<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1577323492557160&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo una agencia de marketing puede cambiar con la metodología inbound 

Metodología inboundNota: Esta publicación fue redactada originalmente para el blog de OnFocux para anunciar que se transformarían en una agencia de inbound marketing. 

Durante los últimos 12 años, mi esposa y yo hemos estado trabajando en construir nuestra propia empresa. Todo empezó con un sueño y la visión de ofrecer servicios y productos de calidad. ¡Éramos muy jóvenes, con poca experiencia pero con muchas ganas de comernos el mundo!   

De todo ese entusiamo nació Real Graphics (en la actualidad, OnFocux), una empresa que ha ayudado a muchos amigos, conocidos y clientes a construir su marca, diseñar sus logos, tarjetas de presentación, páginas web, folletos, entre otros. También hemos ayudado a muchas empresas en la impresión de sus materiales de marketing y hacer que las gráficas de sus eventos tuvieran un aspecto fantástico. Fue una experiencia fabulosa, muchas veces nos vimos trabajando contra reloj para poder entregar el mejor producto.

Tuvimos muchos momentos alegres, otros muy tensos, pero finalmente ver la cara de un cliente cuando recibe un proyecto exitoso no tiene precio. Por desgracia, del 2008 al 2010 la economía nos dio un duro golpe. No solo a nosotros, sino a miles de personas y negocios en todo el mundo. Como nosotros entregábamos servicios de marketing, estos fueron los primeros recortes en presupuestos de nuestros clientes.

Así comenzó el verdadero circo de nuestra organización, nuestros clientes no querían diseñar materiales promocionales, creer o actualizar sus páginas web ni imprimir materiales era todo un lujo en esos años.

Los cambios asustan

Ante nuestra dificultad para recibir nuevos proyectos, nos dimos cuenta de que no teníamos forma de crecer orgánicamente. No existía ningún plan para atraer nuevos clientes ni para deleitar a los clientes actuales. Solo nos centrábamos en bajar nuestros precios para poder aceptar proyectos.

Todo se los dejábamos a la suerte del “boca a boca”, donde esperábamos que nuestros clientes y amigos satisfechos recomendasen nuestros servicios a sus conocidos. Lamentablemente, esta estrategia terminó siendo un desastre después del gran golpe económico que empezó en 2008 y se extendió hasta 2012. Las ventas empezaron a caer drásticamente, y empezamos a preguntarnos cómo podíamos atraer más clientes, cómo podíamos generar un flujo de prospectos, e incluso si ese era el fin de nuestra empresa.

Entonces nos dimos cuenta que era tiempo de cambiar (sabemos que esto asusta), cambiar después de 10 años haciendo lo mismo. Tener que aprender nuevos procesos e implementarlos. ¡Eso nos iba a tomar mucho tiempo! Esos fueron algunos de nuestros pensamientos, la incertidumbre brotó de todos los rincones y el temor empezó a mostrar su rostro. 

Los retos motivan

La única manera de enfrentar estos miedos era planteándonos nuevos retos. Tomando un viaje sin boleto de regreso y empezando a creer en que podíamos lograrlo. Teníamos que creer que sí nos podíamos renovar y empezamos una transformación desde adentro de la organización.

El primer reto que asumimos fue el de implementar una metodología que nos permitiera tener mas control de nuestra empresa, poder entender cuáles son los indicadores más importantes, como CAC (cost of customer acquisition) y LTV (life-time value), pues estos indicadores son vitales para la existencia y el crecimiento de cualquier tipo de negocio. Empezamos a crear metas inteligentes (SMART) y a implementar la metodología de inbound markrting

Esta implementación nos llevó al menos un año, pero nos trajo muchos resultados. Además, durante el proceso, descubrimos que muchos de nuestros clientes estaban pasando por la misma situación. Fue así como descubrimos que lo más importante no es el logo, la página web o la tarjeta de presentación, sino que en realidad lo que le interesa a los clientes es que su empresa alcance sus metas, ya sea para tener más tiempo con su familia, ampliar su planta de producción o contratar más empleados. Así fue como lo hicimos nosotros, y hoy en día estamos ayudando a otros para que también tengan más control de sus organizaciones.

Después de todos estos cambios, ideas, frustraciones y largar noches frente a un computador hemos decidido cambiar el nombre y la misión de nuestra empresa. Hemos decidido ayudar a nuestros clientes a mejorar su organización y ser socios estratégicos en ese crecimiento. Por eso, hoy queremos anuncair que dejamos de ser Real Graphics para convertirnos en OnFocux.

Asesoría Inbound gratis

Únete a la conversación, te invitamos a compartir este artículo.