Los hitos para una empresa no se acaban. Desde el inicio en el garaje de la casa de los padres hasta la primera vez que lanzan una app dedicada únicamente a su marca, la vida de un proyecto dará muchas aventuras a los que se han propuesto llevarlo a cabo. Y uno de esos momentos clave en su crecimiento es cuando se empieza a considerar implementar estrategias de diversificación.

Considerada, y con razón, como una de las estrategias más riesgosas, es también una de las que mayores satisfacciones puede dar. Así que queremos compartirte algunos consejos para que la tuya se convierta en un caso de éxito.

<< 9 estrategias de marketing modernas para tu empresa [Guía Gratis] >> 

Empecemos por lo básico: definamos qué es la diversificación empresarial. 

¿Qué es la diversificación empresarial?

La diversificación empresarial es una estrategia enfocada en la creación de nuevos mercados al ofrecer un producto distinto al que ha definido a una empresa desde su creación a la fecha. Es una búsqueda de oportunidades en lugares que no se habían explorado antes.

Según la inversión y la oferta del producto involucrado, se pueden distinguir distintos tipos de diversificación:

4 tipos básicos de diversificación 

Por el tipo de producto o servicio:

Relacionada

La diversificación relacionada se da cuando el objetivo es encontrar productos o servicios que tengan relación entre sí, porque son similares o comparten algo a nivel tecnológico, productivo o comercial.

No relacionada

A diferencia de la anterior, la diversificación no relacionada es una estrategia que se aplica cuando las nuevas actividades no tienen relación con la empresa.

Y, dependiendo de la posibilidad económica de la empresa, existen dos grandes divisiones para la estrategia de diversificación:

Inversión propia

Cuando se invierten los propios recursos para los productos que abrirán la puerta a un nuevo mercado. Es la misma empresa la que construye desde cero la infraestructura para su diversificación, lo que también le da una gran independencia para su producción y ganancias, aunque implica una inversión inicial considerable.

Adquisición total o parcial de una empresa 

Si se tiene el capital, este modelo es más sencillo para la estrategia de diversificación, pues en lugar de construir se adquiere una empresa más pequeña para que cumpla con las nuevas necesidades de producción. Una de sus ventajas es que también se suma la experiencia del nuevo integrante y, si se tiene buena suerte, su buena reputación.

5 ventajas de diversificar tu negocio

1. Reduces riesgos

Se trata de un asunto de probabilidades. Si tienes diferentes actividades en tu negocio, se reduce la oportunidad de que todas ellas no resulten. Si únicamente tienes una, entonces todas las posibilidades apuntan a ella, buenas o malas. De esta manera puedes proteger tus recursos y tener un salvavidas si alguna de estas actividades no prospera como tenías planeado.

2. Creas sinergias

Es cierto que la unión hace la fuerza, y al diversificar tu negocio te darás cuenta de todo el talento y experiencia que hay en otros sectores que también pueden generar valor en el tuyo. Además, así ayudas a crear más empleos, una mejor oferta en el mercado y, claro está, ganancias para los involucrados.

3. Aprovechas recursos

Por un lado, eliges a dónde llevar tu capital para que tu proyecto crezca. Y por el otro, esa sinergia que creas ayuda a que actives la economía de tu entorno.

4. Expandes tu alcance

Es una buena oportunidad para que tu empresa se salga de su zona de confort al llegar a otros mercados. Quizá ya eres el favorito de un sector, ¿por qué no serlo también de uno que tiene necesidades distintas, y que también pueden satisfacerse con un producto o servicio tuyo?

5. Dices adiós a la saturación de mercados

Un nuevo producto también es una nueva oportunidad para un mercado antes ignorado. Cuando un servicio se convierte en la opción de un sector en específico, es posible dejar de lado a otros clientes potenciales simplemente porque no cumplen con las características del sector que más lo consume. Pero si piensas en cómo adaptar tu oferta para ese nicho que hasta ahora no era primordial, te alejas de la competencia que ya satura un mercado y eres parte de los pioneros que abrirán el camino.

 

La diversificación también puede ser una oportunidad de reinvención, una puerta para superar nuevos retos, agregar ofertas de valor donde antes no había y, no lo olvidemos, aumentar ganancias y el alcance de tu negocio. Y este crecimiento necesita herramientas especializadas, que ayuden a que su equipo esté bien gestionado y comunicado, siempre en busca de una presencia efectiva y una atención a clientes eficiente.

Pero antes de continuar, ya te lo habíamos mencionado: hay que tener en cuenta algunos aspectos para que tu estrategia de diversificación tenga los menos riesgos posibles. Así que te proponemos que te hagas algunas preguntas antes de lanzarte a tu estrategia de diversificación que te darán alguna guía bastante útil.

Precauciones que debes tomar antes de diversificar

¿Qué tan rentable es tu negocio?

La diversificación no es una estrategia para salir de una crisis porque significa invertir tus ganancias en un negocio nuevo. Así que es importante que analices qué tan factible es para tu empresa abrirte camino en otro mercado. Recuerda que el que ya es tu consumidor clave debería ayudarte a mantenerte en pie en lo que inicias con otro.

¿Utilizarás los mismos canales de distribución?

Esta es una gran ventaja que no debes pasar por alto. Algunas marcas de bebidas también ofrecen productos alimenticios, lo que tiene un punto en común: pueden venderse en los mismos espacios, aunque no compartan un cliente final necesariamente. La mitad del trabajo está resuelto, podría pensarse, y la inversión se reduce de manera considerable.

¿Tendrás el mismo cliente objetivo?

La primera estrategia de diversificación podría basarse en la respuesta a esta pregunta. La idea es que puedas aprovechar los recursos que ya tienes, como los canales de distribución o, si es posible, el cliente final. Es posible que quien compre tu dispositivo móvil también busque una app para moverse en las calles de manera eficiente, utilizando el teléfono que ya compró contigo. Es un ganar-ganar.

¿Puedes aprovechar el posicionamiento actual de tu marca?

Si ya tienes una reputación construida, qué mejor oportunidad para decirle a un mercado nuevo que puede contar con la calidad que ya te respalda. Es mucho más sencillo que nuevos consumidores quieran probar tu producto o servicio si otros ya recomiendan tu primera incursión.

¿Tu equipo puede apoyar tu nuevo emprendimiento?

Enseñar nuevos conocimientos puede ser otra parte de la inversión que consumirá tiempo y recursos. Si lo que ya saben tus colaboradores es beneficioso para que tus nuevas actividades puedan llegar más lejos, ¡enhorabuena! Serán recursos que podrás aprovechar en otras metas. 

 

 

1. Horizontal

Puedes elegir la diversificación horizontal para introducir productos que atraen a un nuevo mercado, dentro de los servicios que tu empresa ya opera. Es posible que no tengan mucha relación con lo que se comercia normalmente, pero funciona para atraer a otros sectores para que, al final, consuman el producto que distingue a la empresa.

Un ejemplo es la venta de discos en cafeterías o juguetes en los paquetes de restaurantes de comida rápida.

2. Vertical

En este tipo de estrategia, la empresa decide elaborar productos que antes adquiría a través de un proveedor externo y se convierte en el elaborador de dicha mercancía. Puede ocurrir de dos maneras:

  • Integración hacia atrás, si el minorista se integra con el fabricante o mayorista.
  • Integración hacia delante, si el mayorista o fabricante se integra con el minorista.

3. Concéntrica

Sucede cuando se integran nuevos productos a una línea que ya existía. Un caso común está cuando una compañía añade un nuevo sabor a una marca de bebidas, o se lanza un servicio premium en una compañía de vuelos.

4. Conglomerada

Esta es la que realizan grandes grupos empresariales, pues implica producir nuevos productos que no guardan relación con su propuesta inicial, sin necesidad de acudir con un minorista. Por ejemplo, una compañía bien conocida por sus electrodomésticos puede comenzar la producción y distribución de smartphones.

 

3 ejemplos de estrategias de diversificación exitosas

Bien aplicada, una estrategia de diversificación será uno de los hitos más importantes de cualquier empresa o proyecto. Existen muchos ejemplos que se han convertido en casos de éxito que inspiran a los más conservadores y de los que se puede aprender para tomar el buen camino.

Apple

Después de revolucionar el mundo con sus computadoras y sistema operativo, nos sorprendieron al cambiar la forma en que escuchamos música con su iPod y con iTunes. Ya no tuvimos que cargar con un estuche de discos compactos o cintas a todos lados, porque sus dispositivos se crearon para llevar miles de canciones en nuestros bolsillos.

Aun así, no deja de diversificarse: Apple TV+, la más reciente estrategia ha sido su canal de streaming con producciones originales. ¿Quién iba a pensar que Jennifer Aniston y Steve Carrell se convertirían en estrellas de la manzanita?

Video de mgnfi

Uber

Primero fueron los taxis privados de lujo, luego los económicos y finalmente los compartidos: hay para todos los presupuestos y el pago ya no tiene que ser con tarjeta necesariamente. Pero entonces vieron otra oportunidad: el reparto de comida con Uber Eats.

No se necesita un auto, puede ser en motocicleta o una bicicleta propia; cualquier negocio que quiera inscribirse y cumplir con los estándares que la empresa solicita tiene repartidores sin necesidad de invertir en una flotilla o un vehículo.

Video de Uber Eats

Starbucks

Aunque sigue dentro del negocio del café, la empresa de la sirena verde no vendía sus famosos frappuccinos venti originalmente. Su negocio inicial era vender granos de café y máquinas para prepararlo, porque en los años setenta nadie en Estados Unidos pensaba que era buena idea comprar un espresso en un establecimiento parecido al de la comida rápida. Sin embargo, la oportunidad no fue pasada por alto, y antes de la década de los noventa ampliaron su mercado al preparar café para llevar. Para 1992, Starbucks cotizaba en la bolsa.

Video de CNBC

 

Para que tu estrategia de diversificación esté completa, recuerda que tu equipo de ventas y de marketing digital deben cumplir también con las expectativas de tus clientes. Piensa la forma en que tu sitio web reflejará la expansión de tu oferta de productos y servicios de la misma manera que la calidad de lo que comprarán tus nuevos clientes.

Estrategias Marketing

 Estrategias Marketing

Publicado originalmente en mayo 5 2020, actualizado mayo 14 2020

Topics:

Estrategia Empresarial