Los 4 tipos de entrevistas de trabajo más habituales

Plantilla: por qué contratarte
Diego Santos
Diego Santos

Actualizado:

Publicado:

La función del departamento de Recursos Humanos es encontrar el talento humano indicado para cumplir con los objetivos estipulados por una empresa. Aun así, muchas veces el proceso de selección no es el indicado, lo que puede traer como consecuencia una alta tasa de rotación de personal. 

Tipos de entrevista de trabajo

Para elegir a los empleados correctos es indispensable conocer los tipos de entrevistas de trabajo que existen y evaluar cuál es la opción que más se ajusta con las necesidades, tiempos y requisitos de la empresa. 

Si tu empresa está próxima a abrir algunas vacantes, pero no sabes qué procesos de selección deberían seguir, aquí definimos algunos y te damos consejos que podrían serte de ayuda. 

    << [Descarga gratis] Plantilla para prepararte para la pregunta: ¿Porqué  deberíamos contratarte?>>   

1. Entrevistas por dinámica

Las entrevistas por formato son las más tradicionales que hay actualmente y que muchas empresas llevan a cabo. Existen dos tipos de entrevistas de trabajo bajo este estándar y te las decimos a continuación.

Entrevista presencial

La entrevista presencial o física es la más común entre las empresas y consiste en que el candidato debe acudir al punto de reunión establecido previamente por la persona encargada de entrevistarlo. Usualmente la conversación se realiza en las instalaciones de la compañía. Aun así, dependiendo del nivel de formalidad de la cita, también puede llevarse a cabo en un restaurante o cafetería.

Entrevista a distancia

Las entrevistas de trabajo a distancia pueden realizarse por diferentes canales, siendo el teléfono y las videoconferencias los principales. Se trata de conversaciones estructuradas o no estructuradas en las que se realizan una serie de preguntas para conocer a los candidatos. 

Las empresas utilizan las entrevistas por teléfono sobre todo para conversar brevemente con los interesados en un puesto, a quienes les hacen preguntas clave y así determinan si pasan o no a una entrevista presencial o por videollamada

Justamente esta última se ha convertido en uno de los formatos más adoptados por las compañías desde 2020, con un incremento de uso de 150 %. Es un dato bastante interesante, ya que antes de la pandemia tan solo un 40 % de los procesos de selección se realizaban de esta manera. 

Los beneficios de hacer una entrevista de trabajo por videollamada consisten en tener un primer encuentro con el candidato antes de convocarlo a una conversación presencial y la oportunidad de entrevistar fácilmente a participantes de otras ciudades o incluso de más países. 

2. Entrevistas por número de participantes

Estos tipos de entrevistas de trabajo sí determinan puntos clave para llevar a cabo una dinámica específica. Cada una de las categorías tiene diferentes características que te compartimos ahora. 

Entrevista uno a uno

Este es el tipo de entrevista de trabajo más utilizado por las empresas; se caracteriza por realizarse de forma física e involucra una conversación directa entre el reclutador y el candidato. 

La entrevista uno a uno o tradicional te permite como entrevistador hacer preguntas claras para conocer la experiencia y las habilidades de la persona que tienes al frente. Además, la vista física te da la oportunidad de evaluar la forma de responder, la actitud e incluso la honestidad del candidato. 

Una de las grandes ventajas de este tipo de entrevista de trabajo es que puedes optimizar las preguntas para cada puesto disponible, hasta lograr una estructura general que puedes usar en cada sesión que tengas. También puedes improvisar algunos cuestionamientos con base en las respuestas que te da la persona a la que estás entrevistando.

Entrevista grupal 

Este tipo de entrevista de trabajo involucra a múltiples candidatos que son entrevistados al mismo tiempo; puede ser para el mismo puesto o para diferentes vacantes. Las razones por las que una empresa elige esta opción pueden variar entre atender rápida y eficientemente a varias personas a la vez y acelerar el proceso, o evaluar el comportamiento de cada uno en un entorno grupal. 

No obstante, las entrevistas grupales suelen tener la desventaja de no dedicar el tiempo suficiente a cada uno de los candidatos, lo que puede llevar a una mala selección de personal. 

Panel de entrevistas

Es similar a la entrevista grupal, pero en este tipo de entrevistas de trabajo hay varios reclutadores que interrogan a un solo candidato. Este panel se conforma mayormente por tres a cinco entrevistadores, aunque puede darse el caso de que los grupos sean más grandes. 

La dinámica permite que cada reclutador se turne para realizar las preguntas. Aunque, en algunas ocasiones, puede haber entrevistadores que solo funjan como observadores. 

Una de las ventajas de este tipo de entrevista de trabajo es que puedes analizar a un candidato desde diferentes puntos de vista o áreas técnicas. También pueden realizarse de forma presencial o por videollamada.

Entrevistas en cadena

Estas entrevistas manejan una dinámica parecida al panel, pues varias personas entrevistan a un candidato. La diferencia más notable es que cada una de las conversaciones se realiza en distintos momentos. 

Estas entrevistas suelen ser mucho más largas y se emplean para procesos de selección más rigurosos. Permiten establecer filtros estratégicos, en los que poco a poco se van eliminando candidatos hasta llegar al perfil indicado. 

3. Entrevistas por tipo de preguntas 

Estos tipos de entrevistas de trabajo pueden ser presenciales o a distancia, pero se concentran en medir al candidato a partir de alguna situación en específico. Pueden dividirse en las siguientes categorías: 

Entrevista conductual 

En estas entrevistas el reclutador evalúa el desempeño de los candidatos en situaciones determinadas del trabajo. Más allá de realizar preguntas estructuradas, el entrevistador le pide al participante que describa sus experiencias en otros trabajos, a fin de analizar el comportamiento que tuvo y predecir la manera en que se desenvolverá en el puesto solicitado. 

Aunque pueden ser determinantes y realizarse de forma independiente, usualmente forman parte de otros tipos de entrevistas de trabajo para complementar el proceso de selección.

Entrevista por competencias

En este tipo de proceso las empresas evalúan las habilidades y competencias de los solicitantes. Regularmente se concentran en aquellas relacionadas a la vacante; por ejemplo, el nivel de liderazgo y comunicación en caso de estar buscando a un gerente. 

Al igual que las entrevistas conductuales, estas pueden combinarse con otros tipos para incluir preguntas que permitan conocer experiencias pasadas y la forma en que manejaron situaciones específicas. Sin embargo, el objetivo de este tipo de selección es buscar evidencia de las habilidades de un candidato. 

Entrevistas de estrés 

Este es un tipo de entrevista mucho más desafiante, pues los candidatos son evaluados con preguntas y situaciones inesperadas que pueden generar un alto nivel de presión. Las preguntas son mucho más retadoras e incluso conflictivas, cuyo fin es medir el nivel de frustración que el entrevistado puede tener. 

Si bien este tipo de entrevistas no suelen implementarse con regularidad, el objetivo no es ver «qué tanto soporta un empleado», sino confirmar que la persona sea capaz de mantener la calma y no reaccionar con ira. 

Entrevista de caso 

Estas entrevistas tienen por objeto ver el comportamiento y proceso de un candidato con una situación hipotética, compartida con anterioridad por la empresa. En ellas los reclutadores analizan el nivel de resolución de problemas y el pensamiento analítico del participante. Es importante que, para llevarlas a cabo, se brinden instrucciones de lo que se debe realizar y ser claros en el tiempo disponible para resolver y dar una solución. 

4. Entrevistas por estructura

Las estructuras en una entrevista de trabajo son determinadas por la empresa y sirven para tener una mejor organización y aprovechamiento del tiempo con cada candidato. Existen tres tipos: 

Entrevista estructurada

Los reclutadores se circunscriben a la misma estructura de preguntas y ritmo de entrevistas con todos los candidatos, sin diferenciar entre una vacante y otra. Suelen implementarse en procesos de selección masivos o puestos que se renuevan constantemente. 

Entrevista no estructurada

En este tipo de entrevista de trabajo los reclutadores suelen improvisar y tienen la libertad de realizar las preguntas que consideren necesarias para los diferentes entrevistados. 

Entrevista mixta 

Con una combinación de las dos anteriores, esta entrevista da mucha más libertad a los reclutadores para analizar los criterios necesarios para el puesto, pero también para indagar en cuanto a la experiencia, habilidades y comportamientos que pudieran aportar positivamente al puesto. 

¿Cómo elegir el mejor tipo de entrevista de trabajo? 

Ahora que ya conoces cuáles son los tipos de entrevista de trabajo que puedes implementar en tu empresa, lo siguiente es decidir cuál es la mejor para recopilar y analizar la información de los candidatos y así tomar una decisión correcta. Para hacerlo te damos algunos consejos. 

1. Verifica qué tan urgente es cubrir las vacantes

Hay empresas que debido a su modelo de trabajo no pueden pasar mucho tiempo sin cubrir una vacante. Por lo tanto, entrevistas como aquellas que se realizan por escalas y filtros no serían la mejor opción. En este caso, tal vez haya procesos de selección mucho más rápidos como las entrevistas presenciales con preguntas muy específicas, para así optar por aquellos candidatos que reúnan más requisitos indispensables. 

2. Determina qué requisitos son más importantes

Como ya lo mencionamos, hay puestos que pueden requerir de habilidades y competencias muy específicas, por lo que puedes ahorrar tiempo con una entrevista con preguntas estructuradas que te permitan descartar a aquellos que no cumplen con lo necesario. 

En cambio, si la vacante es para un puesto muy delicado y la empresa no puede darse el lujo de contratar a la persona equivocada, entonces lo más conveniente es hacer entrevistas en cadena combinadas con algunos otros tipos, como un panel, y finalmente una entrevista de caso. 

3. Considera el número de participantes en las entrevistas 

Así como hay pequeñas empresas que cada cierto tiempo pueden tener disponible una vacante, también hay otras más grandes que, debido a su crecimiento o forma de operación, requieren de una contratación masiva de personas. Esto último exige que tus entrevistas de trabajo sean mucho más ágiles y productivas; por ejemplo, las grupales pueden ser la mejor opción. 

4. Ten en cuenta la ubicación de tus candidatos

Si tu empresa va a empezar a contratar a personas de otras ciudades, estados o países, entonces lo más indicado es que se realicen las entrevistas de trabajo a distancia. Como lo viste anteriormente, estas pueden ser por teléfono o videollamada. Asimismo, puedes hacer una combinación de ambas para establecer un pequeño filtro para decidir quiénes son los candidatos con mayor oportunidad de tener una conversación uno a uno por videoconferencia.

Ahora ya tienes una idea más clara de los tipos de entrevistas de trabajo que puedes implementar en tu empresa y así decidir qué tipo de preguntas y dinámicas seguir, y el tiempo y la forma en que tomarás decisiones. 

Porqué deberíamos contratarte

Artículos relacionados

Tu privacidad es muy importante para nosotros. HubSpot utiliza la información que nos proporcionas para mantenerte al tanto de nuestros productos, servicios y contenido relevante. Puedes cancelar la suscripción a estos mensajes en cualquier momento. Para más información, consulta nuestra Política de privacidad.

Pop up para PLANTILLA: POR QUÉ CONTRATARTE PLANTILLA: POR QUÉ CONTRATARTE

Prepárate correctamente para tu próxima entrevista de trabajo con ayuda de esta plantilla

Marketing software that helps you drive revenue, save time and resources, and measure and optimize your investments — all on one easy-to-use platform

START FREE OR GET A DEMO