Un vendedor motivado promueve el crecimiento de la empresa. La correcta gestión del talento humano eleva su rendimiento; además, consigue un clima laboral cálido en el que todos se sienten más comprometidos con la visión y misión de la compañía.

Pero al igual que tus acciones como líder pueden impulsar e inspirar a tu fuerza de ventas, otras podrían desmotivarlos. Aquí podrás identificar estas situaciones y corregirlas a tiempo.

<< Descarga gratis la plantilla para elaborar un plan de ventas para tu empresa  >> 

6 señales de que tus vendedores están desmotivados

Nadie desea que los trabajadores se vayan, se frustren o hablen mal de la organización. Por eso, es importante leer las señales que da un vendedor desmotivado:

  • Nada le parece suficientemente bueno y se queja.
  • Evade su responsabilidad y da excusas para no cumplir sus metas.
  • No siente entusiasmo por su labor ni busca aprender de otros.
  • Evita el trabajo en equipo y no tiene iniciativa.
  • Destruye la moral de la empresa al difundir rumores o malos comentarios.
  • No apoya la misión y la cultura empresarial.

¿Por qué sucede esto? Si bien hay empleados que simplemente no se ajustan al perfil de una empresa, otras veces son las compañías las que fomentan este tipo de actitudes en su fuerza de ventas.

Es vital reconocer la importancia de los vendedores, pues de ellos depende el mantenimiento del negocio. Satisfacer sus necesidades ayuda a que tengan mejores resultados.

Si dentro de tu organización se presentan situaciones de esta naturaleza, pero no sabes las razones, te compartimos una lista de las acciones que desmotivan a los vendedores. 

Veamos cada una a detalle:

1. No tomar en cuenta su opinión

Las empresas a veces caen en el error de restringir toda la creatividad y la visión personal. Aunque es necesario que los vendedores conozcan los procedimientos, omitir las sugerencias impide ver las oportunidades de mejora.

Incluso el más entusiasta se desmotivará al saber que su opinión no vale, pues perderá su seguridad e iniciativa.

Para subsanar este error, escucha y canaliza sus recomendaciones. Es probable que el equipo de ventas detecte alguna falla que puede prevenirse.

2. Delegarles demasiadas actividades alternas

Exigir al vendedor que realice actividades distintas a las establecidas puede desmotivarlo. El descontento se incrementa si, además de hacer tareas injustificadas, no se le remunera. El primer pensamiento del trabajador es que no es valorado y se aprovechan de él.

Tal vez la empresa no está consciente de la situación, que se debe a una mala gestión. Es importante definir las actividades de cada elemento para evitar situaciones de este tipo. Lo que necesitas del vendedor es que cierre tratos, mientras que las actividades administrativas deben diseñarse de tal forma que no le quiten mucho tiempo.

3. No darles la posibilidad de proyección y crecimiento

Cuando un buen vendedor lleva años dentro de la empresa, cumple con sus metas y aporta más, espera ser recompensado. Si nunca recibe un ascenso o una mejora económica, se sentirá decepcionado y bajará su rendimiento.

Aquí radica la importancia de una buena comunicación. ¿Hay la suficiente confianza entre el vendedor y los directivos para solicitar un ascenso o expresar sus necesidades?

Reconoce la labor de los empleados, pues todos aportan valor a la empresa y sin ellos las operaciones se estancan. Promoverlos te ayuda a crear lazos de fidelidad y confianza.

4.  Exigirles cuotas inalcanzables

Analiza y proyecta las ventas de manera adecuada. Reconoce la competitividad del producto o servicio que ofreces con el fin de establecer objetivos realistas y con vistas al crecimiento.

Decir a los vendedores que deben llegar a cuotas irreales va a causar consternación. El estrés aumentará y la frustración tomará el lugar de la pasión por el trabajo.

Mejor hazlos partícipes del establecimiento de las metas y de su asignación. Así sabrán que son analistas y ejecutantes de un proyecto empresarial.

5. Omitir las capacitaciones

No se pueden exigir más resultados a un trabajador sin las herramientas para lograrlo. Las empresas están obligadas a brindar nuevos conocimientos a sus elementos por medio de capacitaciones constantes. Lo mismo sucede si buscas mejores rendimientos o la aplicación de nuevas estrategias.

Proporciona a los vendedores la capacitación oportuna en temas tecnológicos, marketing y desarrollo de habilidades. Así tomarán la iniciativa para mejorar su desempeño y resultados.

Recuerda que la capacitación debe realizarse dentro de los horarios laborales.

6. Exponer sus errores

Algunos gerentes cometen el error de no aplaudir los logros de su equipo, mientras que exhiben los errores.

Mostrar el buen desempeño es posible de diferentes formas: dar bonos o días de descanso, o hacer un reconocimiento público.

El desempeño deficiente, por su parte, no debe exponerse frente a todos. Es mejor que organices juntas privadas con los involucrados y busques la superación de los obstáculos, en vez de poner el énfasis en lo que se hizo mal. 

7. Propiciar un ambiente de trabajo desagradable

El entorno debe ser cálido, seguro y cordial. Esto aplica tanto en el ambiente entre los trabajadores como en las propias instalaciones, ya que nadie se sentirá motivado si piensa que las condiciones lo molestan.

Ofrece a los miembros de la compañía un lugar de trabajo que los haga sentir cómodos; además, fomenta la responsabilidad en el cuidado de su entorno.

También es importante que fortalezcas las relaciones de cooperación, en vez de que predomine la competencia hostil.

8. Someterlos a demasiado estrés

Es imposible tener a un vendedor motivado si su nivel de tensión nunca baja. Aunque la búsqueda de un buen desempeño es prioritaria, no debe inducir al malestar físico o emocional.

Atiende los puntos anteriores para que mejoren las relaciones entre los miembros del equipo y sus jefes. Averigua si una asesoría en bienestar laboral traerá mejores resultados, sobre todo en organizaciones con un problema de estrés generalizado. 

9. Dar un ejemplo incoherente

Para que los trabajadores se comprometan y sean más productivos, es necesario que sus gerentes también lleguen a tiempo y cumplan sus metas. Si los líderes no se preocupan por el buen desempeño de la compañía, los vendedores no encuentran una buena razón para ser mejores.

Para que esto cambie, fomenta que todos los niveles operativos muestren concordancia con los objetivos y la cultura organizacional.

10. Olvidar que tienen objetivos personales

Cada persona busca un trabajo para satisfacer una necesidad individual. A veces esta dimensión no se toma en cuenta en las organizaciones, pues no se ve a los vendedores como colaboradores con objetivos, sino como piezas reemplazables.

Mejora la comunicación con cada uno y acércate a comprender sus motivos. A la vez que sabrán que son escuchados y valorados, estarán más dispuestos a reencontrar su entusiasmo.

Pon atención a estas acciones que desmotivan a los vendedores. Fomenta su pasión al ofrecerles crecimiento laboral y la posibilidad de cumplir sus metas de vida. 

Recuerda que un vendedor motivado conseguirá que los clientes compartan el entusiasmo por los productos que ofrece.

 

plan de ventas

 Plan de ventas CTA

Publicado originalmente en mayo 30 2019, actualizado mayo 30 2019