<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1577323492557160&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Gastamos más de la cuenta en nuestro sitio web y tu también deberías de hacer lo mismo

website-redesign-3.png

*Este post fue traducido al español. Para acceder al post original haz click aquí y conocer más sobre el autor y su compañia.

Cuando planeas crear un sitio web nuevo o actualizar uno que ya tengas, es posible que desees que no haya límites. Por desgracia, todos enfrentamos la misma paradoja. Aunque tengamos la libertad para poder hacer muchas cosas, tenemos un límite de gastos que no nos permiten hacer todo lo que queremos. 

A medida que observes el desarrollo de tu sitio web, deberás hacerte esta pregunta que es tan conocida: “¿Cuánto deberíamos gastar?”.

La respuesta de esa pregunta eterna nunca es fácil, pero siempre hay términos medios, como descubrimos en mi firma, Hinge, cuando rediseñamos nuestro sitio web hace poco tiempo.

Podríamos haber optado por un sistema estándar, pero sabíamos que con cada cambio que hiciéramos en el futuro, necesitaríamos más la ayuda de un desarrollador de sitios web profesional. Así que tomamos la decisión deliberada de invertir en optimizar nuestro sitio web desde cero. Desarrollamos un sistema modular de plantillas que nos dio la suficiente flexibilidad como para no tener que pedirles ayuda constantemente a nuestros desarrolladores web. También aprovechamos las herramientas de filtros y categorías de contenidos para enlazar de forma dinámica distintos grupos de datos (listas de autores, temas, etc.) en distintos lugares del sitio web.

Pero quizá la inversión más importante fue integrar a nuestro sitio web con nuestra Plataforma de gestión de la relación con los clientes (CRM), así como también a un servidor de otras plataformas online. Esta integración se asegura de que obtengamos el mayor rendimiento de cada una de las interacciones online y nos permite aprovechar al máximo la relación con los prospectos y las oportunidades de venta calificadas.

Algunos podrían pensar que gastamos más de lo que deberíamos, pero cuando analizamos la lógica y el retorno de la inversión, todo cobró sentido en los negocios.

La razón principal para realizar un rediseño de sitio web

Hay muchas razones por las que se realizan rediseños de sitios web. Es posible que el diseño sea anticuado, que no tenga la optimización para móviles más reciente, que no cuente con características de un diseño web adaptable y que le falten varias características esenciales; como un blog, páginas de destino con ofertas de generación de oportunidades de venta, una integración con tu CRM o software de automatización de marketing. Además, posiblemente tu contenido ya no refleje los cambios de tus servicios.

La tecnología más novedosa también podría ayudarte a mantener a tu sitio web funcionando correctamente y hacer que su apariencia siga siendo fresca con facilidad. Lo más importante es que siempre hay oportunidades para mejorar la experiencia de usuario que ofreces en tu sitio web.

Pero la verdadera razón para rediseñar tu sitio web es el ROI.

El sitio web de una empresa, incluso uno de servicios profesionales, puede atraer una cantidad importante de negocios nuevos. En nuestro caso, más del 80% de nuestros negocios nuevos proviene de nuestro sitio web.

Si consideras a tu sitio web como una inversión en este contexto, es fácil ver el error en nuestra pregunta anterior: “¿Cuánto deberíamos gastar?”. La pregunta que en realidad deberías hacerte es: “¿Cuánto podemos gastar de forma productiva?”.

¿A qué nos referimos con “de forma productiva”? Bueno, si ganas $10 por cada $1 que inviertes, querrás invertir tanto como puedas. Lo que debes averiguar es cuándo es que la inversión gradual ya no genera un retorno positivo. Necesitas ser audaz, pero planear todo con cuidado.

Evita dejar una mala impresión

Se necesita valor para invertir una fuerte cantidad de dinero en tu sitio web, así que no sorprende que a la mayoría de las empresas B2B les atraiga la estrategia aparentemente más conservadora: reducir el riesgo al gastar menos.

Excelente, ahorraste unos cuantos miles de dólares, ¿pero qué perdiste? De acuerdo con el estudio reciente de Hinge sobre el Marketing de referencias (en inglés), más del 50% de las personas que se refiere a una firma de servicios B2B descartará a ese proveedor si su sitio web transmite un mal concepto. Los sitios web baratos casi siempre transmiten una mala impresión.

¿Cuántos clientes nuevos necesitas perder antes de que esos ahorros comiencen a sentirse como una deuda?

Planea el presupuesto que usarás

La mayoría de las firmas solo tienen una idea imprecisa sobre lo que un sitio web debería costar. Por ejemplo, solo suele pensar en los gastos directos y pasa por alto el valor de la investigación y del desarrollo del mensaje. ¿Cómo puedes encontrar el balance adecuado?

El mejor lugar para empezar es calcular el coste mínimo en una situación hipotética. En otras palabras, calcula el mínimo que gastarías y empieza a trabajar con eso. Fácilmente puedes gastar de 3 a 5 veces más el total de esa cantidad antes de que corras el riesgo de invertir demasiado. En nuestro caso, gastamos 10 veces más de esa cantidad mínima y, si lo analizamos, no desperdiciamos ni un solo centavo.

Como con cualquier otro servicio profesional, obtendrás mejores resultados con una firma que sepa lo que está haciendo. Eso significa que debes ponerte en contacto con una empresa que tenga experiencia en hacer que tu diseño web, experiencia de usuario, gestión de proyectos, estrategia online, SEO, redes sociales y seguimiento de oportunidades de venta conviertan a tu inversión en oportunidades de venta de alta calidad y ganancias nuevas. Este es el tipo de experiencia que podría costar un poco más, pero verás que invertir en un nuevo sitio web sofisticado puede producir ganancias reales y hacer que todo tenga sentido.

Los presupuestos más pequeños no reducen el riesgo

Muchas firmas creen que reducir el presupuesto minimiza el peligro. Es lógico que quieras reducir el coste, pero cuando se trata del diseño, esto se convierte en una trampa. Si lo haces, estás produciendo un gasto a corto plazo en lugar de un retorno a largo plazo. En raras ocasiones esta es una buena estrategia.

Si te detienes a pensar en lo que debería ser capaz de producir a largo plazo un sitio web bien elaborado de marketing, como un flujo constante de oportunidades de venta de alta calidad, entenderás que solo necesitarás un par de clientes para pagar toda la inversión del diseño de tu sitio web.

Tu sitio web es sólo el comienzo de la estrategia de marketing de tu agencia de marekting. Si quieres aprender las mejores prácticas sobre las agencias de publicidad del futuro y convertirte en la mejor agencia de inbound marketing en tu región descarga esta guía gratis.

Certificacion Inbound

Enjoy this article? Don't forget to share.