Cómo pedir un aumento de sueldo (con ejemplos)

Plantillas para pedir aumento
Diana Gómez
Diana Gómez

Publicado:

Todos hemos estado en esta situación: llevamos un par de años trabajando en la misma compañía, nos gusta nuestro trabajo y los superiores están contentos con nuestro desempeño. Nuestra aportación al crecimiento de la empresa merece un mejor sueldo. Aun así, solicitar un aumento puede ser complicado.

Para ayudarte a negociar un mejor salario, acorde con tus capacidades y aportaciones a la empresa, te diré cuál es la manera idónea de hacerlo.

<< Plantilla gratuita para escribir una solicitud de aumento salarial>> 

Qué es un aumento de sueldo

El aumento de sueldo es la recompensa que recibe un trabajador por un trabajo bien hecho, realizado de forma consecutiva por encima de las expectativas de la empresa. Esta idea está relacionada con el mérito del trabajo, debido a su esfuerzo, perseverancia y compromiso.

Considera que el aumento salarial también está contemplado en la ley del trabajo en la mayoría de los países de América Latina y España, y tiene como propósito compensar el incremento de precios debido a la inflación anual.

En cualquier caso, el aumento salarial es un derecho y, por lo tanto, puede ser objeto de negociación entre el patrón y el empleado. Aun así, puede ser difícil plantear un aumento salarial. Al momento de hacerlo surgen muchas dudas: ¿en qué tono debo hacerlo? ¿Es mejor si envío un correo o lo digo en persona? ¿Será demasiado informal? ¿Dirijo mi petición a Recursos Humanos o la dirección?

Quizá uno de los aspectos más difíciles es definir qué palabras debería usar para pedir un aumento de sueldo. Y es que las palabras importan bastante cuando se trata de negociar.

Cuándo pedir un aumento de sueldo

Analiza estos aspectos antes de acercarte a tu jefe para pedirle un aumento:

1. El estado de la empresa

Si tu lugar de trabajo está atravesando un buen momento financiero, puede ser buena idea solicitar un aumento. En cambio, si no ha habido suficiente crecimiento en el negocio, por más que tus jefes quieran darte ese aumento, no podrán hacerlo.

Voy a enfocarme en el primer caso. La empresa está generando ganancias, y, desde luego, uno como trabajador quiere ser partícipe de esas ganancias. Es el momento de pedir un aumento de sueldo. Antes de hacerlo, analiza en qué forma tu trabajo ha aportado al estado actual de la empresa.

Si puedes definir al menos tres aspectos que objetivamente contribuyan al buen estado de las finanzas de la empresa, ten por seguro que tus jefes hallaran difícil negarte ese aumento que te mereces.

2. La situación en tu puesto

Analiza tu situación en la compañía: 

  • ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en el área? Si has estado allí suficiente tiempo como para que un aumento esté dentro de las posibilidades, inténtalo. Si es un nuevo trabajo, quizá sea mejor esperar.
  • ¿Cuál es tu desempeño laboral? Sé honesto contigo mismo y analiza si has estado haciendo bien tu trabajo o si podrías hacerlo mejor. Si siempre te esfuerzas y superas tus objetivos, es una buena señal.
  • ¿Tus habilidades profesionales son las necesarias? Tal vez por el momento tus conocimientos son de nivel medio, pero podrías entrar en clases o buscar cursos en línea que te den ese extra que te ayude a demostrar que mereces un aumento.
  • ¿Tienes más responsabilidades? También es importante que analices si tienes la misma carga de trabajo que cuando entraste a la empresa (o establecer una comparación con la última vez que recibiste un aumento). Si trabajas más, puede que ese aumento sea más justo que si tus responsabilidades han sido las mismas por mucho tiempo.

La situación actual de tu puesto debería servirte como medidor de tus aportaciones a la empresa. Después de todo, si trabajas más, tienes más experiencia y asumes más responsabilidades, es necesario que recibas un aumento salarial. 

En las ocasiones en que he realizado este análisis he descubierto, no pocas veces, que estoy estancado en la empresa. Por fortuna, una vez detectado el estancamiento, he puesto en marcha un enfoque mucho más proactivo. 

Buscar retos, proponer mejorar en los procesos y actividades y atender los problemas relacionados con tu puesto de trabajo, son medidas que también puedes implementar con miras a solicitar un aumento de salario.

3. El porcentaje de aumento que deseas

No es lo mismo pedir un incremento de sueldo de 10 % que de 25 %, así que debes analizar cuánto crees que sería justo. No solo para ti, sino para la empresa.

También debes ser consciente de cuál es la media del sueldo de otras personas en tu mismo puesto (ya sea en tu misma empresa u otras). Por más que seas el mejor profesional de tu área, no puedes pedir un sueldo mucho mayor a los que otras empresas de tu sector y tu país pagan.

Si tus expectativas son razonables y realistas, es más probable conseguir el aumento que quieres.

Considera asimismo tu nivel de responsabilidad antes de solicitar el aumento salarial. Si notas que hay una diferencia considerable entre lo que ganas y las responsabilidades que asumes en el trabajo, manifiéstalo con toda claridad, pero siempre con argumentos sólidos de tu lado.

Para mejorar mis oportunidades de conseguir un aumento de sueldo, por lo regular preparo una lista de argumentos y evidencias que los respalden antes de hablar con mi jefe. Esta lista debería considerar los siguientes aspectos:

  • Responsabilidades
  • Aciertos y logros
  • Evidencias del rendimiento
  • Propuesta de aumento en porcentaje, acorde con las responsabilidades, acierto y logros

4. El estado financiero del país

Quizá este punto no suene tan relevante al solicitar un aumento, ya que es algo externo a la empresa y a tu desempeño. Pero ¿qué pasa si una inflación o crisis afecta a tu país? El precio de todos los bienes y servicios aumenta, y el sueldo que tienes se queda corto en comparación con tus necesidades.

En estas circunstancias, resulta lógico pedir un aumento para que tus ingresos y tus gastos no estén tan dispares. El incremento salarial puede solicitarse como una medida para compensar la inflación y los efectos negativos que suelen tener las devaluaciones o el incremento de precios en los bienes de consumo indispensables.

En este caso, la negociación no depende del mérito, sino de las condiciones contingentes a las que todos los trabajadores están sujetos: alimentación, vestido, pago de colegiaturas, gastos médicos, hipoteca, deudas bancarias. 

Si así fuera, recuerda que la negociación debe llevarse a cabo con base en argumentos, evidencias y haciendo uso de un lenguaje adecuado a las circunstancias.

Cuánto pedir de aumento de sueldo

Aunque ya hablamos del porcentaje del aumento que podrías solicitar, es importante ahondar en este punto. Para determinar el monto del aumento hay que analizar varios aspectos.

Tus planes en el futuro inmediato y a mediano plazo

La cantidad de dinero que recibes debería ser suficiente para solventar tus necesidades y las de tu familia, así como para permitir que te desarrolles de forma integral en tu día a día. Es decir, tiempo de ocio, pasatiempos, vacaciones, gastos imprevistos y demás.

Cuando he solicitado un aumento, trato de tener en cuenta las cosas que hago a diario y las que me gustaría hacer a futuro. Por ejemplo, si deseo ampliar mi casa para tener una habitación de visitas, el aumento de sueldo debería ser tal que me permita costear una parte de esa inversión, o cuando menos un crédito bancario para realizar la construcción que tengo en mente.

Puede tratarse de formar una familia, hacer un viaje a Asia, comprar un departamento, pagar un tratamiento médico o dental, lo que sea. Lo importante es que puedas plantear en términos concretos un monto fijo mensual que, por lo menos en parte, deberías conseguir por medio del aumento.

Los años que has trabajado con el salario actual

Si no has recibido un aumento en los últimos dos o tres años, es momento de que comiences a pensar en uno.

Para mejorar tus oportunidades de conseguir ese aumento, haz una equivalencia de esos años trabajados en aspectos concretos de tu aprendizaje en la empresa:

  • Qué retos has superado
  • Qué equipos has dirigido
  • Qué procesos has mejorado
  • Qué tareas has logrado optimizar
  • Qué metas has alcanzado, ya sea en equipo o de forma individual

No le temas a los logros en equipo: acredita tu parte del trabajo y úsala a tu favor. Muchas veces sentimos vergüenza de decir: «hice esto con los compañeros del equipo de diseño», o «trabajé en este proyecto y alcanzamos todas las metas que propusimos al inicio del mismo».

Esa experiencia debería convertirse en un aumento salarial, porque tu trabajo ahora vale más de lo que valía hace tres años. ¿Cuánto más? Bueno, no hay cifras absolutas, pero un incremento del 10 % al 15 % podría ser una buena propuesta, siempre y cuando esté en el rango de tu escalafón en el organigrama.

Quizá descubras que lo que en realidad mereces es una dirección, una jefatura o una gerencia, lo cual añadiría más recursos a tu cartera a la par de más responsabilidades.

Los aciertos, méritos y logros que has obtenido en tu puesto actual

Los aciertos, méritos y logros son tu mejor carta de presentación. Cuídate de caer en el alarde y recuerda que el trabajo en equipo es el que permite que los trabajadores den lo mejor de sí. Aunque, por otro lado, no tengas miedo de señalar tus aportaciones.

Una de las cosas que he visto que funcionan es hacer un estimado del valor de las aportaciones a la empresa. Si, por ejemplo, reduje el tiempo que demora un proceso, entonces considero que le he ahorrado a la empresa el valor proporcional que ese proceso le costaba. De ese porcentaje, por lo menos una parte me corresponde.

Si en tu caso has incrementado el rendimiento en un 20 % durante el último medio año, eso significa que la empresa está obteniendo 20 % más valor de tu trabajo. Un aumento salarial debería reflejar ese incremento.

Si después de todo esto no consigues el aumento que necesitas para llevar a cabo tus planes y proyectos personales, entonces una cosa es clara: esa empresa ya te ha dado todo lo que puede darte y tal vez es momento de que busques un trabajo más adecuado a tus capacidades.

Cuándo no deberías pedir un aumento de sueldo:

Cuando no tienes argumentos claros para pedir el aumento

Recuerda que si tú no sabes por qué la compañía debería darte el aumento, la dirección tampoco estará convencida.

Por otro lado, pedirlo debe ir más allá de necesitar o querer más dinero. Tus razones deben estar orientadas hacia el trabajo que haces y deben ser relevantes para tu empresa.

Cuando no llevas suficiente tiempo en tu puesto

Si llevas poco tiempo en la empresa, lo más seguro es que no recibas el aumento y generes una mala impresión.

Para pedir un aumento debes demostrar que eres un buen recurso en tu área y que la ayudas a crecer. En unos meses es imposible demostrar esto (salvo en contadas excepciones). Ten paciencia y espera tu momento.

Cuando no sabes cuánto pedir

Es muy importante que determines la cantidad que deseas percibir. Imagina que te acercas a tu jefe para solicitarle un aumento. Si te pregunta cuánto quieres ganar y no sabes, es probable que no recibas nada. Recuerda formular una propuesta realista, basada en tus logros y con disposición para negociar.

Cuando no haces lo suficiente como para merecer un aumento

Antes de solicitar un incremento en tu pago, debes evaluar si has estado haciendo bien tu trabajo o si sueles hacer solo lo mínimo indispensable. Es muy importante que realices un examen honesto.

Si la empresa te ha dado reconocimientos  como «el empleado del mes» o bonos de productividad, puntualidad y otros, eso significa que sí eres un buen elemento y podrías optar por pedir un aumento.

En contraste, si tienes retardos, recibes comentarios o te piden ajustes de forma constante, lo mejor que puedes hacer es esforzarte y mejorar tu desempeño para que, cuando llegue el momento adecuado, tus acciones hablen más que tus palabras y tus superiores aprueben el aumento.

Cómo justificar un aumento de sueldo

Existen varios aspectos a tener en cuenta:

  • Programas de desarrollo y crecimiento dentro de la empresa
  • Méritos, alcances y logros recientes
  • Trayectoria profesional, capacitación e incremento de escolaridad
  • Reestructuración de la empresa
  • Incremento salarial postergado en ocasiones anteriores
  • Posicionamiento de la empresa en el mercado
  • Aumento de la cartera de clientes

Si identificas alguna de estas situaciones, puedes utilizarla a tu favor para iniciar tu argumentación. Por ejemplo, si un año antes postergaron tu aumento de sueldo y, encima de eso, has mejorado tu rendimiento, tienes mucho a tu favor para solicitar no solo un incremento, sino uno por encima de lo que habías estipulado antes.

Prepara un borrador de tu carta o de tu petición oral para que tus argumentos y evidencias estén bien organizados. De esta forma, tendrás asertividad y habrás elegido las palabras indicadas; todas aquellas que denoten seguridad, compromiso, optimismo y confianza.

Actitudes que debes evitar antes y después de pedir un aumento de sueldo

Si ya decidiste pedir un aumento y sabes que tus razones son las correctas, prosigue con tu plan de solicitarlo. No obstante, evita estas actitudes que pueden dañar tus posibilidades de obtenerlo.

Qué evitar antes de pedir un aumento

  • Denotar nervios excesivos. Siempre será mejor hablar de estos temas con la cabeza fría, así que intenta manejar las dudas y las emociones negativas.
  • No planear lo que vas a decir. Es muy importante que practiques lo que vas a decir. Esto es como un pitch, así que prepara tu «argumento de ventas» con anticipación.

Qué evitar después de pedir un aumento

  • Presumir que recibiste un aumento. Puedes estar emocionado, pero alardear frente a tus compañeros puede crear problemas internos que no te convienen ni a ti ni a la empresa. Lo mejor es conducirse con discreción.
  • Amenazar a la compañía. Si no recibiste el aumento, no debes permitir que tus sentimientos asuman el control. No amenaces con irte de ni te portes de forma poco profesional, pues pones solo en riesgo tu carrera y tu permanencia en el puesto. Espera y evalúa la situación antes de anunciar tu renuncia

1. Decide con quién hablarás del tema

Esto depende mucho de tu lugar de trabajo, de la estructura de tu empresa y de los niveles. Tal vez es necesario que hables con tu superior directo, el encargado de Recursos Humanos o la dirección. Asegúrate de saber a quién debes acercarte para hacer las cosas con adecuación y no saltarte ninguna línea jerárquica.

2. Busca el momento correcto 

Todos tenemos obligaciones en el trabajo, incluidos tus jefes, así que procura agendar una cita para discutir el tema sin interrumpir o causar contratiempos. Asegúrate de hablar cuando la persona no esté ocupada para tener toda su atención.

3. Planifica lo que dirás

Cuando pidas un aumento, es importante que destaques:

  • Los objetivos que has alcanzado o incluso superado.
  • Las responsabilidades que tienes y si han aumentado desde que entraste a trabajar.
  • Tu antigüedad en el puesto.
  • La experiencia que has acumulado (tanto en tu rol dentro de la empresa, como la obtenida por cursos o diplomados).
  • Tus contribuciones al crecimiento de la empresa.

4. Mantén la positividad y profesionalismo

Recuerda mantener una buena actitud en todo momento. Menciona tu agradecimiento hacia la empresa y que esperas seguir laborando allí por más tiempo. Es importante ser sincero y positivo: tu lenguaje verbal y corporal también serán relevantes en la conversación.

5. Ofrece argumentos

Habla sobre tu desempeño en la empresa. Esto sentará las bases para demostrar con argumentos que mereces el aumento. Sé firme en tus convicciones, pero sin ser testarudo si recibes críticas constructivas.

Por último, propón un porcentaje o la suma que consideres justa. También menciona estar dispuesto a llegar a un acuerdo conveniente para ambas partes.

6. Espera lo mejor y prepárate para la respuesta

Después de exponer tus puntos, escucha atenta y respetuosamente la respuesta que recibas. Si te conceden el aumento solicitado debes dar las gracias y comprometerte a trabajar con la misma calidad o mejor aún.

Aun así, también necesitas prepararte para recibir una respuesta negativa: escucha los argumentos que te den y pide que lo consideren en un futuro.

Consejos para pedir un aumento de sueldo

Qué hacer si te niegan el aumento de sueldo

Es normal que sientas decepción, enojo o frustración; no obstante, ten cuidado con la actitud que adoptes. Te compartimos algunos consejos en caso de que no aprueben tu aumento de sueldo.

Sigue trabajando como siempre e incluso mejor 

Debes asegurarte de que este contratiempo no afecte tu trabajo. Practica y evalúa tu resiliencia. Piensa que esto no significa que no podrás crecer dentro de la empresa. Mejor, trabaja para mantener y aumentar tus posibilidades. ¡Demuestra que mereces ese aumento!

Trata de comprender las razones

Reflexiona sobre las razones por las que no te dieron el aumento, pues así obtendrás la información que necesitas para mejorar y anticipar cuál sería un momento adecuado para solicitarlo.

Quizá tu jefe te expresó que le gustaría darte el aumento, pero que ahora la empresa está pasando por problemas económicos; si es así, espera que las finanzas de la compañía mejoren lo suficiente. Por otro lado, si recibiste críticas respecto a tu desempeño; entonces, te conviene mejorar dichos aspectos.

Evalúa tu futuro laboral

¿Y qué pasa si te niegan el aumento, pero no te dan razones para ello?

Evalúa de manera objetiva tu desempeño, tus logros y las responsabilidades que tienes en la empresa. Si tienes la certeza de que mereces un aumento, pero la empresa no lo reconoce, entonces necesitas pensar si la compañía te valora y si estás en el lugar más adecuado a tu perfil.

Tal vez es tiempo de buscar otro trabajo donde recibas el sueldo que mereces, de acuerdo con tus habilidades y experiencia. Esta opción también es válida cuando la organización quiere darte el aumento, pero por su situación económica no puede.

Cómo redactar una carta de aumento de sueldo (con ejemplos)

Pedir un aumento puede ser intimidante, pero además de la solicitud frente a frente puedes hacerlo por medio de una carta. Aunque este recurso depende mucho de cada persona y situación, debe incluir algunos puntos clave como: 

  • Encabezado 
  • Intención de tu carta
  • Razones para recibir un aumento
  • Agendar una cita o llamada
  • Agradecimiento
  • Firma

A continuación, te proporcionamos algunos ejemplos en los cuales puedes inspirarte para elaborar tu carta. 

1. Ejemplo de carta de aumento de sueldo por experiencia

Ejemple de carta de aumento de sueldo por experiencia

Si a lo largo de tu tiempo trabajando en una empresa te has capacitado con cursos, diplomados, talleres o certificaciones que aumentan tu nivel de conocimiento y experiencia en tu puesto, no dudes en expresarlo como una razón válida para pedir un aumento de sueldo.

Especifica los nuevos estudios con los que cuentas para que tu superior pueda avalar que sean relevantes a tu área y que te aseguran como un elemento mucho más valioso.

Tip personal: La experiencia es algo abstracto y no siempre se puede medir de manera objetiva. Lo que sí tiene medida, en cambio, son los logros. Lleva un registro de tus méritos, aciertos y reconocimientos. Es más fácil elaborar una lista de tus metas alcanzadas, con respaldo de la propia empresa, que hablar de la experiencia en sí misma.

2. Ejemplo de carta de aumento de sueldo por antigüedad

Ejemplo de carta de aumento de sueldo por antigüedad

 

Después de mucho tiempo trabajando en una empresa es comprensible que pidas un aumento de sueldo. Expón esa razón, deja claro cuántos años llevas laborando y lo que has sumado a la empresa en ese periodo.

Tip personal: Cuando se trata de antigüedad, sucede algo muy parecido a la experiencia. La antigüedad es una noción abstracta del paso del tiempo en un mismo sitio. Enunciado de este modo puede parecer que mereces un aumento por el simple hecho de estar en la empresa durante largos años. Si, en cambio, la antigüedad se transfiere a una personalidad, a tu valor como empleado y las aportaciones que has hecho a la empresa, entonces la solicitud adquiere otro matiz: uno mucho más humano.

3. Ejemplo de carta de aumento de sueldo por cumplimiento de objetivos 

Ejemplo de carta de aumento de sueldo por cumplimiento de objetivos 

Si estableciste un trato inicial que suscribía que en el momento de cumplir con los objetivos de la empresa podrías obtener un aumento de sueldo, ¡no olvides solicitarlo! Expón claramente lo pactado y si cuentas con materiales o archivos que demuestren lo que cumpliste, menciónalos o adjúntalos.

Tip personal: El trabajo ha cambiado mucho en los últimos veinte años. Las empresas valoran más los objetivos alcanzados que el tiempo que pasas en la oficina. El teletrabajo, la digitalización y la competencia han transformado el mercado laboral en una experiencia más parecida a la de un videojuego en el que acumulas logros, objetivos y niveles. Usa esto a tu favor. Convierte tu trayectoria en una experiencia acumulativa de logros, metas, objetivos, métricas, cifras e impactos positivos a la estructura laboral. 

Tener un mejor sueldo puede estar a la vuelta de la esquina. Ahora tienes una idea más clara de los pasos a seguir para que tu futuro laboral sea más brillante.

Revisa los mejores discursos motivacionales para inspirarte aun más.

Como aumentar tu sueldo en tu empresa

Artículos relacionados

Pop up para PLANTILLAS PARA PEDIR AUMENTO APRENDE A PEDIR UN AUMENTO

Plantilla para aprender a pedir un aumento de sueldo en tu lugar de trabajo

    Marketing software that helps you drive revenue, save time and resources, and measure and optimize your investments — all on one easy-to-use platform

    START FREE OR GET A DEMO