importantes que ayudan a definir el ciclo de vida de un producto es a través de la aceptación del mercado. Consiste en el grado de aprobación que tienen los productos por parte de los consumidores; esto define qué tan largo será su ciclo de vida. 

Algunas preguntas útiles son:

  1. ¿Este producto es parte de los artículos de consumo que incluyes en tu vida?
  2. ¿Los problemas que resuelve este producto existen en tu vida diaria?
  3. ¿Qué tan complejo es el uso de este producto? 

Si quieres conocer más ideas valiosas sobre el enfoque de prueba de aceptación del consumidor, consulta nuestra lista completa de preguntas.

3. Estudia a la competencia

Sin duda, uno de los factores que influyen en el éxito o fracaso de un producto en el mercado y, por lo tanto definen su ciclo de vida, es la situación de la competencia en el mercado. En otras palabras, la facilidad con que se puedan fabricar productos como el que se está promoviendo determinará si el ciclo de vida del producto en dicho mercado es largo o corto. 

Deberás delimitar el número de competidores relevantes que tienes, sus mercados, nivel de experiencia comercial, precios, canales y medios, entre otros puntos.

5 ejemplos del ciclo de vida de productos

El ciclo de vida de un producto se mide desde la perspectiva del consumo en el mercado, y se requieren grandes esfuerzos de marketing para prolongar la relevancia y utilidad del mismo. A continuación mencionamos algunos ejemplos del ciclo de vida de productos que pueden interesarte.

1. iPod de Apple

En el año 2001 Apple lanzó iPod, un producto totalmente innovador para el consumidor, convirtiéndose en una de sus principales fuentes de ingreso. El ciclo de vida de este producto es muy interesante ya que se puede ver la transformación que el mercado tenía con el paso del tiempo y con la llegada de nuevas tecnologías. Apple transformó su producto para innovarlo en varias ocasiones, expandiendo así el ciclo de vida y el mercado, convirtiendo a su producto como uno de los iconos más populares de la época gracias a las campañas de marketing ejecutadas por Apple

La madurez de este producto llegó en 2009 cuando se lanzaron nuevas variantes de este producto atendiendo las necesidades de los consumidores, y fue en 2017 cuando la compañía interrumpió la fabricación de la mayoría de sus productos, dejando solo aquellos que reproducen música en streaming, marcando así la desaparición del iPod nano, el iPod shuffle y la versión clásica de iPod. 

Ciclo de vida de un producto: ejemplo del iPod

2. Game Boy de Nintendo

En el mundo de los videojuegos la tecnología cambia rápidamente y por eso la consola portátil de Nintendo Game Boy, que llegó a vender casi 120 millones de unidades en un periodo de 10 años, es un gran ejemplo de ciclo de vida de un producto.

Game Boy llevó los videojuegos portátiles al mercado masivo en 1989 con su lanzamiento en Japón, lo que lo llevó a tener una etapa de crecimiento cuyos anuncios formaron uno de los pilares clave del marketing de Nintendo y dieron paso a una evolución en el producto. 

En su etapa de madurez, Game Boy logró imponerse sobre su competencia como Game Gear de Sega y Lynz de Atari; pero fue en 2004 con la llegada del Nintendo DS que llegó el declive y la desaparición de este producto en el mercado. Nintendo abandonó la producción del Game Boy original en marzo de 2003.

A partir de 2004, Nintendo comenzó con una nueva gama de consolas Nintendo DS cambiando radicalmente la línea que habían marcado los Game Boy al proponer la doble pantalla.

Ejemplo de ciclo de vida de un producto: Game Boy

3. Zara de Inditex

La empresa textil Inditex, que tiene presencia en los cinco continentes bajo diferentes marcas, proporciona un ejemplo de ciclo de vida de un producto. En este caso es la ropa denominada fast fashion, que se refiere a un sector de la industria textil que produce colecciones inspiradas en la alta moda a bajos precios y que se renuevan cada temporada. Zara sigue siendo su cadena estrella y fue la tienda con la que inició su historia comercial, con lo que marca la etapa de introducción del ciclo de vida de sus productos. 

En un esfuerzo por satisfacer las necesidades de sus clientes, en 1985 se crea Inditex, que entra en una etapa de expansión y crecimiento por toda España para abrir sus puertas en diferentes partes del mundo, con presencia en 72 países. Su etapa de madurez comenzó en el año 2009 cuando Inditex se convirtió en la empresa número 1 del mundo en el sector de la confección textil

Una etapa de declive llegó en 2019, cuando el problema del Fast Fashion se convirtió en un tema de debate por los activistas climáticos que exigen reducir el volumen de fabricación y la mejora en los sueldos de los trabajadores. Al atender a las necesidades actuales de los consumidores, Inditex firmó un «Pacto de moda» de sostenibilidad, con el que ha presentado una serie de compromisos para garantizar una producción respetuosa del medio ambiente en los próximos años. Además, continúa con programas que invitan a los consumidores a darle una nueva vida a su ropa a través de un modelo de negocio basado en la economía circular, llevando las prendas que no utilizan a las tiendas Zara más cercana, para que ellos puedan donarla a ONG locales o reciclarlas para usarlas como nuevas fibras de tejido. 

Ciclo de vida de un producto: ejemplo de ropa de Zara

4. Blackberry

Este ejemplo de ciclo de vida de un producto nos deja claro que ningún producto permanece en el mercado para siempre; algunos antes que otros, pero siempre tienden a desaparecer. Blackberry es una marca de teléfonos inteligentes que fue fundada en 1999 y en su momento destacó por su innovación y nuevas funcionalidades, que marcó tendencia entre los consumidores de aquella época gracias a su icónico teclado. 

En 2005 Blackberry ya tenía 5 millones de usuarios y el índice de crecimiento era cada vez mayor, lo que indica sin duda la etapa su crecimiento más sobresaliente: alcanzó hasta 14 millones el siguiente par de años y llegó a una etapa de madurez en 2008-2009 cuando superó los 50 millones de usuarios, haciendo que el producto se consolidara como el dispositivo imprescindible entre los usuarios. 

Pero el declive de este producto aconteció en 2010 con la llegada del iPhone de Apple, que rápidamente se colocó entre los favoritos de los consumidores, por lo que enfrentó una de sus peores rachas. Su desaparición se anunció en 2013 cuando le dijo adiós al mercado de consumo masivo, luego de prever una pérdida de 1.000 millones de dólares en el segundo año fiscal.

Blackberry dejó de fabricar sus teléfonos y cedió los derechos a TLC, que desde 2016 comenzó a fabricar y vender teléfonos de esta marca; recientemente anunciaron la desaparición de este producto del mercado y dejaron de fabricarlos en agosto de 2020. Hasta el momento no hay noticias de que otra compañía vaya a retomar la producción y venta de estos teléfonos inteligentes. El ciclo de vida de un producto tiene su fin, y TLC anunció que seguirá prestando soporte a los dispositivos Blackberry que sigan en funcionamiento hasta el 31 de agosto de 2022. 

Ejemplo del ciclo de vida de un producto: Blackberry

5. Blockbuster

El caso del ciclo de vida de Blockbuster es muy interesante ya que ayuda a entender la importancia que tiene renovarse o morir. Esta franquicia de videoclub fue fundada en 1985 por David Cook y alcanzó su éxito en los años 90 con una cuota de mercado de 25% mundial. Este servicio comercial de negocio permitía a los usuarios rentar películas y videojuegos antes de que llegaran los formatos digitales. 

En 1988 Blockbuster se convirtió en la cadena de renta de películas líder en Estados Unidos con 800 tiendas. En 1994 Viacom compró la compañía haciendo que Blockbuster cotizara en la bolsa, y se establecieron 6.000 tiendas en todo el mundo.

Luego del auge y crecimiento de Blockbuster, durante su etapa de madurez esta empresa tenía más de 8.500 tiendas abiertas en 29 países, facturaba 5,29 mil millones de dólares y sus ventas crecían 6.4% año tras año. Para el año 1997 un videoclub online llamado Netflix se estaba fundando y fue en el año 2000 cuando Reed Hastings buscó a John Antioco, CEO de Blockbuster, para proponerle trabajar juntos en un nuevo modelo de negocio. Fue el momento en que Blockbuster rechazó la mejor oferta de su vida.

El declive de Blockbuster se produjo en 2002, cuando surgió RedBox, un competidor que ofrecía mejores beneficios que Blockbuster a los usuarios con rentas más rápidas y sin cobros por entregas tardías y en 2010 Blockbuster se declaró en quiebra. Aunque su desaparición no ha llegado por completo, ya que existe una única tienda. Se trata del Blockbuster de Bend en Oregon, Estados Unidos, el último en el mundo y cuenta con casi 4.000 clientes con membresía; la mayoría son turistas que llegan llamados por la nostalgia del pasado. 

Análisis de ciclo de vida de un producto de Blockbuster

Aunque no hay una fórmula específica que nos diga con exactitud qué tan largo será el ciclo de vida de un producto, puedes analizar el panorama con estos tips y ejemplos. Conoce nuestra guía de product management para profundizar en los procesos de éxito de productos.

 

Product Management para empresas Tecnológicas

 Guía Product Management

Publicado originalmente el 05 de febrero de 2021, actualizado el 31 de agosto de 2021

Topics:

Product Management