Ya sea que estés trabajando en un proyecto de equipo o definiendo metas para toda una empresa, es fundamental que tus empleados estén en la misma página cuando se trata de terminología. 

«Metas» y «objetivos» a menudo podrían parecer dos palabras similares; pero, por ejemplo, podrías decirle a tu equipo de marketing: «Tenemos metas ambiciosas para 2021» seguido de: «Nuestros objetivos son agresivos, pero totalmente posibles».

<< Determina tus objetivos de marketing SMART con esta plantilla gratuita >> 

Cuando se usa en un contexto de marketing, es fácil malinterpretar las metas y los objetivos. Por eso, para garantizar la eficiencia del equipo, es vital que tus empleados estén actualizados en los dos términos que probablemente uses al describir tu estrategia trimestral y anual. 

En este artículo explicaremos la diferencia entre metas y objetivos para asegurarnos de que no haya ambigüedad en lo que respecta a tus planes de marketing a largo y corto plazo. 

Por ejemplo, si tu meta general es aumentar el conocimiento de marca, un objetivo podría ser aumentar el tráfico del blog en un 10%.

Sin duda, las metas son fundamentales para el éxito de tu negocio. En última instancia, deben alinearse con tu visión y propósito, e impulsar las acciones y decisiones individuales de cada empleado. 

Por ejemplo, digamos que este año tu equipo de liderazgo ha delineado tres metas generales para tu empresa:

  1. Crear una cultura laboral más inclusiva
  2. Aumentar el conocimiento de la marca a nivel internacional
  3. Incrementar la retención de clientes en un 40%

¿Cuáles serían los objetivos?

Los objetivos son esencialmente las acciones medibles que puedes tomar para lograr tus metas generales. Normalmente se utilizan los criterios SMART para definir y medir los objetivos específicos. 

«Crear una cultura de trabajo más inclusiva» es una meta admirable e importante, pero es vaga y demasiado amplia para medir. ¿«Más inclusiva» significa un panel de discusión de diversidad e inclusión o un aumento del 10% en las mujeres en posiciones de liderazgo?

En última instancia, tus objetivos ayudarán a tus empleados a comprender exactamente lo que esperas de ellos. 

Por ejemplo, supongamos que informas a tu departamento de marketing que tu meta general es «aumentar el conocimiento de la marca a nivel internacional».

Cuando tu gerente de marketing de redes sociales esté elaborando su campaña de video trimestral pensará: «¿Cómo puedo aumentar el conocimiento de marca a nivel internacional?».

Puedes adaptar tus objetivos a las metas de la empresa, así como a tu propia visión personal. Quizás decidas: «Para demostrar el éxito en el aumento de reconocimiento de la marca a nivel internacional, los objetivos para la campaña de marketing de video serán: a) el 10% de todos los formularios enviados provendrán fuera del país y, b) un aumento de los fans de Facebook de habla inglesa será de un 5%».

Tu gerente de marketing de redes sociales puede usar esos objetivos únicos para medir si está contribuyendo o no a la meta más amplia de la empresa, que es aumentar el conocimiento de marca a nivel internacional. 

Como puedes ver, los objetivos se pueden adaptar de forma única a las necesidades de cada departamento y permitir una gran cantidad de autonomía. Al inculcar metas empresariales claras y firmes, puedes estar seguro de que todos tus empleados estarán trabajando en la misma dirección, pero dando pasos en gran medida diferentes (por ejemplo, objetivos) para terminar en la misma línea de meta. 

Por ejemplo, quizás tu objetivo sea aumentar el tráfico del sitio web en un 10%, y la estrategia para garantizar el éxito de ese objetivo podría ser centrarse en gran medida en los esfuerzos de SEO, rediseñar el sitio web o invertir más dinero en tu enfoque de publicidad de paga.

Hay una diferenciación de términos más que necesitas saber de los objetivos y estrategias. 

En referencia a nuestro ejemplo anterior, digamos que tu gerente de marketing en redes sociales decide que uno de sus objetivos será «un aumento en la participación de los fans de Facebook de habla inglesa en un 5%».

Esto está alineado con la meta de tu empresa de aumentar el conocimiento de la marca a nivel internacional.

Entonces, una estrategia para ese objetivo sería decirle a tu empleado o equipo cómo pueden lograrlo; por ejemplo, tu gerente de marketing de redes sociales podría enfocar sus esfuerzos pagados en países de habla inglesa, utilizando las funciones de orientación geográfica de Facebook. De manera alternativa, tal vez decida cultivar asociaciones con empresas internacionales y publicar videos en inglés en Facebook destacando específicamente el trabajo de esas organizaciones internacionales. 

Ambas opciones son ejemplos de estrategias. 

Tu estrategia podría cambiar con el tiempo. Tal vez podrías decidir que tus esfuerzos pagados no están funcionando de manera adecuada y entonces optes por probar otra cosa. Sin embargo, en última instancia, tu objetivo (aumentar la participación de los fans en Facebook de habla inglesa en un 5%) debería seguir siendo el mismo. 

Objetivos SMART

 New Call-to-action

Publicado originalmente en noviembre 17 2020, actualizado noviembre 17 2020

Topics:

Estrategias de Marketing