Es el momento de las preguntas.

¿Cómo imaginas tu futuro profesional?

¿Crees que más estudios podrían despertar todo tu potencial?

¿Te imaginas tomando más cursos de actualización?

¿Cómo crees que será tu puesto en el futuro? ¿Estás listo para que ese futuro llegue?

¿Qué metas económicas fijarías para los próximos 3, 5 y 10 años?

¿Qué puedes hacer hoy para mejorar tu trabajo, conseguir un mejor puesto y sentirte más satisfecho?

Solamente tú conoces las respuestas. Eres el único que puede tomar la decisión de mejorar tus habilidades laborales para tener un mejor desarrollo profesional.

<< Descarga gratis la guía para ser más productivo >>

El crecimiento que puedas tener no depende tan solo de lo que estudiaste: ya habrás escuchado que no son tus aptitudes sino tus actitudes las que determinan el rumbo de tu trabajo. Bueno, pues es una mezcla de ambas la que te ayudará a conseguir una mejor relación laboral y acercarte poco a poco a tener el puesto de tus sueños.

En tu crecimiento profesional solo hay una dirección que debes querer seguir: hacia arriba; si estas en el mismo lugar, estás retrocediendo.

 

Sé honesto

Si realmente buscas crecer dentro de tu ramo de trabajo, necesitas hacer un breve análisis de tu situación actual. Tienes que ser sincero contigo mismo antes de dar cualquier paso. A veces lo olvidamos en la rutina diaria, pero siempre hay que recordar lo siguiente:

No trabajas para tu jefe ni para tu supervisor ni para una empresa. Aunque es una organización la que se encarga de gestionar tu pago y tienes un superior al que le entregas lo que haces, trabajas para ti.

Las habilidades laborales que desarrollas todos los días pueden beneficiar a una lista de terceros, pero el primero en recibir las mieles de lo que haces debes ser tú. No solo es el dinero, es el estar inmerso en una actividad que puedes realizar bien y que te lleva a ser un mejor trabajador y un mejor ser humano. Por eso tienes que buscar, en todo momento, expandir tus horizontes de la misma manera que las flores buscan la luz.

Recuerda, si no crece, decrece.

 

Delimita tu zona de confort

El primer obstáculo al que debes enfrentarte eres tú mismo. La seguridad de tu trabajo actual y el confort, con el manejo del tiempo y de las situaciones son los factores que te mantienen ahí. Todos buscamos la estabilidad para poder vivir tranquilamente, pero ¿a qué precio?

Es tiempo de generar una nueva lista de preguntas. Necesitas saber si lo que tienes actualmente es más valioso que lo que podrías tener. Un trabajo cerca de casa puede ayudarte a evadir el tráfico y tener más tiempo libre, pero también es una limitación para buscar algo mejor.

Lo mismo pasa con las comisiones y el salario. Puede ser que la jornada laboral actual te ayude a pagar tus gastos, eliminar deudas y vivir con ciertos lujos. En dicho caso, si no registras una satisfacción directa con lo que haces, realmente estás pagando para sobrevivir.

Tienes que buscar, en el espejo, al luchador que hay en ti y arriesgarte a más. Ya tienes una parte del camino recorrido en tu formación y en los años de experiencia profesional, solo se trata de mirar arriba y saltar.

 

Encuentra tiempo

Buscar un mejor desarrollo profesional implica nuevas habilidades. Es necesario tomar cursos de actualización.

Hay infinidad de opciones digitales que te permiten a ti y a tu equipo aprender online. Estas certificaciones tienen valor curricular y lo único que necesitas es una computadora y conexión a internet. A pesar de que son virtuales, muchas de ellas usan sinodales mediante videoconferencias o chats para revisiones, clases y consultas directas. Estos cursos tienen la ventaja de que los haces a tu ritmo y en tu tiempo libre. HubSpot Academy es una gran opción por su amplio catálogo de cursos que te permiten aumentar tus conocimientos y te dan ese empujón extra que necesitas.

Eso sí, siempre está la opción de tomar un diplomado presencial o de obtener un título de grado a través de una maestría, doctorado o segunda carrera. En todos los casos necesitas cuestionarte sobre el tiempo que quieres invertir en ti mismo y de tu capacidad para realizar tus estudios mientras llevas a cabo, al mismo tiempo, tu vida profesional.

 

Acepta tus límites

Decides buscar un crecimiento profesional, investigas diversos cursos y encuentras uno que llama tu atención, ¿deberías tomarlo?

Recuerda que entrar a un curso para obtener nuevos conocimientos y desarrollar habilidades significa que tendrás que estudiar y realizar tareas en tu tiempo libre. Para aprender es necesario leer, hacer resúmenes, trabajar en equipo con tus compañeros de curso y desarrollar las actividades que te permitan adquirir ese conocimiento.

También tendrás que realizar tus obligaciones laborales, además de tus deberes en tu núcleo social y familiar. Los platos se tienen que lavar, la ropa también, desearás tiempo para ver a tus amigos o simplemente para descansar. La carga de estudios entre un doctorado y un diplomado es totalmente distinta, no se trata de escoger el camino más fácil sino el que te beneficie más.

Puedes estar preparado para una carrera, pero no olvides que paso a paso se llega mejor a la meta.

 

Busca responsabilidades

Otra de las formas de seguir creciendo profesionalmente se encuentra en tu lugar de trabajo. Si ayudas a compañeros de otras áreas tienes la oportunidad de obtener conocimientos distintos a los tuyos en el proceso. También puedes buscar experiencia desarrollando actividades distintas a las que estás acostumbrado.

No tengas miedo de aventurarte hacia un rumbo desconocido. En la medida que otra labor dentro de tu mismo entorno profesional te exija desarrollar nuevas habilidades, tu cerebro se ejercitará buscando el modo de resolverlas. La experiencia que tengas también te ayudará al momento en que busques un nuevo empleo dentro de la empresa o bien un ajuste de sueldo.

 

Prepara tu currículum

Muchas veces tenemos miedo de buscar nuevas oportunidades porque nos sentimos desprotegidos y vulnerables. No debes de negar tu pasado ni sentirte avergonzado de quien eres, mucho menos temerle al futuro.

Cada año de tu etapa como estudiante, cada trabajo, cada curso... todo ha generado la experiencia que tienes como profesional y como ser humano. No tengas miedo de revisar de nueva cuenta tu CV. Agrega el empleo donde te encuentras actualmente y las nuevas habilidades que has desarrollado. Es un ejercicio de revisión y comparación que es necesario hacer.

¿Eres la misma persona de hace un par de años que pidió tu empleo actual? ¿Qué nuevas habilidades aprendiste gracias a donde te encuentras hoy? En este primer análisis puedes descubrir cuánto has crecido para determinar hasta dónde te gustaría llegar.

 

Eres alguien que trabaja para vivir y que dedica el mayor tiempo de su día a esta actividad, por ello es necesario replantear tus metas para seguir evolucionando laboralmente. Después de todo, el desarrollo profesional es crecimiento personal.

 Como ser mas productivo

 New Call-to-action

Publicado originalmente en junio 7 2019, actualizado junio 07 2019

Topics:

Equipo de Ventas