¿Estás viendo cómo el posicionamiento de tu sitio web es cada vez más bajo? Si tu negocio online está poco a poco sumiéndose en las profundidades de la segunda página de Google, es posible que hayas descuidado algunos aspectos de tu presencia online.

 

<< Descarga gratis la guía para realizar una auditoría SEO de tu web >> 

 

Es fácil cometer errores en marketing digital. Tanto las pequeñas start-ups como aquellas empresas que llevan años con un sitio web corren el peligro de desaparecer de la vista de sus posibles compradores.

Para evitar que esto ocurra, es importante que las empresas realicen auditorías SEO. Esto lo pueden hacer o bien contratando a un equipo de expertos en SEO y análisis web, o poniéndose en las manos de una buena agencia de SEO (lo cual suele ser más común). Gracias a esta auditoría somos capaces de identificar cuáles son nuestros puntos fuertes poder explotarlos, así como los débiles con el fin de mejorarlos.

Pero antes de explicarte cómo hacer una auditoría SEO, creo que es conveniente que el concepto de auditoría SEO esté bien definido. ¡El saber es poder!

¿Qué es una auditoría SEO?

Una auditoría SEO es un análisis detallado de los diversos aspectos que afectan el posicionamiento orgánico de un sitio web, con el fin de diagnosticar problemas y detectar oportunidades de mejora. 

Es importante tener presente que no sólo se estudian elementos internos del sitio web, sino que también deberemos analizar otro tipo de elementos externos como nuestra autoridad online o enlaces externos.

¿Para qué hacer una auditoría SEO?

Hay varias razones por las que quizás debas hacer una auditoría SEO. La principal es que este análisis te permitirá mantener la salud general de tu sitio web. Por otra parte, ten en cuenta que el comportamiento de los usuarios y la tecnología cambian constantemente, por lo que tu sitio web debe estar en permanente evolución también.

Por supuesto, puede haber razones más específicas que te lleven a querer hacer una auditoría SEO. Por ejemplo, ver si tus páginas más importantes son visibles para Google, si existen errores 404, si tu contenido interesa a los usuarios o si tu estrategia de link building está funcionando, entre otras.

 

análisis SEO de sitio web

 

¿Quién debe realizar la auditoría SEO?

  1. La solución más económica, y una de las razones por la que es posible que te encuentres leyendo este post, es intentarlo tú mismo. Hoy en día hay millones de herramientas en Internet que te permitirán saber cómo hacer una buena auditoría SEO de tu sitio web. Si quieres saber cómo empezar, ¡sigue leyendo y no te pierdas ni un detalle!
  2. Otra alternativa sería contratar a un equipo profesional de expertos en análisis SEO que comience a formar parte de tu empresa. Si no dispones de mucho presupuesto, puede tratarse de una sola persona y poco a poco ir ampliando tu plantilla. Esta se encargaría de realizar una auditoría y más tarde lleve a cabo aquellos cambios que tendrías que hacer a partir de los resultados de dicha auditoría.
  3. Haz un análisis de tu SEO off page. Por último, también puedes confiar en una agencia experta en SEO para que lleve a cabo una auditoría SEO exhaustiva de tu página web. Quizás esta alternativa sea la más adecuada puesto que en algunas ocasiones es más complicado y requiere un mayor presupuesto el contar con un departamento solo para este fin.

Una vez que has entendido qué es una auditoría SEO, vamos a pasar a lo importante de verdad, que es cómo hacer una auditoría SEO efectiva y adecuada para tu negocio. De esta manera puedes asegurarte de saber qué cosas están fallando en tu sitio web y trabajarlas para mejorar tu posicionamiento web.

Saber cómo hacer una auditoría SEO te dará las herramientas que necesitas para encargarte de que tu sitio se esté posicionando correctamente. Si quieres saber los pasos que debes tener en cuenta, sigue leyendo y en nada podrás aplicar estas pautas a tu propia página web. ¡Los primeros resultados de Google están muy cerca!

1. Verifica que tus páginas relevantes puedan ser rastreadas e indexadas

Asegúrate de que las URL más importantes de tu sitio web puedan ser rastreadas e indexadas para que aparezcan entre los resultados de Google. Es un detalle que se nos puede escapar en muchas ocasiones pero que desde luego marcará el si tus páginas son visibles o no.

Puedes saber si tus páginas web están bien indexadas a partir de herramientas como Google Search Console. Si tu sitio tiene menos de 500 páginas, puedes buscar en Google “site:[tusitio]” para ver qué páginas de tu web tiene indexadas.

Ten en cuenta que el bot de Google tiene un presupuesto limitado de rastreo (o crawling budget), por lo que deberías indicarle qué páginas te interesa rastrear.

Puedes ver las indicaciones actuales chequeando “www.tusitio.com/robots.txt”. Las páginas que no deseas rastrear deben aparecer bajo el código “Disallow”. Por otra parte, si has detectado una página que aparece indexada en Google y te interesa quitarla (por ejemplo, una landing page de “Gracias”), lo que debes hacer es incluir la etiqueta “noindex” en su código HTML.

 

2. Comprueba la velocidad de carga y adaptación del contenido para dispositivos móviles

Más del 50 % de las búsquedas se realizan desde dispositivos móviles. Esto significa que si tu sitio no está optimizado para estos dispositivos, es probable que Google no lo muestre entre sus primeros resultados.

Por otra parte, si tu sitio tarda en cargar más de 3 segundos, es posible que el usuario lo abandone antes de ver tu contenido. Echa un vistazo a PageSpeed Insights para descubrir qué puedes mejorar de tu sitio web.

 

3. Estudia la arquitectura de tu sitio web

Una arquitectura bien diseñada contribuirá a un mejor rastreo e indexación de tu sitio. Esto se consigue teniendo en cuenta tanto la experiencia usuario como el enlazado interno. Una organización clara mejorará la navegabilidad de tu sitio y permitirá al usuario encontrar lo que necesita.

Disminuye el nivel de profundidad de tu sitio, medido por el número de clics desde tu página principal, a través de una redefinición de tu estructura de enlaces internos. Chequea que tu página principal esté conectada con links a las páginas más relevantes de tu sitio. Verifica que estas páginas también estén conectadas a otras páginas de importancia para tu negocio.

Por último, es importante que verifiques los códigos del estado de tus URL (puedes utilizar herramientas como Ahrefs, Screaming Frog o Botify, entre otras).

Un código de estado es una respuesta estándar proporcionada por un servidor ante una petición de un cliente cualquiera. Lo ideal es recibir el código 200, ya que este significa que la petición ha sido procesada correctamente y que puede responderse sin problemas.

Sin embargo, si una página ya no existe, arrojará un código 404. Es importante que en esos casos se genere un redireccionamiento permanente (301) o temporal (302), dependiendo del caso. Aprender sobre los códigos de estado HTML mejorará tanto la experiencia de usuario como tu SEO.

 

cómo hacer auditoría SEO de un sitio web
 

4. Evalúa tu contenido y su visibilidad orgánica

Los motores de búsqueda siempre preferirán aquellos sitios que ofrecen una buena experiencia a los usuarios. Por eso, es importante que evalúes el contenido que ofreces. ¿Está optimizado teniendo en cuenta las necesidades de tu audiencia? ¿Responde a sus preguntas? ¿La información es fresca y relevante? Asegúrate de actualizar estadísticas, datos y links para que tus páginas no queden obsoletas.

Ten en cuenta que el contenido de tu sitio web es de alguna manera como su alma. Sin textos, fotografías, vídeos o infografías todo lo que nos queda es solo vacío digital. Por eso, es importante que el contenido que haya en tus páginas web aporte valor a los usuarios, sin importar si se encuentra en una página de producto, en la página principal o en tu blog.

Otro aspecto importante a considerar es la estructura de tu contenido. Originalmente, los motores de búsqueda daban gran importancia a las palabras clave para decidir el posicionamiento de las páginas en SERP.

Hoy, si bien las palabras clave siguen siendo muy importantes, los cambios en la forma de búsqueda del usuario y, en consecuencia, del algoritmo de los motores de búsqueda, han hecho que sea crucial realizar la búsqueda de palabras clave en torno a topic clusters o conjuntos de temas.

Por ejemplo, si tienes un sitio web de psicología, puedes definir como tema la agorafobia y trabajar subtemáticas como los tratamientos, síntomas, causas o formas de superarla. Evaluar tu contenido desde este perspectiva te permitirá organizar mejor tu sitio, impulsar tu posicionamiento web y encontrar nuevas oportunidades de contenido.

Para saber si las palabras clave que has elegido para tus conjuntos de temas están funcionando puedes confiar en herramientas como SEMrush, Ahrefs o SEOquake.

 

5. Evalúa si estás atrayendo al público correcto

Si observas que tienes muchas visitas en tu sitio pero luego el número de acciones dentro de la propia web es más bien escaso (por ejemplo, nadie visita tu página de precios ni pide una demo), es posible que se deba a que no estás atrayendo al público correcto o que no los estás guiando de forma apropiada para que realicen las acciones que te interesan.

 

análisis de datos SEO

 

6. Analiza a tu competencia

Ya sabes el dicho, mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más cerca. Y esto llevado al terreno del marketing digital quiere decir que debes llevar a cabo un análisis de tu competencia. De este modo podrás conocerla a fondo y saber contra qué te estás enfrentando.

Aun así, te recuerdo que no es lo mismo la competencia real que la competencia en SEO. Aquella empresa con la que compites dentro de tu mismo barrio no tiene por qué ser contra la que compitas por llegar a los primeros resultados de Google. A continuación una serie de factores que deberías tener en cuenta para estudiar a tu competencia SEO:

  • Echa un vistazo a las palabras clave con las que se están posicionando y a las diferentes temáticas que están trabajando en contenidos para saber cómo ponerte por delante de ellos. Puedes utilizar la herramienta “Content gap” de Ahrefs para detectar palabras clave para las que tu sitio web aún no rankea.
  • También deberías comprobar qué tipo de estrategia de link building lleva tu competencia. Esto te ayudará a entender qué tipo de links debes obtener para mejorar tu posicionamiento. Te recomendamos que utilices el Site Explorer de Ahrefs para estudiar cuántos dominios de referencia tienen y cómo estos han ido creciendo en el tiempo. Otras herramientas también muy útiles son Majestic SEO y SEMrush.
  • Otro factor a tener en cuenta son los fragmentos destacados (o featured snippets) que tus competidores han conseguido. Estos son páginas que ha elegido Google expresamente para que aparezcan justo por encima del resto de resultados orgánicos ya que su contenido responde perfectamente a la intención de búsqueda. Debido a su posición estratégica (por algo le llaman “posición cero”), el featured snippet consigue una gran cantidad de clics, por lo que es importante que estudies cómo conseguirlo.

 

7. Haz un análisis de tu SEO off page

El SEO off page refiere a todos los factores externos que influyen en tu posicionamiento en el SERP. Una parte crucial de este análisis consistirá en analizar los backlinks de tu sitio, así como detectar oportunidades para obtener nuevos enlaces. Si no tienes mucha experiencia en este aspecto, no te preocupes. Compartimos contigo 11 estrategias para conseguir backlinks de calidad.

 

¿Necesito de verdad una auditoría SEO? ¿Merece la pena?

Una auditoría SEO no debería ser una acción excepcional, sino algo que se realiza de forma periódica, para así mantener tu sitio web optimizado. Puedes vender un producto increíble y tener el mejor servicio al cliente, pero tu estrategia de marketing no puede basarse principalmente en el boca a boca. Ser visible en Google o en cualquier otro buscador es actualmente esencial.

 

Conclusión y recomendaciones finales

infografía para auditoría SEO

 

En conclusión, en este post he insistido en lo importante que saber cómo hacer una auditoría SEO para tu negocio web y los distintos pasos que hay que seguir para llevarla a cabo. Sin embargo, también quiero recordarte que una auditoría SEO es solo el primer paso de una buena estrategia SEO.

Para que el haber aprendido cómo hacer una auditoría SEO sea útil de verdad, tienes que trabajar en el futuro aquellas debilidades que hayan saltado a la vista cuando la hayas realizado. Esto consiste en una optimización constante de tus contenidos, en mantenerte al tanto de las últimas tendencias y algoritmos de Google y en actualizar tu página web con frecuencia.

¿Te ha gustado este post sobre cómo hacer una auditoría SEO? Si es así no dudes en compartirlo en tus redes sociales.

 

New Call-to-action
 SEO

 

Publicado originalmente en noviembre 21 2019, actualizado noviembre 21 2019

Topics:

SEO