Tu fotografía es tu representante en el mundo digital. Y si bien dicen que no hay que juzgar un libro solo por su portada, en LinkedIn una fotografía puede decir mucho de tu personalidad y, sobre todo, de tu profesionalidad. ¿Cuántas veces has interactuado con alguien que no conoces en persona y gracias a su imagen de perfil puedes hacerte una idea de ella y hasta imaginar su voz? Seguramente, muchas veces.

Y aunque a diario se comparten todo tipo de imágenes en múltiples redes sociales, tener una foto profesional es un aspecto casi obligatorio. Sobre todo, cuando en un trabajo es indispensable dar una buena impresión para conseguir más prospectos.

 

<< Descarga gratis la guía con consejos para vender en las redes sociales >> 

 

Es por ello que vale la pena tomarte el tiempo necesario para hacerte una fotografía ideal para LinkedIn.

¿Por qué elegir una buena foto de perfil te ayudará a hacer networking?

Según estadísticas del portal 99 firms, actualmente LinkedIn tiene más de 610 millones de miembros, de los cuales 90 millones son influyentes de alto nivel y 63 millones son tomadores de decisión.

En esta red social, agregar una foto al perfil te hace 36 veces más propenso a recibir un mensaje y tienes oportunidad de recibir 21 veces más visitas de aquellas cuentas que solo tienen la foto de la silueta predeterminada.

Tal como lo lees, una buena elección de foto puede aumentar considerablemente las posibilidades de atraer nuevos clientes y hacerlo correctamente desde el principio te dará la oportunidad de comunicar de manera agradable y confiable los atributos de tu marca personal. También lograrás destacarte entre otros profesionales.

Si tienes muchas dudas sobre si tu foto de perfil en LinkedIn es adecuada y si está transmitiendo lo que quieres comunicar, hemos recopilado algunos consejos de cómo elegir una foto perfecta.

1. Aparece

Tal vez suene a una recomendación muy obvia, pero es necesaria. LinkedIn es una red de profesionales que busca crear conexión entre unos expertos y otros, por lo que, si deseas comenzar eficazmente a buscar prospectos en esta red, tienes que mostrar tu mejor cara. Para eso, toma una gran foto que represente tu personalidad y lo que sabes hacer. No pongas imágenes de paisajes e iconos, pues con ello solo lograrás que no se interesen en ti.

Lo mismo aplica con las ilustraciones o caricaturas. Tal vez quieras mostrar desde el inicio un poco de tu trabajo, pero haciéndolo de esta manera manifestarás poca seriedad.

2. Sé auténtico 

Tu imagen de perfil debe reflejar quién eres, por lo que no tiene sentido pretender ser alguien más. Eso sí, recuerda que la imagen por la que te decidas debe ser elegida con calma, pues tiene que estar alineada con tus objetivos profesionales. Ten en cuenta que no tiene nada de malo salir serio, siempre y cuando no parezcas molesto o incómodo. Por otro lado, puedes lucir muy alegre sin perder tu profesionalismo.

3. Toma un plano americano

Tanto en cine, televisión y fotografías este tipo de plano es uno de los preferidos, ya que permite visualizar o resaltar la figura o rostro de la persona. Además, es un encuadre perfecto que te da la oportunidad de relacionarte con tus prospectos: te hace lucir como una persona con la cual se desea crear una conexión profesional. Si bien no es necesario ser un profesional para capturar este tipo de fotos, no está de más contratar a un experto que te brinde consejos de postura y juegue un poco con las luces y sombras para verte más favorecedor.

En la imagen siguiente, verás que el perfil de en medio resalta, ya que utiliza este tipo de plano:

Foto de LinkedIn: plano americano

4. Haz contacto visual

El hecho de que aún no trates cara a cara con los prospectos no significa que no puedas establecer un contacto directo con él. Si antes de agregarte a sus contactos, alguien ve tu foto, más vale que perciba a una persona agradable, que revela que sabe lo que quiere y está listo para ofrecerle un servicio.

Persuade a tus clientes potenciales desde el primer momento.

5. Utiliza imágenes en buena resolución

El tamaño ideal para una foto de perfil en LinkedIn es de 400 x 400 pixeles con un tamaño máximo de 8 MB.

Evita usar imágenes que se vean borrosas, muy pequeñas o que no encajen bien con el marco de la red social. El fondo y tú deben verse sin complicaciones ni cortes innecesarios.

6. Selecciona la vestimenta y accesorios perfectos

Descuida, no tienes que irte de compras. Bueno, si quieres hacerlo, ¡consiéntete! Esta es la primera impresión que tus prospectos tendrán de ti y lo mejor es lucir impecable. Esto no significa que tengas que usar ropa que no vaya contigo; todo lo contrario. Saca provecho a tu vestuario favorito y compleméntalo con los accesorios que consideres adecuados.

Si usas anteojos no tienes que quitártelos, si no lo deseas. Recuerda que mientras más cómodo te sientas, mejor será la sonrisa que le des a la cámara. 

7. No uses el logo de tu empresa en tu perfil profesional

Hacer esto, además de perder la oportunidad de crear conexión con los prospectos, también significa incumplir en una norma de LinkedIn. Sí, es cierto. Para esta red social, la foto de perfil ayuda a los demás a reconocerte y si incluye logotipos, paisajes, animales o frases entonces podrían eliminarla.

8. Usa la expresión facial correcta

La expresión con la que te conozcan tus prospectos es la que debe transmitir tu marca personal. Por ello, es importante que antes de posar ante una cámara analices el tipo de empresa que tienes o en la que trabajas: ¿la compañía es seria, alegre, juvenil o elegante? Sabiendo esto, te será más fácil saber de qué forma saldrás ante la lente. Sin embargo, una sonrisa nunca está de más y te hará lucir más accesible.

9. Cuida el fondo de tu imagen

El color blanco y el negro son los más comunes para las fotografías profesionales, pero hacer uso de otros colores que destaquen tu imagen y se asocien a ciertas características también son una excelente opción. Algunos colores influyen directamente en las emociones, por ejemplo: un fondo rojo es muy llamativo y estimula desde el primer contacto, pues activa todos los sentidos; el azul, es más relajante; el verde es un color que no cansa a la vista y se relaciona con temas naturales; el amarillo es ideal para una personalidad siempre optimista.

No dudes en ponerte creativo y conocer cuál es el color que refleja de mejor forma la personalidad y esencia de tu marca personal.

10. Ten en cuenta la foto de portada

No olvides optimizar todo tu perfil en LinkedIn. La foto de perfil y portada funcionan en conjunto y ambas hacen un trabajo visual importante para los usuarios. Para que las dos jueguen estratégicamente, ten en cuenta esto: si la foto principal tendrá un color sólido, escoge una de portada con algún diseño o estilo parecido. Mientras más simple sea, mejor.

De igual forma, no es recomendable añadir demasiado texto o elementos como gráficas, ilustraciones o iconos que puedan hacer muy pesada la imagen.

Foto de LinkedIn: Portada

Las fotos de portada de LinkedIn deben cumplir con una medida de 1536 x 768 con formatos de archivo JPG, PNG o GIF. Y, como puedes ver en el ejemplo, no dudes en ponerte creativo con tu foto de principal y portada. Hay muchas opciones con las que podrás darle un toque único a tu perfil.

 

Y así como hay buenas prácticas a seguir, también hay uno que otro error a la hora de subir una fotografía en LinkedIn que es mejor evitar.

 

Los 7 errores a evitar al subir una foto en LinkedIn

El que una fotografía tenga que verse profesional, no significa que sea aburrida. Como ya lo mencionamos, existen muchas formas en las que tu foto de perfil en LinkedIn puede reflejar tu personalidad. Sin embargo, también hay algunos errores con los que los prospectos se topan en las imágenes y les hacen perder la confianza o el interés.

Muchos de ellos son simples descuidos o detalles que se desatendieron. La gran ventaja es que en LinkedIn puedes cambiar tu fotografía de perfil y comenzar de nuevo haciéndole justicia a tu experiencia y servicio.

Si algunos de tus clientes potenciales han visto tu perfil de LinkedIn, pero no se han decidido a adquirir tus servicios, tal vez es porque estás cometiendo alguno de estos errores:

1. Mostrar una imagen poco profesional 

LinkedIn es una red social que tiene por objetivo conectar profesionales. Por ello no es recomendable que en la foto de perfil no aparezcas haciendo muecas, usando gafas de sol o sombreros. Tampoco es la mejor idea que selecciones la fotografía de recuerdo de tus últimas vacaciones o de ese concierto genial al que asististe. 

Puedes descartar fotografías en traje de baño e imágenes que podrías usar como foto de perfil en un portal de citas. Las fotografías con tu mascota son una excelente opción siempre y cuando seas un veterinario o algún profesional dedicado a los animales. De lo contrario, opta por una imagen que refleje la labor que desempeñas.

2. Mantener una imagen muy antigua 

Sabemos que quizá te gusta mucho cómo luces en esa foto que te tomaron en la universidad. Sin embargo, si deseas que un prospecto en LinkedIn te escriba, es una mejor idea reemplazarla. Cualquiera que visite tu perfil querrá saber cómo te ves ahora. ¿Sigues teniendo ese mismo corte de cabello? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que tomaron esa fotografía? 

¡Seguro tienes una foto reciente en la que luces igual de bien! Y si no, ahora conoces muchos consejos para lograr una foto eficaz y actualizarla.

3. Usar una selfie

Sí, hay algunas selfies que pueden tomarse en un excelente ángulo y no verse ni cortadas, ni borrosas. Aun así, lucen poco profesionales. En su mayoría, el largo del brazo sigue notándose y te delatará. Y aunque puedas verte increíble, un prospecto podría pensar que tomaste esa foto en 3 segundos y no invertiste lo suficiente para lucir más profesional.

4. Emplear una foto que tenga distractores

El fondo de una fotografía de perfil es muy importante, ya que puede ser un factor que cambie la opinión y reste visibilidad de quien la vea. No uses fondos muy llamativos, con formas o texturas que puedan distraer. Tampoco acompañes tus fotos fotografías con automóviles u otros artículos que estén de más. Esto, además de enfocar la mirada del prospecto en otra cosa que no sea tu rostro, también puede parecer sobrecargado.

5. No salgas con otra persona y menos con un gran número de personas

Si tienes un increíble equipo de trabajo puedes presumirlo, pero no en tu foto de perfil. La imagen que elijas como principal debe tenerte como protagonista; de lo contrario, el prospecto no sabrá a quién se estará dirigiendo.

En este mismo punto, también tenemos otra recomendación: si luces increíble en una foto que te tomaron con otra persona o grupo, no la recortes. Esto te hará parecer descuidado y poco profesional.

6. Usar muchos filtros

En muchas fotografías profesionales se juega con la luz, ángulos e, incluso, es válido hacer ciertos retoques o mejorar algunos detalles. No obstante, el uso excesivo de filtros puede provocar que tu imagen se vea irreal o lejana a lo que verdaderamente eres. Si bien puedes mejorar la fotografía con un filtro discreto, te recomendamos no hacer uso de los filtros de Instagram o Snapchat que puedan restar seriedad a tu foto.

7. No agregar ninguna foto 

Como lo habíamos visto al inicio, poner una foto de perfil es esencial.

No poner foto de perfil en LinkedIn

Piensa en ti mismo navegando por las sugerencias de LinkedIn. Si vieras contactos como los que aparecen en el ejemplo de arriba, ¿te daría confianza agregarlos? Tal vez tengan una gran experiencia, pero no conocer sus rostros despierta desconfianza. 

En resumen, podemos decir que la foto perfecta de LinkedIn simplemente es donde aparezcas tú y solo tú: el rostro visible, con aspecto profesional y accesible, y de preferencia sin mascotas, amigos u otro distractor en la imagen.

No desaproveches la oportunidad de encantar a tus prospectos desde el primer contacto. Una imagen profesional, experimentada y accesible hará toda la diferencia. ¡Haz la prueba! 

 

New Call-to-action

 Nuevo llamado a la acción

Publicado originalmente en enero 17 2020, actualizado enero 17 2020

Topics:

Social Selling