Trabajar por cuenta propia es el sueño de muchos. La idea de independencia, autonomía, flexibilidad y potencial ilimitado de crecimiento financiero resulta muy atractiva, en especial para quienes están cansados de trabajar en un entorno tradicional. Sin embargo, un aura de misterio aún rodea a los enigmáticos seres que eligen este modo de vida.

Si decides trabajar por tu cuenta, ¿cómo ganarás dinero? ¿Dónde encontrarás oportunidades o proyectos? ¿Cómo sabrás qué hacer? ¿Qué pasará con el seguro y los beneficios laborales?

Estas preguntas son las que pueden disuadirte a la hora de optar por una carrera profesional independiente. En esta guía, encontrarás todas las respuestas.

<< Guía esencial para buscar, contratar y gestionar freelancers para tu empresa  >> 

Antes de unirme a HubSpot, trabajaba por mi cuenta. Elegí esta modalidad muy a conciencia tras una experiencia horrible de trabajo. Los primeros 18 meses fueron los más difíciles de mi vida, pero le dieron un giro completamente inesperado a mi profesión y me permitieron llegar a donde estoy ahora. Realmente valió la pena lanzarme a lo desconocido y forjar mi propia carrera.

Quizá siempre soñaste con esto o solo quieres alcanzar un objetivo. No importa. Juntos analizaremos todos los elementos necesarios para empezar tu negocio, manejar tus tiempos y tener tus propios clientes. Cuando termines de leer esta guía, sabrás exactamente qué hacer.

Autoevaluación: ¿el trabajo independiente es lo tuyo?

Antes de empezar, hagamos una pausa y reflexionemos: ¿la modalidad independiente se ajusta a lo que quieres? Si es así, ¿qué tipo de trabajo harías? ¿En qué te especializarías?

Estas son algunas preguntas que puedes intentar responder para saber si estás listo para convertirte en autónomo.

¿Por qué quieres trabajar por tu cuenta? ¿Quieres ser dueño de tu tiempo o solo tratas de evadir el odiado viaje al trabajo? ¿Buscas ampliar tus horizontes o simplemente tu trabajo te aburre? Esto seguramente ya lo sepas, pero no es oro todo lo que brilla. Si adoptas este modo de vida por los motivos equivocados, te costará seguir adelante cuando las cosas se pongan difíciles.

Tienes que saber que no hay una respuesta correcta o incorrecta. Debes decidir qué es lo mejor para ti, para tu familia y para tus objetivos profesionales. Las siguientes historias de personas que decidieron dar el gran salto te darán otras perspectivas:

  • «Tenía un trabajo a tiempo completo y tomaba algunos proyectos paralelos porque quería pagar unas vacaciones bastante costosas. Al final, los proyectos complementarios crecieron tanto que decidí trabajar por mi cuenta el 100% del tiempo. No sabía si funcionaría, pero tampoco quería quedarme con la duda». — Jade E., Jade Emmons Media, Londres
  • «Tras 3 años de docencia en una escuela secundaria y darme cuenta de que no era lo mío, decidí cambiar. Antes de eso, había tenido un trabajo de oficina aburridísimo y me había jurado a mí mismo que eso no lo volvería a hacer. Durante los últimos meses en la escuela, acepté algunos encargos como independiente y vi que me servían para pagar las cuentas. Me di cuenta de que era una opción viable y que la decisión de hacerlo a tiempo completo era totalmente mía». — Brent B., Brent Writes, Orlando (EE. UU.)
  • «Para nosotras, trabajar por nuestra cuenta es ser libres. Hace algunos años, nos encontrábamos en un momento en el que nos agobiaba la sola idea de pensar en hacer lo mismo, en el mismo lugar, durante décadas. Y un día decidimos hacer algo al respecto. Analizamos nuestras opciones, buscamos trabajo en Internet como freelancers (una de nosotras es profesora de inglés y la otra es asistente virtual), vendimos todo y nos lanzamos a la aventuras como nómades digitales. Hasta el momento, llevamos más de 40 ciudades de 17 países y estamos ansiosas por descubrir qué nos depara el futuro». —Erin B. & Tannia S., Eff The Office, trabajo remoto

¿Puedes darte el lujo de trabajar por cuenta propia? Esta modalidad promete salarios más altos y un potencial de ingresos ilimitado. Después de todo, tú eres quien decide qué harás y cuándo. Pero ten en cuenta que es probable que esos ingresos no lleguen de inmediato. Los primeros meses (e incluso años) de trabajo independiente requieren de mucho sacrificio armando tu empresa, estableciéndote y buscando clientes.

¿Estás a gusto fuera de tu zona de confort? Trabajar freelance puede ser sumamente incómodo. No siempre sabrás de dónde vendrán tus ingresos, te enfrentarás a mucho rechazo y habrá incluso días en que te preguntarás si tomaste la decisión acertada y desearás estar cargando datos en tu antiguo escritorio. Todas estas situaciones son normales y debemos verlas como problemas de principiantes. Al fin y al cabo, si quieres ver cambios, tienes que salir de la zona de confort y eso es todo un desafío.

Ahora veamos qué tipo de trabajo harías como freelancer. Este paso es otro obstáculo común para quienes quieren ser sus propios jefes: simplemente no saben qué harán. La respuesta es simple, solo tienes que hacerte algunas preguntas.

¿Qué se te da bien? Esta pregunta puede ser determinante. ¿Qué habilidades tienes? ¿Qué te piden los demás que hagas por ellos? No tienes que ser experto en algo; solo tienes que decidir ahora mismo en qué te gustaría volverte experto.

¿Qué te genera alegría? Esta pregunta es capciosa. Habrá momentos en que simplemente no tendrás ganas de trabajar u odiarás la especialidad que elegiste. Es normal. Sin embargo, suele haber alguna profesión o habilidad que te produce alegría. ¿Qué logros te hacen sentir bien? ¿Qué te enorgullece poder compartir con tus amigos y familiares? Es probable que eso sea lo que te haga brillar como trabajador independiente.

Ventajas y desventajas del trabajo autónomo

Ahora veamos algunos aspectos generales. Independientemente del tipo de trabajo o de tus aptitudes, trabajar por cuenta propia tiene ventajas y desventajas. Analicemos algunas.

Ventajas

  • Eres tu propio jefe. Tú decides cuándo trabajarás, las tarifas y los clientes o proyectos con los que estás dispuesto a lidiar. Hasta puedes trabajar en pijama si así lo deseas. ¿Quieres tomarte tres semanas de vacaciones? Adelante.
  • Puedes ganar más dinero. El riesgo es mayor, pero también lo es la recompensa. Tú eliges lo que ganarás. Todo se reduce a las tarifas que cobrarás y la frecuencia de trabajo.
  • Tendrás un mejor balance entre tu vida laboral y personal. En vez de tener que viajar todos los días al trabajo, puedes dirigirte a la cafetería más cercana. En lugar de correr al gimnasio en tu hora de almuerzo, puedes tomarte una hora para ejercitar cuando tengas ganas. Trabajas cuando quieres y vives donde quieres. No necesitas los horarios de un trabajo tradicional.

Desventajas

  • Tú estás a cargo. Tienes que tomar todas las decisiones y hacer todo el trabajo, desde encargarte de la parte impositiva hasta administrar tu dinero y promocionar tus servicios. No eres empleado de una empresa: tú eres la empresa.
  • Tienes que organizar tus beneficios, impuestos y finanzas. Los trabajadores freelance no tienen quien administre sus beneficios e impuestos. Tienen que hacerlo ellos mismos con ayuda de herramientas o guías como esta. Además, contratar tu propio seguro suele ser más costoso que hacerlo a través de un empleador tradicional.
  • Si no trabajas, no cobras. Eres libre de tomarte esas tres semanas de vacaciones en el Caribe, pero durante ese tiempo, no ganarás dinero. Tu tiempo es, literalmente, dinero. Si no lo administras bien, podrías estar perdiendo ingresos valiosos.
  • La inestabilidad puede afectar el equilibrio de tu vida laboral y personal. Cuando trabajas por tu cuenta, la incertidumbre te rodea. Lo peor es no saber de dónde saldrá tu próximo salario. Esta inestabilidad puede acabar con el equilibrio que habías logrado alcanzar. Algunos están dispuestos a aceptar un viaje largo al trabajo o un horario laboral eterno si eso les garantiza estabilidad y previsibilidad.

Según un estudio de la plataforma de trabajo independiente UpWork, los factores de motivación más importantes son la flexibilidad, la libertad y el potencial de ingresos, y los principales obstáculos son la previsibilidad de dichos ingresos, hallar trabajo y los beneficios. Tanto si esto te motiva como si te desanima, no estás solo.

Todo lo que necesitas saber sobre el trabajo independiente

En las siguientes secciones, veremos todo lo que debes saber para empezar una carrera profesional independiente, desde el branding y los clientes, hasta tus ingresos y cómo administrarlos. Nuestro objetivo es despejar tus dudas y darte las herramientas y los conocimientos para que te animes a dar el gran salto.

La información y las recomendaciones que verás aquí provienen de trabajadores reales de todo el mundo, incluidos algunos empleados de HubSpot que antes trabajaron con esta modalidad. También encontrarás anécdotas reales y ejemplos.

Si tienes preguntas, estás en lugar indicado.

Primeros pasos

Antes de lanzarte a la aventura y empezar a ganar dinero, tienes que armar tu negocio. Debes saber exactamente qué harás y cómo vas a promocionarlo. Con esto no solo atraerás clientes; también tendrás una guía cuando te sientas perdido o confundido o te preguntes por qué tomaste esta decisión. Estos son algunos consejos para garantizar que tu negocio sobreviva a largo plazo.

Crear una marca

Una marca personal es muy importante a la hora de establecer autoridad como freelancer y crear una impresión duradera con tus clientes. Ya sea que uses una herramienta de diseño como Canva o tercerices tus tareas de branding a una agencia, el branding personal debe ser una de las primeras cosas en tu lista de prioridades.

Además de un logotipo, tu marca personal debería incluir un nombre comercial. Puedes ponerle tu propio nombre o elegir otro.

«Elegí un nombre comercial por diversos motivos: 1) Es más fácil de promocionar. Es sencillo añadir una estética, voz y tono propios a Business Casual Copywriting y dotarla de identidad. Usar mi nombre me hubiera dejado con menos opciones. 2) La empresa puede crecer más que mi persona. Si mi nombre comercial fuera «Ediciones Joel Klettke», todo giraría en torno a mí. Con un nombre como Business Casual Copywriting, puedo asociarme con subcontratistas y expandirme si así lo decido. 3) Es más fácil de recordar. Nadie escribe bien mi apellido de entrada ni sabe pronunciarlo sin ayuda. Business Casual es un nombre más memorable y es más fácil de pronunciar». — Joel K., Business Casual Copywriting, Alberta (EE. UU)

Otro elemento de tu marca personal es tu identidad en Internet. Por lo general, incluye un sitio web exclusivo, redes sociales donde mostrar tu logotipo y nombre comercial, un porfolio, testimonios y servicios. En la actualidad, todos los trabajadores independientes deberían tener un sitio web, en especial si trabajan con clientes a distancia.

Es conveniente que el dominio de tu sitio y de las redes sociales coincidan con el nombre de tu negocio. Por ejemplo, si te dedicas a la fotografía y tu empresa se llama Fotografía Felicia, tu sitio web podría ser fotografiafelicia.com y los dominios de las redes sociales podrían ser @fotografiafelicia. Si eres consistente, los clientes potenciales te encontrarán más fácilmente en la web.

Además, las plataformas como Squarespace, WordPress y Wix te permiten crear fácilmente un sitio web profesional. Estas plataformas también ofrecen plantillas que puedes usar para exhibir tu trabajo, como muestras de textos o diseños. Si no quieres tener una carpeta exclusiva para exhibir tu trabajo (más adelante veremos de qué se trata), estas plantillas te permitirán integrar muestras en tu sitio web.

«Elegí Squarespace. A medida que mi empresa crecía y cambiaba, me resultó muy sencillo actualizar y personalizar el contenido. También sugiero usar Squarespace a mis clientes más pequeños cuando buscan una plataforma de alojamiento». — Cadence T., By: Cadence, San Francisco (EE. UU.)

Tus redes sociales también deben reflejar el branding de tu empresa. Cada plataforma tiene sus ventajas y su objetivo, así que no te estreses intentando estar activo en todas. Twitter es ideal para compartir tu carpeta de trabajo y conectarte con otras empresas y clientes potenciales. LinkedIn es genial para publicar un currículum en línea y entablar vínculos profesionales valiosos. Facebook es útil para unirse a grupos de empresas y personas que piensan como tú, e Instagram sirve para publicar ejemplos de tu carpeta de trabajo, en especial si te dedicas al diseño gráfico o la fotografía.

Tu marca personal también debe reflejarse en otros lados. Si trabajas en tu ciudad o asistes a eventos de tu rubro, las tarjetas de presentación son una excelente herramienta. Sitios como Vistaprint o Moo te ayudan a crear fácilmente material impreso atractivo. Tu marca también debería aparecer en cotizaciones, facturas, contratos y cualquier material dirigido a los clientes.

¿Por qué el branding es tan importante? Una marca coherente y bien definida transmite autoridad y profesionalismo y te ayudará a forjar una reputación como empresa confiable.

Crear un porfolio

No importa si eres escritor independiente, diseñador o desarrollador web: una carpeta con muestras de tu trabajo es muy útil para tus clientes potenciales. Los textos atractivos y testimonios te pueden ayudar a vender tus servicios, pero una carpeta permite ver tu trabajo en acción y ayuda a tus clientes a visualizar cómo sería si colaboraras con ellos. Este tipo de porfolios también te ahorrará tiempo, ya que sirve para descartar aquellas colaboraciones que no se ajusten a tu forma de trabajar antes incluso del primer contacto.

¿Deberías incluir todo tu trabajo en el porfolio? No. Lo que incluyas deberían ser ejemplos de tus mejores contenidos y mostrar diversidad en tus habilidades y clientes.

Puedes mostrar tu carpeta fácilmente con enlaces en tu sitio web, Dropbox o Google Drive. Estos son algunos sitios de porfolios que puedes usar para mostrar tu trabajo:

  • Contently: para escritores, periodistas y creadores de contenido.
  • PortfolioBox: para diseñadores, fotógrafos y artistas, entre otros.
  • CarbonMade: por ejemplo, para ilustradores, animadores y arquitectos.
  • Behance: para diseñadores gráficos, ilustradores y especialistas en interfaz/experiencia del usuario, entre otros.
  • Journo Portfolio: para periodistas y escritores.

Establecer tu negocio independiente

Tienes una marca y un porfolio que mostrar a clientes potenciales. ¿Qué más necesitas para legitimar tu negocio? Sigue leyendo y descubre cómo establecer tu negocio y preparar el camino al éxito.

Registrar tu empresa

Los trabajadores independientes tienen cierta flexibilidad en torno a la estructura legal y financiera de sus empresas. Algunos se registran como únicos propietarios y aceptan recibir los formularios impositivos y trabajar con sus cuentas bancarias personales. Otros registran sus empresas como sociedades para poder abrir una cuenta bancaria y proteger aún más sus activos. Según la modalidad que elijas, tus obligaciones fiscales serán diferentes, así que te conviene informarte ante la autoridad competente.

«Registré mi empresa de inmediato como una sociedad. Quería que quedara claro que iba en serio y, además, transmite responsabilidad y la hace ver más “oficial”. También contraté a un contador enseguida. No quería tener problemas». — Chris C., Real Good Writing, Denver (EE. UU.)

Preparar tu espacio de trabajo

Ya tienes presencia en línea, ahora ¿dónde te vas a sentar a trabajar? El espacio donde trabajes puede afectar increíblemente tu productividad, concentración y motivación, por lo que debería ser una prioridad al momento de independizarte.

Muchos eligen trabajar desde casa, ya sea por la conveniencia, para evitar gastos o estar cerca de la familia. Una oficina en casa es ideal para poder equilibrar la vida laboral y personal, pero la mesa de la sala de estar, la cama y el sofá también son alternativas válidas. En este artículo de Contently se describe cómo crear una oficina funcional en casa.

Pero si trabajar en casa no te convence, no te preocupes. Hoy en día hay espacios de trabajo mucho mejores para trabajadores freelance y remotos. Los llamados «espacios de coworking» o espacios de trabajo colaborativo, las cafeterías y las bibliotecas públicas, son excelentes opciones improvisadas fuera del hogar, incluso si es por un día.

«Para las tareas más cortas (como revisar correos, editar y diseñar) me gusta trabajar en casa. Sin embargo, a veces me aburro y necesito motivación. Por eso, me instalo en la cafetería de mi barrio para llevar a cabo las tareas más complejas, como escribir». — Elise D., Reino Unido

Si te interesan los espacios de coworking, WeWork es una opción muy popular entre trabajadores remotos y freelancers. Muchas ciudades cuentan con estos espacios con escritorios, estudios y cocinas compartidos, además de la posibilidad de conocer a otros creadores y clientes potenciales. Si no tienes presupuesto para un espacio de trabajo colaborativo, aprovecha una cafetería cercana o la biblioteca de la universidad. Asegúrate de que el lugar que elijas esté libre de distracciones y ofrezca buenas condiciones de trabajo.

Buscar trabajo como freelancer

Ya sentaste las bases de tu negocio en un sitio web, con un porfolio y un espacio de coworking. En esta sección, explicaremos cómo desarrollar la estructura de tu empresa: fijar tarifas y conseguir trabajo. Quizá sea la sección más importante de toda la guía. Te dará información para convertirte en un trabajador autónomo exitoso en la especialidad que elijas.

Fijar tarifas

El proceso para fijar tarifas y precios es, quizá, la parte más difícil. Suele ser incómodo hablar de dinero y determinar las tarifas de tus servicios es, básicamente, ponerte un precio a ti mismo. ¿Cuánto vale tu trabajo? ¿Qué pasa si tus clientes no están de acuerdo?

Se trata de un proceso muy personal, pero la clave está en dejar de lado opiniones y sentimientos. En cambio, adopta un enfoque económico para determinar tus tarifas, como cuando el dueño de una empresa les pone precio a sus productos. ¿Crees que se siente mal? No, y tampoco debería pasarte a ti.

«Solo tienes que saber cuánto vale tu trabajo. Es difícil verte como un producto, pero de eso se trata el trabajo freelance: vender tus habilidades en forma de servicio. ¿Cómo le pones precio a eso? Al principio, te costará, pero con algo de experiencia y hablando con otros colegas, comenzarás a darte cuenta». — Karine B., The Letter K, Canadá

Compartimos contigo algunas estrategias populares que los trabajadores independientes usan para fijar sus honorarios. También puedes combinar los tres métodos.

Costo más margen

El método de costo más margen se aplica calculando cuánto te costará a ti completar un proyecto y sumándole entre un 10% y un 30% de margen de ganancia. Este modelo de precios es ideal para artistas y freelancers que usan materiales físicos y saben cuánto cuesta terminar un proyecto u ofrecer un servicio. Para los escritores, diseñadores y desarrolladores, este modelo podría ser difícil de aplicar, a menos que cuentes las horas que dedicas a una tarea como costo principal.

Según el precio de mercado

El modelo según el precio de mercado se determina analizando el promedio de precios del mercado y decidiendo tus tarifas en función de eso. Echa un vistazo a tu industria, ubicación y competidores con experiencia similar. Si eres principiante, no puedes comparar tus tarifas con las de un profesional con más de 10 años de experiencia, incluso si viven en la misma zona.

Aquí tienes una lista de tarifas promedio según industria (en inglés):

Precio basado en el valor que proporcionas

Otra metodología para establecer precios es basar tus tarifas en lo que consideras que vale tu trabajo. Esto significa que tus precios variarán ligeramente según el cliente con el que trabajes y el tipo de tarea que hagas. Por ejemplo, crear una publicidad para una empresa de Fortune 500 tiene un poco más de valor que hacerlo para la cafetería del barrio, ¿no lo crees? Seguramente cobrarías más por la primera. Eso no significa que una empresa valga más que la otra; tan solo tienes en cuenta qué es lo que puede pagar cada una y el impacto que tendrá tu proyecto.

  • ¿Cada cuánto debería cobrar? Algunos freelancers cobran por hora, mientras que otros cobran por proyecto (o por palabra en el caso de los escritores). Esta decisión debe basarse en el tipo de trabajo que haces y el área en la que te sientes más confiado. Las tarifas por hora te garantizan que cobrarás por todo el tiempo invertido, mientras que una tarifa fija te asegura una cifra específica. Además, el pago por hora hace hincapié en el valor de tu tiempo mientras que el precio fijo hace énfasis en el valor que entregas al cliente. Si no quieres monitorizar las horas (algunos clientes te pedirán una planilla), podrías fijar un precio en función del tiempo que estimas que te llevará un proyecto.
  • ¿Debería publicar mis honorarios en el sitio web? Una vez más, esto depende de lo que te haga sentir más cómodo. Algunos prefieren publicar sus tarifas para crear una percepción del valor general. También ayuda a descartar los malos prospectos que no pueden pagar por los servicios que brindas. Otros optan por reservarse esa información para hacer que los clientes llamen. Si mantienes los precios en privado también puedes modificarlos cuando haga falta.

«Publico mis honorarios. Las personas saben cuánto cobro antes de contactarme, lo que facilita la conversación sobre tarifas al final. Estas se basan en encuestas de mis colegas y lo que cobran otros con mi mismo nivel de experiencia». — Angela R., Australia

Encontrar trabajo y promocionar tu empresa independiente

Cuando apenas empiezas como freelancer, pasarás la mayor parte del día buscando trabajo y promocionándote. Hasta que logres demostrar tus habilidades y servicios y los clientes te conozcan, tendrás que esforzarte mucho para encontrar proyectos, comunicarte con clientes potenciales y volverte conocido.

A la hora de buscar trabajo, lo primero que debes hacer es cargar tu perfil en distintas plataformas de trabajo independiente. Esto te dará acceso a ofertas de trabajo y proyectos que publican los clientes, y también reafirma el SEO de tu nombre y tu empresa al agregar otro enlace a tu sitio web.

Aquí tienes algunos sitios populares donde puedes mejorar tu visibilidad y buscar proyectos:

Únete a alguna comunidad de trabajadores independientes por industria o ubicación. Esto te ayudará a crear una red de colegas y amigos del sector, y a descubrir proyectos abiertos y clientes potenciales. Hacerte amigo de la competencia podría parecer perjudicial, pero puede ser muy beneficioso para tu empresa. De hecho, tres de mis primeros cinco proyectos fueron derivaciones de otro freelancer que no logró terminarlos a tiempo.

«Me encanta unirme a grupos en Facebook como Freelancing Females, The Copywriter Club y The Denver Boss Babe Collective. Siento que me entienden: entienden lo que significa trabajar por cuenta propia y tener tu negocio y siempre están dispuestos a ayudar. También me gustan las recomendaciones de boca a boca. La mejor publicidad es una recomendación; simplemente permite que las cosas fluyan. En seis meses, ya tuve tres o cuatro ofertas por recomendación». — Laura B., Denver (EE. UU.)

Si buscas una táctica más agresiva y directa, considera contactar con gerentes, directivos y editores en las empresas con las que te gustaría colaborar. Tan solo informar tu disponibilidad y compartir tu sitio web te pondrán primero en la lista cuando surjan oportunidades. Comunicarte directamente también demuestra a tus clientes que eres proactivo y tomas la iniciativa cuando es necesario.

«Suelo hablar directamente con los clientes después de que algún contacto en común nos haya presentado. Estas presentaciones son más cálidas y resultan mucho más eficaz a la hora de conseguir trabajo que enviar solicitudes en plataformas y foros». — Kaleigh M., Illinois (EE. UU.)

Por último, la mejor manera de atraer trabajo de manera consistente es promocionarte a ti mismo y a tus servicios. Promocionarte abarca más que simplemente enviar solicitudes para ciertos proyectos o contactar con clientes. Se trata de promocionar tu empresa en su totalidad y mejorar tu visibilidad en las redes sociales, en publicaciones, motores de búsqueda y más. Todo este trabajo parecerá no ser rentable a corto plazo, pero sí merece la pena a la larga.

Estas son algunas estrategias para promocionarte y atraer más trabajo.

  • Cuéntales a tus amigos, familiares y colegas acerca de tu emprendimiento freelance. Aunque nadie necesite tus servicios, podrían acordarse de ti si alguien más les pregunta si conocen a alguien. Cuantas más personas conozcan tu empresa, más recomendaciones podrías tener.
  • Mantente activo en las redes sociales. Sigue a freelancers, influencers y clientes potenciales en Twitter y LinkedIn y conecta con ellos. Interactúa con sus publicaciones haciendo preguntas o compartiendo contenido con tus seguidores. Conozco casos de trabajadores independientes que consiguieron trabajo con un editor o coordinador de proyectos determinado porque les gustaba su manera de pensar y sus opiniones en las redes sociales.
  • Trabaja gratis. Si eres escritor, envía artículos a publicaciones como Entrepreneur, Fast Company o Inc. para armar una porfolio y que tu nombre aparezca en estas publicaciones. Si eres diseñador, ofrece tus servicios a alguna organización sin fines de lucro para mostrar tu buena disposición y asociar tu trabajo con un cliente real.

«Siempre tenía a mano una lista actualizada de publicaciones para las que quería escribir. Cuando agregaba una a mi lista, me suscribía a su boletín de noticias, la seguía en las redes sociales y me mantenía al tanto de su contenido nuevo. Esta estrategia me ayudó a aprender sobre su audiencia, los temas que trataban y el tono y estilo que usaban. Al cabo de una o dos semanas, me sentaba a escribir una lista de entre 3 y 5 artículos. Luego enviaba un email al editor (o completaba un formulario, según el proceso de publicación) para presentarme, citar algunos contenidos relevantes que había publicado en otros lados y hablar brevemente sobre mis artículos. Por lo general, el mensaje no pasaba de dos párrafos. Me fue muy bien con esta táctica. Creo que alcancé una tasa de éxito del 50%». — Aja F., HubSpot

  • Establece autoridad en tu nicho. Asiste a eventos del sector (como la conferencia INBOUND), da cursos en tu comunidad u organiza un seminario o webinario. Alguien que conozco da clases a estudiantes de redacción en la biblioteca local. ¿Alguno de sus alumnos de secundaria la contrataría? Probablemente no, pero esta práctica mejora el reconocimiento de su negocio mientras ayuda a otros y perfecciona sus habilidades.
  • Pide recomendaciones y testimonios. No es necesario que tus recomendaciones provengan de clientes de pago. Cualquier persona en tu vida personal o profesional con quien hayas trabajado puede dar cuenta de tus aptitudes y ética laboral. Piensa en tus profesores, antiguos empleadores y colegas o mentores. Pide recomendaciones en LinkedIn y cópialas en tu sitio web.
  • ¡Di sí! En tu camino hacia el trabajo independiente, ten una mente abierta a las nuevas oportunidades. Nunca sabes qué podría conseguirte un cliente o un trabajo.

«La mejor decisión que tomé como freelancer fue decir que sí durante un tiempo a todos los que pedían mi ayuda. Cuando comencé a respetar mi experiencia, los demás también empezaron a hacerlo (a excepción del ejemplo anterior). Es fácil caer en esa trampa, pero si no valoras tu tiempo y tu talento, nadie lo hará». Lauren G., PR and Prose, Ámsterdam

Gestionar trabajos freelance y clientes

Trabajar por tu cuenta significa que tú estás a cargo. Tú estableces tus horarios, fijas las fechas límite y te haces cargo cuando las cosas no salen como querías. La mejor manera de evitar problemas (e impresionar a tus clientes) es contar con un proceso eficiente de gestión de proyectos. Esto te ayudará no solo a abordar cada proyecto con confianza y en forma metódica, sino que también transmite profesionalismo a tus clientes.

«Soy un obsesivo de la organización, así que uso herramientas para mantener el orden y llevar a cabo mis tareas para poder cobrar más rápido. Uso Notion para organizar todo, desde la lista de tareas pendientes hasta el producto terminado, en un solo lugar. Así mis clientes tienen un espacio de trabajo al que pueden regresar para consultar nuestro contenido. Dedicar algunas horas a esta tarea cada semana me hace sentir mucho más relajado y alivia mi ansiedad en épocas en que el trabajo escasea. Usar herramientas también transmite a los clientes la sensación de que tienes todo bajo control y facilita la decisión de elegirte». — Owen W., Ámsterdam

El primer paso para gestionar tus proyectos sin esfuerzo es tener un lugar donde dejar registrados los plazos límite, las reuniones, los eventos y las fechas importantes. Puede ser el calendario de Google, iCal o incluso una agenda en papel. No hay opciones buenas ni malas: simplemente elige lo que mejor te funcione.

«A la hora de gestionar un proyecto, la clave está en la organización (y en recordar las cosas que todos los demás olvidan). No tengo buena memoria, por lo que las herramientas de gestión de proyectos son imprescindibles para mí. No alcanza con tener listas de tareas pendientes. Prefiero usar Trello y Asana, pero hay otros recursos excelentes. Cuanto más grande sea un proyecto, más probabilidades hay de que se nos escapen los pequeños detalles. Las herramientas para administrar proyectos reúnen todo en un solo lugar y facilitan el delegar tareas, mantener un registro de las fechas límite y avanzar en el proceso». Christina P., HubSpot

Además de un calendario, es útil usar una herramienta de gestión de proyectos o listas de tareas pendientes (o una combinación de ambas) para ayudarte a mantener el control y cumplir con los plazos. En una encuesta de HubSpot a más de 80 freelancers, recopilamos una lista de las cinco plataformas más populares para administrar trabajo independiente:

Por último, descubre cómo te gustaría comunicar la información y las actualizaciones de tus proyectos a tus clientes. En cuanto a la frecuencia con la que deberías contactarlos, también depende de ti y llevará algo de tiempo y práctica descifrarlo. Recuerda que, como trabajador independiente, no solo necesitas destacarte en lo que haces, sino también complacer a tus clientes, ya que estos te recomiendan y, por ende, consigues más trabajo. A continuación, recopilamos una lista de consejos para trabajar con clientes.

  • Establece las expectativas desde el primer momento. Desde que empiezas a trabajar con un cliente, asegúrate de responder todas sus preguntas. Adelántate a la hora de establecer las expectativas en tus proyectos, tu disponibilidad, los plazos y tus honorarios. Quizá sientas que estás dando demasiada información, pero es probable que solo sea lo justo.
  • Documéntalo. Independientemente de si contactas con los clientes por correo electrónico, teléfono o Slack, asegúrate de que todas las decisiones y expectativas queden plasmadas en documentos oficiales, como propuestas, contratos y facturas. Esto le da entidad a tu trabajo freelance y tendrás documentos oficiales por si algo no sale como esperabas.
  • Sigue tus instintos. Si un cliente empieza a hacer preguntas sobre disponibilidad y pagos que te ponen incómodo, sigue tus instintos y piensa si realmente quieres trabajar con él. Está bien decir que no. Preguntas como: «¿Estarás disponible siempre que te llame?» o «Si no me gusta, ¿tengo que pagarlo igual?» son alertas de que un cliente no es conveniente para tu empresa.

«Me sorprende cómo se parecen los malos clientes al principio. Los clientes que son irrespetuosos, nos abandonan en la mitad de un proyecto o se atrasan con el pago comparten ciertas características que se advierten de inmediato: piden descuentos o regatean sin ajustar el alcance o el valor del proyecto. También suelen pedir todo ya, pero luego demoran semanas y hasta meses en pagar por el trabajo una vez terminado. Hoy sé que mi empresa ha madurado y somos capaces de evitar a estos clientes en cuanto aparecen, pero era mucho más difícil al comienzo». — Alexander L., Lewis Commercial Writing, Fort Worth (EE. UU.)

Cobrar por trabajo independiente

Dinero, dinero, dinero. Todos lo necesitamos, pero no todos necesitan ser tan cuidadosos con él como quienes trabajan por su cuenta. Cuando manejas tu propio negocio, tienes que estar en todo, desde cómo facturas hasta las herramientas que usas para administrar tu dinero.

Y en lo que respecta al dinero, fijar las tarifas es tan solo la mitad del trabajo. La otra mitad implica facturar, cobrar y gestionar tus finanzas.

El proceso de facturación y cobro puede ser incómodo, pero es precisamente lo que mantiene vivo tu negocio y te permite conservar tu independencia laboral. Por suerte, la tecnología te permite manejar todos estos aspectos en una única plataforma.

Estas son las cinco herramientas de finanzas principales que recomiendan más de 80 trabajadores independientes:

Estas herramientas te ayudan a dejar atrás los viejos procesadores de texto y las planillas de cálculo y crear facturas detalladas, procesar pagos de distintas maneras (con tarjeta, depósito directo, etc.), incluir los impuestos y las tarifas necesarios, y hasta enviar recordatorios a los clientes morosos.

Analicemos por un momento los procesos de facturación. Uno de los principales problemas del trabajo independiente es que a veces los clientes no quieren pagar (o directamente no pagan). Hay algunas buenas prácticas de facturación que puedes seguir para minimizar estos riesgos. A la hora de facturar...

  • Cobra al menos la mitad del trabajo por adelantado. Es común pedir un 50% de tus honorarios antes de empezar el trabajo. Esto pone de manifiesto la buena voluntad del cliente y también te da algo de financiación al principio para empezar a trabajar.
  • Sé totalmente franco en tu factura. Detalla los precios, las fechas límite y los plazos de pago. No dejes nada al azar. Nunca sabes cuándo un cliente intentará escabullirse sin pagar.
  • Factura rápido según los plazos estipulados. Si dices que vas a facturar por semana, hazlo así. Si lo harás cinco días después de terminar el proyecto, respeta este plazo. Cumple con lo que prometes. Esto refuerza tu profesionalismo y credibilidad y evita que los clientes desaparezcan sin pagar.
  • Ofrece varias opciones de pago. Las herramientas de las que hablamos antes permiten procesar diversas formas de pago, pero también es conveniente aceptar pagos a la vieja usanza. Asegúrate de que tu domicilio comercial o casilla de correo postal figuren en la factura para que los clientes puedan enviarte un cheque si así lo desearan. Si aceptas todas las formas de pago, tu cliente no tendrá excusas para decir que no puede pagarte.

Los pormenores del trabajo independiente

La vida de los freelancers parece atractiva, pero también puede ser complicada. Trabajar en relación de dependencia podría significar un trabajo aburrido y horas eternas de viaje, pero también te ahorrarás el problema de tener que gestionar la carga impositiva, los beneficios y la jubilación, aspectos que no puedes dar por sentado.

Los freelancers son capaces de administrar estas cuestiones, pero lleva algo de esfuerzo y trabajo extra. A continuación, verás lo que necesitas saber en detalle.

Pagar impuestos

La temporada de impuestos es distinta en el caso de los trabajadores independientes. Al igual que sus ingresos no son periódicos, también se deben atener a otros plazos para la liquidación de sus impuestos. Llegado el momento de hacer el pago, esto puede suponer una carga importante, así que conviene ser precavido y planificar con antelación.

«Lleva registros periódicos detallados. Antes usaba una planilla de cálculo para llevar la contabilidad que exigía completar todo a mano, pero me permitía calcular los gastos, los ingresos y los impuestos. Cada vez que introducía un proyecto nuevo, los resultados finales cambiaban. Era un trabajo tedioso pero fundamental. El año pasado, empecé a usar Quickbooks, que hace un trabajo similar con cada factura. Además, no quiero sonar condescendiente, pero no gastes el dinero que apartas para los impuestos. Es fácil ver las cifras en tu cuenta bancaria, pero siempre debes saber qué parte de eso corresponde a impuestos, o tendrás que vértelas con el fisco». — Christopher S., Lestaret, Reino Unido

Es un mal necesario para quienes quieren trabajar por cuenta propia. Afortunadamente, hay algunos pasos que puedes seguir durante el año para minimizar el impacto de la temporada de impuestos.

  • Aparta un 30% de cada pago que recibes. No importa si abres una cuenta de ahorro o literalmente separas ese dinero, es conveniente actuar como si estuvieras pagando los impuestos correspondientes a cada factura que cobras. Un 30% podría parecer mucho, pero te ayudará a afrontar los impuestos y tener algunos ahorros para gastos más grandes.
  • Paga tus impuestos en tiempo y forma. Así, evitarás recargos innecesarios. Además, si tienes la opción de liquidar impuestos con más frecuencia, siempre será  mejor que hacer un gran pago al final del año fiscal.
  • Guarda los recibos de todos tus gastos. Según el régimen al que te aojas, es probable que los gastos que hayas tenido te sirvan para ahorrar algo a la hora de pagar impuestos. Es importante conservar todos estos comprobantes en caso de que haya algún control.
  • Contrata a un contador. Trabajar por tu cuenta te da muchísima independencia, pero no tienes que hacer todo solo. Si no eres un experto en impuestos, como la mayoría, no dudes en contratar los servicios de un contador para que te ayude a entender mejor tus responsabilidades tributarias. Hay muchos que se especializan en esta modalidad y pueden ayudarte a encontrar oportunidades, gestionar tus fondos y prepararte para las auditorías.

Otros beneficios

Otro sacrificio relacionado con el trabajo independiente es renunciar a los beneficios que ofrecen las empresas. Algunos de ellos son un seguro de salud o aportes jubilatorios.

Según la legislación de tu país o zona, es posible que necesites contratar estos servicios por tu cuenta. Piensa que, si caes enfermo, no solo los gastos pueden ser muy elevados sino que, además, dejarás de generar ingresos por no poder trabajar a pleno rendimiento.

Lo mismo se puede decir para el futuro, cuando llegues a la edad de la jubilación: te convendrá haber hecho aportes que te permitan retirarte con cierta tranquilidad. 

Mantenerte conectado como freelancer

Trabajar por tu cuenta es una opción solitaria. Tras conversar con más de 20 trabajadores independientes, la mayoría admitió que lo más difícil es lidiar con la soledad y el aislamiento. Pero esto no debería ser un obstáculo para tu carrera, tan solo debe prepararte para esforzarte un poco más en tu vida social.

Como no irás más a la oficina, descubrirás que pasas cada vez más tiempo solo. También podrías darte cuenta de que hablas solo más seguido (o quizá solo me pasa a mí). Esta modalidad profesional requiere que salgas de tu zona de confort y te esfuerces por entablar relaciones y unirte a distintas comunidades, al igual que lo harías en un trabajo tradicional.

Conocer a otras personas puede ayudarte no solo a estar conectado y al día sobre nuevas oportunidades laborales y tendencias de tu sector, sino también a perfeccionar tus habilidades y adquirir nuevas. Te mostramos algunas maneras en que puedes mantenerte conectado y seguir aprendiendo.

Hacer un curso en línea

Hacer un curso en línea es una fantástica forma de dominar una nueva habilidad a la vez que conoces gente nueva. Mejor aún, algunos cursos son gratuitos y otros te permiten obtener una certificación, lo que te dará más credibilidad. Los cursos en línea son ideales para socializar y mucho más prácticos que volver a la universidad.

Puedes echar un vistazo a sitios web exclusivos de cursos. Plataformas como Udemy, Lynda.com y Treehouse ofrecen cientos de cursos gratuitos y de pago sobre infinidad de temas y especializaciones.

«La mejor decisión que tomé en mi vida fue unirme a la primera edición de The Copywriter Mastermind. ¡Me ayudó a mejorar de tantas maneras! Aún hoy tenemos un grupo y siempre recurro a Slack en busca de consejos profesionales, gestión de clientes y edición de textos». — Lianna P., Punchline Conversion Copy, New Orleans (EE. UU.)

Contratar a un mentor

Cuando empecé a trabajar por mi cuenta, en octubre de 2016, contratar a un mentor fue la mejor idea que tuve para mi empresa. No necesitaba ayuda para escribir, necesitaba ayuda para saber cómo escribir para otros y ganar dinero haciéndolo.

Mi mentor me enseñó exactamente cómo trabajar en esta modalidad, encontrar trabajo, promocionarme, fijar mis honorarios y mucho más. Sin su ayuda, mis inicios habrían sido mucho más difíciles. No solo me dio las herramientas y la confianza que necesitaba para este nuevo emprendimiento; también me pasó algunos trabajos de los que no podía encargarse.

El proceso de contratar a un mentor, un asesor o un consultor no es igual para todos. Según tu presupuesto, industria, experiencia y ubicación, podría ser más conveniente para ti hacer algún curso de capacitación o hablar con un consultor local. Algunos de los cursos que mencionamos antes son sobre cómo convertirse en freelancer.

Unirse a una comunidad de trabajadores independientes

No importa dónde trabajes: la tecnología moderna facilita la tarea de conectarse con otros trabajadores independientes. Desde las redes sociales hasta los foros exclusivos, hay muchas maneras de unirse a una comunidad, conocer gente y hacer amistades.

Es posible que en tu país o región existan asociaciones de trabajadores independientes, o incluso de compañeros de profesión. Puedes hacerte socio y acceder a diferentes recursos y comunidades exclusivas en las que intercambiar conocimiento y experiencias. En las redes sociales, hay muchos grupos en Facebook a los que puedes unirte e interactuar. En algunos grupos encontrarás oportunidades de trabajo, mientras que otros solo son un lugar para chatear y hacer preguntas. Si tienes Slack, también puedes unirte a una comunidad como Digital Freelancer.

Un último consejo: no le escapes a tu red de freelancers local. Nada le gana a una reunión o conversación en persona, café de por medio. A veces, incluso los espacios de coworking organizan eventos y reuniones que te acercan a otros profesionales en tu área. Te ofrecen la oportunidad de interactuar en persona en un estilo de vida mayormente digital.

Conclusión

Esta guía para freelancers es larga por una razón: adoptar este estilo de vida abarca muchos aspectos diferentes. Pero esto no quiere decir que no debas o no puedas hacerlo.

De hecho, se trata de un proceso muy directo. Una vez que abordas las preguntas y cuestiones relacionadas con tu marca personal, dónde trabajar, dónde hallar oportunidades y cómo mantenerte conectado, lo único que queda es decidir si estás dispuesto a lanzarte a la aventura.

Freelancers

 Guía Freelancers

Publicado originalmente en enero 13 2020, actualizado enero 13 2020

Topics:

Emprender