Marketing

Robots buenos y robots malos: cómo diferenciarlos

Written by Carolina Samsing | mayo 24 2017

En la actualidad, la cantidad de contenido disponible en la red puede hacer que cualquier cibernauta se sienta como Dorothy de El Mago de Oz.

Hay tanto por ver que hasta hace relativamente poco era desonocido para nosotros y que, en realidad, no podemos discernir si se trata de algo positivo o negativo. Es como si conociéramos a nuevos personajes en la película y tuviéramos que hacer la misma pregunta una y otra vez: “¿eres un mago bueno o malo?”

Si queremos resumir el panorama digital moderno, solo tendríamos que cambiar la palabra “mago” por “robot”. Podríamos hablar largo y tendido sobre la inteligencia artificial (IA), pero la conversación puede llegar a ser confusa. ¿Es en realidad útil o dañina? ¿Hará que seamos más eficientes en nuestros trabajos o nos los arrebatará de las manos? Ahora que hablamos de estos robots en todos lados, nos deberíamos preguntar: ¿cuáles son buenos y cuáles son malos?

<< Descarga esta guía para automatizar tus esfuerzos de marketing y ventas >>

Parece ser que existen maneras de diferenciarlos. Requerirás de un buen criterio, pero eso no significa que debas ser experto, ya que solo necesitas la información correcta. Sin más preámbulos, a continuación te presentamos nuestros consejos para diferenciar los robots buenos de los malos. 

Robots buenos y robots malos

Robots buenos

Robot de derechos de autor

Estos robots analizan la web en busca de contenido que posiblemente haya sido plagiado, como cargas ilegales, copias del trabajo de otra persona sin proporcionar una atribución adecuada o cualquier otro uso indebido de contenido. Según Electronic Frontier Foundation, estos robots suelen emplearse en las redes sociales, en especial donde crear contenido original forma parte fundamental del uso de la plataforma. Un excelente ejemplo es Content ID de YouTube, que asigna derechos de autor a los propietarios en la plataforma.

Robots de datos

Según eZanga, los robots de datos son los que proporcionan la información más reciente sobre noticias, el tiempo y los tipos de cambio de divisas. Si usamos herramientas como Amazon Echo, Google Home y Siri con buen criterio, podríamos clasificarlas como robots de datos, en especial porque eZanga también las llama “robots de medios de comunicación”. Sin embargo, Botler, una empresa desarrolladora de tecnología, clasifica uno de sus productos como un robot de datos: “una manera nueva de almacenar y acceder a la información importante con rapidez”. Al parecer, su uso principal es para el sector académico, ya que gracias a esta herramienta los estudiantes pueden compartir información sobre las clases y el equipo docente.

Fuente: Botler

Robots rastreadores o “araña”

Además de tejer telarañas, las arañas se desplazan sigilosamente a los rincones más alejados. Los motores de búsqueda hacen lo mismo, ya que rastrean el contenido de la web para generar resultados de búsqueda con los robots rastreadores. Por ejemplo, Google tiene su propio Googlebot que usa su algoritmo en constante evolución para determinar qué sitios debe rastrear.

Hoy en día, los robots arañas no solo funcionan en los motores de búsqueda. Por ejemplo, The Siemens Robotics Lab desarrolló robots en forma de araña que combinan la habilidad de realizar tareas físicas de manera autónoma con sus capacidades para rastrear información. ¿Cómo funcionan estos robots? El científico investigador de Siemens, Hasan Sinan Bank, explica:

Los robots usan cámaras integradas y un lector láser para interpretar el ambiente donde se encuentran. Cada robot resuelve de manera autónoma con el alcance de su brazo impreso en 3D qué parte de un área puede abarcar (sin importar los niveles planos o curvados), mientras que otros robots usan la misma técnica para abarcar áreas adyacentes”.

Robots de comercio

Estos robots son mis favoritos, ya que son los que rastrean la web para ayudarte a encontrar las mejores ofertas cuando quieres comprar algo en línea. eZanga observa que tanto los consumidores como los minoristas usan estos robots por igual, sin embargo, el aspecto que aprovechan al máximo los minoristas es la habilidad que tienen los robots para “derrotar a la competencia con precios mejores”.

En cuanto a los consumidores, estos robots son útiles en herramientas como Honey, una extensión de navegadores que presenta automáticamente códigos de cupones y descuentos cuando estás a punto de iniciar el proceso de compra en el sitio web. Por ejemplo, en el siguiente GIF podrás ver cómo funciona en Amazon:

Fuente: Botler

Robots malos

Robots de clics

Incapsula publica todos los años un informe de tráfico de robots que mide y analiza el tráfico que generaron los robots en los sitios web. En 2016, los robots malos generaron el 28.9% de ese tráfico, lo que significa que superaron a los robots buenos en un 6%.

Uno de esos robots malos suele ser el de clics: el tipo de robot que hace clics fraudulentos en anuncios y provoca que los anunciantes obtengan datos manipulados. Además de proporcionar información errónea a los profesionales del marketing, si usas campañas de pago por clic (PPC), esos clics podrían gastar presupuesto en visitas falsas que ni siquiera provienen de humanos y mucho menos de tu audiencia objetivo.

Robots de descargas

Al igual que los robots de clics, los robots de descargas también generan datos de interacciones fraudulentos, pero en este caso sobre los conteos de descargas en lugar de las visitas de sitios web. Si esta información te parece familiar, podría ser porque en 2012 Apple se vio involucrada en un incidente donde muchos desarrolladores de aplicaciones para iPhone usaban servicios externos de publicidad para aparecer en los primeros lugares de búsqueda, según AdWeek.

Robots impostores

Es fácil confundir los robots impostores con los robots de clics, ya que según Incapsula, el segundo tipo de robots se hacen pasar por visitantes reales. Sin embargo, la intención de los robots impostores es más maligna que el propósito de generar conteos de clics falsos. En lugar de eso, el objetivo de estos robots es evadir las medidas de seguridad en línea. Del tráfico que generaron los robots malos en 2016, los robots impostores representan más del 84%. Por lo general, provocan los ataques de denegación de servicios (DDoS) y, de hecho, es probable que recuerdes que en octubre de 2016 pareció como si la mitad del Internet hubiera dejado de funcionar, incluyendo Twitter. Ese fue un ataque DDoS que provocó el robot impostor denominado como Mirai.

Fuente: Incapsula

Robots para copiar contenido

Este tipo de robots tienen el efecto contrario que los robots de derechos de autor. En lugar de proteger el contenido original, estos robots fueron diseñados para robar y reutilizar contenido en otro lugar, generalmente sin el conocimiento del autor.

Fuente: Distil

Robots de spam

Quizá pensarías que los robots de spam, también conocidos como “spambots”, han existido durante muchos años, de modo que deberían ser un problema del pasado, como las videograbadoras y la plaga. Pero parece que este tipo de robots son cada vez más inteligentes y siempre encuentran maneras de filtrarse en nuestras vidas.

Los robots de spam básicamente distribuyen contenido basura, como correos electrónicos no deseados o comentarios sin sentido en artículos y publicaciones de blogs. Tal vez recientemente has tenido que enfrentarlos en las redes sociales; por ejemplo, un estudio de 2015 encontró que casi el 8% de las cuentas de Instagram son spambots o robots de spam.

Cabe la pena destacar que en 2014 Instagram tomó medidas para limpiar la red social y eliminó millones de cuentas que crearon estos robots, pero a los usuarios no les agradó tanto la idea. Aunque estas cuentas no eran “reales”, muchos usuarios de Instagram se molestaron al ver que su número de seguidores disminuyó de manera drástica.

Fuente: The Verge

Robots espías

¿Alguna vez has recibido un correo electrónico de un desconocido o te has preguntado de qué manera logró obtener tu información de contacto? Quizá el remitente la obtuvo de un contacto conocido o tiene habilidades extraordinarias de investigación.

Por otro lado, también es posible que el remitente haya conseguido tu información con un robot espía, que usualmente recopila datos de otros cibernautas o empresas para venderlos. Después de todo, el software de email marketing de HubSpot prohíbe usar listas compradas o que provienen de proveedores externos por una buena razón. Enviar correos electrónicos a destinatarios que no solicitaron esta interacción o que no esperan que los contactes contradice por completo la metodología inbound.

Robots zombis

A diferencia de lo que podría sugerir el nombre, este tipo de robots no comen humanos, sino que encuentran la manera de infiltrarse en el sistema de seguridad de tu equipo y son más infecciosos que los robots impostores. Cuando obtienen acceso, funcionan en segundo plano y por lo general usan tu computadora para transmitir virus y otro software malicioso.

Si este robot infecta un equipo, su actividad genera un “ejército” de robots zombis, también conocidos como “botnet”, que Cloudbric describe como “una red de sitios web llena de zombis que recibe órdenes del líder zombi, quien probablemente es un spammer, hacker o mercenario”. En muchas ocasiones, estos robots atacan por motivos financieros. Se sabe que los “líderes zombis” también suelen vender a extraños este tipo de accesos a los equipos para usarlos con fines de distribución malintencionada.

Deja de preocuparte y tranquilízate

Si bien algunos de estos robots malos son terribles, no permitas que te asusten, ya que hay maneras de evitar que se infiltren en tu contenido y tecnología.

En primer lugar, es bueno saber de su existencia. Ahora que ya conoces los distintos tipos de robots que circulan en la web, quizá podrás reconocer cualquier actividad potencialmente dañina con más facilidad. Siempre es mejor prevenir que lamentar. Si sospechas que un robot realiza alguna actividad malintencionada, comunícaselo a tu administrador de red lo antes posible.

Sin embargo, trata de prevenir estos ataques antes de que tengan la oportunidad de dar el primer paso en tu vida. Recuerda que debes asegurarte de que tu software de antivirus esté actualizado y obtener más información sobre los protocolos de seguridad que están disponibles para tu sistema operativo, plataforma de alojamiento web o proveedor de servicios de internet.

¿Qué otros robots deberían tener en cuenta los profesionales del marketing? Comparte tu respuesta con nosotros en los comentarios.