<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1577323492557160&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuál es la extensión ideal para los artículos de un blog?

ThinkstockPhotos-179504838-907378-edited¿Cuántas palabras son necesarias para contar una buena historia? Si a ti también te preocupa el tamaño de los artículos en Internet, tranquilo, no eres el único. Te prometo que al terminar la lectura de este artículo podrás tomar decisiones en relación a qué extensión dar a tus artículos según el tema, el sector, el tipo de negocio y la audiencia para la que escribes.

No existe una receta mágica sobre la cantidad exacta de palabras que garantizan el éxito de un artículo. La extensión del artículo depende de la profundidad con que abordas un tema, el tipo de audiencia que te sigue, tu estilo de redacción y los objetivos de cada post.

Los buscadores “aman” los artículos extensos

Vale la pena mencionar que los buscadores tipo Google parecen beneficiar los artículos largos. Es por esto que los expertos en SEO apuestan por los artículos extensos. Según sus análisis, los posts con más de 1.000 palabras ofrecen al buscador un contexto enriquecido para identificar el tema y además los robots o spiders reciben más palabras para indexar.

Mientras más páginas indexadas en Google tiene tu web, mayores probabilidades de ocupar un mejor ranking en las SERP’s. Así puedes conseguir más visitas cualificadas y amplificar el alcance de tus contenidos.

¿Los usuarios también prefieren los artículos extensos?

Depende del tipo de usuario y la información que este necesita. Si el artículo responde a una búsqueda en Google, por ejemplo: “cómo crear una estrategia de inbound marketing”; el usuario agradecerá detalles y una explicación paso a paso.

Si la búsqueda es “cuántas parejas se divorciaron en España durante el 2014”, el usuario desea un dato concreto o quizás un informe. Ya sean cortos o largos, los artículos bien redactados aumentarán tu comunidad de seguidores felices y consolidarán tu reputación de experto. Más que el tamaño, lo que cuenta es la calidad.

Entendiendo al lector

Otro aspecto importante, es entender el estilo de lectura de tu público objetivo. ¿Son amas de casa, directivos ocupados o adolescentes ociosos?

Cada grupo de audiencia tiene diversos comportamientos . Algunos grupos tienden a leer cada palabra mientras que otros se saltan párrafos y “escanean” lo más importante. ¿De qué depende el cómo te lean? Está influido por…

  • Su estado de ánimo.
  • Las circunstancias en que realiza el consumo del contenido.
  • El tiempo disponible para la lectura.
  • Necesidades que espera satisfacer.

Cuando estás en casa frente a tu PC lees más relajado y analizando los textos (lo que se conoce como lectura literal). Cuando lees mientras vas en el autobús con la pantallita del iPhone muchos elementos externos compiten por tu atención. Es normal que la lectura sea eligiendo fragmentos (lectura diagonal) o saltando entre frases importantes o destacadas (lectura de escaneo).

También influyen en el estilo de lectura e interacción con los contenidos los aspectos subjetivos del lector. Me refiero al esfuerzo percibido y el necesario. Las interacciones (compartir, comentar, votar) alivian nuestra conciencia como consumidores de contenidos.

Por lo general, ante un artículo extenso, bien documentado con diversas fuentes y atractivas imágenes, el usuario supone que el redactor destinó muchos esfuerzos a su creación y que ese trabajo merece un premio. Es el ABC de la psicología conductista que nos enseñan desde pequeños en el colegio y en casa: “lo has hecho bien, te mereces un caramelo”.

En este sentido, todo lo que hagas para aumentar la calidad percibida por el lector es clave para generar una acción.

Lecciones prácticas para encontrar el tamaño adecuado

Si tienes identificado cuáles son tus competidores más importantes, observa la extensión de su contenido y cuáles posts son los que han conseguido una mayor interactividad. Esto te dará una idea de por dónde va la industria.

Si llevas mucho tiempo publicando en tu blog, genera una lista de los artículos y su extensión. Analiza tu experiencia al respecto. ¿Cuál es la reacción de los usuarios ante un post de 300 palabras o uno de 2.000?

También debes reflexionar sobre los objetivos de tus artículos. ¿Quieres entretener o educar o informar…? ¿Hablas a expertos o neófitos? ¿Qué puedes aportar de calidad y único al debate en tu sector?

No vale la pena redactar un artículo largo, si todo podías haberlo contado en 100 palabras. Ya en 1647, el escritor español Baltasar Gracián lo enunció: «Lo bueno, si breve, dos veces bueno; y aún lo malo, si breve, no tan malo».

Las empresas que tienen el firme compromiso de publicar cada día en el blog corporativo, lo mejor es que apuesten por textos cortos (500 palabras). Así también facilitan que el usuario los lea y digiera lo que cuentan.

Si los posts tienen como objetivo vender un producto e involucrar al lector en una llamada a la acción, lo ideal es que también sean breves (500 palabras). Con un tono persuasivo y que secuestren la atención. El objetivo es mantener en vilo al lector hasta que haga lo que tú quieres. Conducirlo será más fácil si lo dices con pocas palabras. 

En cambio, si decides que lo ideal para ti es redactar artículos de más de 1.500 palabras entonces, ¡adelante!

Has crecer la extensión de tus artículos pero facilita la lectura online creando bloques temáticos, introduciendo ilustraciones, subtítulos y listas que hagan todo más digerible. Tendrás que aumentar la legibilidad si tu audiencia objetivo tiene poco tiempo o pánico a comprometerse en una lectura que rete su pensamiento. 

Lo que dicen los expertos 

Según un informe de Medium realizado en 2014, la extensión ideal puede ser de 1.600 palabras, con una duración de 7 minutos de lectura. Llegaron a esta conclusión tras un estudio que analizaba el comportamiento de los usuarios ante contenidos de diversas extensiones.

Moz, por su parte señala que “un artículo entre 1.800 y 3.000 palabras tiene 15 veces más probabilidades de ser enlazado que un artículo con 600 palabras o menos”. También destacan la efectividad del contenido visual (gráficos, imágenes, ilustraciones) para generar enlaces. En este artículo puedes leer todos los resultados de su investigación tras analizar 3.800 posts de su blog.

En un informe de Nielsen señalan que los usuarios tienen la posibilidad de leer como promedio solo el 28% del contenido online que publicas. Eso despierta de nuevo el debate: ¿cuán cortos o largos?

Y podría continuar citando estudios cuyos resultados son diferentes. ¡Cada maestro con su librito!

Entre el haiku y la Enciclopedia Británica

Ni 300 palabras en un post es una pérdida de tiempo, ni 3.000 son garantía de éxito. Y el éxito de tu estrategia de contenidos lo defines tú.

La tendencia se inclina a favorecer los textos largos a nivel de SEO. . También la alta calidad  y adecuación del contenido al tipo de usuario y sus hábitos de consumo es primordial para conseguir engagement.

Este post que acabas de leer tiene poco más de 1.200 palabras y es suficiente para darte elementos que te ayuden a tomar decisiones en relación a la extensión de tus artículos, tal y como te prometí en el primer párrafo

En tu experiencia, ¿qué funciona mejor?, ¿sabes cuál es el tamaño ideal para tus artículos?

Certificación Inbound Marketing

Enjoy this article? Don't forget to share.