Existen muchas personas en tu entorno que seguramente se destacan por algo: son muy simpáticas, son las mejores jugando tenis o resolviendo acertijos. Sea lo que sea, un detalle las ha hecho distinguirse del resto y son reconocidas por dicha cualidad.

Con una empresa puede pasar lo mismo si aplica una estrategia de diferenciación para marcar tendencia en su mercado e influir en sus clientes.

Guía Gratis

Definiendo una ventaja competitiva para tu empresa

Cuéntanos un poco de ti para acceder a la guía

La innovación es la clave para mantener la competitividad de tu empresa en el mercado y continuar en la mira de clientes. Existen varias técnicas para lograrlo y la estrategia de diferenciación es una de ellas, pues te permitirá analizar profundamente el potencial de tu empresa, mejorarlo y explotarlo al máximo. 

En este contenido te brindamos información importante sobre qué es la estrategia de diferenciación, cuál es su importancia, cómo ejercerla y algunos ejemplos de empresas reales que han logrado destacarse en su mercado, sin importar el número de competidores a su alrededor. 

No obstante, este tipo de estrategia no solo se utiliza para la optimización de un producto, sino también en el mejoramiento interno de la empresa, el cual es percibido por los clientes y se refleja como una mejor atención a sus necesidades.  La tecnología suele ser un gran aliado en las estrategias de diferenciación, ya que permite innovar e impulsar un producto o servicio para volverlo más efectivo y atractivo para los consumidores. 

¿Para qué sirve una estrategia de diferenciación? 

La principal función de una estrategia de diferenciación es volver más competitivo un producto o a la empresa misma. Tomar sus fortalezas y oportunidades e idear acciones y optimizaciones que permitan sobresalir del resto. Esta es una manera efectiva de aportar un valor agregado a los clientes para que continúen adquiriendo lo que ofrece la compañía, logren fidelizarse y se vuelvan sus promotores. 

1. Apple 

Si bien esta compañía de tecnología lleva años innovando constantemente, el cuidadoso diseño de sus productos es el principal elemento de diferenciación que la marca posee; y ha hecho que muchos consumidores se vuelvan fieles a Apple. 

La compañía cuenta con los clientes más leales en el mercado, pues su estrategia de diferenciación se enfoca en la imagen y el estatus que sus productos dan a sus consumidores. No importa si otras marcas lanzan productos con más y mejores funcionalidades a un menor costo, los clientes de Apple solo están pendientes de sus novedades. 

Esta estrategia de diferenciación le permite a Apple mantener sus altos costos, sin que le afecten los precios usualmente menores de sus competidores. Además, la marca constantemente lanza nuevos modelos de sus productos existentes y accesorios que los clientes están dispuestos a adquirir para continuar viviendo la experiencia de prestigio que brinda esta compañía. 

Ejemplo de estrategia de diferenciación: Apple

Imagen de Apple

2. Hermès

La marca de bolsos de lujo realmente ha sabido crear una estrategia de diferenciación que le permite vender sus accesorios en cantidades exorbitantes. Hermès, más que hermosos bolsos, vende exclusividad. Ese es su principal elemento de diferenciación. Es cierto que «No cualquiera tiene un Hermès», pero no necesariamente por lo que cuestan. Uno de sus modelos más demandados (el Birkin) cuenta con una larga lista de espera, pero eso no es todo: la marca debe extenderte una invitación para adquirirlo, además requieres un historial de compras de larga data. De lo contrario, no puedes llegar a la tienda y simplemente elegirlo. 

Tal vez para muchos esta técnica de ventas parezca absurda. Pero precisamente este proceso ha ido constituyendo a Hermès como una empresa realmente exclusiva (y diferenciada). 

Ejemplo de estrategia de diferenciación: Hermés

Imagen de Hermès 

3. Nespresso

Como ya dijimos, las estrategias de diferenciación buscan distinguir a una marca con respecto a sus competidores, sin importar que sus productos o servicios sean similares. Además, logran brindar algo especial que los consumidores prefieren y adoptan como parte de su estilo de vida. 

En este sentido, la marca de café Nespresso ha construido una gran diferenciación al ofrecer una experiencia de café gourmet y de alto costo, con 28 estilos diferentes. Además, cada cierto tiempo lanza productos limitados o de temporada que los clientes siempre quieren probar. Otras formas de diferenciación que aplican se dirigen al empaque y a sus tiendas físicas, las cuales son visualmente atractivas, por lo que también brindan una experiencia sensorial para los visitantes.

Ejemplo de una estrategia de diferenciación: Nespresso

Imagen de Nespresso

4. Tesla 

Si una compañía ha hecho de la innovación su estrategia de diferenciación es Tesla. Esta marca de automóviles de lujo sabe integrar muy bien la experiencia, estilo de vida, elegancia, tecnología y sostenibilidad en todos sus productos. Estas cualidades son aspectos que no todos sus competidores pueden brindar a sus clientes, pero el factor clave en su diferenciación con el resto del mercado, es el nivel de personalización que un automóvil Tesla ofrece a un cliente; algo difícil de encontrar en otras marcas de lujo. 

Ejemplo de estrategia de diferenciación empresarial: Tesla

Imagen de Tesla

4 consejos para una estrategia de diferenciación 

Si quieres explotar al máximo el potencial que tu empresa tiene, es tiempo de ejecutar una estrategia de diferenciación que te ayude a sobresalir. Aunque parezca algo complejo, esta labor es cuestión de comunicarte tu equipo y analizar las características de tu producto o servicio que te hacen destacar y buscar maneras de aprovecharlas. Algunos consejos para lograrlo son:

1. Piensa en tus valores y la imagen de tu marca

Cuando sabes bien quién eres, es más fácil hacerte valer; esta es una regla a nivel personal y empresarial. Para encontrar lo que te diferencia de la competencia, piensa primero en los valores que caracterizan a tu marca y cómo estos pueden transmitir algo especial a tus consumidores. 

Analiza la imagen de tu marca: los colores de tu logotipo, la tipografía, el diseño de los productos, los empaques, la publicidad, etc. ¿Qué sentimientos y emociones provocan? ¿Qué deseas que tus clientes piensen cuando compren tus productos? ¿De qué manera tu producto o servicio influye en el estilo de vida de tus clientes? ¿Por qué tus clientes se encariñarían con los valores de tu marca?

Estas cuestiones te ayudarán a detectar y detonar los grandes o pequeños detalles para marcar la diferencia. 

<< Definiendo una ventaja competitiva para tu empresa [Guía gratis] >> 

2. Considera las necesidades y estilo de vida de tus clientes

Recuerda que tus clientes ya te han elegido y muchos de ellos suelen tener patrones en común que pueden contribuir a construir tu estrategia de diferenciación. Al igual que el ejercicio anterior, piensa en ellos y en cómo tu marca puede adherirse a su día a día. ¿Por qué ellos no dejarían tu marca? ¿Por qué eligieron tus productos o servicios? ¿Qué aspectos son sus favoritos?

Como pudiste ver en los ejemplos, esas compañías han hecho esfuerzos duraderos y constantes por evidenciar la exclusividad, el lujo, la tecnología. Sin embargo, no todas las diferenciaciones deben enfocarse en crear piezas limitadas o costosas. No todos los clientes buscan esos atributos en los productos o servicios; al contrario, algunos requieren mayor practicidad, compatibilidad, sencillez y mejor precio. Piensa en lo que necesitan o en lo que podrían aspirar con tu marca. 

3. Busca cómo innovar tu servicio o producto actual 

¿Hay alguna forma de mejorar tu producto o servicio? Si es así, ¡manos a la obra! Recuerda que también puedes mejorar tu nivel de servicio al cliente, tu marketing, el soporte técnico, la distribución u otros aspectos que hagan sobresalir a tu empresa del resto. De igual manera, puedes añadir actualizaciones u ofertas limitadas que tus clientes puedan disfrutar por temporalidad. Así siempre estarán a la expectativa de tus novedades.

4. Elige tu estrategia de diferenciación 

Cuando hayas pensado en ese aspecto de diferenciación: (economía, funcionalidad, exclusividad, servicio), idea el plan para ejecutarlo y difúndelo para que tus clientes aprecien esas cualidades.

Si determinaste que tu diferenciador es un buen precio, toma en cuenta que los bajos costos suelen percibirse como falta de calidad; así que debes buscar las maneras de resaltar su conveniencia, de acuerdo con los beneficios que tu producto ofrece. No olvides que cada diferenciación tiene sus ventajas y desventajas; por ello, es vital que consideres todos los detalles de tu mercado, competidores y clientes.

Si vas por el lado contrario y optas por un alto costo, pregúntate: ¿realmente tu producto o servicio es tan excepcional para que sea el más caro en el mercado? Lo principal es encontrar un balance en tu estrategia de diferenciación, para que no termine convirtiéndose en un desacierto.

Recuerda que utilizar las estrategias de diferenciación apropiadas es clave para definir el futuro de tu empresa. Además, resulta una alternativa muy viable cuando llevas un tiempo liderando tu mercado o quieres ejercer un cambio efectivo en la percepción de tus clientes.

Cómo analizar el mercado y definir la ventaja competitiva de tu empresa

 Ventaja Competitiva Guía

Publicado originalmente el 09 de febrero de 2022, actualizado el 09 de febrero de 2022

Topics:

Estrategia Empresarial