En el mundo de la programación existen dos términos muy comunes e importantes: frontend y backend. Estos se utilizan cuando se quiere hablar de funcionalidad y usabilidad de un sitio web o aplicación, pero ¿qué es cada uno y para qué sirve?

En primer lugar es importante diferenciarlos de acuerdo a su función: el frontend se ocupa de los usuarios y el backend de los procesos. Si lo explicamos de una manera más coloquial, podemos poner como ejemplo un restaurante: el frontend es la decoración y los platillos, mientras que el backend es la cocina, la administración y el personal que ahí labora.

Si tienes más interés en conocer a qué se refieren los conceptos de frontend y backend, en este artículo te brindamos más detalles acerca de ambos.

<< Descarga gratis la guía y descubre cómo diseñar y optimizar páginas de  destino >> 

Precisamente de ahí proviene el nombre de «desarrollo del lado del cliente», pues con el frontend se puede construir por completo lo que los usuarios perciben al explorar un sitio y con el que pueden interactuar. 

¿Para qué sirve el frontend?

El frontend sirve para realizar la interfaz de un sitio web, desde su estructura hasta los estilos, como pueden ser la definición de los colores, texturas, tipografías, secciones, entre otros. Su uso es determinante para que el usuario tenga una buena experiencia dentro del sitio o aplicación.

Elementos del frontend

  1. Estructuras de navegación. Este elemento se refiere al orden en que se organizan las diferentes páginas de un sitio web y a los componentes que se vinculan entre sí para realizar diferentes funciones dentro del sitio. 
  2. Layout. También nombrado como diseño de página, se refiere a todos los componentes de la página web, por ejemplo: ubicación del menú, botones, footer; todo lo necesario para que un sitio sea útil y fácil de navegar. 
  3. Contenido web. Todo aquello que brinde información relevante o interesante para los usuarios. Es importante destacar que el contenido no tiene que ser necesariamente texto, puede incluir sonido o materiales interactivos.  
  4. Imágenes. Todos los recursos visuales ayudan a aumentar el interés de los usuarios. Esto también puede incluir videos, animaciones, mapas, gráficas, infografías, GIFs, ilustraciones, diagramas, etc. 
  5. Logotipo. Para que un sitio web tenga mayor identidad es vital que contenga el logotipo que represente a la marca o empresa.
  6. Diseño gráfico. Este elemento engloba todo lo relacionado con cómo se ve el sitio web y su apariencia: colores, formas, tipografías, tamaños, etc.

Ejemplos de aplicación del frontend

Como ya lo mencionamos, el frontend son todos los elementos y componentes visibles para los usuarios, y utilizan lenguajes de diseño como CSS, HTML y JavaScript. Algunos ejemplos de frontend son los siguientes: 

  1. Optimización de motores de búsqueda (SEO).
  2. Accesibilidad (reconocimiento de voz, conversión de texto a voz).
  3. Funcionalidad en todos los navegadores y tamaños de pantalla (computadoras de escritorio, teléfonos móviles y tablets).
  4. Velocidad (cuanto más rápido cargue el sitio, mejor).
  5. Rendimiento del sitio web por medio de la limpieza del código.

Ahora que ya conoces qué es el frontend y para qué sirve, te explicaremos el aspecto interior de la construcción de un sitio o aplicación web; nos referimos al backend.

¿Para qué sirve el backend? 

El backend son todos los códigos ocultos que sirven para que una página web o aplicación funcione correctamente. Además, de su estructura y organización depende la experiencia de usuario. De igual forma, el backend se encarga de optimizar otros elementos y recursos como la seguridad y privacidad en un sitio web o aplicación. 

Elementos del backend 

  1. El backend se constituye por lenguajes de programación como PHP, Python y C++ y frameworks.
  2. Los servidores controlan cómo los usuarios acceden a los archivos.
  3. Las bases de datos son colecciones de datos organizadas y estructuradas.
  4. La seguridad es uno de los elementos más importantes dentro de un sitio web, pues garantiza que los visitantes y su información estén seguros. Esto también incluye evitar, en lo posible, ciberataques. 

Ejemplos de aplicación del backend

Algunos ejemplos para terminar de comprender el término son los siguientes: 

  1. Inicio de sesión. Cuando una persona accede a un sitio web o aplicación utiliza un correo electrónico y contraseña, esta información es validada y resguardada por el servidor, que consulta su base de datos y así identifica y permite el acceso al usuario.
  2. Carrito de compras. Este elemento permite la compra de productos en línea y sirve para facilitar la selección de diferentes productos o servicios que algún usuario desee comprar. 
  3. Cookies. Muchos sitios utilizan cookies para realizar un seguimiento de aquello que los usuarios vieron anteriormente, lo que les permite sugerir otros contenidos (o productos) de interés.
  4. CMS. Un sistema de gestión de contenidos permite al propietario de un sitio web actualizar la información sin tener que modificar el código HTML. 
  5. Formularios de contacto. Si un visitante del sitio web se interesa por recibir más información o ponerse en contacto, se debe contar con un elemento que sea capaz de vincular al usuario con la empresa. 

Para que sea más sencillo reconocer las diferencias entre estos dos aspectos de la programación de un sitio web te dejamos la siguiente tabla comparativa:

Diferencias entre frontend y backend

¿Cómo funciona el frontend y backend en una página real?

Para ilustrar mejor los aspectos que hemos listado hasta ahora, veamos un ejemplo de un sitio real. Hemos elegido la página de inicio de Factorial, empresa de software de Recursos Humanos y uno de nuestros clientes.

Ejemplo de backend y frontend en una paǵina web real: Factorial

Como puedes ver, en esta página hay una importante cantidad de elementos: un menú, iconos, imágenes, botones de acción, formularios y avisos de uso de información. ¿Logras identificar cuáles dependen del desarrollo backend y el frontend?

Esa pregunta quizás es difícil de responder, ya que todos los elementos que ves en un sitio tienen algo de desarrollo backend y algo de desarrollo frontend. Recuerda que el backend es el cerebro de tu página, por lo que no podrías ver los contenidos sin él. Pero veamos los elementos con más detalle.

Elementos frontend

  1. Colores: uno de los elementos que mejor definen la identidad de marca de Factorial son sus colores. La elección de un rojo intenso que contrasta con el blanco del fondo depende de un diseñador frontend. 
  2. Logotipo: el logotipo de Factorial presenta una minimalista sombra de una persona. Este elemento fue creado por diseñadores e integrado en el sitio por un desarrollador web.
  3. Imagen: en la página podemos ver una imagen con reseñas de algunos clientes satisfechos. La disposición y tamaño de esta imagen es definida en el frontend.
  4. Botones de acción: en la pantalla hay un botón de registro y uno de envío de formulario. La ubicación, el diseño y las opciones de estos elementos también se definen en frontend.
  5. Información: la inclusión de texto es responsabilidad del diseñador web.

Elementos backend

  1. Base de datos: para que el formulario de registro funcione es necesario que en el backend se dé soporte a una base de datos que contenga la información de los contactos. Además, esta herramienta debe estar integrada en el código para poder ser funcional en el sitio.
  2. Herramientas de rastreo: en el ejemplo puedes ver una cinta informativa de la política de privacidad y uso de cookies de Factorial. Estos archivos de seguimiento del cliente solo pueden ser programados desde el backend, a pesar de que el aviso que vemos sea generado por el frontend.
  3. Software: como ya dijimos, Factorial utiliza las herramientas de Marketing, Sales y Service Hub. Estos recursos deben integrarse en la página para dar seguimiento a sus campañas de publicidad y de correos, y dar soporte a través de su servicio de atención. Estas integraciones dependen de una programación backend.

¿Necesitas conocimientos de frontend y backend para crear un sitio web?

En términos simples podemos afirmar que no es necesario tener conocimientos de frontend y backend para crear sitios web. Aunque es común que para desarrollar un sitio o aplicación móvil haya encargados de cada uno de estos aspectos. Lo que sí es necesario es que ambos gestores trabajen en colaboración para generar una plataforma realmente funcional, que se adapte tanto a los intereses de la marca como de los usuarios.

Actualmente existen desarrolladores con experiencia y habilidades para cumplir con ambas partes de la ecuación. Estos expertos, conocidos como desarrolladores full stack, son capaces de gestionar adecuadamente todos los aspectos relevantes a la programación, diseño y estructura del sitio.

Sin embargo, también existen opciones de creación de sitios web realmente impactantes para aquellos que no dominan la programación, el diseño o el desarrollo web. Por ejemplo, el creador de sitios web gratuito de HubSpot permite que cualquier persona diseñe y gestione su propio sitio.

Si cuentas con un programador en tu equipo, podrás aprovechar más esta herramienta para crear mejores experiencias de usuario gracias a sus funciones, por ejemplo: páginas personalizadas, pruebas adaptativas para mantener el mejor desempeño y obtención de informes a fin de analizar el impacto del sitio y hacer los cambios necesarios, según el comportamiento de los visitantes. 

Ten en cuenta que siempre es deseable estar informado y conocer los componentes, tanto exteriores como interiores, de un sitio web para lograr un diseño agradable y efectivo.

Ahora ya sabes qué es el frontend y el backend, así como algunos ejemplos de cómo pueden aplicarse para beneficio de tu empresa.

Cómo diseñar y optimizar landing pages

 New Call-to-action

Publicado originalmente el Sep 19, 2022 7:15:00 AM, actualizado el 20 de septiembre de 2022

Topics:

Diseño Web