Una persona emprendedora ve en todos lados una oportunidad. Los emprendedores son entusiastas, positivos, y donde muchos ven problemas, ellos están ideando cómo solucionarlos.

Suelen ser personas que se arriesgan y hacen sacrificios por alcanzar sus objetivos y metas. Pero, como es de pensarse, no todos los que emprenden poseen las mismas características ni persiguen el mismo tipo de emprendimiento.

<< Descarga la guía completa de emprendimiento en Latinoamérica >>

Es importante que si tú, como emprendedor, quieres lograr el mejor rendimiento de tus atributos, primero debes identificar cuáles son tus rasgos dentro de un tipo de emprendedor y así puedas utilizarlos a tu favor.

También te daremos la lista de los tipos de emprendimientos más comunes con el fin de que te inspires para entrar en el mundo de los negocios en alguna de estas áreas.

Mira cuáles son las características de cada personalidad de un emprendedor e identifica a cuál tipo perteneces.

10 tipos de emprendedores

1. Emprendedor visionario

Convierte su visión en negocio, pero mantiene los pies en la tierra. Este tipo de emprendedor tiene la destreza de ver el futuro de forma realista. A pesar de vivir bien plantado en su realidad, le gusta soñar despierto y si ve una oportunidad, no duda en tomarla.

La ventaja de idealizar sus sueños es que hace todo lo posible por llevarlos a cabo. Este aspecto es el que lo diferencia de otros emprendedores, pues tiene muy claro que con solo soñar no llegará a ningún lado. Debe ponerse en acción.

Recomendación para este tipo de emprendedor: la visión puede utilizarse a favor cuando imaginas todo lo que puedes llegar a conseguir, siempre y cuando sean metas alcanzables. Si eres este tipo de emprendedor, lo más recomendable es que formes un equipo de trabajo eficaz que te ayude a escalar hacia tus objetivos.

2. Emprendedor inversionista

Tal como lo dice la característica, a este emprendedor le gusta invertir y tiene el financiamiento para hacerlo. Su principal objetivo es hacer crecer su dinero para generar más oportunidades. Es muy bueno consiguiendo la rentabilidad de algo; detecta buenas y malas oportunidades, por lo que sabe cuándo no debe arriesgarse.

Puede llegar a ser ambicioso en exceso, por lo que una de sus principales debilidades es no saber cuándo detenerse y esto lo orilla a cometer equivocaciones.

Recomendación para este tipo de emprendedor: busca asesores de confianza que te ayuden a la toma decisiones, ya que así podrás tener más de una opinión antes de tomar un riesgo.

Guía Gratis

Descubre los aspectos básicos para iniciar un negocio en Latinoamérica

Cuéntanos un poco de ti para acceder a la guía

3. Emprendedor oportunista

Aprovecha las oportunidades que se le presentan para obtener cualquier resultado y es un experimentador nato. Observa y analiza siempre antes de emprender una acción.

Estos emprendedores son muy buenos al buscar más de una solución, pues para ellos existen mil formas de perfeccionar y hacer funcional algo. Donde alguien ve una barrera, el emprendedor oportunista ya está buscando una alternativa.

Recomendación para este tipo de emprendedor: si te identificas con este perfil, te recomendamos ser todavía más observador: tal vez tengas una idea millonaria ahora, justo enfrente de ti y no la notes. Aprovecha tus recursos y hazlos funcionar.

4. Emprendedor apasionado

Le encanta trabajar. Es de los que no pueden quedarse solo con la idea en la mente, sino que deben hacerla realidad. Cuando algo lo motiva se llena de energía, tanto que puede pasar horas y horas trabajando sin quejarse. Realmente disfruta lo que hace.

Recomendación para este tipo de emprendedor: si eres este tipo de emprendedor seguro eres bueno motivando gente, pero debes tomar en cuenta que tus ideas deben ser atractivas para los demás también. Sé inteligente para dirigir tu idea hacia algo rentable.

¿Tu ventaja? Tu pasión será el motor para no dejarte vencer.

5. Emprendedor por necesidad

Su falta de opciones lo motiva a generar ingresos rápidamente. Ser emprendedor por necesidad no significa que esté obligando a serlo, sino más bien que es muy rápido buscando oportunidades. Este tipo de emprendedor es bueno desarrollando ideas y en ponerlas en marcha en un tiempo breve.

Recomendación para este tipo de emprendedor: rodéate de un equipo de trabajo que te ayude a alcanzar tus metas. Recuerda que no solo basta tener una idea, sino que también sea rentable.

6. Emprendedor persuasivo

Sabe influir positivamente en las acciones de las personas, en tanto que es un líder nato. Tal vez no sea un emprendedor que dé ideas, pero sí es la persona que dirige y proporciona el impulso necesario para llevarlas a cabo. Es por lo regular el que consigue que la gente se una a un proyecto o sabe atraer a los clientes.

Recomendación para este tipo de emprendedor: la recomendación es que si eres persuasivo nunca uses tu habilidad para acciones negativas. Saca lo mejor de los demás y consigue buenos tratos para tu negocio sin manipular.

7. Emprendedor social

No hay que confundirse: el emprendedor social no es el que sabe relacionarse con todos o el que tiene muchos amigos. Su labor va encaminada más allá, pues este tipo de emprendedor desea cambiar el mundo.

Es común verlo buscando soluciones innovadoras y tratando de influir positivamente en los demás. Su causa se centra en impulsar y generar ganancias para combatir problemas de la sociedad como la discriminación, la pobreza, el daño al medio ambiente, entre otros.

Es revolucionario y un poco rebelde, lo que puede causarle algunos problemas.

Recomendación para este tipo de emprendedor: si eres así, te recomendamos usar toda tu energía para crear negocios sólidos que den la estabilidad que necesitan tus causas sociales. No pierdas el control de tus proyectos.

8. Emprendedor por azar

Este tipo de emprendedor tal vez heredó un negocio exitoso. Muchas veces fue invitado por amigos o familiares a formar parte de un proyecto y aceptó. Entre sus características está que le gusta tomar riesgos.

Recomendación para este tipo de emprendedor: sé organizado y comprometido. Si tienes un buen negocio, entonces no lo descuides, pues corres el riesgo de perderlo. Si no cuentas con formación en gestión empresarial, nunca es tarde para que comiences a aprender.

9. Emprendedor intuitivo

Sigue sus corazonadas y se deja llevar por sus impulsos. Un emprendedor así parece que presiente las buenas oportunidades y se arriesga. No pedir el consejo de alguien más es una de sus posibles desventajas, lo que puede llevarlo a tomar malas decisiones.

Recomendación para este tipo de emprendedor: si eres un emprendedor de este tipo, es mejor que te rodees de un grupo de trabajo que te ayude a hacer análisis más profundos de tus corazonadas. Es importante que saques provecho a tu capacidad de encontrar oportunidades, y logres ideas rentables y generosas.

10. Emprendedor especialista

Suele ser confundido con el emprendedor visionario, aunque la diferencia consiste en que su visión la centra en un solo proyecto o un tema en específico. Es muy bueno razonando y al concentrarse en un solo tema se hace experto.

Recomendación para este tipo de emprendedor: si crees ser un emprendedor especialista, no dejes de lado otros conocimientos u oportunidades que puedan complementar tus ideas. No sabes si tu visión puede llegar a ser más poderosa si dejas que otros te influyan de manera positiva.

Y así como existen diferentes tipos de emprendedores, también las razones por las cuales se emprenden pueden ser diversas. A continuación, te compartimos los más comunes. 

Tipos de emprendimientos

1. Emprendimiento escalable

Si bien todos los tipos de emprendimientos tienen un comienzo, no todas las marcas ni negocios esperan convertirse en compañías multinacionales. Tal vez el sector o el tipo de producto o servicio no sea tan escalable, por lo que el principal objetivo es posicionarlo en el mercado y mantenerlo rentable para cubrir las necesidades básicas del emprendedor. 

Por ejemplo, un pequeño emprendimiento supone una menor inversión y un menor número de empleados. Este puede mantenerse como un negocio local o escalar un poco a algo más nacional con un ecommerce y envíos a diferentes zonas del país. No obstante, también existen aquellos emprendimientos en los que el emprendedor busca expandirse a un mediano o largo plazo. Esto puede significar convertirse en la líder en su industria o sector o abrir más sucursales a lo largo del país o mundo. 

Esto conlleva una mayor financiación e incluso conseguir socios que apuesten por el emprendimiento para que este pueda crecer de forma sostenida y segura. De igual forma, requiere de mayor número de empleados y tecnología que pueda ayudar a la gestión del negocio conforme crece. 

2. Emprendimiento social 

Este tipo de emprendimiento también puede conocerse como emprendimiento humanista y busca generar un impacto en la sociedad. Lo hace a través de la resolución de problemas diversos como éticos, ambientales, sanitarios, educativos o de derechos humanos. 

El emprendimiento social suele ser encabezado por empresas sin fines de lucro. Esto significa que requieren del apoyo de fundaciones u organizaciones que simpaticen con sus causas para así obtener los recursos tanto financieros como publicitarios. De esta manera, pueden difundir el mensaje de forma adecuada y exitosa.

3. Emprendimiento novedoso 

Este tipo de emprendimiento se basa en el desarrollo e investigación de algún producto o servicio innovador que impacte de manera positiva en el mercado actual. 

El emprendimiento novedoso suele precisar un gran apoyo por parte de inversionistas, ya que las fases de desarrollo pueden llegar a ser costosas. Con el apoyo y esfuerzo necesario, pueden convertirse en un emprendimiento altamente rentable debido a su innovación y urgencia de uso. 

4. Emprendimiento de imitación 

Cuando una idea actual en el mercado es funcional, es completamente válido querer repetirla. El emprendimiento de imitación o de espejo, como también es conocido, se basa en montar una idea ya establecida por otros emprendedores y replicar el éxito obtenido. 

Un ejemplo de emprendimiento de imitación puede ser la adquisición de alguna franquicia ya establecida en el mercado. Si bien la idea es funcional y rentable, se necesita una mayor cantidad de inversión para pagar el precio de la marca y realizar la contratación de personal adecuado para ponerla en función.

5. Emprendimiento oportunista 

Este tipo de emprendimiento requiere un emprendedor capaz de detectar necesidades urgentes o en momentos determinados. Este modelo de negocio debe diseñarse de manera rápida e inteligente para aprovechar al máximo una situación. Donde existe una carencia, hay una oportunidad de negocio.

6. Emprendimiento pequeño 

Un pequeño emprendimiento se refiere a aquellas pequeñas empresas formadas, en su mayoría, como una forma de autoempleo. Este tipo también puede ser llamado emprendimiento individual, ya que regularmente el negocio es dirigido en todo sentido por el mismo dueño y tiene pocos empleados. 

Suele iniciarse por medio de un capital propio y se considera de tipo local al no tener una intención inmediata de expandirse o volverse una compañía global.

7. Emprendimiento incubador

Se calcula que existen más de 6.000 startups operando en Latinoamérica. Si bien este tipo de emprendimiento suele ser muy arriesgado, pues 90 de 100 startups fallan después de 2 años, también pueden llegar a ser altamente rentables y logran un impacto muy positivo tanto financieramente como en la sociedad. 

Este tipo de emprendimiento requiere mucha investigación, así como capital externo para llevar a cabo los análisis necesarios para determinar cuáles son los negocios que tienen mayor probabilidad de generar resultados exitosos. 

8. Emprendimiento tecnológico 

Como su nombre lo indica, este tipo de emprendimiento se relaciona con la tecnología o la ciencia. Suele combinarse con el emprendimiento novedoso, pues los productos o servicios desarrollados son muy innovadores y generan un gran impacto en el mercado. 

Si bien es un tipo de emprendimiento que precisa un gran capital, estos proyectos regularmente son apoyados por estancias de gobierno o privadas, quienes se encargan de dotar de todo lo necesario para que el producto o servicio salga al mercado lo más pronto posible.

Hoy en día podemos saber de muchos emprendedores exitosos que han revolucionado el mundo, pero ¿por qué no convertirte tú también en el protagonista de tu historia de éxito? Analiza los tipos de emprendedores y emprendimientos que te compartimos en este artículo y determina cuál eres tú. Con base en esto, comienza a trazar tus objetivos y pon manos a la obra.

Cuáles son aspectos básicos para emprender y poner en marcha un negocio exitoso en los distintos países de Latinoamérica.

 Guía Emprendimiento

Publicado originalmente el 30 de junio de 2021, actualizado el 01 de septiembre de 2021

Topics:

Emprendimiento