¿En qué piensas cuando lees la palabra «objetivo»?

Quizá en un destino y en cómo te beneficia aprender las mejores técnicas para dirigirte a tus prospectos y crear contenido extraordinario que los ayude a estar alineados. 

Tal vez en el recorrido y en cómo cada artículo del blog, correo electrónico o publicación en las redes sociales te va dando el impulso necesario para convertir tu campaña de marketing en una máquina de crecimiento.

A lo mejor solo piensas en el ahora, en tu lista de tareas pendientes y en lo que quieres lograr antes del mediodía.

<< Determina tus objetivos de marketing SMART con esta plantilla gratuita >> 

Más allá de lo que imaginas, como profesional del marketing, es probable que conozcas bien los objetivos que estableciste.

Ahora, piensa en el tiempo y el esfuerzo que invertiste en alcanzarlos. En este recorrido, podrías llegar a destinos nuevos e increíbles, pero también habrá lugares que deberás evitar. Entender la relación entre tus objetivos a corto y a largo plazo puede ayudarte a elegir el mejor camino.

En primer lugar, empecemos con uno de los marcos más populares para establecer metas: los objetivos SMART.

Probablemente hayas oído hablar sobre los objetivos SMART de un compañero, amigo o familiar. O quizá hayas aprendido sobre ellos en las clases del Centro de aprendizaje. Básicamente, son un método muy extendido y sencillo para fijar objetivos.

En resumen, un objetivo SMART debe ser:

  • Específico. Tu objetivo debe ser claro. Debe comunicar qué se espera, por qué es importante, quiénes participarán, dónde ocurrirá y cuáles son sus limitaciones.
  • Medible. Tu objetivo debe tener criterios concretos para medir el progreso.
  • Alcanzable. Tu objetivo debe ser realista y posible de alcanzar.
  • Relevante. Tu objetivo debe ser importante para tu empresa y abordar una iniciativa principal.
  • De tiempo limitado. Debes fijar una fecha prevista para alcanzar el objetivo.

En HubSpot, puedes monitorizar los objetivos SMART con el widget de informes de rendimiento que aparece en tu Panel de marketing. 

Piensa un momento en este marco. ¿Te parece que falta algo? 

Aunque el marco de objetivos SMART te permite centrar tus esfuerzos y recursos, solo puedes enfocarte en un objetivo. No obstante, a veces tienes que ejecutar más de una iniciativa y si no puedes ver el avance de tus objetivos, será muy difícil que puedas pasar de lo que necesitas hacer hoy y lo que generará los resultados esperados en una semana, trimestre o año.

Con esto en mente, analicemos los distintos tipos de objetivos y cómo se relacionan entre sí. 

Qué es el objetivo de una empresa

Este describe lo que la empresa intenta lograr en un período determinado (por lo general, un año o más). Algunos ejemplos de este tipo de objetivo podrían ser el número de clientes, la penetración en el mercado o los ingresos.

Qué son las metas y los resultados clave

Estos, también conocidos como OKR, se usan para alinear las acciones de los colaboradores individuales de tu empresa y unificarlas en torno a un objetivo en común (el de tu empresa).

El proceso podría ser así:

Cada departamento o unidad comercial de tu empresa identifica de 3 a 5 metas (normalmente, trimestrales), que ayudarán a la organización a lograr su objetivo principal. Estas metas, al igual que el marco de objetivos SMART, deben ser relevantes, alcanzables y tener un tiempo limitado. 

Asigna a cada meta de tres a cuatro métricas de éxito cuantificables y medibles que mostrarán el rendimiento de cada departamento respecto de esos objetivos.

OKR Framework

Cómo afecta esto a los proyectos

Puedes (y deberías) establecer OKR a nivel de equipo o para los colaboradores individuales. Se trata de un método jerárquico para establecer y medir objetivos que te permite alinear a todos los empleados de tu empresa. 

Piensa cómo eso se aplica a los proyectos o acciones con los que tu equipo trabaja diaria o semanalmente. Fijar objetivos que concuerden con tus tácticas cotidianas y contribuyan a tu estrategia comercial general significa que todos tus esfuerzos están destinados a generar un impacto. En lugar de trabajar en actividades aisladas, garantizas que todos tus equipos sean productivos y colaboren con la visión de tu empresa. 

Imagina a tus objetivos como una pirámide. Los objetivos de tu empresa son la base del resto de las metas. Si usas estos objetivos como guía, los departamentos o equipos podrán establecer sus propios OKR para estar en sintonía con este conjunto de prioridades. Estos OKR pueden funcionar como base para los distintos tipos de proyectos en los que los equipos o colaboradores individuales trabajan en el corto o mediano plazo. 

Pyramid

Además de aplicar el marco SMART a tus iniciativas, adaptar este tipo de estrategia para fijar objetivos a tus necesidades específicas te ayuda a combinar lo que quieres lograr diariamente con las metas de crecimiento a largo plazo.

Piensa en cómo puedes alinear la tarea de cada colaborador con metas unificadas. Luego, asegúrate de que esas contribuyan al crecimiento de toda la empresa. Con el tiempo, lograrás maximizar la productividad y la colaboración entre los equipos. 

New Call-to-action

 New Call-to-action

Publicado originalmente en julio 26 2019, actualizado julio 26 2019

Topics:

Objetivos SMART