Qué es una estrategia y cómo crearla

Estrategia marketing omnicanal
Diego Santos
Diego Santos

Actualizado:

Publicado:

Todos queremos tener éxito en nuestro emprendimiento, pero la verdad es que solo tener una buena idea no es suficiente. Necesitas una estrategia clara y bien definida que te guíe en el camino hacia tus objetivos. En este sentido, una estrategia empresarial es un plan de acción que consiste en una serie de decisiones y acciones bien definidas para lograr tus metas empresariales. Sin embargo, no existe una única fórmula para crear una estrategia.

Qué es estrategia

La que elijas dependerá de tus recursos, capacidad de gestión y objetivos empresariales. Por esta razón, en este artículo te daremos varios consejos que te ayudarán a crear una estrategia empresarial efectiva y adaptada a las necesidades de tu negocio. Para ello, te explicaremos los pasos que debes seguir y los factores que debes tener en cuenta.

Además de la definición básica, es importante destacar que existen diferentes tipos de estrategia empresarial que implican un análisis exhaustivo del entorno y las condiciones que circundan el objetivo en cuestión, así como una evaluación de las fortalezas y debilidades propias. De igual forma, conlleva una consideración cuidadosa de los riesgos y oportunidades, y una adaptación constante a medida que cambian las circunstancias.

Qué es una estrategia

Para qué sirve una estrategia

Una estrategia sirve para:

  • Proporcionar una guía clara y coherente para alcanzar una serie de objetivos o uno en específico. 
  • Establecer prioridades y las actividades que deben realizarse de manera consecutiva.
  • Dar las pautas para destinar adecuadamente los recursos.
  • Tomar decisiones informadas, tanto por parte de quienes encabezan el proyecto como de quienes participan directamente en las actividades.

Teniendo en cuenta estos puntos, veamos cómo puedes definir una estrategia.

Cómo definir una estrategia

1. Define el objetivo

Identifica claramente el objetivo que quieres alcanzar con la estrategia, estableciendo metas concretas y medibles.

Para definir el objetivo de una estrategia se debe responder a la pregunta: ¿Qué se espera lograr? Este debe ser concreto, específico y medible, y estar alineado con la misión y visión de la organización o del individuo.

Una forma útil de definir este recurso es utilizando un acercamiento SMART. Este indica que el objetivo debe ser Específico (Specific), Medible (Measurable), Alcanzable (Achievable), Relevante (Relevant) y con un plazo de tiempo definido (Time-bound).

Por ejemplo, si el objetivo es aumentar las ventas, un objetivo SMART podría ser «Aumentar las ventas en un 10 % en los próximos 6 meses, mediante la implementación de una campaña de marketing digital enfocada en el segmento de mercado x».

2. Analiza el entorno

Esto consiste en evaluar el contexto en el que se desarrollará la estrategia. En el terreno de los negocios, por ejemplo, se tendrán en cuenta ciertos factores como la competencia, los clientes, las regulaciones y las tendencias del mercado.

El análisis del entorno es un paso importante para definir una estrategia efectiva. Aquí hay algunos pasos clave para realizarlo:

  • Identifica factores clave: son todos aquellos que pueden influir en el éxito de tu estrategia, tales como la competencia, el entorno político y económico, los cambios tecnológicos, las tendencias del mercado y las necesidades y expectativas de los clientes.
  • Recopila información: estos datos deben enfocarse en los factores identificados mediante fuentes primarias y secundarias, tales como estudios de mercado, informes de analistas, encuestas, entrevistas y análisis de datos.
  • Evalúa la información: una vez que hayas recopilado tu información es necesario evaluarla para identificar las oportunidades y amenazas que pueden surgir en el entorno, así como las fortalezas y debilidades internas de tu organización.
  • Prioriza factores clave: son los factores identificados en función de su impacto en la estrategia y la capacidad de la organización o individuo para influir en ellos.
  • Adapta la estrategia: esto sirve para aprovechar las oportunidades reconocidas y mitigar las amenazas, teniendo en cuenta los recursos y capacidades internos de tu empresa.

3. Evalúa las fortalezas y debilidades

Analiza internamente tu negocio para identificar las fortalezas y debilidades que puedan contribuir o afectar el logro de tu objetivo. Para ello, es útil que lleves a cabo una exploración interna de tu organización. Aquí hay algunos pasos clave para realizarla:

  • Identifica los recursos: esto consiste en determinar los recursos disponibles, por ejemplo, financieros, humanos y tecnológicos. Después, es necesario evaluar su capacidad para apoyar tu estrategia.
  • Examina los procesos: tienes que considerar los procesos y sistemas existentes. Esto puede ser la gestión de la cadena de suministro, la producción y la distribución. Así, determinar su eficacia en apoyar tu estrategia.
  • Evalúa la cultura organizacional: aquí tienes que explorar la cultura organizacional y los valores de tu empresa, y determinar cómo pueden intervenir en la implementación de la estrategia.
  • Analiza la competencia: esto te sirve para identificar las fortalezas y debilidades relativas de tu negocio.
  • Revisa el desempeño pasado: el pasado y el presente pueden servirte para conocer las fortalezas y debilidades en áreas clave como la innovación, la eficiencia y la satisfacción del cliente.
  • Identifica las áreas de mejora: toma en consideración todos los aspectos en los que se deben mejorar las fortalezas y debilidades para apoyar tu estrategia.

4. Establece las opciones estratégicas

Esto consiste en identificar y evaluar posibles opciones para alcanzar el objetivo, considerando las fortalezas, debilidades y contexto. Para establecerlas puedes seguir los siguientes pasos:

  • Define el objetivo: determina el objetivo de tu estrategia basándote en el análisis del entorno y de las fortalezas y debilidades internas de tu empresa.
  • Identificar opciones: son todas aquellas que puedan ayudar a alcanzar el objetivo, basándote en el análisis del entorno y de las fortalezas y debilidades internas. Esto puede incluir opciones como la expansión de productos o servicios, la diversificación en nuevos mercados o la adopción de nuevas tecnologías.
  • Pondera las opciones: explora las opciones estratégicas identificadas en función de su factibilidad, viabilidad y relevancia para el objetivo establecido.
  • Selecciona las mejores opciones: estas deben ser las más adecuadas para el objetivo fijado, basándote en la evaluación realizada.
  • Desarrolla planes de acción: estos deben ser detallados para implementar las opciones estratégicas seleccionadas, incluyendo objetivos específicos, plazos y responsabilidades.
  • Revisa y ajusta: revisa y ajusta las opciones estratégicas y planes de acción a medida que avanzas en la implementación de tu estrategia. Esto para garantizar que sigan siendo relevantes y efectivos.
<< [Descarga gratis] Guía para implementar una estrategia de marketing  omnicanal>>

5. Selecciona la estrategia

Elige la opción más adecuada que mejor se adapte al contexto y a las capacidades internas de tu empresa. La selección de la estrategia se basa en la evaluación de las alternativas estratégicas y la elección de la más adecuada para alcanzar el objetivo establecido. Para hacerlo sigue lo siguiente:

  • Evalúa las opciones establecidas: esto consiste en analizar las opciones estratégicas identificadas en función de su factibilidad, viabilidad y relevancia para el objetivo establecido.
  • Compara: después de comparar tus opciones es tiempo de clasificarlas conforme a su capacidad para alcanzar el objetivo y su factibilidad para implementarlas.
  • Identifica factores clave de éxito: son todos aquellos factores que influyen en la implementación efectiva de tu estrategia, como la capacidad de tu empresa, el grado de apoyo de las partes interesadas y la posibilidad de adaptarse a los cambios en el entorno.
  • Determina el riesgo: consiste en examinar el riesgo asociado a la implementación de cada opción estratégica y determinar su capacidad para minimizar los riesgos.
  • Toma la decisión final: esta debe ser informada y basada en la evaluación de las opciones estratégicas, los factores clave de éxito y el riesgo asociado.
  • Comunica la estrategia: informa a los stakeholders relevantes y desarrolla planes de acción detallados para su implementación.

6. Planifica la implementación

Debes establecer un plan detallado de acción, identificando recursos necesarios y asignando responsabilidades. La planificación de la implementación de una estrategia es crucial para asegurar que esta se lleve a cabo con éxito. Para lograrlo puedes hacer lo siguiente:

  • Establece metas y objetivos específicos: estos deben ser claros, alcanzables, medibles y realistas.
  • Asigna responsabilidades: asigna responsabilidades claras a individuos o equipos para llevar a cabo las diferentes tareas relacionadas con la implementación de la estrategia. Designa a un líder del proyecto para supervisar todo el proceso.
  • Establece plazos: establece plazos claros para la implementación de cada etapa de la estrategia. Estos deben ser realistas y tener en cuenta las posibles demoras o problemas.
  • Asigna recursos: esto consiste en asignar los recursos necesarios para la implementación de la estrategia, como el personal, el presupuesto y las herramientas tecnológicas.
  • Establece un sistema de seguimiento y evaluación: esto te servirá para medir el progreso de la implementación de la estrategia y hacer ajustes necesarios si descubres problemas o desviaciones.
  • Comunica la estrategia y el plan de acción: comunica claramente la estrategia y el plan de acción a todas las partes interesadas, incluyendo el personal, los clientes y los proveedores.
  • Realiza un seguimiento constante y ajusta la estrategia según sea necesario: haz un seguimiento constante del progreso de la implementación de la estrategia y ajústala según sea necesario, para garantizar que se alcancen los objetivos establecidos.

7. Ejecuta las tareas

Pon en práctica el plan de acción diseñado, ejecutando las actividades necesarias para lograr el objetivo. Hazlo de la siguiente forma:

  • Asigna tareas y responsabilidades: estas deben ser específicas a las personas o equipos de trabajo responsables de llevar a cabo cada etapa del plan de acción.
  • Comunica la estrategia y el plan de acción: hazlo de forma clara a todas las partes interesadas, incluyendo el personal, los clientes y los proveedores.
  • Establece los plazos y haz un seguimiento del progreso: estos plazos deben ser claros para cada etapa del plan de acción. No olvides hacer un seguimiento del progreso para asegurarte de que se están alcanzando los objetivos establecidos.
  • Asigna los recursos necesarios: son todos los necesarios para la ejecución de la estrategia, incluyendo el personal, los presupuestos y las herramientas tecnológicas.
  • Toma decisiones y haz ajustes según sea necesario: esto te servirá para adaptarte a los cambios en el entorno o solucionar problemas o situaciones que cambien el camino de tu plan.
  • Evalúa y celebra los logros: una vez que hayas implementado tu estrategia, evalúa hasta dónde has llegado y celebra tanto los pequeños como los grandes logros. Cada uno te impulsa para llegar a la meta.

8. Monitorea y examina los resultados

En este paso debes identificar las áreas de mejora y adaptar la estrategia en consecuencia. Para monitorear y evaluar los resultados, sigue estos pasos:

  • Define los indicadores de éxito: identifica los indicadores que se utilizarán para medir el éxito de tu estrategia, tales como el aumento de ventas, la mejora en la satisfacción del cliente, la reducción de costos, etc.
  • Establece plazos para la evaluación: determina el tiempo para valorar los resultados, asegurándote de que la evaluación sea frecuente para permitir la toma de decisiones oportunas y la realización de ajustes según sea necesario.
  • Recopila y analiza datos: esto te sirve para evaluar el progreso y los resultados de la estrategia. Así podrás identificar tendencias y patrones y conocer si los resultados están en línea con los objetivos establecidos.
  • Compara los resultados con los objetivos: compara los resultados obtenidos con los objetivos establecidos para tu estrategia. Si estos están por debajo de tus metas, debes investigar la causa y hacer ajustes en la estrategia según sea necesario.
  • Comunica los resultados y ajusta la estrategia: informa sobre los resultados de la evaluación a todas las partes interesadas. Si es necesario, ajusta la estrategia para mejorar los resultados y lograr los objetivos establecidos.

9. Continúa el ciclo de mejora

Esto consiste en incorporar los aprendizajes en el diseño de futuras estrategias y adaptarte a los cambios en el entorno y las circunstancias. Para continuar el ciclo de mejora, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Analiza los resultados: una vez que has evaluado los resultados de tu estrategia, es importante examinarlos cuidadosamente. Busca las áreas en las que la estrategia funcionó bien y aquellas en las que no fue tan efectiva.
  • Identifica oportunidades de mejora: debes basarte en los resultados del análisis. Identifica qué cambios puedes hacer para mejorar tu estrategia.
  • Desarrolla un plan de acción: este debe ser muy detallado para implementar las mejoras en la estrategia. Este plan debe incluir una descripción clara de las optimizaciones que se van a realizar, así como el proceso que se utilizará para realizarlas.
  • Implementa mejoras: aplica las mejoras en la estrategia de acuerdo con el plan de acción desarrollado. Asegúrate de que todas las partes involucradas estén informadas sobre los cambios y de que estén trabajando juntos para ejecutarlos de manera efectiva.
  • Monitorea los resultados: esto debe ser después de implementar las mejoras para evaluar si están siendo efectivas. Utiliza los mismos indicadores de éxito que se establecieron en la evaluación original para asegurarte de que se están alcanzando los objetivos.
  • Repite el ciclo: si los resultados indican que aún hay oportunidades de mejora, repite el ciclo.

Ahora ya sabes que una estrategia es esencial para el éxito de cualquier proyecto, sin importar el ámbito o industria. Cuanto más clara y definida esté, proporciona un marco para la toma de decisiones y la asignación de recursos. Además, te ayuda a adaptarte a los cambios en el entorno y a alcanzar tus objetivos a largo plazo.

Al seguir un enfoque sistemático para definir, analizar, seleccionar, planificar, ejecutar, monitorear y evaluar una estrategia, tu empresa puede mejorar su eficiencia, eficacia y rentabilidad, así como mantenerse competitiva en un mercado cambiante.

Cómo crear una estrategia de marketing omnicanal

Artículos relacionados

Pop up para ESTRATEGIA MARKETING OMNICANAL ESTRATEGIA MARKETING OMNICANAL

Descarga la guía gratuita y descubre como implementar el marketing omnicanal en tu negocio

    Pop up para ESTRATEGIA MARKETING OMNICANAL ESTRATEGIA MARKETING OMNICANAL

    Marketing software that helps you drive revenue, save time and resources, and measure and optimize your investments — all on one easy-to-use platform

    START FREE OR GET A DEMO