<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1577323492557160&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

El centro de desarrollo de los profesionales del marketing

6 de febrero, 2017

4 Métodos sorprendentes para mantenerte motivado

Escrito por | @

Es imposible usar “trucos” para motivarnos, y no existe un atajo que nos motive a hacer algo si no deseamos llevarlo a cabo.

Sin embargo, puedes esforzarte por entender la psicología de la motivación y usarla para tu propio beneficio.

<< Apóyate con estas herramientas para ser más productivo en tu trabajo >> 

Es probable que algunos de los métodos que nos pueden ayudar a mantenernos centrados en nuestros objetivos te sorprendan. En en este artículo analizaremos cuatro cambios de perspectiva que pueden ayudarte a seguir motivado incluso cuando crees que estás a punto de darte por vencido.

4 Métodos sorprendentes para mantenerte motivado

1) Supera las adversidades.

A pesar de que el orgullo es uno de los 7 pecados capitales, es una parte importante de nuestra personalidad, ya que nos ayuda a mantenernos motivados para lograr nuestros objetivos a largo plazo. El orgullo se representa de dos formas diferentes: por un lado, existe un tipo de orgullo desmedido que potencia nuestro ego y nos crea problemas, y, por otro al orgullo auténtico, que describe esos sentimientos cálidos de satisfacción que percibimos al avanzar en una tarea importante o lograr un objetivo difícil.

Jessica Tracy, psicóloga de la Universidad de British Columbia y autora de Llénate de orgullo: el peor pecado capital es la clave hacia el éxito humano, ha estudiado ampliamente los efectos del orgullo auténtico (p. ej., los sentimientos de logro y realización) de la motivación humana.

En un estudio reciente, Tracy y sus colegas examinaron los efectos del orgullo auténtico en las capacidades de superación que muestran los estudiantes al realizar exámenes académicos. Sentir poco orgullo auténtico al recibir una calificación baja aumentó la probabilidad de que los alumnos cambiaran sus estrategias de estudio y de que intentaran mejorar sus resultados en la siguiente prueba. Los estudiantes que no mostraron un sentimiento de orgullo auténtico después de recibir una calificación baja en su examen se motivaron menos para mejorar.

Es decir, cuando nuestro ego recibe un revés, realmente nos sentimos más motivados para trabajar con más dedicación a largo plazo. Si recientemente te has enfrentado a una complicación y decepción en el trabajo, te recomiendo que canalices esa energía para cambiar tu estrategia y mejorar así tus resultados en lugar de ignorar esos sentimientos.

Sin embargo, debes tener cuidado para evitar caer en los extremos. Tracy advierte que existe una diferencia importante entre usar la falta de orgullo de forma productiva y tener poca seguridad en sí mismo (como, por ejemplo, sucede en el caso cde la vergüenza). 

Tracy explicó que la vergüenza se caracteriza por tener sentimientos de ineptitud e ideas que nos hacen creer que no tenemos que trabajar arduamente porque inevitablemente fracasaremos. Por otro lado, los sentimientos de falta de orgullo auténtico nos impulsan a recuperar la sensación de realización y logro que sentimos al trabajar más ardua y eficazmente.

2) Haz las paces con las distracciones.

Aceptar las distracciones en lugar de combatirlas va en contra de la sabiduría tradicional sobre la motivación. Basta una breve búsqueda en Google sobre "motivación y distracción" para darnos cuenta de que infinidad de artículos que existen para "matar" y "eliminar" las distracciones como estrategia para mantenernos motivados. Sin embargo, resistir todas las distracciones puede hacer que nuestro cerebro tenga más problemas para concentrarse.

Oliver Burkeman, el autor de El antídoto: felicidad para quienes no soportan el pensamiento positivo, cree que el típico método que usamos para ignorar las distracciones en realidad es enemigo de la productividad y que ilógicamente podría estar causando más distracciones.

Aunque es fácil culpar a factores externos, como a un compañero parlanchín o al encanto adictivo de las redes sociales, Burkeman declaró que la verdadera causa de nuestra distracción crónica es un impulso interno por contrarrestar todo lo que ponga en peligro a nuestra autonomía.

Dicho de otra manera: nos gusta sentir que tenemos la situación bajo control cuando oímos que debemos centrarnos en algo concreto. Sin embargo, la idea de centrar nuestra atención en cualquier otro asunto menos en nuestro deber se vuelve un imán irresistible.

Por ejemplo, no hace mucho reservé tiempo en mi calendario para terminar de una vez por todas un proyecto que había estado posponiendo. Cuando llegó el momento de ponerme manos a la obra, lo único que me apetecía era ver fotos de perros en Instagram para distraerme. Mi cerebro utilizó esta estrategia para enfrentarse a la tarea pendiente y se apoderó de mi autonomía para hacer que esta actividad pareciera más interesante

“La buena noticia es que cuando logramos ver la verdadera esencia de la distracción estamos más preparados para combatirla”, escribió Burkeman en 99u. “También debes recordar que no debes obligarte a sentirte motivado para finalizar un trabajo importante. En lugar de eso, permite que tu cerebro sienta que preferirías estar haciendo otra actividad y al mismo tiempo haz tu trabajo: abre tu equipo portátil, haz una llamada o escribe otro enunciado”.

3) Sé más tolerante cuando te sientas incómodo.

A todos nos ha pasado alguna vez que, cuando estábamos a punto de terminar un proyecto importante, hemos sentido que la idea de dar los primeros pasos es tan tediosa que solo nos centramos en las dificultades que entraña: el esfuerzo que debemos invertir, las horas de trabajo que nos llevará y lo agotador que será de principio a fin.

Carson Tate, un asesor de productividad y consultor comercial, llama a este fenómeno malestar intelectual, algo que casi todo el mundo ha sentido en alguna ocasión. Es la negativa rotunda a realizar cualquier tarea que nos exige salir de nuestro estado automático y que representa un desafío más complicado.

Para llevar a cabo cualquier tipo de trabajo significativo debes aprender a combatir el malestar intelectual.

Al principio no será la tarea más agradable, pero es posible entrenarnos para sentirnos más cómodos al realizar trabajos que requieran de un arduo trabajo intelectual. Es como prepararse para un maratón: si creas un programa de entrenamiento y te esfuerzas por mantenerlo, correr se volverá más fácil con el tiempo. Correr 1,5 kilómetros el primer día podría parecer una tortura, pero después de 6 meses será muy sencillo.

Para empezar a aumentar tu tolerancia frente a los trabajos que requieran de toda tu atención, considera usar un marco estructurado para gestionar tus horas laborales. Uno de los métodos más utilizados y analizados es la técnica Pomodoro, que se basa en intervalos de trabajo y descanso para mantener a tu mente centrada sin que pierda eficacia por el exceso de actividad. 

Si usamos constantemente este tipo de métodos estructurados podemos aumentar nuestra resistencia a llevar a cabo tareas agotadoras y prepararnos para evitar esa fuerte emoción de temor e impedir sentir cualquier cansancio prematuro antes de que el proyecto inicie. 

4) Deja de obsesionarte por tu falta de motivación.

El tema que predomina en los 3 métodos anteriores parece ser “deja de agobiarte por no sentirte motivado y empieza a trabajar”. Parece ilógico; ¿cómo podemos trabajar si no nos apetece hacerlo? Centrarnos en querer sentir motivación solo intensifica su ausencia.

El psicólogo Daniel Wegner demostró que intentar obligar a nuestros pensamientos o emociones resulta contraproducente. Si te obligas a estar muy motivado para empezar tu siguiente gran proyecto (pero la realidad es muy diferente), solo lograrás que tu emoción se desvanezca e incluso podrías terminar sintiendo menos motivación que antes.

Todos tus logros te hacían sentir mal porque sentías que en realidad no obtenías las respuestas emocionales “ideales” de emoción y motivación que esperabas.

En conclusión, no seas demasiado duro contigo mismo cuando no te sientas motivado. Esto es normal, sin embargo, es posible realizar tus tareas sin que debas sentirte demasiado entusiasmado. Así que no te preocupes; tómate un descanso en Twitter y después continua con tu trabajo.

¿Cómo te mantienes motivado cuando enfrentas situaciones difíciles? Compártelo en los comentarios.

Certificacion Inbound

Temas: Desarrollo Profesional

Suscribirse

3 Comentarios

Te vamos a echar de menos! Hemos cerrado los comentarios para los posts antiguos, pero igualmente queremos saber lo qué piensas. Puedes hacer un Tweet en @HubSpotEspanol para hacernos comentarios.

3 Comentarios
X

Únete a más de 250,000 expertos que buscan crecer su empresa.

Aprende cada día de las nuevas tendencias, consejos y trucos sobre de Inbound. Suscríbete al blog de marketing abajo.