El software en la nube poco a poco va abriéndose paso entre las empresas de América Latina. Un estudio realizado por Gartner, analizó el comportamiento de los servicios en la nube desde 2017, y proyectó que hasta 2023 su uso despegaría. Sin embargo, para 2019 el 22 % de las empresas encuestadas ya estaban en nubes públicas. 

<< Organiza tus contactos y da seguimiento personalizado con la plataforma CRM  de HubSpot >>

Durante 2020, entre los efectos positivos derivados de la pandemia por la COVID-19, la adopción y uso de la nube tuvo un gran impulso. Por lo tanto, se anticipa que para 2023, ese 22 % aumente hasta un 40 %. Esto se debe a que actualmente la mitad del gasto de TI de las empresas se destina a la nube. 

Este comportamiento apuesta a una madurez de las empresas sobre implementar soluciones en la nube y aunque solo el 25 % de las empresas en América Latina utiliza este servicio, según estimaciones de Juan Carlos Saba, docente de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones Duoc UC, se espera que en los próximos tres años la demanda se duplique con respecto a 2020. 

Como una forma de acelerar el conocimiento acerca de los servicios basados en la nube, te compartimos la información más relevante que te ayudará a comprender su importancia y funcionamiento. 

El software en la nube se divide en tres categorías principales:

  • Infraestructura como servicio (IaaS)
  • Plataforma como servicio (PaaS)
  • Software como servicio (SaaS)

Si no conoces ninguna de esas categorías, descuida, en un momento profundizaremos acerca de ellas. 

¿Cómo funciona el software en la nube? 

El software en la nube funciona al permitir que los dispositivos de los clientes accedan a datos mediante internet, a través de servidores remotos, bases de datos y computadoras.

Una conexión de internet vincula el front-end con el back-end, lo que permite almacenar datos a los que accede el front-end. Ambas comunicaciones son administradas por un servidor central. Este servidor central se basa en protocolos que facilitan el intercambio de datos y puede utilizar tanto software como middleware para gestionar la conectividad entre diferentes dispositivos.  

¿Para qué sirve el software en la nube? 5 ventajas 

El software basado en la nube se utiliza principalmente para optimizar las inversiones en software y hardware de las empresas. Al ser considerada también como computación de utilidad o bajo demanda, da mayor flexibilidad a la capacidad productiva, de acuerdo con el requerimiento de cada negocio.

Entre las ventajas más notables están las siguientes:  

1. Diversidad de entornos informáticos

En el mundo del software en la nube, existen dos tipos importantes:

  • Nube híbrida: es un entorno informático que conecta los servicios de una nube privada en las instalaciones de una empresa y a la nube pública de terceros en una infraestructura única y flexible para ejecutar múltiples aplicaciones y cargas de trabajo dentro de una empresa.
  • Multi-nube: permite utilizar dos o más nubes de diferentes proveedores en cualquier tipo de combinación de infraestructura (IaaS, PaaS, SaaS). Con esto, existe la posibilidad de decidir qué carga de trabajo se adapta mejor a la nube en cuestión, con base en requisitos únicos. Esto también evita el bloqueo de proveedores.

2. Gran oportunidad de escalabilidad

El software en la nube es muy flexible al permitir escalar su potencial conforme la empresa lo requiera. Todo, sin necesidad de invertir en unidades de hardware, pues únicamente se paga por el espacio ocupado y este puede ir aumentando periódicamente conforme el negocio se expanda.

3. Capacidad de análisis de big data

Un software basado en la nube ofrece la oportunidad de analizar y aprovechar cantidades grandes de datos, tanto estructurados como no estructurados, para así extraer un valor comercial de ellos. Por ejemplo, un análisis de datos facilita obtener información del comportamiento de los consumidores para dar una mejor orientación al equipo de marketing y que este dirija sus esfuerzos a su público objetivo.

4. Acceso desde cualquier lugar

Es imposible mover un hardware de un lugar a otro. Un software en la nube goza de una enorme agilidad, ya que puede ser utilizado desde cualquier ubicación. Ya sea desde el lugar donde se ubica la empresa, el hogar de cada colaborador o cualquier país al que viaje. Además, es posible acceder a él en cualquier momento del día, sin necesidad de hacer ajustes, cambiar configuraciones técnicas u otras limitantes.

5. Instalación considerablemente más barata

Un software en la nube no requiere la contratación de un equipo de TI para ser instalado. Si bien puedes recurrir a un proveedor que te brinde apoyo antes, durante y después de tu implementación, esta solo se limita a ciertas configuraciones iniciales, las cuales no hacen uso de espacio físico, mano de obra ni materiales.

Estos pequeños detalles hacen grandes diferencias, pues son reducciones notables en la inversión de una empresa (sobre todo si es un negocio pequeño o mediano). El único servicio que podrías considerar el apoyo de un profesional que te ayude a hacer las actualizaciones y el mantenimiento cada cierto tiempo; aunque muchos servicios se actualizan de forma automática, sin la necesidad de personas.

3 tipos de software en la nube 

Como lo mencionamos al inicio, existen tres tipos de software en la nube: IaaS, PaaS y SaaS. A continuación te decimos en qué consiste cada uno. 

1. IaaS 

La Infraestructura como Servicio o Infraestructure as a Service (IaaS) es un tipo de software en la nube que ofrece recursos fundamentales de computación, red y almacenamiento a los consumidores bajo demanda, a través de internet y por pago.

Para este tipo de software en la nube, el cliente adquiere, de algún proveedor, diferentes recursos: servidores, espacio de almacenamiento, equipamiento para redes, entre otros. Su principal beneficio es que brinda un mayor control al usuario, pero es el más complejo en su uso.

El IaaS cuenta con una estructura conformada por recursos físicos y virtualizados que brindan a los usuarios componentes básicos para ejecutar aplicaciones y cargas de trabajo en la nube. Los cuales son:

  • Centro de datos físicos: contienen las máquinas físicas para alimentar las diversas capas de abstracción que están disponibles para los usuarios finales a través de la web.
  • Computación: la mayoría de los proveedores ofrecen recursos de computación virtualizados como CPU y GPU para diferentes cargas de trabajo. Esto también incluye servicios de apoyo para escalar automáticamente y para el equilibrio de carga.
  • Red: es una forma de red definida por software en donde el hardware tradicional (enrutadores y conmutadores) está disponible mediante programación a través de alguna API.
  • Almacenamiento: existen tres diferentes tipos, almacenamiento en bloque, almacenamiento de archivos y almacenamiento de objetos.

IaaS permite a los usuarios finales escalar y reducir los recursos, según sea necesario. Esto disminuye considerablemente los elevados gastos anticipados o infraestructura propia.

2. PaaS 

La Plataforma como Servicio o Platform as a Service (PaaS) proporciona a los desarrolladores de software una plataforma on-demand para ejecutar, desarrollar y administrar aplicaciones, sin el costo ni la complejidad de mantener esa plataforma en las instalaciones físicas de una empresa.

A comparación del IaaS, este tipo de software en la nube no proporciona prácticamente control al usuario sobre el almacenamiento o infraestructura. La PaaS ofrece lo siguiente en su centro de datos: 

  • Servidores
  • Redes
  • Software del sistema operativo 
  • Middleware
  • Bases de datos

Actualmente, una PaaS se construye alrededor de contenedores que virtualizan el sistema operativo y permite a los desarrolladores empaquetar la aplicación solo con los servicios del sistema operativo que necesitan para ejecutarse en cualquier plataforma. Todo, sin modificaciones ni malware. 

3. SaaS 

El software como servicio o Software as a Service (SaaS) es una aplicación que se aloja en la nube y al que se puede acceder y utilizar a través de un navegador web o una API integrada con algún sistema operativo de escritorio o móvil.

La implementación, mantenimiento, desarrollo, soporte y operaciones están a cargo de la empresa que provee el servicio. El cliente solo se encarga de usarlo, tal cual lo necesite. La mayoría de los usuarios de SaaS pagan una tarifa de suscripción mensual o anual.

Contar con este tipo de software en la nube brinda diferentes beneficios como:

  • Menores costos
  • Menor tiempo de generación de valor
  • Mayor escalabildad
  • Actualizaciones automáticas
  • Protección contra pérdida de datos

A continuación te damos algunos de los ejemplos más conocidos de un software en la nube

1. HubSpot 

Un sistema CRM puede ser operado en la nube y el CRM de HubSpot es un buen ejemplo de ello. Con él puedes organizar, programar y almacenar los datos que generes de las interacciones con tus clientes de tus áreas de marketing, ventas y servicios. 

La ventaja de implementar el software en la nube es que gozas de una capacidad prácticamente ilimitada. Además, las actualizaciones y el mantenimiento del software provienen directamente de la red, por lo que pueden ejecutarse en tiempo real y sin necesidad de ningún técnico para realizar o supervisar dichas acciones. 

Ejemplo software en la nube: HubSpot

Imagen de HubSpot

2. Amazon Web Services

Las opciones de almacenamiento en la nube que ofrece Amazon Web Services son varias y dependen de si deseas almacenar por bloques, archivos u objetos. Todos los datos almacenados por Amazon pueden ser cifrados con claves provistas por el usuario; cuenta con un sistema de auditoría integrado en la plataforma que permite configurar métricas y notificaciones. 

Ejemplo software en la nube: AWS

Imagen de Amazon

3. iCloud 

iCloud, de Apple, es uno de los software en la nube más populares. Seguramente lo conoces o incluso lo utilizas actualmente para guardar todos tus documentos, tanto de trabajo como personales. En esta plataforma puedes editar, almacenar y compartir archivos para acceder a ellos desde el lugar y dispositivo que desees. 

Ejemplo software en la nube: iCloud

Imagen de iCloud

4. Alexa 

Si le preguntas a Alexa si su hogar esta en la nube, la respuesta será afirmativa. Y no solo ella, otros bots inteligentes como Siri y Google Assistant son un software basado en la nube. Cuentan con gran capacidad de almacenaje y tratamiento de datos de la nube, por lo que son capaces de brindar experiencias personalizadas a los usuarios. 

Ejemplo software en la nube: Alexa

Imagen de Xataka

5. WhatsApp

Las aplicaciones de mensajería como WhatsApp también son un tipo de software en la nube. La información que entra y sale es almacenada directamente en la nube y no en los dispositivos de los usuarios, lo que implica un ahorro de espacio considerable. Su uso es sumamente sencillo desde cualquier lugar en el mundo. 

Ejemplo software en la nube: WhatsApp

Imagen de Depor

6. Gmail 

Las plataformas de correo electrónico son uno de los software en la nube más comunes. La mayoría de usuarios ha tenido acceso al menos una vez en su vida a este tipo de servicio. Al igual que WhatsApp, su acceso se realiza completamente por la red y la información almacenada puede visualizarse en cualquier lugar y dispositivo. 

Ejemplo software en la nube: Gmail

Imagen de Todoist

7. Microsoft Office 365

Todas las herramientas provenientes de Microsoft Office 365, como son Word, Excel o PowerPoint, también utilizan servicio basado en la nube. Esto significa que cualquier usuario puede crear, editar, guardar y consultar sus archivos desde cualquier dispositivo. Esto también representa un gran porcentaje de almacenamiento ahorrado, pues los documentos no necesitan guardarse en los ordenadores o en dispositivos físicos de almacenaje externo. 

Ejemplo software en la nube: Office 365

Imagen de Computerworld

8. Google Docs

Al igual que Microsoft Office 365, Google Docs permite la creación y edición de archivos de diversos tipos como documentos, hojas de calculo, presentaciones y otros, desde la nube. Una de las grandes ventajas de esta herramienta es que garantiza la protección de los archivos creados. Además, facilita el acceso a varios usuarios, desde diferentes ubicaciones. 

Ejemplo software en la nube: Google Docs

Imagen de Xataka Android 

9. Dropbox

Otro tipo de software en la nube son aquellas herramientas y plataformas de intercambio de archivos. Los ejemplos más conocidos son Dropbox, Google Drive y WeTransfer. Estos servicios ofrecen un servicio de almacenamiento y sincronización en la nube, mediante la cual cualquier usuario puede visualizar, copiar, descargar o modificar archivos en cualquier lugar y momento; siempre y cuando haya acceso a internet. 

Ejemplo software en la nube: Dropbox

Imagen de Wikipedia

10. WordPress

WordPress es uno de los CMS basados en la nube más conocidos actualmente. Permite la creación y alojamiento de todo un sitio web, lo que facilita su escala y accesibilidad a miles de usuarios en tiempo real. 

Ejemplo software en la nube: WordPress

Imagen de WordPress

Seguro ya conocías uno o varios de los ejemplos que te presentamos, pero tal vez no sabías que se trataba de software basado en la nube. Como puedes comprobar, este tipo de servicios ofrecen muchas facilidades y beneficios útiles para tu negocio; especialmente si quieres ahorrar (espacio y recursos) o deseas herramientas que se ajusten a tus necesidades actuales y puedas escalarlas conforme tu productividad aumente. 

Plataforma CRM
 CRM

Publicado originalmente el 18 de octubre de 2021, actualizado el 18 de octubre de 2021

Topics:

CRM