Think tank: qué es, sus objetivos y cómo usarlo en tu empresa

Guía: creatividad en marketing
Shelley Pursell
Shelley Pursell

Actualizado:

Publicado:

Las organizaciones necesitan crear panoramas de mecanismos de generación de ideas para destacar en mercados cada vez más competitivos. La innovación es la clave para sobresalir e, incluso, para ser disruptivos y marcar tendencias. 

Descubre cómo funciona un think tank

Un think tank es el instrumento favorito de las empresas flexibles, adaptables, creativas e innovadoras, que pone fin a la agobiante tarea del gerente de pensar estratégicamente, administrar a la vez que preocuparse de la reputación empresarial.

<< Descubre la guía de creatividad aplicada al marketing >>

A continuación, verás qué es un think tank y las claves para desarrollarlo en tu empresa. Así podrás obtener sus beneficios y llevar tu negocio un paso más allá.

Para incorporar los think tanks en las empresas hay dos opciones: tener un departamento dentro de la organización o buscar empresas externas especializadas en ello. Todo dependerá de lo que cada compañía busque.

En algunos casos, las empresas tienen su área de innovación donde los colaboradores comparten su visión y talento para desarrollar diversas estrategias, mientras que otros prefieren asesores externos que, de forma neutral, vean el ambiente interno, necesidades, carencias o áreas de oportunidad.

¿Para qué sirve un think tank en las empresas?

La misión de un think tank es influir con el objetivo de impulsar un cambio por medio de las ideas. Por medio del think tank puedes buscar que tu negocio tenga un impacto en la sociedad o en el entorno. Además, 39 % de los negocios afirma que implementar medidas innovadoras les ayuda a ahorrar costos en sus productos y servicios.

En el mejor de los casos, un think tank posee la capacidad de usar la imaginación para abordar los problemas más apremiantes de una organización mediante tácticas como la intermediación de ideas, la estimulación del debate y la generación de soluciones creativas y prácticas.

En otras palabras, los laboratorios de ideas son espacios que sirven para analizar los retos y proponer soluciones.

1. Decide el alcance de tu think tank 

Debes saber qué es lo que quieres. Por ejemplo, debes centrarte en las estrategias futuras o enfocar tus acciones de reputación en los stakeholders. Limita el enfoque para empezar a identificar a los colaboradores o expertos que harán las veces de «thinkers».

2. Establece los parámetros 

Ahora es tiempo de decidir el tiempo en que desees que funcione el think tank: meses, un año o más. Además, averigua qué tipo de pensadores necesitas: pueden ser voluntarios o pagados o una combinación de ambos.

3. Determina cómo será financiado 

La financiación es fundamental para cualquier negocio y lo mismo sirve para el think tank. Puede ser con presupuesto de la empresa o como una entidad sin fines de lucro que reciba fondos privados.

4. Entrevista y contrata thinkers 

Centrarse en los colaboradores más reputados y estudiosos en su campo es una tarea fundamental del área de recursos humanos. Puedes pensar en voluntarios o pagar a personas externas; en todo caso, realiza entrevistas con objetivos muy claros con el fin de buscar el perfil adecuado del think tank que quieres tener.

5. Crea una red en permanente funcionamiento 

Si no tienes espacio físico para tu think tank, utiliza la red privada o la tecnología que ofrece internet para hacer fluir ideas frescas y establecer tendencias futuras. Cualquier espacio físico virtual debe estar adecuado para que haya un flujo constante del trabajo.

Utiliza las herramientas de comunicación empresarial que faciliten las tareas.

6. Evalúa los resultados

Una vez que está en marcha conseguirás cambios en el enfoque y nuevas perspectivas. Obtendrás ideas creativas, nuevas interrogantes y tendencias. Toda generación de ideas debe registrarse, estar a la mano y clasificarse para ejecutar acciones y así evaluar los resultados.

Ten en cuenta que el horizonte de implementación de una idea innovadora no será el mismo que el de una idea más orientada a lo que ya sucede en tu organización. Crea los mecanismos de seguimiento que te ayuden a obtener resultados medibles gracias a los hallazgos del think tank. Por supuesto, estos deberán estar alineados a los objetivos y alcance que estableciste en un inicio.

Ejemplo práctico de una sesión de think tank

  1. Genera un equipo de thinkers de cinco a diez miembros. Lo importante es contar con las personas que tengan el conocimiento para ayudar en la consecución del proceso de generación de ideas de forma ágil.
  2. Una vez reunido el grupo, el siguiente paso es dar un tiempo límite, el cual variará en función del conocimiento de los thinkers y de la complejidad del objetivo de la reunión.
  3. Como en toda actividad relacionada con la generación de ideas, debes explicar el objetivo de la reunión. Para este fin se reparten fichas que tendrán que llenar los thinkers, en las cuales se podrán exponer preguntas a objetivos concretos. Con esto se enfocarán en el mínimo detalle lo que están buscando.
  4. El siguiente paso es hacer equipos con los participantes del think tank. Cada persona debe escribir ideas acerca del objetivo de la reunión.
  5. Una vez que hayan sido escritas, el siguiente paso es exponerlas sobre la mesa. Cada asistente deberá elegir 3 ideas de las que se han expuesto; no pueden ser las suyas.
  6. Una vez que las haya seleccionado deberá generar ideas afines con el fin de ampliar el número de ideas iniciales. 
  7. Como último paso, expongan todas las ideas; eliminen las repetidas y agrupen el resto por similitud para sintetizarlas con el propósito de obtener criterios más claros. Puedes agrupar todas estas ideas mediante un diagrama de afinidad.
  8. Para finalizar, realiza una votación: las ideas ganadoras serán aquellas que se prioricen dentro de las estrategias de la compañía de acuerdo con el objetivo trazado.

Ejemplos de think tanks empresariales

1. Center for Strategic & International Studies (CSIS)

Su sede está en Washington, Estados Unidos. Es un organismo sin fines de lucro que genera nuevas ideas, de forma estratégica, para alcanzar soluciones eficientes, sobre todo en el ámbito político. 

2. Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales

El Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) se fundó como una asociación civil sin fines de lucro; se enfoca en la investigación de relaciones internacionales. Su objetivo es generar propuestas y soluciones que contribuyan a una mejor toma de decisiones. Es un think tank formado por unos 500 asociados expertos en diferentes sectores y disciplinas.

3. Instituto de Estudios Económicos de España

Este instituto se fundó en 1979 por un grupo de empresarios españoles que tenían la idea de generar principalmente un espacio de reflexión e investigación en materia económica. Aunque sus proyectos están dirigidos a crear un impacto positivo en la sociedad, gran parte de las ideas se utilizan para impulsar el sector empresarial. 

4. CIEPLAN

Es un centro de estudios en Chile que genera conocimiento e ideas innovadoras en el ámbito económico y en el diseño estratégico de políticas. Su función es privada, pero sin fines de lucro, e integra a los especialistas y expertos más reconocidos de la región. 

¿Qué esperas? Inicia un think tank en tu empresa y así obtendrás los frutos de la innovación.

Cómo usar la Creatividad y Aplicarla al Marketing de mi negocio

Temas: Innovación

Artículos relacionados

Pop up para GUÍA: CREATIVIDAD EN MARKETING GUÍA: CREATIVIDAD EN MARKETING

Descubre nuestra guía de creatividad aplicada al marketing

    Pop up para GUÍA: CREATIVIDAD EN MARKETING GUÍA: CREATIVIDAD EN MARKETING

    Marketing software that helps you drive revenue, save time and resources, and measure and optimize your investments — all on one easy-to-use platform

    START FREE OR GET A DEMO